viernes, 10 de agosto de 2018

Geomancia Cósmica (1 de 3)

Por Lewis A. Shoemaker
(Traducido por Manon de CROMAAT,
una monografía mensual de la
AMORC College Library para miembros, 1918)

NotaLas otras partes de este texto, se encuentran en los siguientes enlaces de este mismo blog:




*************************

Introducción 

La historia de la geomancia es interesante para el estudiante de los antiguos sistemas de hacer predicciones y levantar el velo que oculta el futuro del presente, pero no creo que tal historia abstracta sea de suficiente interés para nuestros miembros como para justificar espacio en este libro. 

Será suficiente con unas pocas palabras considerando el sistema de la geomancia que formó la base para el sistema modernizado que presento aquí, como un método de trabajo práctico para responder cuestiones. 

Antes de bosquejar las leyes del sistema, entonces, declararé por qué nosotros, como hombres y mujeres prácticos, de pensamiento científico deberíamos dar crédito a cualquiera de tales métodos de discernimiento de los velados eventos del futuro. Al escribir esto, tengo en mente al analítico Hermano o Hermana de nuestra Orden1 hecho y derecho, que desea conceder que la geomancia, como la astrología, puede haber tenido su lugar en las creencias y prácticas del pasado, pero que no tiene lugar en el esquema presente de las cosas en el que la superstición ha sido suplantada por los hechos, y la fantasía ha sucumbido a la victoriosa lógica de las leyes. 

El punto a tener en mente es que la geomancia no es tanto un sistema (como una entidad), sino un medio por el que los resultados pueden ser obtenidos. 

El sistema ofrecido aquí está basado en un sistema o práctica largo tiempo usado por los “Profetas Velados” de nuestra antigua Orden. Estos eran hombres y mujeres que habían logrado un inusual grado de entendimiento y desarrollo en nuestra Orden. No eran personas místicas, supersticiosas, crédulas cuya única reivindicación a distinguida consideración, era su extraña vestimenta, extraña vida y adecuadas predicciones. 

Los “Profetas Velados” eran aquellos cuya educación en las artes y ciencias desarrolló su entendimiento hasta el punto en el que podían discernir las leyes subyacentes a todas las coincidencias (lo que nosotros llamamos accidentes, sobre los que las creencias supersticiosas están basadas), y podían usar las leyes de la mente subjetiva2 y su sintonización Cósmica para la solución práctica de problemas mentales y Cósmicos. 

El punto correcto aquí es: ¿Son nuestros actos el resultado de causas antecedentes, o son nuestros actos el resultado de influencias Cósmicas directas – impulsos mentales o tendencias en y a nuestro alrededor, que afectan a nuestros entornos en la medida de crear oportunidades y efectos coincidentes? 

Argüir que el hombre es un “agente libre” y que no está gobernado por influencias externas, es mendigar cualquiera de los puntos anteriores. El hombre es un “agente libre” en el mismo sentido en el que el más entusiasta de los exponentes de esa doctrina nos haría creer, pero eso significa que el hombre es libre de decidir, seleccionar, elegir y determinar lo que desea hacer en todas y cada una de las circunstancias. Implica que el hombre nunca es forzado, contra su voluntad a hacer algo – o pensar algo. Por supuesto que la intención real de esa doctrina es desacreditar la sujeción del hombre a los dictados de Dios, la autocracia de los decretos de las estrellas, y los trabajos inevitables de la herencia. Pero, estas cosas no existen en el sentido en que son enseñadas por las religiones, los astrólogos o los fanáticos biográficos faltos de entendimiento. Dios dicta a través de la inspiración, las estrellas decretan a través de las tendencias y la sangre influye a través de impulsos, pero al hombre le fue dado un cerebro, una mente y una voluntad, para elegir libremente entre un impulso, tendencia o inspiración u otro. Y más misericordioso y no dogmático fue Dios cuando dio al hombre los medios de elección, de ejercitar la toma de decisiones, cuando el hombre podría haber sido creado sin tal privilegio. 

Si argüimos que el hombre tiene, verdaderamente, el privilegio de elegir en sus actos, todavía tenemos el impulso de hacer, la tendencia y la oportunidad, para considerar. 

Un Ejemplo 

Tomemos por ejemplo justo tal problema como podría ser solucionado por este sistema de geomancia. Un hombre tiene dos oportunidades de negocio ante él y se detiene a considerar cuál aceptará. Para aclarar lo que mis comentarios precedentes significan, y mostrar a mis Hermanos y Hermanas más o menos escépticos lo que un “Profeta Velado” de nuestra Orden tendría en mente mientras usa la geomancia para ofrecer su solución, me adentraré en el detalle de este problema hipotético. 

Las dos oportunidades que confronta el Sr. Smith son: (1) un viaje a Europa como el (nuevo) representante de una planta industrial, ofreciéndosele un buen salario, buenas comisiones, una oportunidad para encontrar a muchos grandes hombres en esa línea de manufacturación, además de la oportunidad de visitar muchos lugares de interés y ensanchar su educación, y todavía más la oportunidad de retornar en un año a su esposa y hogar con un registro que le daría todavía mayores oportunidades en líneas similares. (2) Un nombramiento como superintendente en la planta donde está ahora empleado y donde ha estado durante veintiocho años. Esta posición significaría un salario o ingresos mayores que la oportunidad número uno podría darle, y significaría estar en casa con su esposa e hijos cada tarde, añadiendo más comodidades al hogar, dando a su familia mayores placeres, etc. Pero, no ofrecería las posibilidades u oportunidades para el futuro que si le hace la número uno. 

La oportunidad número uno vino a él (como declararía el Sr. Smith) a través de los propietarios de una planta rival que se habían enterado de que había sido seleccionado para ser el superintendente de su creciente planta. La oportunidad número dos vino al Sr. Smith por casualidad o ley Cósmica, él se había reído y dicho: “No hay nada más que negocios detrás de cada oferta realizada. Mis jefes están ansiosos por hacerme superintendente porque soy el empleado más antiguo, entrenado y puesto a prueba que tienen, y conozco el trabajo. Los “otros colegas” me quieren por dos razones: lo primero es que saben que yo sé y como están creciendo rápidamente, quieren beneficiarse de mi conocimiento y de los métodos de nuestra firma; en segundo lugar, saben que privarán a mi firma de un práctico experto llevándome lejos y enviándome a Europa. Es puro negocio – eso es todo; no es casualidad, sino ¡astutos métodos de negocio en cada caso!” 

Ahora mirémoslo como los “Profetas Velados” e incluso tú y yo deberíamos mirarlo desde un punto de vista Rosacruz. Tomemos la propia versión de los hechos del Sr. Smith y discernamos a partir de ahí las leyes operantes. La oportunidad número dos llegó a él porque ha sido competente, ha sido entrenado y puesto a prueba durante 28 años y ha alcanzado la cima de la escalera que él empezó a subir. Su posición como superintendente sería, entonces, el resultado lógico – el efecto final – de causas antecedentes. Cada uno de sus actos en los pasados 28 años no solo predecía sino causaba este efecto final. Habría sido fácil para una moderna, así llamada experta eficiencia haber revisado los actos y competencia del Sr. Smith durante los 28 años pasados y haber predicho con seguridad: “¡El Sr. Smith se convertirá en superintendente!” Tal predicción hecha por un experto familiarizado con las leyes de la “consistente sujeción del hombre a sus propios principios y predeterminaciones lógicas,” habría sido aceptada por cualquier firma de negocios o individuo, como lógica, razonable e incuestionable. De hecho las firmas e individuos contratan a tales expertos en eficiencia y “analistas humanos” para estudiar a los hombres y sus métodos y hacer tales predicciones valorativas. 

Aun así – si un astrólogo, conociendo las leyes de la “sujeción consistente del hombre a sus propias inclinaciones y predeterminaciones Cósmicas”, o un “Profeta Velado” que conoce las leyes de la “sujeción consistente del hombre a sus propias tendencias o inspiraciones divinas,” fueran a hacer tal predicción considerando al Sr. Smith, serían considerados como cuestionables, sin base científica y caprichosos, etc., etc. 

¿Por qué? 

Los Rosacruces saben que nuestros actos del presente y futuro tienen su causación o impulso no solo en las cosas del pasado, sino en el impulso e inspiración Cósmicos, sean a partir de las influencias de la Mente Divina, los Planetas o la sintonización mental con el razonamiento lógico de la mente universal del hombre. 

Y – aquí está el punto adicional del ocultista que debe ser aprendido a partir de la experiencia y el entendimiento de otras leyes ocultas – los actos, resultados y condiciones en el futuro de cada hombre y mujer están predeterminados por las leyes de la mente universal, - esa mente que siempre es consciente de cada acto, pensamiento e intención en el pasado de cada ser humano, y completamente sensible a las condiciones del presente; usando este conocimiento como una premisa, razona con perfecta lógica, justificando todos los actos, y teniendo su guía en las leyes de la compensación (o karma). 

Si esta mente universal es conocida, y sus procesos de razonamiento entendidos en conjunción con la perfecta ley de absoluta compensación, sería fácil predecir lo que cada acto de hoy causaría en el futuro, y lo que cada pensamiento del pasado inspiraría mañana o en diez años a partir de ahora. Además, uno sería capaz de decir al conocer la causa de la inspiración cuál sería el resultado, ya que uno sería el resultado lógico del otro, lógico desde el punto de vista de la mente universal y la ley de compensación. 

Ahora, entonces, concediendo, si así gustas, que cada inspiración, impulso o tendencia, así como las oportunidades, vienen de una mente o fuerza externa a la mente objetiva o cerebro, el ocultista mira a la mente subjetiva del hombre para la comprensión de cada impulso, tendencia o inspiración, y dice que vienen a esta mente subjetiva no por casualidad, no por las circunstancias o la coincidencia, sino por la ley, directamente desde la mente universal. 

En otras palabras, cuando la mente universal decide que uno de nosotros debería hacer esta o aquella cosa o cosas con el fin de compensar alguna otra cosa o cosas, acto o actos, o con el fin de producir su lógico efecto final de una premisa precedente (cosa o acto), ella, la mente universal, nos inspira, nos tienta con un impulso, o nos rodea con oportunidades que crearán tendencias. 

Entonces tenemos un problema entre manos que solucionar. Tenemos una oportunidad para ejercer el divino privilegio de la libre elección. 

Finalmente, ¿puede alguien decir que cuando la mente universal por un motivo u otro propósito y con lógica nos hace experimentar un impulso, sentir una inspiración o confrontar una oportunidad, no sabe lo que va a resultar si cedemos a cualquiera de las dos? 

Leyendo la Mente Universal 

No era mi intención escribir en tal medida sobre el asunto del impulso, la inspiración y la tendencia, o el trabajo de la mente universal. Realmente, el asunto en conjunción con el estudio de la ley de compensación, es digno de un libro completo que puedo preparar si encuentro una demanda del mismo. La aguda mente oculta encontrará en lo que he escrito, sin embargo, y entre líneas, las leyes fundamentales de un maravilloso asunto nunca antes apropiadamente expuesto excepto en nuestra Orden. 

Los “Profetas Velados” habrían respondido a las cuestiones del Sr. Smith solucionando su problema diciéndole cuál de las dos oportunidades aceptar. Ellos podrían haber hecho esto usando la Astrología, pero más razonablemente habrían respondido las cuestiones – y miles otras más – leyendo la Mente Universal, a través del sistema – el método o médium – de la geomancia. Eso es lo que la geomancia significa, y eso es lo que ofrezco a mis Hermanos y Hermanas, por divino privilegio, como un medio de lectura de la mente universal, la Mente Cósmica de todo lo que es. 

Cómo usar este Sistema 

Con el fin de leer con la propia mente la Mente Universal, es necesario sintonizar la mente subjetiva con el influjo de lo Cósmico. El primer paso en esa dirección es concentrar las facultades objetivas hasta que ese lado de la balanza – para usar los términos de las Lecturas del 2º Grado – se incline hacia abajo en poder, y la división subjetiva de la mente se vuelva predominante en lucidez y sintonización. 

En otras palabras, concentrándose sobre alguna cosa simple y perdiendo gradualmente la apreciación objetiva o consciencia del propio yo material y del entorno físico, la mente subjetiva es colocada en estrecha sintonía con la mente cósmica – o la mente universal. En tales momentos, muchas tendencias, impulsos e impresiones – así como inspiraciones – vienen a la mente subjetiva, y nuestro único problema es llevar estas impresiones o inspiraciones a la mente objetiva, para que cuando nuestro periodo de concentración haya finalizado, podamos recordar o tener algún recuerdo o registro de lo que ha pasado a través, hacia o más allá de la mente subjetiva. 

El sistema de Geomancia delineado aquí es por este mismo propósito un método o médium de registrar lo que la mente subjetiva es inspirada o incitada a hacer, y de tener ese registro preparado para la consideración objetiva posterior. 

Antes de dar las pocas y breves normas para usar el sistema, permitidme declarar que no he intentado alterar los principios de las leyes de la antigua Geomancia de los “Profetas Velados” al modernizar el sistema. He modernizado, sin embargo, la forma o naturaleza de las cuestiones que pueden ser preguntadas, para que cubran o encuentren nuestros más modernos requerimientos y deseos; y he cambiado así el parafraseado de las respuestas dadas para que puedan ser fácilmente entendidas, - liberándolas de la jerga de los antiguos filósofos. 

Concentrar la propia mente sobre una cuestión seria mientras se la sintoniza con el Cósmico3, hará que la pregunta sea proyectada hacia el Cósmico y que rápidamente ciertos impulsos sean sentidos dentro del alma o mente, y que estos lleguen desde el Cósmico en su proceso de dejar la respuesta impresa sobre la mente subjetiva. Este es el método resumido – tan resumido que quizá solo unos pocos lo entenderán hasta que el sistema presentado aquí sea PUESTO A PRUEBA CON SERIEDAD, libre de escepticismos. De ninguna otra manera la verdad será encontrada o la lección aprendida. 

Las Normas para usar el Sistema 

1ª. Ten en mente de forma muy clara tu pregunta y que tu deseo de obtener una respuesta sea serio. Las preguntas cuyas respuestas TÚ conoces son de poca importancia y usado meramente para propósitos probados no da resultados satisfactorios. No puedes engañar a tu propia mente – especialmente a la mente subjetiva – siempre sabe si la pregunta que deseas te sea respondida es una cuestión seria o frívola. El mejor momento para usar el sistema es cuando confrontes algún problema muy importante, o desees ir a una gran distancia, u obtener una respuesta a todo coste. Considera que vas a preguntarle a DIOS la cuestión y contempla al sistema como un método de alcanzar la Mente Divina y entonces pregúntate primero esta cuestión: “¿Querría ir a Dios en reverencia y seriedad con la cuestión que voy a preguntar?” Acercarse al sistema de esta forma asegurará resultados. 

2ª. Busca en las páginas de preguntas, la correcta clasificación y forma de tu cuestión. Notarás que hay 12 clasificaciones para las preguntas, cada clasificación encabezada por un Signo Astrológico, tal como ARIES, TAURO, GÉMINIS, etc., las preguntas bajo cada Signo son de naturalezas distintivamente diferentes. Por ejemplo, encontrarás aquellas bajo el signo de TAURO pertenecientes a asuntos financieros, mientras que aquellas que están bajo VIRGO pertenecen a la salud, etc. Por lo tanto DEBES localizar el apropiado Signo bajo el que tu pregunta encaje. No puedes avanzar más hasta que lo hagas. 

3ª. La redacción de tu pregunta NO NECESITA ser idéntica a la redacción de las preguntas contenidas en la lista de cuestiones bajo cualquiera de los Signos. Las preguntas dadas allí solo son ejemplos de redacción, siendo solo reglas en la medida en que la naturaleza de las preguntas esté concernida. 

Ejemplo: Bajo el Signo de Leo la 2ª pregunta es: “¿Hay alegría en lo que me propongo a hacer?” Esa pregunta podría cambiarse por: “¿Hay alegría en lo que me ha sido propuesto?” o, “¿Vendrá alegría a mí a través de lo que mi jefe me ha propuesto?” 

4ª. Habiéndose determinado ya de una vez la correcta redacción de la pregunta, y habiendo descubierto bajo qué SIGNO la pregunta está listada o le pertenece conforme a su naturaleza, escribe entonces el nombre del Signo sobre un trozo de papel y bajo él la pregunta. 

5ª. Ten un trozo de papel azul, de forma redonda, con un diámetro de unos 7.5 cm. El mejor es el de color azul cielo – siendo el azul muy oscuro de poco valor. Coloca este disco de papel azul sobre la mesa frente a ti con el propósito de concentrar tus ojos sobre él. Que haya una vela encendida en el centro de la mesa, y que las demás luces estén apagadas. (La noche es el mejor momento para usar este sistema, y los primeros minutos, de dos a cinco después de la medianoche son los mejores de todos.) Ten también una mesa, cerca de tu mano derecha, varias hojas de papel puro o limpio en blanco y un lápiz bien afilado: 

6ª. Siéntate a la mesa y ten a tu derecha el papel en el que está la pregunta (y el Signo). Directamente frente a ti en el centro de la mesa tienes la vela encendida. A tu derecha tienes las hojas de limpio y blanco papel y el lápiz. Después de sentarte acércate a al mesa y sostén el lápiz con tu mano derecha y mantén la punta del mismo sobre el papel, mientras tus ojos miran al disco azul, que debería estar a medio camino entre tú y la vela. 

7ª. Mientras miras al disco azul, repite la pregunta una y otra vez, no mirando nunca tu mano derecha ni siendo consciente del preciso trabajo que la misma está haciendo. 

8ª. Entonces, después de unos pocos segundos, cuando tu mano derecha sienta un impulso por escribir, empieza a hacer una hilera de pequeñas marcas. Cuando tu mano sienta que ha hecho suficientes marcas en esa hilera, tu mano tendrá el impulso de empezar una nueva hilera. Y, descubrirás que tu mano tendrá cuatro de tales impulsos, teniendo al final cuatro hileras de pequeñas marcas como las mostradas en la Ilustración Nº 1. Todo el tiempo que tu mano esté marcando los pequeños palitos sobre el papel, debes mantener tus ojos sobre el disco azul. No debes intentar CONTAR cuántas marcas has hecho en cada hilera, ni debes intentar ser consciente de lo que la mano está haciendo. Cada hilera de marcas debería ser de 2.5 cm a 7.5 cm de longitud – justo como la mano sea impelida a hacerla. 

9ª. Tan pronto como la cuarta hilera de marcas esté terminada y la mano no desee escribir más, estarás preparado para encontrar la respuesta Cósmica a tu pregunta. Para hacerlo cuenta el número de marcas que hay en cada hilera. Si hay un número par de marcas en la hilera, entonces harás dos puntos, uno al lado del otro, al final de la línea. Si hay un número impar de marcas en la hilera, entonces pondrás un punto al final de la línea. Esto se hace en las cuatro hileras de marcas. Los puntos al final de las cuatro líneas, te dan un símbolo místico. Hay 16 símbolos diferentes que pueden ser formados de esta manera por los puntos al final de las cuatro líneas. 

10ª. Habiendo formado el símbolo místico, tendrás lo que los antiguos llamaban el “Glifo Cósmico.” Esta es la “clave” a la respuesta de tu pregunta. Tomando nota de bajo qué Signo estaba tu pregunta, y yendo a la lista de respuestas que hay bajo ese mismo Signo, buscarás el duplicado de tu clave o Glifo Cósmico. Allí encontrarás tu respuesta, la respuesta que la mente universal dejó impresa sobre tu mente subjetiva como siendo lógica y consistente con la ley. 

11ª. Una vez una respuesta es encontrada, la misma pregunta no debería ser reintentada de nuevo, ni debería el mismo problema ser examinado con otra pregunta si la respuesta recibida no te agrada (a menos que la respuesta te dirija a hacer otra pregunta). Esto daría resultados insatisfactorios porque tu mente estaría cargada de ansiedad y decepción. 

Ejemplos 

Aplicaremos las normas precedentes en el siguiente ejemplo. Asumiremos que deseamos saber si la persona que hace la pregunta debería comprar una casa que se le ofrece por un precio razonable. Ya que las cuestiones de “hogar, residencia o tierras, etc.,” están bajo el Signo de Cáncer (Ver anterior norma Nº 2) miraremos bajo esa clasificación y encontraremos que la segunda pregunta bajo Cáncer se adecua a la consulta. Por lo tanto procederemos como se explicó en la anterior norma Nº 4, como sigue: 

Signo de Cáncer 

“¿Compraré una Casa?” 

Colocando este papel a tu lado y con la vela y el disco azul frente a ti, te concentrarás en la pregunta y permitirás a tu mano derecha que haga pequeñas marcas en cuatro hileras sobre el puro y blanco papel. Después de un rato encontrarás que tu mano ya no escribe más y que tus hileras de marcas están completadas. Examina el papel y encontrarás que tus cuatro hileras de marcas al ser contadas te darán los resultados como los mostrados aquí: 


Ilustración Nº 1 

Vemos que la primera hilera tenía 28 marcas, un número PAR, así que colocamos dos puntos al final de la línea. La segunda hilera tenía 25 marcas, un número IMPAR, así que colocamos un punto al final de la hilera. La tercera línea nos da un punto y la cuarta línea dos puntos una vez más. Mirando a nuestros puntos al final de las cuatro líneas encontramos que nuestro Glifo Cósmico consiste de dos puntos, un punto, un punto y dos puntos, de arriba hacia abajo. 

Ahora vamos a las respuestas para el Signo de Cáncer (como se explicó en la anterior norma Nº 10) y miramos bajo ese Signo en las dos páginas hasta encontrar el duplicado de nuestro Glifo Cósmico. Al final lo encontramos como el 11º Glifo – en la segunda página de las respuestas de Cáncer. Leemos la respuesta a la pregunta “¿Compraré una casa?” y encontramos esta: “No. Sabrás el “porqué” en un muy breve tiempo, pero no hay nada a hacer para ti sino esperar. No tengas ningún miedo.” Esta parece ser una respuesta muy definida y es reconfortante si alguna preocupación grave fue sentida al considerar el asunto. 

Intentemos otro ejemplo: Asumamos que una oferta viene a ti en la que con una pequeña cantidad de capital invertido se podría asegurar una excelente ganancia. Y, asumamos que para hacer la inversión tendrás que pedir prestado el dinero. La pregunta en tu mente es, debería pedir el dinero y será seguro hacerlo. Ya que todos los asuntos financieros están bajo el Signo de Tauro, repasa la lista de preguntas que hay bajo ese Signo hasta que encuentres una que se acerque a la cuestión o problema que tienes en mente. 

Encuentras que la novena pregunta bajo Tauro es apropiada y la escribes en el papel: 

Signo de Tauro 

“¿Debo Pedir el Dinero Necesario para la Aventura que Tengo en Mente?” 

Procedes a concentrarte en la pregunta y a hacer las cuatro hileras de marcas, como se explicó antes. Encontrando que el resultado es como sigue: 


Ilustración Nº 2 

Aquí encuentras que la primera hilera tiene un número par de marcas y las siguientes tres tienen un número impar. Por lo tanto, tu Glifo consiste en dos puntos en la primera hilera y un solo punto en las siguientes tres hileras. 

Ahora vas a la lista de respuestas bajo el Signo de Tauro y buscas un duplicado de tu Glifo. Lo encuentras en el número ocho, al final de la primera página de respuestas de Cáncer. Así que para la cuestión preguntada, tenemos esta respuesta: “Sí. Pero asegúrate de que tus negociaciones relacionadas con dichas actividades estén bien firmadas y selladas en negro sobre blanco, para que los pleitos que puedan seguir sean un éxito.” 

Esta respuesta la encontramos definida, clara y de valor en tanto en cuanto que no solo responde a la cuestión, sino que suena como una razonable nota de advertencia, consejo que indudablemente se demostraría de considerable ayuda si es llevado a cabo. 

Este sistema contiene 120 preguntas y 192 respuestas – dieciséis respuestas para cada pregunta, dando 23040 combinaciones de respuestas y preguntas, sobre 500 problemas de vital importancia. 

Con las instrucciones y ejemplos precedentes, coloco el sistema en las manos de mis Hermanos y Hermanas, advirtiéndoles una vez más, de usar el sistema o método en total sinceridad solo cuando la mente esté extremadamente desconcertada con una pregunta o problema digno del trabajo de estas extrañas leyes. Puedan mis esfuerzos al traducir y modernizar este antiguo sistema ser de inusual ayuda en los momentos de mayor necesidad; esto es todo lo que puedo pedir como recompensa para el arduo trabajo relacionado con él y el tiempo y paciencia desinteresadamente dedicados en tu interés. 

EL AUTOR. 


Preguntas de Aries 

(Siempre de una naturaleza perteneciente al yo, el ego, el alma y la personalidad tanto interior como exterior) 

1. ¿Daré la impresión apropiada (en el momento crucial)? 

2. ¿Tendré éxito (en algún asunto personal)? 

3. ¿Seré feliz (interiormente)? 

4. ¿Se verán realizadas mis ambiciones? 

5. ¿Buscaré la luz interior? 

6. ¿Está sintonizando mi alma correctamente? 

7. ¿Puedo mejorar mi personalidad? 

8. ¿Hay alguna debilidad en mi carácter a ser inmediatamente superada? 

9. ¿Impresiono a veces a la gente desfavorablemente? 

10. ¿Me estoy desarrollando como Dios pretendía? 


Preguntas de Tauro 

(Siempre de una naturaleza perteneciente a las finanzas) 

1. ¿Haré una aventura rentable? 

2. ¿Ganaré (u obtendré) el dinero por el que estoy esforzándome? 

3. ¿Recibiré un aumento de ingresos? 

4. ¿Recaudaré la cantidad necesaria? 

5. ¿Debo invertir mi dinero en ello? 

6. ¿Son las inversiones industriales buenas para mí? 

7. ¿Son las inversiones en minería buenas para mí? 

8. ¿Es una buena asociación para mí? 

9. ¿Debo pedir prestado el dinero necesario para la aventura que tengo en mente? 

10. ¿Debo prestarle el dinero que me pide? 

Preguntas de Géminis 

(Siempre de una naturaleza perteneciente a viajes cortos, escritos y compañeros) 

1. ¿Debo hacer el corto viaje? 

2. ¿Debo hacer el cambio? 

3. ¿Debo viajar (en conexión con cualquier asunto bajo consideración)? 

4. ¿Será el viaje un triunfo? 

5. ¿Será satisfactoria la firma de los papeles (cartas, documentos, etc.) para mí? 

6. ¿Obtendré los papeles (carta, documento, telegrama, mensaje de cualquier tipo, escrituras, testamento, etc.)? 

7. ¿Debo comenzar el asunto educativo que tengo en mente? 

8. ¿Son de confianza mis vecinos (no amigos ni conocidos)? 

9. ¿Sabré algo de mi hermano (o hermana, padre o madre)? 

10. ¿Está mi familia (parientes inmediatos o padres) seguros, bien, felices, etc.? 

Preguntas de Cáncer 

(Siempre de una naturaleza perteneciente al hogar o residencia, tierras, padre del consultante y la culminación de cualquier asunto) 

1. ¿Debo vender mi casa (tierra, finca, propiedad)? 

2. ¿Debo comprar una casa (tierra, granja, finca, etc.)? 

3. ¿Obtendré la casa, tierra, finca, granja, residencia, etc. deseada? 

4. ¿Debe ser mi padre ayudado (o beneficiado)? 

5. ¿Van a tener éxito los intereses de mi padre? 

6. ¿Está mi padre en el negocio, lugar o entorno apropiado? 

7. ¿Acabarán mis planes con un final exitoso? 

8. ¿Acabará mi proyecto (de cualquier naturaleza) como deseo? 

9. ¿Terminará el pleito como deseo? 

10. ¿Acabará el resultado de el/la (operación, tratamiento, estrategia, ordalía, etc.) como lo deseo/deseamos? 

Preguntas de Leo 

(Siempre de una naturaleza perteneciente al placer, felicidad en general y los hijos propios) 

1. ¿Me traerán los actos que considero la felicidad? 

2. ¿Hay alegría en lo que me propongo hacer? 

3. ¿Traerá el resultado de mis planes la felicidad a todos como es deseado? 

4. ¿Tiene la vida más alegrías para mí? 

5. ¿Vendrá la tristeza una vez más? 

6. ¿Aportará el lugar (o cosa) una alegría a todos los relacionados? 

7. ¿Me son leales mis hijos? 

8. ¿Serán afortunados mis hijos en la vida? 

9. ¿Recuperarán los niños su salud? 

10. ¿Sabré algo de mi hijo (o hijos)? 

Preguntas de Virgo 

(Siempre de una naturaleza perteneciente a la salud, enfermedad, comida, sirvientes y representantes) 

1. ¿Terminará pronto el presente ataque (de mala salud o enfermedad)? 

2. ¿Terminará favorablemente la enfermedad (o dolencia)? 

3. ¿Tendré buena salud? 

4. ¿Tendrá/tendrán buena salud? 

5. ¿Es seria la enfermedad? 

6. ¿Tiene alguna dolencia oculta o secreta? 

7. ¿Serán buenos los cultivos o suministros de alimentos? 

8. ¿Son los sirvientes de confianza? 

9. ¿Son los sirvientes o representantes (abogados, portavoces, etc.) de confianza? 

10. ¿Debo contratar a un abogado o representante? 

Preguntas de Libra 

(Siempre de una naturaleza perteneciente al Amor, Matrimonio, cosas o personas robadas o perdidas, y Socios) 

1. ¿Puedo esperar que mi amor regrese? 

2. ¿Debo casarme? 

3. ¿Será feliz el matrimonio propuesto? 

4. ¿Es aconsejable para mí casarme (ahora)? 

5. ¿Debo tener un socio en los negocios? 

6. ¿Es aconsejable una relación de negocios ahora? 

7. ¿Recuperaré la (cosa) perdida? 

8. ¿Será encontrada la persona perdida? 

9. ¿Sabré algo de la persona desaparecida? 

10. ¿Sabré algo de la (cosa) desaparecida? 

Preguntas de Escorpio 

(Siempre de una naturaleza perteneciente a la transición, asuntos financieros del esposo/a, las herencias y testamentos a otros, miedo a algo, etc.) 

1. ¿Recibirá mi esposa una herencia? 

2. ¿Recibirá mi esposo una herencia? 

3. ¿Seré el beneficiario de (algún) testamento? 

4. ¿Existe un testamento (documento legal)? 

5. ¿Ayudarán alguna vez a mi pareja con dinero? 

6. ¿Tiene la pareja (propuesta) algún ingreso o estatus financiero? 

7. ¿Asegurará el dinero mi socio en los negocios? 

8. ¿Son mis miedos bien fundados? 

9. ¿Tengo algo que temer respecto a (alguna cosa o persona)? 

10. ¿He de temer que se retrasen los asuntos por parte de la otra persona? 


Preguntas de Sagitario 

(Siempre de una naturaleza perteneciente estrictamente a largos viajes, religión, filosofía, iglesia y publicaciones, tales como libros, etc.) 

1. ¿Haré el largo viaje que tengo en mente? 

2. ¿Será seguro hacer el viaje? 

3. ¿Será exitoso el largo viaje? 

4. ¿Me ayudará la religión en mis problemas? 

5. ¿He despreciado mi religión y por ello estoy sin armonía? 

6. ¿Estudiaré filosofía? 

7. ¿Me ayudará una actitud o mente filosófica? 

8. ¿Debo unirme a una Iglesia con total seriedad? 

9. ¿Triunfará la Iglesia? 

10. ¿Tendrá éxito mi libro o publicación? 

Preguntas de Capricornio 

(Siempre de una naturaleza perteneciente al empleo, rentabilidad, vocación, profesión, éxito en los negocios, fama, etc., propios) 

1. ¿Tendré éxito en una carrera de negocios? 

2. ¿Triunfaré en una profesión? 

3. ¿Mi hijo (o hija) triunfará en los negocios? 

4. ¿Lo hará (él o ella) mejor en alguna profesión? 

5. ¿Debería uno (o alguien) estudiar algún arte o ciencia? 

6. ¿Lograré alguna fama en mi negocio o vocación? 

7. ¿Logrará (él o ella) fama en esta vida? 

8. ¿Mejorará el actual negocio? 

9. ¿Será rentable la actual vocación u ocupación? 

10. ¿Debería hacer un cambio en la vocación (o negocio o profesión)? 

Preguntas de Acuario 

(Siempre de una naturaleza perteneciente a los amigos, conocidos, asociados y sus repercusiones sobre tus asuntos) 

1. ¿Me causarán mis amigos algún problema? 

2. ¿Son mis amigos de confianza? 

3. ¿Vendrán mis amigos en mi ayuda? 

4. ¿Debo consultar o confiar en mis amigos respecto a (algún asunto)? 

5. ¿Debo establecer una amistad con alguien o bajo alguna condición? 

6. ¿Será beneficiosa la nueva relación? 

7. ¿Será mostrará como un amigo esta nueva relación? 

8. ¿Serán los socios dignos de mi amistad? 

9. ¿Puedo confiar en esta nueva relación? 

10. ¿Debo aceptar la oferta del amigo? 

Preguntas de Piscis 

(Siempre de una naturaleza perteneciente a asuntos secretos o privados, enemigos, traición, encarcelamiento, persecuciones, etc., o de caridad, o simpatía dada y recibida) 

1. ¿Tengo algunos enemigos trabajando en secreto? 

2. ¿Se verá afectada (la persona o cosa) por los enemigos? 

3. ¿Habrá traición en el asunto? 

4. ¿Hay alguien que trabaja en secreto contra el plan (o la cosa deseada)? 

5. ¿Hay algunos elementos privados u ocultos con los que enfrentarse en el asunto en mente o entre manos? 

6. ¿Seguirá o resultará en persecución? 

7. ¿Resultará en encarcelamiento (lo que se ha planeado)? 

8. ¿Será mostrada caridad o simpatía? 

9. ¿Debe la caridad o simpatía ser ampliada? 

10. ¿Hay un secreto o elemento oculto en el trabajo que será encontrado? 



1 El autor fue Gran Maestro de la Gran Logia de A.M.O.R.C. (Antigua y Mística Orden Rosae-Crucis) en Florida, de ahí que se refiera a A.M.O.R.C. cuando habla de la Orden (Nota del Traductor). 


2 Consideramos en la mente dos distintos funcionamientos: el objetivo y el subjetivo, pero no hay más que una sola mente y es un error creer que hay dos. La mente objetiva es el aspecto o fase de la mente humana que opera en el mundo físico por medio del cerebro, con el principal propósito de conservar el cuerpo físico o instrumento de manifestación del alma en la tierra. La mente objetiva ha de estar dispuesta a obedecer los mandatos del alma cuando se manifiesta por medio de la mente subjetiva a la que está subordinada, y a la que ha de informar de las condiciones existentes en el mundo, para que sepa cómo expresar los divinos ideales cósmicos en un mundo material. El cuerpo psíquico tiene por conciencia esencial la mente subjetiva, y de aquí que en todas las acciones psíquicas y en las proyecciones del cuerpo psíquico esté muy activa la mente subjetiva (Información sacada del Manual Rosacruz de A.M.O.R.C. por el Traductor). 


3 El Cósmico, término usado para representar el Universo como una relación armoniosa de todas las leyes naturales y espirituales. Es la Inteligencia Divina e infinita del Ser Supremo, penetrándolo todo. El Cósmico es la totalidad de las leyes y de los fenómenos de la naturaleza – las fuerzas, energías y poderes de los mundos finito e infinito (Información sacada del Manual Rosacruz de A.M.O.R.C. por el Traductor). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario