sábado, 16 de septiembre de 2017

El Arte del Ayuno Mágico

(Nota: Esta traducción nos ha sido cedida por nuestro buen amigo Manuel José Caballero, y queríamos aprovechar para agradecérselo, pues toda colaboración con este blog es tanto bienvenida como deseada. Gracias Manuel José)

Por Anousen Leonte
(Traducido por Manuel José Caballero de The Art of Magickal Fasting)

Introducción
 
Históricamente, los grimorios han propugnado que un mago se abstenga de comida y otras indulgencias por un periodo establecido de tiempo previo a emprender el trabajo mágico. Esto puede ser abstención de cualquier comida, o solo carne y dicha práctica frecuentemente se acompañaba del celibato y el retirarse de la sociedad. Soledad, ayuno y otras prácticas similares entonces pondrían al mago en un estado mental más receptivo y poderoso, permitiéndole contemplar realidades alternativas con mayor claridad, y hacer hechizos de una forma más efectiva. Tal práctica corre en paralelo con lo que encontramos en las sectas religiosas y en diferentes tipos de yoga: a través del ayuno, la castidad y la soledad, el alma crece en poder. 
   
Esto, por supuesto, se opone a la manera en la que nos hemos entrenado en la sociedad moderna, donde se enseña la “indulgencia, no la abstinencia”. El ayuno, el celibato y la soledad no producen dinero y, en consecuencia tienen poca importancia en la vida moderna. Tristemente, mucha literatura mágica de autores modernos está impregnada de estos mismos prejuicios y, en consecuencia, grandes fuentes de poder están ocultas para la vista. 
   
Esto no quiere decir que las intenciones de estos autores sea engañosa. Más bien implica que el mundo moderno es en muchas formas, una reacción a la represión moral que las iglesias han implantado sobre la población general. Por lo tanto cuando una persona lee sobre “ayuno, celibato, soledad”, se piensa en viejos mojigatos de iglesia tratando de engañar y controlar a su congregación a completa sumisión. Aunque esto está bien lejos de la cuestión: ayuno, celibato y soledad, desde una perspectiva mágica, no son fines en sí mismos, ni tienen connotaciones  “morales” o de “rectitud”. Solo son medios para aprovechar e incrementar la energía interna. No hay una ideología anti-comida, anti-sexo o anti-sociedad detrás de estas prácticas. Son prácticas difíciles, es verdad, pero aquí es donde yace su poder. A menudo el sendero más fácil es aquel que no va a ningún lado, pasando lo mismo con la magia. La perspectiva correcta es contemplar estas prácticas como se vería el ejercicio físico. Se hacen solo como medios para un fin, y están ahí para aumentar nuestro poder mágico, disciplina y receptividad – nada más. Aquí no hay nada ético, “bueno” o “puro” sobre el ayuno, el celibato o la soledad – están ahí estrictamente por sus efectos psicoactivos, y se utilizan específicamente para amplificar el efecto del ritual planeado. Una vez el ritual ha concluido puedes vivir con absoluta normalidad. 
   
Una de las razones primarias por las que muchos practicantes de magia fallan en su práctica, es por falta de poder y disciplina. Las mismas tendencias personales que conducen a la práctica mágica – como el deseo de gratificación más allá de los medios normales para lograrlo – son las que impiden que el poder mágico se mueva hacia adelante. Si un mago, por ejemplo, es muy ansioso por los resultados, los resultados no serán siempre los esperados. Si quiere algo muy rápido, tampoco ocurrirá, y si hay mucho deseo por ver a un espíritu, es posible que no se presente. No significa que el deseo en sí mismo sea el problema, más bien lo es el deseo que no se ha controlado, subyugado y sublimado. Cuando se da rienda suelta al deseo, puede que se sienta mejor y que sea una experiencia más placentera al principio, pero perderá mucho de su poder y pronto disminuirá. 
   
Considera, por ejemplo, el placer que hay en comer cada día. Ahora, imagina el gran placer después de haber estado dos días sin comer. Después del primer día, seguramente serías incapaz de pensar en nada que no sea la comida (si no estás acostumbrado a ayunar) y en el instante en que comas por primera vez, así sea una comida insípida y normal el sabor será delicioso. Esto es porque has aprovechado y concentrado tu deseo, permitiéndole crecer internamente. Una vez se expresa el deseo, lo hace con más fuerza e intensidad. Y lo mismo concierne a los trabajos mágicos. 
   
Este pequeño libro está escrito como un manual para implementar de la mejor manera posible estas tres prácticas – ayuno, celibato y soledad – así como también las razones mágicas detrás de su eficacia. Donde los viejos grimorios simplemente te dirán qué hacer y no por qué, creo que es necesario dar buenas explicaciones para todo. El pensamiento crítico es más valioso ahora que nunca, porque los medios nunca antes se han infiltrado tanto en las vidas de las personas y las mentiras nunca se han diseminado de forma tan fácil y autoritaria. Ahora estamos en unos momentos en los que la fe tiene menos significado que nunca, y el poder real surge al conocer el cómo y el por qué de que las cosas sean como son, en la medida en que podamos. 
   
Aún así, solo puedo escribir a partir de mis propias experiencias y conocimiento, y no soy de ninguna manera un experto en todo. Si quieres sumergirte más en este tema te recomiendo que leas tanto como puedas, ponlo todo en práctica para ver qué es lo que mejor funciona. Habrá personas que no hallen ningún beneficio del ayuno y otras que experimentarán un mundo de beneficios, pero como dos individuos nunca serán perfectamente iguales, los principios aplicables a uno no siempre serán aplicables al otro. 
   
Si también eres un completo novato en esto de la magia, este libro presupone estar familiarizado con las implicaciones de las energías astrológicas y qabalísticas, así como también con los fundamentos del ritual. Si todavía no estás familiarizado con estos, consulta un libro sobre el tema antes de seguir leyendo, ya que algunas de las cosas que aquí se explican serán ininteligibles a menos que conozcas de antemano qué significan estas energías y a qué corresponden. 
   
Ahora sigamos con el libro… 

Ayuno y Ritual 
   
La idea básica detrás del ayuno es que tienes que pasar por un periodo de abstinencia de ciertos placeres y distracciones antes del ritual. La manera más común, por supuesto, es abstenerse de comer, pero también puedes hacer ayunos de sexo, de entretenimiento y de comunicación con otras personas. El núcleo central de la práctica es construir, disciplinar y refinar tus energías internas en vez de disiparlas en varias actividades. Si alguna vez has pasado largos periodos de tiempo bombardeado por muchos estímulos, intuitivamente sabes que debes descansar para restablecer tu energía. Pasa lo mismo con la magia: si pasas todo el tiempo permitiéndote indulgencias en el más destructivo abandono, tu práctica mágica podría experimentar una amplificación inicial debido a la reacción mental a las sensaciones amplificadas, pero a medida que te vuelves más y más sordo a las sensaciones tu magia también sufrirá. 
   
Para ayunar debidamente, lo que tienes que hacer es fijar un día y una hora en el futuro para conducir el ritual. Luego, establece qué tipo de ayuno seguirás, su duración y qué se  permite y qué se prohíbe. Entonces deberás observar tu ayuno perfectamente y romperlo una vez el ritual haya concluido – o alternativamente, romperlo durante el mismo ritual. 
   
Por ejemplo, digamos que quieres evocar a un espíritu de Marte. Elegirás el día apropiado – martes – y decidirás abstenerte de consumir cualquier alimento sólido desde dos días antes, restringiéndote de cualquier actividad sexual y manteniendo tu diálogo con otros al mínimo. También podrías evitar tipos de entretenimiento que te distraigan y, en su lugar, enfocarte en  trabajos mágicos o trabajos que tengan que ver con energías marciales. 
   
Cuando llegue el momento del ritual, pasa algunos momentos observando tus niveles de energía y la sensación general de tu cuerpo. Luego procede con el ritual. Después de todo sigue viviendo de forma normal – por lo menos hasta un nuevo periodo de ayuno. 
   
Si encuentras beneficio en la práctica, notarás que el ritual en sí mismo es más intenso, que tu habilidad para percibir al espíritu se ha elevado, y que los efectos del ritual después de todo llegarán más pronto y con mayor intensidad. Si estás pasando por una “mala racha” de rituales insípidos, donde nada se percibe y nada ocurre, el ayuno es una buena manera de llenarte de poder mágico. Podría pasar que luego de mucho tiempo en el que no pasa nada extraordinario, el ayuno te ponga en un ligero estado de éxtasis que se volverá muy intenso durante el ritual, culminando en la manifestación del espíritu o energía de una manera tan vívida como nunca antes te ocurriera. Esto puede ocurrir, de hecho sucederá, y ya sea que creas que los espíritus son formas objetivadas de tu propia psique o entidades externas y reales, se comportarán de la misma manera a este respecto. Como podría decir un antiguo: “Los espíritus se complacen en el sacrificio y la penitencia”. 
   
Es mejor, también, anotar todo en tu diario para que puedas ir atrás y revisar qué funcionó y qué no. Algunos tipos de magia funcionarán mejor con el ayuno, mientras que otros funcionarán mejor mediante la indulgencia. Tómate el tiempo para experimentar con esto, aunque nunca comprometas tu salud física. Si vas a realizar un ayuno severo de cualquier alimento, te recomendaría espacios de dos meses entre ayuno y ayuno. Entonces, si nunca has hecho un ayuno total con anterioridad, deberías empezar con ayunos más fáciles y menos intensos, trabajando a tu ritmo a través del tiempo. 
   
Ayuno de Comida 
   
Abstenerse de comer es la forma más poderosa de ayuno, en mi experiencia personal. Esto creará una especie de tensión nerviosa dentro de ti que mejorará la claridad mental. También pueden ser útiles para el uso mágico las grandes sensaciones de deleite al final cuando rompas tu ayuno. 
   
El tipo de ayuno más severo es en el que te abstienes de consumir cualquier alimento y no tomas nada más que agua por un cierto periodo de tiempo. Teniendo en cuenta que este tipo de ayuno es potencialmente peligroso, no deberías ejecutarlo si tienes alguna condición médica especial a menos de contar con el permiso expreso de un médico. En ese caso no le recomendaría a nadie un ayuno de dos días seguidos, y si planeas hacerlo asegúrate de no estar trabajando – especialmente trabajo físico. Un día o dos deberías apartar para completar las tareas importantes, dedicando con devoción tu tiempo al estudio, la meditación y la contemplación. Puedes salir a caminar por un rato, pero no se recomienda nada de actividad física fuerte. 
   
Si ejecutas un ayuno severo, come más calorías el día anterior, asegurándote de que provengan de fuentes nutritivas. Comienza por un ayuno simple de un día, monitoriza tu pulso y presión sanguínea periódicamente. Si tu corazón tiene problemas o llegas a sentirte particularmente mal por la práctica, rompe el ayuno e intenta una forma más suave más tarde. Si no te sientes tan mal pero necesitas un “empujoncito” para levantar los ánimos, puedes tomar un poco de sal de la palma de tu mano, lámela y toma un poco de agua. No tomes solo agua destilada – el agua mineral es la mejor. La experiencia del ayuno será mejor si te aseguras de tomar por lo menos la mitad de agua mineral, y la otra mitad de otro tipo, mientras estás ayunando. 
   
Sin embargo, no tienes que hacer un ayuno durante uno o dos días. Realizar un ayuno severo de medio día inmediatamente antes del ritual, puede ser beneficioso si no estás acostumbrado a ayunar durante dicho tiempo. 
   
Una variación del ayuno severo es tomar muy pocos alimentos sólidos, como una cucharada de arroz o un pedazo de pan al día. Esto reducirá un poco la tensión del ayuno mientras sigues aumentando tu claridad mental. Si utilizas este método, y sin embargo aumentas la cantidad a tres cucharadas de arroz o dos pedazos de pan, entonces podrías continuar con tu ayuno por tres días, aunque un cuarto no sería muy sabio. Este tipo de ayuno solo se debería intentar si has realizado con éxito varios ayunos de dos días. 
   
Otro tipo de ayuno menos severo es simplemente ayunar de alimentos sólidos, tomando leche, zumo o té en su lugar. Esto se puede hacer de manera segura y tiene aproximadamente la mitad de los beneficios de un ayuno completo, en la medida en que no te sobrecargues de calorías. Idealmente deberías estar ingiriendo la mitad o menos de la cantidad de calorías que consumes durante un día normal. El azúcar y las grasas tienen mayor efecto negativo en el complejo cuerpo-mente mágicamente hablando, si tomas leche que sea descremada, y los zumos con agua. Por razones de salud no recomendaría usar edulcorantes artificiales, pero cuando los utilizaba no noté que su uso afectara a mis habilidades mágicas. 
   
Celibato 
   
Para que el celibato tenga algún beneficio mágico debe extenderse por un periodo no inferior a tres días. Un periodo menor no será de mucha ayuda. El ayuno de comida en sí mismo tiene el efecto de bajar la libido, así que estas dos prácticas son complementarias en cierta manera. Y para que el celibato funcione tiene que ser un celibato total – esto quiere decir que debes evitar escuchar o ver cualquier cosa que te excite. Si puedes, te recomendaría extender el periodo de celibato durante una semana y observar la diferencia en la forma en la que te sientes durante el ritual y la diferencia en la intensidad de sus efectos. Si puedes hacerlo durante una semana, inténtalo durante un mes y verás pasar cosas realmente asombrosas. Un ritual realizado después de un mes de celibato total, podría ser fácilmente una experiencia que cambie tu vida y diría que si realmente quieres algo de verdad, pero no has logrado hacer que ocurra, intenta ser 100% célibe (o, al menos no tener orgasmos) durante 28 días, comenzando en luna llena o nueva. Inténtalo al menos una vez en tu vida después de planearlo bien. 
   
La razón para esto es que la energía del espíritu/alma es de una única esencia, y se difunde a través de varias áreas de nuestro ser manifiesto. Las emociones más poderosas son la sexualidad y el miedo (que también se manifiestan como odio o ira), y estas tienen la capacidad de disipar la energía si nos encontramos repetidamente con ellas. La energía sexual es más fácil de controlar que el miedo, la ira, etc., sin embargo, también es más útil en tanto en cuanto que es una necesidad biológica y tiene su propio ritmo, mientras que el miedo es incidental y ocasional. 
   
Por supuesto, que no es del todo necesario practicar el celibato, y no lo recomendaría en la misma medida que recomiendo el ayuno, pero ciertamente es algo que vale la pena intentar – especialmente si te encuentras en un “bajón” en lo que concierne a la experiencia mágica y el poder. Como con todo, anota cualquier experiencia en tu cuaderno. 
   
Aislamiento 
   
El aislamiento implica el abstenerse de todo contacto humano y forma de entretenimiento, en un sentido estricto. Dependiendo de cómo vivas, la verdadera soledad podría ser imposible de lograr. Si eres lo suficientemente afortunado, entonces, el aislamiento puede ser una de las maneras más efectivas de ahondar en la experiencia mágica – combinado con un ayuno severo. Pero por “aislamiento” no me refiero a pasar unas cuantas horas al día a solas contigo mismo. Hablo de un total aislamiento: no ver, escuchar o hablar con nadie durante una semana. Esto incluye mensajes de texto (me avergüenza tener que decirlo) y correo electrónico. Podría ser poco probable que muchos lectores pudieran ser capaces de hacer esto, pero si alguna vez tienes la oportunidad, inténtalo. Si vas a pasar una semana a solas no tienes que abstenerte de leer libros o de proyectos artísticos, pero te recomendaría limitar todo a un sentido de solemnidad y gravedad. 
   
Formas más sencillas de aislamiento podrían durar un día o dos antes del ritual. Durante estos periodos abstente de todas las tareas más mundanas e impersonales: no hablar con otros, nada de noticias, libros, arte. Reduce los estímulos externos a lo mínimo posible y toma consciencia de los cambios que esto produce en tu psique. Luego realiza el ritual y rompe el ayuno. Si tienes que hablar con otros mantén la comunicación reducida a lo estrictamente necesario. 
   
Podría ser que en este periodo el aburrimiento sea extremo, pero ese es el punto: el aburrimiento en sí mismo es un tipo de tensión y es beneficioso estar tremendamente aburrido durante lapsos de tiempo como regla general. Pero incluso si no te aburres, el acto de aislarse tiene el efecto de hacerte más sensible a todas las sensaciones – físicas, mentales y espirituales – y aunque puede que no incremente necesariamente el poder del ritual en cuestión, incrementará tus habilidades perceptivas. 

El Uso de Varios Ayunos en la Evocación 
   
Aunque yo no crea que la magia sea un espectro rígidamente definido como la retratan algunos tradicionalistas,  creo que hay un gran valor en las simples correspondencias astrológicas o qabalísticas. Tus experiencias podrían diferir, así que ten presente que lo que escribo aquí son meras sugerencias basadas en mi propia experiencia y el estudio de las correspondencias, y podrías encontrarlas útiles o no. 
   
Los ayunos severos, creo, son mejores para las energías asociadas con Saturno/Binah o Marte/Geburah. Ya que estos son poderes generalmente solemnes y violentos, la tensión nerviosa que se afronta en un ayuno estricto complementa sus energías bastante bien. Sin embargo, si no puedes hacer un ayuno estricto, trata de evitar azúcares y grasas, y en su lugar céntrate en cosas como la leche descremada y bebidas vitamínicas que no contengan azúcar. Durante estos ayunos, el café y el té son una preocupación menor, ambos contienen energías marciales, junto con cualidades saturninas. Estas energías también responden mejor al celibato y la soledad. 
   
Los ayunos de zumo son mejores para trabajos con Mercurio/Hod, Luna/Yesod y Venus/Netzach. Lo dulce, el azúcar y la vida vegetal tienen afinidades con estas energías, y lo mismo sucede con su evocación. Mercurio/Hod responde mejor al celibato y Luna/Yesod al aislamiento, mientras que Venus/Netzach no requiere ninguno y un ritual podría incluso verse obstaculizado por la estricta adherencia a los mismos. Recomiendo el consumo de café para Mercurio/Hod, té para Luna/Hod y Venus/Netzach. El té blanco es mejor que el negro o el verde para este tipo de energías. 
   
Los ayunos de líquido donde se consumen bebidas grasas y ricas en proteínas como la leche entera o la leche de almendras, deberían usarse con las energías de Júpiter/Chesed, Sol/Tiphereth y Tierra/Malkuth. Júpiter/Chesed y Sol/Tiphereth responden muy bien al celibato y la soledad, mientras que es menos importante con Tierra/Malkuth. El café bajo en cafeína es lo mejor para Tierra/Malkuth y Sol/Tiphereth mientras que el té verde lo es para Júpiter/Chesed. 
   
Sea que tu perspectiva tienda a ser más afín a las teorías de la magia del caos o la magia tradicional, se toma como un hecho que la mayoría de las formas antiguas de magia operaban sobre la suposición de las correspondencias naturales entre las cosas. Así que si no hay afinidad natural entre los planetas y las cosas sobre la tierra, los elementos, etc., el hecho de que los magos hayan trabajado en estos marcos de referencia implica que potencialmente tienen una mayor carga psíquica en su interior. En la magia del caos está la noción de “forma divina”, en la que un sigilo crece en poder hasta hacerse una fuerza consciente y una ley en sí misma. Las religiones y sistemas del mundo podrían calificarse como “formas divinas”, bajo esta óptica ya que son creaciones humanas. Considerando la cantidad de oraciones e intenciones humanas dirigidas hacia la cruz cristiana, la Ka’aba islámica, los diversos dioses hindúes, etc., no es difícil ver por qué estos símbolos pueden volverse bastante poderosos y mágicamente útiles. Pero las correspondencias astrológicas y qabalísticas deberían ser incluso más poderosas, porque no es el rebaño de creyentes quien les otorga poder, sino magos. 
   
Personalmente estoy abierto a ambas ideas y dejo que la magia fluya sin embargo a donde quiera. Sé que definitivamente hay algo de verdad y valor en las formas antiguas, así como sé que la innovación y la simplificación de las viejas formas puede hacer a la magia más poderosa. El mejor acercamiento, creo, es ir con lo que funcione y recordar el pasado sin cegarse al futuro. 

Pensamientos Finales 

 Cuando empecé a practicar magia con otros, siempre me chocaba lo indisciplinados que eran. Ellos practicaban rituales, estudiaban y dedicaban gran parte de sus vidas a la magia, pero nunca practicaban ayunos, nunca se privaban de ciertos placeres y nunca seguían ningún régimen específico. Consecuentemente, ninguno de ellos era capaz de obtener mucho poder de la magia y sus hechizos a menudo eran erráticos. Y cuando realmente querían algo, ninguna cantidad de hechizos podía ayudarles a alcanzarlo. 
   
Es la disciplina, pienso, la que separa a aquellos que realmente desean seguir el camino de la magia de los que la toman como un juego. Nadie puede leer la antigua literatura y pasar por alto el hecho de que varias disciplinas se imponían sobre el mago – que un ritual no es algo que realizas entre sesiones de videojuegos. La magia era un asunto serio y solemne, con peligros latentes por todos lados. Requería un particular tipo de fortaleza mental para tener éxito, y esa clase de gente es rara. Es aún peor en la era moderna, ya que estamos tan condicionados a buscar la gratificación instantánea y el ser mimados y consentidos todo el tiempo, que pocos de nosotros desarrollamos una verdadera fortaleza. Pero si es verdad que debemos experimentar dolor para desarrollar músculos físicos y resistencia, ¿por qué debería ser diferente con el poder mágico? 
   
Sin embargo, no tomes mi palabra – ni la de nadie – sin más. Trabaja duro, ponte a prueba e intenta ir más allá de los lugares en los que ya has estado. Entonces compruébalo para ver si es verdad. 


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


1 comentario: