sábado, 23 de septiembre de 2017

La Magia del Color y la Luz: Usando Lámparas Pintadas como una Herramienta para la Magia y la Meditación

Por Anousen Leonte
(Traducido por Manon de The Magick of Color and Light)


Prefacio

Este es un pequeño libro sobre el uso de la iluminación de color en un contexto meditativo y mágico. Según la Magia del Caos, nuestra habilidad para hacer magia resulta de nuestro estado mental interno. Si tenemos el apropiado estado mental, la magia puede resultar. Por lo tanto, cuando realizamos rituales o nos metemos en otras prácticas mágicas, lo más importante es nuestro estado mental. El uso de la iluminación de color puede provocar cambios inmediatos en nuestro estado mental y es una de las mayores herramientas que he encontrado (aunque ¡no inventé la idea, por supuesto!). En este libro explicaré cómo crear tus propias lámparas pintadas y coloridas, y cómo usarlas en una amplia variedad de contextos mágicos. Pueden usarse como una ayuda para la meditación. Después de leer este libro tendrás toda la información que necesitas para hacer tus propias lámparas pintadas de una forma asequible, igualmente sabrás cómo usar la iluminación de color en el ritual y la meditación. Parte de la información se ha tratado en mis otros libros, pero creo que este método particular merece ser expandido en un único y propio volumen. Este libro es el resultado.

Disfrútalo.

Espacios Sagrados

Un “espacio sagrado” o “lugar de poder” es una zona específica que fomenta la claridad física y mental, así como el potencial visionario. Realmente, se puede hacer un espacio sagrado en cualquier lugar en la medida en que tengas el apropiado estado mental. Sin embargo, esto no es tan fácil como parece – especialmente para los principiantes. Por lo tanto, es una buena idea hacer o construir tú mismo un espacio sagrado. En este espacio puedes colocar artículos e imágenes que te sean particularmente evocadores y conducentes hacia un estado mágico de la mente. No tiene que ser necesariamente una habitación específica – puede ser simplemente una zona en una habitación en particular. O, incluso mejor, puede ser parte de cualquier habitación en tanto que se hayan traído los artículos correctos.
Esto es exactamente lo que se pretende hacer en primer lugar con la iluminación de color: cuando introduzcas lámparas pintadas, inmediatamente podrás convertir cualquier zona en un espacio sagrado. Una vez encendidas, una pequeña porción de esa zona estará bañada con el color de tu elección y la mente responderá inmediatamente a dichos colores relajándose y volviéndose más enfocada. El poder de visualización de la mente se incrementa y empieza a aprovechar su propio potencial mágico. Y una vez esté relajada y enfocada, sea poderosa y aproveche su propia corriente mágica, la mente también estará preparada y dispuesta, siendo capaz de realizar todo tipo de cosas que a no ser de esta manera, sería incapaz de hacer.
Hay muchas cosas que puedes añadir para convertir cualquier sitio en un espacio sagrado, pero la iluminación de color es, creo, la más poderosa. Quizá algunas personas no tengan afinidad con ella, pero creo que la mayoría de aquellos que compraron este libro ya aprecian los beneficios psicológicos y estéticos de la iluminación de color. Es una manera genial de hacer que una zona se perciba inmediatamente más pura y mágica, así como de inspirar a la mente para que se oriente hacia los asuntos mágicos.
Asimismo, si te suscribes a la teoría de que ciertos colores realmente se corresponden con ciertas energías planetarias y astrológicas, entonces al añadir una iluminación de color a una zona, puedes hacer que el poder de esa energía se filtre en tu entorno físico y mental. Personalmente creo, que hay una correspondencia genuina entre estas energías y colores, pero incluso si no la hubiera, todavía podemos razonar que nuestra asociación de dichos colores con tales energías puede hacerlas bastante poderosas. Podría ser una resonancia objetiva que tengan con la realidad exterior, o una resonancia subjetiva con la realidad interior. En cualquier caso, el punto principal es que el color funciona y podemos crear instantáneamente un espacio sagrado para la magia y la meditación.
Realmente, si has tenido problemas con la evocación en el pasado, el uso de iluminación de color y lámparas pintadas puede ser exactamente lo que necesitas, para inspirar a tu mente a entrar en el estado mágico. Lo mismo es verdad para la meditación: puedes haber descubierto en el pasado que tus meditaciones raramente eran muy profundas, y la mayor parte de tu tiempo de meditación lo dedicabas a intentar silenciar tus pensamientos, en lugar de a profundizar realmente en tu estado mental. Una simple lámpara pintada en una habitación oscura puede remediar esta situación. Puede que necesites algún tiempo para acostumbrarte a ello, pero una vez sintonizado, el efecto es automático. Es como si crearas el monasterio perfecto, o el lugar mágico dondequiera que se encienda la lámpara pintada. Esta nueva luz de color, se convierte en el punto focal de tu consciencia, y tu entorno se vuelve mucho menos importante; la lámpara cambia realmente tu sensación del lugar en el que estás y tu mente puede entonces ser entrenada, para entrar inmediatamente en un estado mágico o meditativo tan pronto como vea la luz. Este es su poder.
Cómo Hacer las Lámparas Pintadas

Para hacer una lámpara pintada, este es el método que recomiendo:
1. Compra tulipas de cristal para lámparas a prueba de viento. Al principio compra siete (una para cada uno de los siete planetas tradicionales – el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno). A la larga deberías obtener más tulipas, tanto para cada color planetario como para incorporar lámparas de colores múltiples y otros colores no incluidos en los siete. Estas tulipas están abiertas por la parte inferior para que puedas colocar una lamparilla de té debajo.


2. Compra pinceles de esponja, pintura para cristal resistente al calor en colores que quieras, y algunas lamparillas de té.
3. Una vez lo tengas todo preparado, ve a una habitación aparte para hacer la pintura. La pintura resistente al calor para cristal desprende vapores, que pueden ser demasiado para ti. Si no tienes una habitación aparte, ponlas en una ventana abierta.
4. Coloca un trozo de papel debajo y pon la tulipa encima.
5. Después, coge los pinceles de esponja (¡no los humedezcas!) y pinta sobre toda la superficie del cristal. Puede que necesites dar dos capas, dependiendo del color. Por ejemplo, el morado solo debería necesitar una, porque es oscuro, mientras que los colores más claros pueden necesitar múltiples capas (Deja secar la primera capa antes de aplicar la segunda).
6. Una vez completamente seca, estará preparada para su uso: todo lo que necesitas hacer es colocarla en una habitación oscura con la lamparilla de té debajo.


Alternativas a las Lámparas Pintadas: Velas y Banderines

En adición o en lugar de una lámpara pintada, también puedes usar velas o banderines de colores. Cuando la luz de la vela incida sobre ellos, iluminará de forma natural esa parte de la habitación con el color deseado. La iluminación será un poco menos sutil que con las lámparas pintadas, pero todavía será bastante útil.
Las velas de colores son suficientemente autoexplicatorias. Como con los banderines, puedes adquirir tela de diferentes colores y colgarlas sobre la pared detrás de las velas, o también puedes tomar una caja de cartulina y ponerlas detrás. Asegúrate, no obstante, de mantener las velas a suficiente distancia de la tela, o si no habrá un potencial riesgo de fuego. 

Correspondencias de Color

Ahora que sabes cómo hacer estas lámparas pintadas de color, echemos un vistazo a la forma en que el color se corresponde con la magia y la astrología.
Si estudias los grimorios europeos – y también el Picatrix, que se escribió originalmente en árabe – encontrarás que la mayor parte de los espíritus mencionados en ellos, tienen algún tipo de correspondencia astrológica o elemental. Según la teología mágica, el cosmos está dividido en jerarquías – generalmente siete, nueve o diez en número – cada una de las cuales tiene sus espíritus particulares, sean angélicos, demoníacos o de otro tipo. Cada jerarquía habita un “reino” o “esfera” particular, y cada uno de estos reinos o esferas tiene una correspondencia astrológica.
Por ejemplo, quizá la jerarquía más común en el pensamiento místico europeo sea la jerarquía angélica de San Dionisio, que en orden descendente es como sigue:

1. Serafines

2. Querubines

3. Tronos

4. Dominios

5. Virtudes

6. Poderes

7. Principados

8. Arcángeles

9. Ángeles

10. Santos

Cada uno de estos ángeles tiene su función específica y uso, así como su correspondencia astrológica.
Algunos grimorios europeos, no obstante, simplemente adscriben valores a los siete planetas tradicionales, los doce signos del Zodíaco, las 28 mansiones lunares, los elementos, direcciones, tiempos del año, etc., sin expandirlos dentro de una jerarquía.
Otra jerarquía en magia es la de las Diez Sefirot tal y como las encontramos en la Qabalah:

1. Kether

2. Chokmah

3. Binah

4. Chesed

5. Geburah

6. Tipheret

7. Netzach

8. Hod

9. Yesod

10. Malkuth

Como con la jerarquía dionisiana, cada una de las Sefirot tiene sus propios ángeles y significados planetarios. Por lo tanto, si asignas un color a cada uno de los niveles correspondientes a su correspondencia planetaria, podrás automáticamente orientar tu mente hacia esa energía y traerla a manifestación sutil.
Todas las diferentes tradiciones mágicas asignan sus propios colores y correspondencias planetarias a estas jerarquías. En algunas tradiciones, por ejemplo, encontrarás que el morado es un color saturnino, mientras que otras dicen que es lunar. Algunas dicen que el verde es mercurial mientras que otras dicen que es venusino. Me da la sensación de que esto no es tan importante para descifrar objetivamente qué color corresponde a cuál, en tanto en cuanto tengas una sensación subjetiva de lo que cada color significa. Mi propia jerarquía de colores para las Sefirot es como sigue:

1. Negro (Kether, Primum Mobile)

2. Gris (Chokmah, el Zodíaco – todos los colores)

3. Morado (Binah, Saturno)

4. Azul (Chesed, Júpiter)

5. Rojo (Geburah, Marte)

6. Amarillo (Tiphereth, Sol)

7. Verde (Netzach, Venus)

8. Naranja (Hod, Mercurio)

9. Blanco (Yesod, Luna)

10. Marrón (Malkuth, Tierra)

Lo mismo podría aplicarse a la jerarquía dionisiana si trabajara con dichos espíritus. El punto es que he desarrollado un sistema de color que permite tanto la magia qabalística como astrológica. Cada vez que enciendo luces moradas, sé que Saturno o Binah es la energía que estoy buscando. Si las luces son naranjas, son las energías de Hod y Mercurio. La lista continúa. Cada color tiene cierto significado subjetivo para mí, y por lo tanto, cada vez que veo el color estoy entrenado para enfocarme automáticamente en dicha corriente. Si encuentras que para ti estas energías se corresponden con colores diferentes (roja para Venus, por ejemplo, o negro para Saturno), entonces ¡crea por todos los medios a tu disposición tu propio sistema! O podrías experimentar e intentar diferentes arreglos para ver qué funciona mejor para ti. Puede que descubras que usar el negro para Saturno te da un ritual más intenso, mientras que quizá el morado sea mejor para la Luna. Si lees realmente muchos libros antiguos sobre magia y astrología, descubrirás que no todo el mundo estaba de acuerdo sobre qué color pertenece a qué energía. Por lo tanto hay mucho espacio para simplemente experimentar y ver qué tiene mayor resonancia contigo.
También es una buena idea usar múltiples colores cuando se evocan energías más complejas. Los espíritus del Zodíaco tienden a ser más complejos que los espíritus planetarios, ya que son más específicos y tienen significados especiales para diferentes personas. Mi Tauro puede funcionar de forma diferente en un escenario mágico a tu Tauro, por ejemplo, mientras que ambos dos podemos esperar resultados muy similares de Venus o Marte.
Aquí hay unas posibles correspondencias de color para los 12 signos del Zodíaco:

1. Aries – Rojo y Amarillo.

2. Tauro – Verde y Rosa.

3. Géminis – Naranja y Verde.

4. Cáncer – Blanco y Morado.

5. Leo – Amarillo y Azul.

6. Virgo – Verde y Morado.

7. Libra – Rojo y Azul.

8. Escorpio – Rojo y Morado.

9. Sagitario – Azul y Naranja.

10. Capricornio – Morado y Azul.

11. Acuario – Azul y Blanco.

12. Piscis – Azul y Verde.

Cuando estás evocando espíritus que no tienen necesariamente una correspondencia astrológica, puede ser un buen truco saber cuál es el mejor color a usar. Generalmente hablando, todos los espíritus tendrán algún tipo de rasgo dominante que defina su personalidad. Este rasgo dominante puede descubrirse que está gobernado por un planeta en particular. Entonces simplemente usarás ese color. Pero algunos espíritus – como Hécate, por ejemplo – tienen rasgos dominantes y está menos claro cuál usar. Puede que no quieras tener un conjunto de correspondencias de color para ellos en absoluto, y en su lugar, usar diferentes colores para los diferentes tipos de rituales. Si quieres paz, puedes usar el azul, por ejemplo, ya que el azul es tanto un color calmante ya que muchos lo asocian con Júpiter. Si necesitas protección, puedes usar el rojo, un color correspondiente a Marte, aunque puede que no estés evocando necesariamente a un espíritu de naturaleza marcial (Hécate es un espíritu que se decía en la antigua religión griega, protegía especialmente a los niños y las familias, aunque ella no era específicamente identificada con la guerra o las energías marciales, aunque incorpora dichas energías). 

Lámparas de Colores y Meditación

Las lámparas pintadas y los colores no solo poseen una función mágica. También puedes usarlos como una forma de facilitar la meditación, ayudándote a entrar en el apropiado estado mental de forma muy rápida. He descubierto que si los colores son de mi gusto – o incluso si hay una iluminación de color en todo – mi mente se calma y entra en un estado meditativo rápida y fácilmente. Sin embargo, si no uso iluminación de color, me lleva más tiempo. ¡Esto es verdad incluso si mis ojos están cerrados! No sé por qué esto es así, pero sé que funciona y confío en que lo hará también para ti.
Hay dos tipos de meditación: meditación con una meta específica en mente y meditación que solo se hace como una práctica en sí misma. El primer tipo es más parecido a una forma de magia y no es esencialmente diferente de un ritual mágico, aunque ningún espíritu esté involucrado necesariamente. El último tipo se hace como un ejercicio, los beneficios de la cual son generales y no específicos. Sin embargo, ya que no son específicos, creo que los beneficios pueden ser algunas veces menos poderosos. Aunque esto es verdad para mí, puede no serlo para todo el mundo.
En términos de meditar sobre una meta específica, recomiendo asegurarse de que la mente en cuestión se corresponda exactamente con el color planetario que deseas usar. Por ejemplo, si quieres aumentar tu energía física o resistencia a través de la meditación, el color que elijas debe ser el mismo que el color de Marte (casi siempre el rojo).
Incluso puedes hacer una meditación sentándote frente a una lámpara pintada, absorbiendo su energía. Esto no solo hará que tengas una conexión más profunda con el color, sino también puede ayudarte a manifestar el significado de ese color para ti en tu vida. Diferentes colores pueden corresponderse con diferentes tipos de meditación o diferentes metas meditativas. El color en sí puede volverse el objeto de la meditación, asimismo, y tu meditación puede simplemente ser entrar en contacto con el significado que el color tiene para ti, en tu interior. Haciéndolo, te entrenarás para asociar profundos estados mentales y meditativos con lámparas pintadas en particular, y por ello cada vez que uses cierta lámpara o lámparas pintadas en un ritual mágico, tu mente automáticamente se encontrará en un estado de consciencia elevado, en resonancia con las energías de ese color. Una meditación sobre el color básica, es una forma simple y directa de meditación que puede alinear tu mente consciente con un color en particular y sus implicaciones.
Aquí hay algunos ejemplos y sugerencias de diferentes tipos de meditación y correspondencias de color:

Amor – Rosa y Blanco

Fuerza – Rojo y Amarillo

Tranquilidad/Abundancia – Azul y Verde

Comunicación – Naranja y Verde

Sueño Lúcido – Blanco y Morado

Curación – Amarilla y Rosa

Contacto con la Mente Inconsciente – Morado y Azul

Poder Mágico – Morado y Amarillo

Protección – Rojo y Morado

Éxito en los Inicios – Azul y Amarillo

Éxito en los Finales – Azul y Blanco

Para meditar con el color, creo que la mejor forma es mirar simplemente al color con los ojos abiertos y repetir su nombre(s) junto con el asunto deseado de meditación. Por ejemplo, si quieres aumentar la capacidad para tener sueños lúcidos, cogerás una lámpara morada, representante de Saturno, y una lámpara blanca, representante de la Luna. Entonces recitarás para ti mismo, “morado y blanco, sueño lúcido” o “Saturno y Luna, sueño lúcido”. Puede que lo encuentres tonto al principio pero funciona realmente y puede volverse muy calmante y poderoso después de un rato. La mayoría de los occidentales está acostumbrada a recitar solo cosas en otros lenguajes, y hay una tendencia implícita que cree que otros lenguajes son de algún modo más sagrados o más mágicos que el lenguaje propio. No obstante, cuando la persona que habla dichos lenguajes de forma natural hace sus recitaciones en la meditación, sabe lo que significan las palabras. En sánscrito, por ejemplo, la palabra para azul es nila. Sin embargo, nila no tiene significado en castellano. Puedes pensar que hay algo especial en la palabra nila, pero cuando un hindú que habla en sánscrito recita la palabra nila en meditación, la idea que surge en su mente es la misma que tenemos nosotros para “azul”. Lo mismo para las otras cualidades que he mencionado.

Meditación Básica con el Color

1. Coloca tu lámpara o lámparas pintadas frente a ti.
2. Siéntate en una posición confortable, manteniendo tus ojos abiertos.
3. Mira a la lámpara. No pienses en nada ni intentes todavía ningún cántico. Simplemente mira a la lámpara y enfócate en su color. Mientras lo haces, presta especial atención a cualquier cambio en tu mente.
4. Cuando empieces a sentirte más calmado y enfocado, empieza a recitar el nombre de la cualidad que deseas absorber o elevar, tal como fuerza, amor, valor, etc. Puedes añadir también el nombre del color de la correspondencia planetaria. Pero solo mira el color y céntrate solo en el cántico.
5. Finalmente, conforme profundices en tu sensación del color y cualidad, visualiza la luz de color expandiéndose a partir de la lámpara y llenando la habitación. En este punto puedes cerrar tus ojos.
6. Después de tener la sensación de la luz llenando la habitación, visualiza la luz entrando en tu cuerpo. Siéntela como si estuviera empujando desde las paredes de la habitación hacia ti, después visualízate lleno con dicho color. Sigue con el cántico.
7. Observa el efecto de esto sobre tu cuerpo y mente. Relájate en esta sensación y sigue con la meditación.
8. Cuando llegue el momento, termina la meditación.

Meditación Sigílica

Para usar el color en una meditación sigílica, el proceso es muy parecido en términos de uso del color como punto de foco, pero en este caso te centrarás de una forma muy diferente. El uso de sigilos es un método que desvía la mente consciente y produce poder a partir del inconsciente. Por lo tanto, tu pensamiento consciente debe ser refrenado, por así decirlo.
Si no lo sabes ya, el sigilo es el principal método de lanzamiento de hechizos en la Magia del Caos. Normalmente los sigilos son visuales, pero también pueden ser lingüísticos. Describiré brevemente ambos métodos y después explicaré cómo se puede usar uno o ambos como una forma de meditación en tándem con tu lámpara pintada.
Para hacer un sigilo, primero querrás formular un deseo. Ya que estás simplemente meditando en lugar de lanzando un hechizo, no necesitarás darle forma al deseo en una frase específica tal como “Tendré más resistencia física”. Simplemente usarás el mandato “resistencia física”.
Una vez tengas tu frase, puedes entonces tomarla y solapar las letras las unas sobre las otras hasta que tengas tu sigilo. Para hacerlo más fácil, la gente normalmente elimina todas las letras que se repiten y/o todas las vocales, o incluso usan solo algunas letras de la frase.
Aquí hay un ejemplo de un sigilo visual:


Doy incluso más métodos para hacer sigilos en mi libro, Magia Sigílica: Los Fundamentos.
En adición – o en lugar del sigilo visual – también puedes hacer un sigilo lingüístico revolviendo las letras de tu frase para crear un mantra. Por ejemplo, “physical endurance” (resistencia física) se convierte en ia psylchu acedr nen.
Una vez lo hayas hecho, podrás entonces proceder con la meditación:

1. Coloca la lámpara pintada frente a ti, junto con el sigilo visual, si tienes uno.
2. Siéntate en una posición confortable, manteniendo tus ojos abiertos.
3. Mira al sigilo visual. No pienses en nada – especialmente no en tu deseo. Sin embargo, nota la forma del sigilo y el color de la luz que cae sobre él (Si solo estás haciendo un cántico con un sigilo mántrico, enfócate simplemente sobre la lámpara mientras empiezas tu recitación).
4. Sigue mirando al sigilo y/o repitiendo el sigilo mántrico.
5. Visualiza el sigilo y/o las letras del sigilo mántrico localizadas en tu cuerpo, por ejemplo en tu cabeza o en la zona del pecho. Enfócate también en la sensación de la luz llenándote, extendiéndose a cada porción de la habitación y de tu cuerpo (O haz una variación de esta visualización).
6. Sigue con esto y no pienses en tu deseo. Céntrate simplemente en el sigilo o sigilo mántrico, tratándolos como si fueran la única cosa en el universo y considera que tu única tarea por ahora es meditar sobre ellos. Ninguna otra cosa en el mundo importa en absoluto – sé uno con ellos, y no prestes atención a nada más. Esta es tu única meta por ahora.
7. Cuando llegue el momento, finaliza la meditación.

Meditación Planetaria

Otra forma de meditación altamente potente es meditar sobre las energías de los planetas usando lámparas pintadas. El proceso es exactamente el mismo que con la meditación básica con el color, solo que también puedes hacer una imagen del símbolo del planeta (su símbolo astrológico normal, más que un sigilo de la intención), y la meditación también se debería hacer en los días planetarios específicos. Aquí está mi propia lista de planetas, días y colores:

Sol – Domingo – Amarillo

Luna – Lunes – Blanco

Marte – Martes – Rojo

Mercurio – Miércoles – Naranja

Júpiter – Jueves – Azul

Venus – Viernes – Verde

Saturno – Sábado – Morado

Por supuesto, puedes usar colores diferentes si así lo deseas.
Como para la recitación del mantra, puedes recitar el nombre en español para el planeta o usar los nombres de otra cultura. Por ejemplo, en griego los nombres son:

Sol – Helios

Luna – Selene

Marte – Ares

Mercurio – Hermes

Júpiter – Zeus

Venus – Afrodita

Saturno – Cronos

En sánscrito, son:

Sol – Surya

Luna – Chandra

Marte – Mangala

Mercurio – Budha

Júpiter – Guru, Brihaspati

Venus – Shukra

Saturno – Shani

En persa son:

Sol – Korshid

Luna – Mah

Marte – Merrikh

Mercurio – Tir

Júpiter – Moshtari

Venus – Zohreh

Saturno – Kayvon

Y en hebrero son:

Sol – Shemesh

Luna – Yareach

Marte – Ma'adim

Mercurio – Kochav

Júpiter – Tzedek

Venus – Nogah

Saturno – Shabati

Puede que realmente no importe qué nombres uses, pero también puedes descubrir que ciertos nombres tienen una resonancia más profunda contigo que otros. Siempre es bueno experimentar y ver qué sucede. Las meditaciones planetarias te permiten potencialmente resonar con algo que se corresponde con un planeta en particular, y dichas meditaciones tienen un efecto general de mejora del poder mágico. Cuanto más las hagas, más verás que esto es verdad.

Meditación Elemental


En adición a los planetas, también puedes hacer meditaciones elementales específicas. Aquí hay un ejemplo de sus correspondencias de color:

Aire – Amarillo y Blanco

Tierra – Marrón y Verde o Marrón y Azul

Agua – Azul y Blanco o Azul y Verde

Fuego – Amarillo y Rojo

Espíritu/Quinto Elemento – Blanco y Rojo

Las meditaciones deberían proceder exactamente como en el caso de las meditaciones del color, aunque estarás haciendo visualizaciones ligeramente diferentes. También puedes usar símbolos tradicionales para los elementos como los encontrados en la alquimia y la astrología como tu punto de foco. Las visualizaciones que puedes hacer son bastante simples: visualiza tanto el color como la idea de movimiento para Aire, solidez, densidad e inercia para tierra, fluidez y maleabilidad para Agua, energía y calor para Fuego y consciencia o la fuerza de la creatividad para Espíritu. Si necesitas algo más concreto que visualizar, puedes enfocarte simplemente en la manifestación natural de estos fenómenos, tales como imaginar todas las sensaciones asociadas con el viento para el Aire, u observar directamente tu propia consciencia cuando contemples el Espíritu.  El propósito de las meditaciones elementales es el mismo que el de las meditaciones planetarias, en la medida en que te ayudan a aprovechar y encarnar su energía, así como a resonar con algo o con todo lo que se corresponda con los elementos. Esto puede mejorar tanto tu poder mágico como tu penetración intuitiva.

Meditación con Espíritus

Más allá de los elementos y los planetas, también se puede meditar directamente sobre los espíritus a través del uso de lámparas pintadas. Realmente, cualquier evocación puede ser mejorada si entras en una meditación sobre el espíritu, una vez evocado.
Si lees los antiguos grimorios de Europa y Oriente Medio, algunas veces puede ser casi imposible adquirir todos los implementos necesarios para realizar apropiadamente las evocaciones.  Sin embargo, asevero que la mayoría de estas instrucciones son innecesarias, y puedes evocar fácilmente a un espíritu con una modesta cantidad de equipamiento, con tal de que hayas aprendido a condicionar tu mente para entrar a un estado en el que puedas percibir a los espíritus fácilmente. Las lámparas pintadas lo convierten en algo mucho más fácil, asimismo, y mucho más intenso.
Desde la perspectiva de la Magia del Caos, las instrucciones dadas en los antiguos grimorios son tan elaboradas como lo son, con el fin de engañar a la mente para que entre en el estado necesario que le permita evocar a los espíritus. Si dedicas una increíble cantidad de tiempo y energía trabajando hacia una cierta meta mágica, tendrás mucho más poder mágico. Por ello hay gran mérito en las ideas detrás de los antiguos grimorios en términos de establecer un ritual efectivo. Afortunadamente, no son necesarios. Si tienes la motivación apropiada y la habilidad natural, podrás evocar espíritus simplemente enfocándote en su nombre y sigilo, ¡e incluso con menos!
Hablando razonablemente, no obstante, hay un camino medio entre los dos extremos. No necesitas seguir los grimorios a la letra, pero si prescindes de todo puedes encontrarte con dificultades. Una forma equilibrada de realizar una evocación es hacer uso del sigilo del espíritu (o usar uno de un grimorio si ya tienes un sello asociado con él), de su nombre e iluminación de color. Meditar en un espíritu en el contexto de una evocación se hace de la misma y exacta manera que se realiza en la meditación sigílica, solo que usarás el nombre y sigilo del espíritu como un punto de enfoque. Como con la meditación sigílica, intenta no pensar en la llegada del espíritu. En su lugar, céntrate en recitar su nombre y mirar su sigilo. Vendrá cuando sea el momento correcto. Entonces, una vez haya llegado, puedes simplemente llenarte con su presencia. Para más información sobre la evocación de espíritus, recomiendo mi libro Evocación a Través de la Magia Sigílica: Una Guía para Contactar con Otras Realidades.

Meditación Ctónica

En último lugar llegamos a la meditación ctónica, o meditación sobre los inframundos de la mente inconsciente. La palabra ctónica viene de la palabra griega ctonos, que se refiere al inframundo en la mitología griega. En esta forma de meditación, las lámparas idealmente deberían ser rojas, moradas, violetas o azules pero todas en tonos oscuros. El color debería recordarte extraños y oscuros lugares en el interior de la psique asociados con los más profundos elementos de Saturno, Júpiter y Marte. También los dos nodos lunares en eclipse se aplican a esta zona – Caput y Cauda Draconis, o la cabeza y la cola del dragón lunar. Para Cauda Draconis (la cola) recomiendo usar los colores gris y rojo, mientras que para Caput Draconis (la cabeza) debería ser rojo, morado y azul. Sin embargo, el foco de una meditación ctónica no es aprovechar la energía planetaria. Más bien, la meditación ctónica te permite acceder a algunos de los estratos más profundos de la mente en un escenario meditativo, y las energías planetarias se usan simplemente para facilitar dicho proceso. Júpiter, Saturno, Marte y los dos nodos lunares se relacionan con la mente inconsciente de alguna manera y la presencia de sus respectivos colores puede ayudar a desencadenar la inmersión de la consciencia en el propio inconsciente.
Una meditación ctónica se hace de la misma manera que una meditación sigílica, solo que el sigilo se hace de una forma diferente. En lugar de tener algún tipo de intención o deseo formulado en una frase, creas el sigilo de forma puramente aleatoria. Harás literalmente algunos trazos sobre un trozo de papel sin pensar en lo que estás haciendo. Si lo prefieres, puedes hacer múltiples conjuntos de estos y elegirlos aleatoriamente. Después puedes retintarlos para hacerlos parecer más definidos.
Cuando haces un sigilo automáticamente de esta forma, la mente consciente o intencional es sobrepasada. En un sigilo normal, estarás todavía incluyendo contenidos de tu pensamiento consciente en el sigilo. Estarás simplemente codificándolo para que no represente ya al deseo inicial. Sin embargo, al hacer un sigilo puramente aleatorio – como en un garabato sobre una página, más o menos – ni siquiera incluyes pensamientos conscientes. Es un gesto puramente del inconsciente.
Puede requerir muchos intentos, pero si meditas sobre dichos sigilos automáticos con diferentes lámparas pintadas, una cosa muy extraña puede ocurrir: los contenidos inconscientes de la mente burbujearán hacia la superficie, repletos de extrañas imágenes y recuerdos que puede que olvidaras que tenías. Estos pueden incluso asumir el papel de entidades separadas con las que puedes comunicarte. Si practicas scrying, el mismo puede volverse más intenso y vívido de lo normal. Hay muchos otros aspectos en esta meditación que podría mencionar, pero es mejor que la pruebes por ti mismo. Es una forma puramente exploratoria de misticismo – un proceso de aprendizaje más que de hacer que las cosas sucedan. Con esta meditación puedes explorar el inframundo de tu propia mente y, quizá, aprender algunos de sus secretos.

Conclusión

Ahí lo tienes: un libro bastante pequeño, pero con mucha información. Sin embargo, solo he arañado la superficie del potencial que hay dentro de este simple método. Conforme lo practiques más y más, verás lo que quiero decir: las lámparas pintadas no solo mejoran la efectividad del ritual, sino también pueden hacer que la mente se deslice en un estado mágico de la consciencia casi a voluntad. Verás que esto es así una vez hayas realizado múltiples rituales con ellas y meditado tal y como se te ha instruido. Incluso si no eliges meditar de esta forma, incorporándolas simplemente en el ritual rápidamente notarás unos efectos aumentados – no solo en términos de intensidad del ritual sino también de resultados. Y pronto se convertirá en una parte indispensable de tu repertorio mágico.

Lo siguiente que querrás hacer es procurarte algunos libros que te den tablas de varias correspondencias mágicas – astrológicas, elementales y de otros tipos. Después es solo cuestión de encontrar los colores apropiados y llevar a cabo los rituales. Sea evocación, hechizos, carga de un sigilo, meditación o alguna otra forma de magia, todo se puede beneficiar del uso de las lámparas pintadas. Y una vez sepas qué estás buscando en términos de los efectos, es simplemente una cuestión de encontrar las correspondencias, y de crear y conducir el ritual. He dado los más simples esbozos de correspondencias aquí, pero una vez le cojas el truco a las correspondencias verás que puedes usar dichas lámparas pintadas para cualquier propósito mágico.

¡Buena suerte!


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario