sábado, 5 de agosto de 2017

Viaje Chamánico V - Preparándose para Viajar

Por Sandra Ingerman
(Traducido por Manon de Shamanic Journeying:
A Beginner's Guide)

Tradicionalmente, los chamanes crearon ceremonias y rituales en torno a sus viajes. Solo viajaban con intencionalidad y propósito. Se tomaban tiempo para prepararse cantando y danzando con el fin de aclarar sus mentes para poder volverse “un hueso hueco” – un verdadero instrumento para el poder del universo.
Cuando estés preparado para emprender tu primer viaje, asegúrate de que tienes una clara intención y propósito para el mismo. Incluso si solo quieres explorar el Mundo Inferior, el Mundo Intermedio o el Mundo Superior, asegúrate de que tienes claro que este es tu propósito. Si tienes una pregunta en mente, repítela varias veces. Si te acuestas y escuchas el tamborileo sin haber establecido una intención, es posible que tengas un poderoso viaje, aunque muchas personas informan de que cuando viajan sin una intención, sus viajes son confusos e inconexos. La clave para toda práctica espiritual – sea el viaje chamánico o la meditación – es la concentración. Es importante aprender a concentrarse durante tus viajes y no distraerse con el parloteo de la mente o las preocupaciones de la vida ordinaria.
Es importante para ti determinar cuando es el mejor momento del día para tu viaje. Necesitarás experimentar para encontrar los momentos del día en los que puedes concentrarte mejor – cuando estés relajado y tu mente sea clara, no cuando tu mente esté atestada con muchos detalles. Muchas personas informan de que el mejor momento para ellos es en la mañana antes de implicarse en sus vidas. Al final de la tarde no es en general un buen momento para viajar. La gente a menudo se queja de que sus viajes son fragmentarios y confusos durante este momento del día. Algunas personas prefieren viajar justo antes de ir a la cama por la noche. Yo puedo viajar en cualquier momento del día para un cliente, pero cuando viajo para mí misma, tiendo a tener los viajes más claros en la mañana antes de salir de ese tranquilo espacio posterior al sueño y entrar en mi vida diaria.
No hay creencia transcultural sobre qué tipo de dieta ayuda mejor al viaje chamánico. Es verdad que en muchas culturas los chamanes se adhieren a una dieta especial antes de hacer ciertas ceremonias y trabajo de curación. Tienes realmente que explorar qué funciona para ti en términos de alimentos que mejoren o disminuyan tu habilidad para enfocarte. Generalmente, encuentro que el alcohol interfiere con el mantenimiento de la concentración y el estar alerta en los viajes. También, si haces una comida pesada antes de viajar, tu cuerpo estará centrado en la digestión y podría serte difícil concentrarte y permanecer alerta. Algunas personas encuentran que la cafeína puede ayudar a su concentración en el viaje, aunque mi experiencia ha sido que un poco de cafeína ayuda a crear viajes lúcidos, pero demasiada puede “cerrar las cortinas” entre la realidad no ordinaria y tú.
Sugiero que encuentres un lugar cómodo y tranquilo para tu viaje, en el que no seas interrumpido. Desconectar tu teléfono será una precaución útil a tomar. Puedes viajar acostado o sentado. Recuerda que tendrás un viaje más nítido si estás alerta, así que podrías no querer estar demasiado cómodo ya que podrías quedarte dormido.
Una vez hayas establecido tu lugar, puede que quieras danzar, cantar, entonar o hacer algunos ejercicios de movimiento para hacer que el oxígeno se mueva a través de tu sistema. Esto también abrirá tu corazón y te ayudará a sentir una sensación de unidad con toda vida. El movimiento, la danza y el canto pueden ayudar a romper las barreras egoístas que pueden impedirnos tener un viaje nítido. Además, los espíritus se comunican con nosotros a través de nuestros corazones y en nuestros viajes “vemos” a través de nuestros corazones. Por lo que tomarse tiempo para respirar dentro de tu corazón para permitirle abrirse más completamente será beneficioso. Enseño a personas que tienen dificultades para concentrarse durante sus viajes a enfocarse en respirar profundamente a través de sus corazones, e informan de grandes éxitos al añadir esto a su práctica. Así que si pierdes tu concentración mientras estás viajando, o si sientes que no estás experimentando nada, asegúrate de que estás respirando a través de tu corazón. Sigue repitiendo la intención del viaje y lo que estás preguntando hasta que tu concentración regrese y estés de vuelta sobre el camino.
Una de las muchas definiciones de chamán es “uno que ve en la oscuridad”. Es mucho más fácil viajar en total oscuridad. Por lo tanto, algunas personas cierran las persianas y cortinas para oscurecer la habitación. También puedes usar una venda de algún tipo – tal como un pañuelo, bufanda o almohadilla para los ojos – para mantener la luz alejada de tus ojos. Haz cualquier cosa que sea más cómoda para ti.
Una vez más, toma algunas respiraciones profundas antes de empezar y durante tu viaje para facilitarte una experiencia nítida. Después, antes de que pongas el CD de tamborileo, clarifica tu intención. Repítela para ti tantas veces como necesites con elfin de estar enfocado y tener claro el propósito de tu viaje. Visualiza tu lugar de inicio en la naturaleza desde el que saldrás al Mundo Inferior o Superior. Si estás viajando por el Mundo Intermedio, visualiza el portal a través del que saldrás.
Recuerda que tienes completo control del sitio al que vas, a quien hablar y cuando regresar del viaje. El viaje no es como un sueño con ensueños en el que, a menos que hayas estudiado el sueño lúcido, no tendrás control de lo que está sucediéndote. Si estás teniendo una pesadilla, por ejemplo, estás atascado en la pesadilla sin una forma de terminarla. Este nunca será el caso durante el viaje chamánico.
Durante el mismo, puedes elegir ir al Mundo Inferior, el Mundo Intermedio o el Mundo Superior. Puedes elegir involucrarte en conversación con un espíritu o seguir adelante. No puedes, sin embargo, elegir qué espíritu ayudante se ofrecerá a ayudarte, aunque puedes tener la intención de querer reunirte con un espíritu ayudante en particular que ya hayas encontrado en un viaje anterior. Déjate sorprender.

El Rol del Tambor en el Viaje Chamanico

Transculturalmente, la mayoría de chamanes usa tamborileo monótono o rítmico para alterar sus estados de consciencia cuando viaja. También hay tradiciones que usan maracas, palos y campanas. En Australia los chamanes usan didyeridús y golpean palos. El pueblo Sami de Laponia y Noruega usa tambores o monótonos cantos llamados joiking. Los monótonos sonidos generados por estos instrumentos ponen al chamán en un estado alterado de consciencia, permitiéndole viajar con efectividad dentro de los mundos invisibles. 
Hoy hay instrumentos científicos que pueden medir la actividad cerebral durante los estados alterados de consciencia. Cuando estamos en un estado ordinario de consciencia, nuestras ondas cerebrales están en lo que los científicos llaman estado beta. Sin embargo, cuando escuchamos un tamborileo monótono, los científicos han descubierto que nuestras ondas cerebrales se hacen más lentas. Primero se enlentecen hasta el estado alfa, que señala el inicio del estado de meditación. Después nuestras ondas cerebrales se enlentecen incluso más, hasta el nivel theta. Este es el estado de ondas cerebrales en el que hacemos nuestro viaje chamánico – donde podemos explorar los mundos invisibles y tener contacto con nuestros espíritus ayudantes.
Es posible viajar sin un tambor, aunque crear el hábito al escuchar la percusión u otra música que te ayude a alterar tu estado de consciencia, te hará más enfocado y disciplinado en tu práctica chamánica. Puedes seguir recibiendo penetraciones intuitivas espontáneas durante el día, pero es importante crear una rutina dentro de tu práctica chamánica. Esto asegura que tus viajes estén claramente separados del resto de tu día.
Ciertas tradiciones chamánicas incluyen el uso de plantas psicotrópicas (alucinógenas), o lo que alguna gente llama hoy “plantas visionarias”. Hay muchas plantas psicotrópicas nativas del Amazona y otras partes de Sudamérica que los chamanes usan para curar o ayudarse a adivinar la guía para sus comunidades. También hay evidencia de que los hongos psicotrópicos y otras plantas son usados transculturalmente para dichos propósitos. Por supuesto, este es un tópico controvertido que ha sido largamente debatido entre los antropólogos.
No obstante, ya que los chamanes también han usado tradicionalmente los tambores, las maracas y otras formas de percusión en sus viajes, considero que el tamborileo y el traqueteo son el más efectivo, apropiado y fácilmente adaptable acompañamiento para nuestra cultura a día de hoy. Ya que seguimos confiando en la práctica del chamanismo para ayudar a solucionar los problemas de nuestro tiempo, debemos asegurarnos de que los métodos que usamos sean apropiados y seguros para la gente de hoy en día.
Aunque los chamanes tradicionales desarrollaron sus propios ritmos de tamborileo para apoyar sus viajes a la realidad no ordinaria, el Dr. Michael Harner descubrió que usar un toque de tambor es la mejor forma de enseñar a los principiantes a viajar. Por lo tanto, el CD adjunto usa un ritmo monótono. Durante los primeros doce minutos de la pista de tamborileo, empiezo haciendo un silbido o traqueteo durante unos pocos minutos, lo cual te ayudará a preparar el espacio. El silbido y el traqueteo son una forma de llamar a nuestros espíritus ayudantes. También hay pistas de tamborileo más largas que puedes seleccionar de: una pista de veinte minutos con dos tambores y una pista de treinta minutos con un solo tambor. Recomiendo que experimentes con cada pista para ver con qué cantidad tiempo de sientes más cómodo.


Haciendo un Tambor o Maraca

Es fácil hacer una maraca usando materiales domésticos ordinarios. Si coges algunos granos de maíz o pequeñas piedras y los colocas en un contenedor, tendrás una buena maraca. Querrás trabajar con materiales cuyos sonidos sean placenteros para ti y que no dañen tus oídos. Me gusta el sonido de los granos de maíz, y muchas de mis maracas en casa están llenas con maíz. Sin embargo, en caso de apuro, usaré un bote de pastillas o de vitaminas, cuyo sonido es igual de efectivo para apoyarme en mi viaje. También puedes salir a la naturaleza y encontrar cosas con las que hacer una maraca o tambor – de hecho, cualquier cosa puede llegar a ser sagrada con la intención.
Si decides comprar un tambor o maraca, querrás buscar un sonido que te sea placentero y te mantenga dentro de un estado alterado de consciencia. A algunas personas les gusta el tono bajo y a algunos un tono más alto. Todos los tambores y maracas suenan de forma diferente, así que asegúrate de probarlos antes de comprarlos.
Los cambios de tiempo pueden afectar drásticamente al sonido de un tambor que esté hecho con la piel de un animal. Por ejemplo, la humedad hará que la piel de un tambor se afloje, y no conseguirás un sonido claro. Tradicionalmente, los chamanes usaban un fuego tradicional para secar el tambor cuando la piel estaba demasiado floja para producir un buen sonido. Una moderna solución es usar un secador de pelo para secar la piel del tambor. Si tu clima es cálido y seco y la piel se estira, el sonido tendrá un tono muy agudo. En este caso, encontrar algún modo de humedecer la piel es importante.
El tambor que usé para la grabación del CD adjunto es un tambor Remo, hecho de FiberSkyn. Este es un tipo de material que se mantiene constante en cualquier tipo de clima. Dado que los tambores Remo no están hechos de pieles de animales, también son adecuados para las personas que tienen razones filosóficas para no querer un tambor de piel de animal. Aunque mi tambor está hecho de un material sintético, aun así tiene un fuerte espíritu que viene a la vida realmente cuando estoy tocándolo.
Te recomiendo que experimentes con diferentes ritmos y diferentes velocidades de tamborileo o traqueteo para ver cuál facilita el viaje con más fuerza para ti. Por ejemplo, algunas personas encuentran que necesitan un ritmo más lento, porque si no se sienten como si estuvieran corriendo en sus viajes. Si encuentras que un ritmo o velocidad te ayuda mejor que el tamborileo que aporto, puedes grabar tu propio tamborileo para usarlo mientras viajes. También te sugiero que experimentes con las diferencias entre escuchar el CD de tamborileo usando altavoces o auriculares. Algunas veces la gente informa de que unos u otros les ayudan a abandonar sus cuerpos y enfocarse con más efectividad.
El tamborileo puede ser bastante relajante, y podrías descubrirte cayendo dormido si empiezas el viaje cuando estás demasiado cansado para concentrarte. Si te duermes mientras estás viajando, no hay ningún peligro – de hecho, ¡solo despertarás sintiéndote renovado!

Regresando de tu Viaje

No querrás que te “saquen” de tu viaje. Sin embargo, el hecho es que nuestro entorno a menudo es ruidoso, y tenemos que aprender a trabajar con eso. Me he entrenado para no distraerme con los sonidos que suceden a mi alrededor cuando viajo. De hecho, decido ir más profundo en mi viaje cuando oigo un ruido por lo que no experimento el ruido como un obstáculo. Si me encuentro fuera y me siento desorientada, enfoco mi atención en el tamborileo y regreso a donde estaba en el viaje.
Retornar de un viaje tiene que ver con pura voluntad, intención y elección. Siempre puedes hacer otro viaje en otro momento si no acabaste consiguiendo toda la información que necesitabas o si quieres visitar otro reino en la realidad no ordinaria.
Durante el tamborileo, no te hablaré en ningún momento. No obstante, habrá un cambio en el ritmo que será tu señal de que es tiempo de retornar. Si quieres regresar antes de la señal de retorno, simplemente di “gracias” y “adiós” a quienquiera con el que estés dialogando y rehaz tus pasos de vuelta. Visualízate o experiméntate regresando a través de la misma ruta, saltando al punto de entrada que inicialmente usaste para entrar a la realidad no ordinaria. Regresa a la habitación donde estás acostado o sentado y quítate tus auriculares o apaga el CD de tamborileo. No tienes que esperar a la señal de retorno, no obstante, a muchas personas les gusta agotar el toque de retorno.
La señal de retorno empieza con cuatro conjuntos de siete toques cortos. Una vez más, di “gracias” y “adiós” a quienquiera con el que estés hablando. Incluso aunque no estés con un espíritu ayudante, di “gracias” y “adiós”. La razón para esto es que “adiós” señala a tu psique que algo ha terminado. Decir “adiós” te ayudará a sentirte más centrado cuando regreses de tu viaje. Recuerda que un chamán viaja a la realidad no ordinaria y vuelve a la realidad ordinaria con concentración y disciplina.
Después del cambio en el toque de tambor de cuatro conjuntos de siete toques cortos, oirás un toque rápido de aproximadamente un minuto. Durante este rápido toque de tambor, rehaz tus pasos de vuelta a tu lugar de inicio y a la habitación donde estás acostado o sentado. Después oirás una segunda serie de siete toques cortos, indicando que tu viaje ha acabado. Quítate con lo que tapes tus ojos si es que estás usando algo para ello, ábrelos y apaga el CD.
Después reflexiona tranquilamente sobre tu viaje, puede que desees tomar notas sobre tu experiencia. El consejo más importante que puedo darte es ser paciente con el proceso y compasivo contigo mismo. Nunca he encontrado una persona que no pudiera viajar. Sin embargo, he encontrado muchas personas que intentaron viajar muchas veces antes de que sintieran que algo estaba pasando. Te sugiero que mantengas la práctica – relájate, mantén la respiración en tu corazón, abre todos tus sentidos más allá de la simple consciencia visual, pon intención y con el tiempo, estarás viajando.
Desafortunadamente, vivimos en una cultura basada en la gratificación inmediata. No obstante, el viaje chamánico es una práctica espiritual para toda una vida que no tiene destino – no hay lugar donde debieras estar solo después de unos pocos viajes, o incluso después de toda una vida de viajar. Una vez tuve la oportunidad de reunirme con un chamán Ulcchi de Siberia cuando vino a Estados Unidos para trabajar con un grupo de estudiantes. Tenía noventa años cuando le conocí, y había empezado a viajar a los setenta. Todavía se llamaba a sí mismo “un bebé” en el trabajo. Este es un perfecto ejemplo de una genuina actitud de chamán hacia el trabajo del viaje chamánico que hemos empezado.
Una advertencia final: ¡Por favor, no escuches el tamborileo del CD adjunto mientras estés conduciendo! 


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace: