domingo, 16 de julio de 2017

Viaje Chamánico IV - Animales de Poder y Maestros

Por Sandra Ingerman
(Traducido por Manon de Shamanic Journeying:

A Beginner's Guide)

Conforme tu práctica de viaje chamánico profundice, te descubrirás encontrando muchos espíritus ayudantes diferentes. Hay dos tipos principales de espíritus ayudantes que los chamanes consultan y con los que trabajan en sus viajes: animales de poder, también conocidos como espíritus guardianes, y maestros con forma humana. Los animales de poder y maestros se encuentran tanto en los Mundos Inferior como Superior.
Típicamente, tendrás uno o dos animales de poder principales, espíritus guardianes o maestros que trabajarán contigo en una base continua en los asuntos esenciales de tu vida. Adicionalmente, algunos animales de poder y maestros compartirán lecciones específicas y habilidades contigo y después  se marcharán, apareciendo nuevos espíritus ayudantes para tomar su lugar. Con el tiempo, aprenderás a confiar en tus espíritus ayudantes – tanto los primarios como los temporales – para ayuda y guía. Te acompañarán en tus viajes a través de la vida.

Animales de poder y Espiritus Guardianes

En las culturas chamánicas, se cree que cuando nacemos, el espíritu de al menos un animal se ofrece a guiarnos y protegernos a lo largo de nuestra vida – este es nuestro animal de poder. Cuando una persona sabe conscientemente de su animal de poder, es posible comunicarse con él directamente y pedirle ayuda y guía dentro del viaje chamánico. Cuando una persona no es consciente de su animal de poder, aun así recibe apoyo invisible, aunque no puede ser consciente de él. Algunas personas informan tener   equipos completos de animales a su alrededor, pero es más común que cualquiera tenga uno o dos animales de poder principales, con otros espíritus ayudantes animales que son más periféricos.
Tu animal de poder representa a toda la especie del animal que está protegiéndote y ayudándote. Por ejemplo, no tienes al espíritu de un águila, canguro o ardilla específicos protegiéndote. Más bien tienes la protección del espíritu de toda la especie del águila, canguro o ardilla. Es muy común tener una criatura mitológica como animal de poder, tal como Pegaso o un unicornio. También puedes tener un animal extinto que se ha ofrecido como tu animal de poder, ya que el espíritu de una especie animal es eterno. Por lo tanto, no es infrecuente que alguien tenga un tipo de dinosaurio, como un estegosaurio, como su animal de poder. 
Hay muchos libros hoy en día, sobre el simbolismo espiritual de diferentes animales. Ya que el chamanismo está basado en la revelación directa, es mejor no confiar en la interpretación que haga otra persona de los animales que encuentres en tus viajes. Si no reconoces la especie del animal que encuentres, por su apariencia o comportamiento, podrás referirte a un libro fuente sobre animales con el fin de identificar al animal. Sin embargo, consultar a un libro sobre la simbología de un espíritu animal en particular, no te ayudará a descubrir la cualidades espirituales únicas que el animal te está ofreciendo. Para descubrir esa información, lo mejor es preguntar al animal directamente qué talentos, cualidades y apoyo te está aportando.
En mis talleres, a menudo oigo a estudiantes informar que en un viaje un elefante se les ofreció como animal de poder. Cuando se le pregunta qué tenía que enseñarles, muchos estudiantes me han dicho que el elefante contestó “Estoy intentando enseñarte a aligerarte”. No obstante, ¡no encontrará que el elefante represente un mensaje a “aligerarse” en ningún libro de simbología!
Recibí personalmente una enseñanza muy poderosa sobre esto a finales de 1980, cuando estaba haciendo un poco de viaje y enseñanza. A menudo, la gente que asistía a mis talleres y conferencias me traían un regalo. Sin embargo, hubo un periodo de tiempo en particular en el que recibí un fuerte mensaje a través de una serie de regalos que al principio no entendí. Para empezar, llegué a un taller y recibí dos regalos que representaban una lechuza – una pluma de lechuza y un fetiche de lechuza. Los fetiches vienen de la tribu Zuni y son estatuas mínimamente talladas en imbuidas con el poder de un animal en particular.
Pensé que era extraño recibir dos regalos que pertenecían a la lechuza, ya que nunca había dicho que la lechuza fuera un espíritu ayudante para mí. ¡Pero ese era solo el principio! Durante el siguiente mes, regalos que representaban a la lechuza seguían apareciendo. El bombardeo de regalos lechuza culminó con una máscara de lechuza hecha a mano, que uno de mis estudiantes había hecho para mí. Obviamente había un mensaje en esto, pero no sabía cuál era.
Viajé para reunirme con mi principal espíritu guardián, con el que he estado trabajando desde 1980. Le pregunté que por qué tanta gente me estaba dando regalos asociados con la lechuza y por qué la lechuza estaba llegando a mi vida. Respondió que la lechuza no solo ve en la oscuridad sino también tiene un tipo particular de radar que pronto necesitaría. Después el viaje acabó abruptamente. Como los viajes ocurren fuera del tiempo, la palabra “pronto” puede estar lejos en el futuro distante, así que no creí que la razón de que la lechuza estuviera llegando a mi vida fuera a ser revelada en un futuro cercano.
Un par de semanas después, estaba dando un taller en St. Louis. El taller terminaba en la tarde del domingo y tenía clientes  por venir a sesión conmigo temprano en la mañana del lunes en Santa Fe, así que tenía que tomar un vuelo de regreso a casa bastante tarde. En un punto durante el vuelo, todas las luces se apagaron en la cabina del avión y la tripulación empezó a pasar de arriba a abajo por los pasillos llevando linternas. Asumí que trataban de permitir a los pasajeros dormir.
Poco después de eso, el piloto hizo un anuncio diciendo que apostaba que todos estaríamos preguntándonos qué estaba ocurriendo. Yo, realmente, no lo había estado pensando en absoluto, pero ahora estaba repentinamente muy alerta. Dijo que nuestro avión tenía un cortocircuito eléctrico y que no teníamos luces – ni dentro de la cabina ni fuera del avión. Además, estábamos a punto de volar a través de una tormenta eléctrica y no teníamos radar que nos ayudara a guiarnos a través de ella.
Inmediatamente pensé en todos los regalos relacionados con la lechuza que había estado recibiendo, y la respuesta que me habían dado en mi viaje unas pocas semanas antes cuando mi espíritu ayudante dijo que la lechuza tenía un particular tipo de radar que iba a necesitar pronto. Afortunamente, el avió aterrizó de forma segura sin ningún problema y tuve la certeza de que la presencia de la lechuza fue parte de la razón de que llegáramos seguros esa noche. Fue una profunda enseñanza sobre cómo el universo cuidaba de mí anticipando la ayuda que necesitaría y proveyéndola para mí.
Ahora bien, si hubiera consultado uno de los libros populares de simbología y mirado el significado espiritual de la lechuza, probablemente habría encontrado algo sobre transformación – pero ciertamente no habría sacado nada sobre el radar, o que iba a necesitar este talento específico de la lechuza en un futuro no distante. Lo que aprendí es que cuando no nos dirigimos a nuestros propios viajes para encontrar el significado de nuestros animales de poder y sus mensajes, a menudo perdemos las lecciones únicas que nos están ofreciendo. Por lo tanto, es importante no mirar a otros para interpretar las lecciones espirituales asociadas con tus animales de poder – eso es algo entre tu animal de poder y tú. También, que lo que tienen que ofrecerte puede no ser congruente con tus nociones preconcebidas sobre sus habilidades y capacidades particulares.
También es importante ser consciente de tus ideas sobre la cantidad de poder que tienen los diferentes animales. He visto a personas en talleres disgustarse porque tienen una ardilla como animal de poder en lugar de algo que piensan como más fuerte y poderoso, como un oso o águila. No obstante, en la realidad no ordinaria, una especie de animal no tiene más poder que otra. Todos los animales de poder tienen poder extremo, y cada uno tiene únicas y a menudo inesperadas lecciones que enseñarnos. Un ratón tiene tanto poder como un león, pero cada uno tiene algo muy diferente que enseñarnos.
Los árboles y seres como los elfos y seres feéricos también pueden ser espíritus ayudantes. Ya que los espíritus de los árboles y de los seres como los elfos no son animales, en su lugar los llamamos espíritus guardianes. Las plantas generalmente no se consideran espíritus guardianes, pero son usadas por los chamanes alrededor del mundo por sus propiedades curativas.
En las culturas chamánicas, la vida de la comunidad era muy importante. El proceso de individuación que vemos tan importante en nuestra cultura hoy, no era tan importante en las culturas indígenas ya que cada individuo necesitaba contribuir a la comunidad para asegurar su supervivencia. En algunas culturas, las personas pertenecían a ciertos clanes en los que un animal de poder se ofrecía a ayudar a todo el grupo o comunidad de personas. Igualmente, durante mis viajes para otros, he descubierto que las parejas, familias e incluso organizaciones y empresas a menudo tienen un animal de poder que las apoya en la realidad no ordinaria.
Ocasionalmente, he descubierto en viajes que algunos mamíferos pueden demostrar conductas amenazantes con el fin de mostrarte cuánto poder tienen. No es infrecuente encontrar un oso como un animal de poder que se levanta de una manera amenazante con el fin de expresar su poder. Si eso ocurre, sugeriría que preguntes al oso qué tiene que enseñarte sobre la fuerza y el poder.
Hay una fuente de confusión respecto a la apariencia de los animales en los viajes a la que me gustaría dirigirme – animales que tienen veneno y normalmente pican, envenenan o muerden a las personas. Insectos como las hormigas, las abejas y las arañas pueden ser animales de poder, aunque si los percibes plagando una zona del cuerpo, pueden estar apuntando a una enfermedad. Por ejemplo, cuando un chamán entra en un estado alterado de consciencia y mira dentro del cuerpo de su cliente, podría ver un reptil mostrando sus colmillos, o un enjambre localizado de hormigas. De forma similar, serpientes, lagartos y dragones pueden ser animales de poder, pero si muestran sus colmillos o te sisean, esto puede ser un signo de enfermedad. Hay excepciones cuando la mordedura de un animal está destinada a transmitir poder. Por ejemplo, cuando encontré por primera vez a la cobra blanca, que es uno de mis espíritus ayudantes, me mordió en el cuello; esta fue su forma de compartir su poder y transmitirme sus energías curativas. He encontrado a otros viajeros experimentados que han tenido la misma experiencia con la cobra. La distinción importante a hacer es, que el animal que se te haya aparecido esté mostrándose como un verdadero ayudante. Por ejemplo, algunas personas tienen una gran araña amistosa como animal de poder. Sin embargo, esto es bastante diferente de ver miles de arañas pululando por el hígado de alguien.
En el viaje chamánico, tu intención permite a los espíritus saber lo que estás pidiendo que se te muestre. Cuando te embarcas en un viaje en el que tu intención es encontrar a un animal de poder o espíritu guardián, eso es lo que se te mostrará, no enjambres de insectos. Cuando el chamán viaja con la intención de que se le muestre la identidad espiritual de una enfermedad, algunas veces insectos o reptiles mostrando sus colmillos aparecerán, alertando al chamán de la localización de la enfermedad en el cuerpo del cliente.
Una cosa final a tener en cuenta es que no querrás alardear de la identidad de tu animal de poder. Como se dijo antes, en el chamanismo cuando fanfarroneamos de nuestro poder, lo perdemos.

Maestros en Forma Humana

Los otros tipos de espíritus ayudantes con los que trabajan típicamente los chamanes, son llamados maestros en forma humana. En una sociedad chamánica tradicional, estos serían dioses y diosas de dicha cultura, así como espíritus ancestrales. Hoy en día, la gente también encuentra una variedad de otros maestros, incluyendo figuras religiosas tales como Jesús, María o Buda. Algunas personas encuentran figuras históricas inspiradoras tales como Einstein o Hildegard von Bingen. Muchas personas informan tener como maestro a un pariente fallecido, como una abuela o abuelo. Otros trabajan con dioses y diosas, tales como Isis, Osiris y Hermes.
Es importante estar abierto a las muchas formas de maestros que se te presenten. Por ejemplo, podrías encontrar una niña pequeña presentándose a sí misma como una maestra para ti. O cuando estás viajando sobre un asunto, podrías encontrar un reflejo de ti que se te presenta, significando que tienes que ser tu propio maestro respecto a un asunto particular.
He tenido el mismo espíritu guardián principal desde 1980, pero he encontrado otros espíritus ayudantes que me apoyan con diferentes asuntos de mi vida por un tiempo y después se van. También hay animales de poder a mi alrededor que me ayudan y aportan un apoyo general, pero con los que no me comunico de forma regular. También he tenido diferentes maestros que han aparecido en forma humana, aunque mi principal maestra es Isis, a quien encontré por primera vez en 1986 mientras estaba en búsqueda de una visión.
Mi espíritu guardián es quien hace curación chamánica durante mis viajes para otros. También me ayuda a responder preguntas de mi vida personal. Isis me responde preguntas personalmente, y también me ayuda cuando escribo mis libros, cuando estoy enseñando en los talleres y mientras estoy dando charlas y conferencias.
Como con los animales de poder, los maestros son una fuente de curación y sabiduría en nuestras vidas. Por ejemplo, Nancy, una de mis estudiantes, tuvo una curación muy profunda a través del trabajo en curso con su maestro. Había experimentado abuso de pequeña y sufría de depresión, por lo que estaba tomando medicación. Cuando empezó a viajar, encontró a su maestro, que era el Rey Jacobo IV de Escocia. Ya que Nancy era maestra de escuela, decidió hacer un poco de investigación para saber sobre la vida del Rey Jacobo. Encontró muchos libros sobre su vida, y a través de su investigación descubrió que el Rey Jacobo de pequeño había sido objeto de abuso por su padre. Se enteró de que se había sanado a sí mismo y superado sus tempranos traumas y se dio cuenta de que ella también podía curarse. A través de la lectura de su historia y de viajar a él, Nancy finalmente dejó atrás su pasado y se ha liberado de la depresión dejando los antidepresivos desde hace años.
Otra estudiante, Isabel, estuvo planeando irse de vacaciones con su marido a Hawai. Viajó a su maestro y le preguntó si había algo que necesitara saber antes de irse de viaje. Su maestro le dijo  que llevara una cuerda. Isabel estaba comprensiblemente sorprendida por esta respuesta, ya que no estaba planeando ir de mochila o a subir una montaña a Hawai. Le contó a su marido y a algunos amigos el consejo que había obtenido en su viaje, y solo se rieron, pero ella decidió llevar una cuerda de todos modos y la puso en su mochila. Mientras estaba en Hawai, Isabel fue de caminata por un sendero popular con su marido en una zona en la que había llovido mucho, provocándose varios deslizamientos de tierra. En un punto del sendero se resbalaron y quedaron atrapados e Isabel usó la cuerda para subir hasta zona segura.
Similar a la forma en la que la lechuza entró en mi vida antes de que necesitara su ayuda, aquí hay un ejemplo de cómo un espíritu ayudante dio consejo para proteger a alguien de un futuro evento. Estas experiencias nos muestras que nuestros espíritus ayudantes nos quieren y cuidan de nosotros. 

Relacionándote con Tus Espíritus Ayudantes

Los animales de poder, espíritus guardianes y maestros son conocidos como espíritus ayudantes. Algunas veces tus espíritus ayudantes se mostrarán ante ti como cansados o enfermos. Es importante recordar que son espíritus – no están cansados ni enfermos. Podrían estar interpretando tu estado físico o emocional. También podrían estar poniéndote a prueba para ver si les ofreces ayuda o amor. Es una muestra de lealtad y compromiso cuidarles a ellos a la luz de todo lo que ellos te dan.
Los animales de poder y espíritus guardianes no se vuelven celosos los unos de los otros. Algunas veces en un viaje podrías ver a dos de tus animales de poder luchando. Es importante recordar que son espíritus y cuando se muestran en un viaje  luchando el uno con el otro, lo más probable es que estén interpretando algo que pasa en tu vida y que necesitas ver. Pregúntales qué están intentando comunicar a través de su comportamiento para que puedas recibir la lección que han destinado para ti.
Es importante encontrar un animal de poder o espíritu guardián en el que puedas confiar, para que sea tu guía a través de tus aventuras en la realidad no ordinaria y que pueda responder a tus preguntas. Si ves o sientes a un espíritu y no estás seguro de que sea un ayudante para ti, deberías evitarlo, igual que rodearías a un reptil o insecto con el que no quisieras interactuar mientras estás de senderismo por los bosques. Viajar es muy seguro y es importante saber que siempre tienes el completo control del lugar al que viajas y con qué espíritus interactúas.
Clásicamente, los chamanes se unirían con sus animales de poder y maestros a través del canto y danza rituales. Se considera una ofrenda generosa invitar a nuestros espíritus ayudantes a moverse a través de nuestros cuerpos, ya que están desencarnados y son incapaces de experimentar el placer de la realidad física por sí mismos. Esta práctica es una vía para que los chamanes conecten con el poder de sus espíritus ayudantes y para honrarles permitiéndoles “danzar a través” de sus cuerpos.
Recomiendo que explores la mejor forma de honrar a tus espíritus ayudantes a tu propia manera. Haciéndolo así, descubrirás que permanecerán contigo más tiempo que si ignoraras su presencia y sus intentos por ayudarte en tu vida espiritual. Una forma de honrarles es escribir un poema sobre ellos o dibujar un cuadro de ellos. Algunas veces, cuando viajo a la realidad no ordinaria, llevo a mis espíritus ayudantes una cesta de pícnic y les doy de comer. Durante uno de estos viajes, mi intención simplemente es darles las gracias y no les hago ninguna pregunta, ni pido su ayuda. Esta es mi forma de decir “gracias” por toda la ayuda que me han dado durante mis veinte años de hacer viajes.
No hay acuerdo transcultural sobre lo apropiado o no de compartir la identidad de tus espíritus ayudantes con otros. En algunas culturas, todos en la comunidad conocen la identidad de los espíritus protectores de cada persona. Sin embargo, te sugeriría que viajes a tus espíritus ayudantes y les preguntes personalmente lo que ellos sienten que es mejor. He descubierto que algunos de mis espíritus ayudantes dicen que está bien compartir su identidad con el público, y escribo y hablo sobre ellos en mis conferencias, pero mi animal de poder principal me ha dicho que es mejor guardar para mí su identidad. Por otra parte, algunas veces será beneficioso compartir la identidad de tus espíritus ayudantes con el fin de explicar tu práctica espiritual a otros, pero te recomiendo que primero le pidas permiso.
Los animales de poder y maestros viven tanto en el Mundo Inferior como Superior. Puedes hacer viajes exploratorios como parte de tu práctica chamánica para encontrar diferentes animales de poder y maestros en diferentes niveles de los Mundos Inferior y Superior. Los animales de poder y maestros pueden viajar entre los mundos y pueden acompañarte en tus viajes chamánicos dondequiera que vayas. También puedes llamarles en el Mundo Intermedio cuando sientas que necesitas su protección o ayuda.
Por ejemplo, digamos que te sientes nervioso por tener que ir a una difícil reunión. Con una clara intención, llama a tus animales de poder y maestros y pídeles que estén contigo durante la reunión para ayudarte, guiarte y disminuir tu ansiedad. O, si vas a conducir por una autopista y te sientes nervioso, puedes llamar a tus espíritus ayudantes y pedir su protección para ayudarte a llegar seguro a casa.
Yo uso esta técnica en gran medida en mi vida día a día. Por ejemplo, soy una nerviosa viajera en avión – y dedico mucho tiempo a viajar por aire. Cuando me subo al avión, hago una meditación silenciosa particular para ayudarme a sentirme más a gusto. Silenciosamente pido que todos mis animales de poder, maestros y espíritus ayudantes se unan a mí en el avión para garantizar un vuelo seguro y sin problemas todo el viaje hasta mi destino. También pido que los animales de poder, maestros y espíritus ayudantes de la tripulación y los demás pasajeros vengan con el fin de crear un vuelo seguro y sin problemas para todo el mundo. Desde una perspectiva chamánica, todo está vivo y tiene un espíritu – así que también llamo a los animales de poder y espíritus ayudantes del avión para que estén presentes y garanticen un vuelo seguro.
Nuestra relación con nuestros espíritus ayudantes también nos aporta protección del fenómeno común del agotamiento. Energéticamente, cuando entramos en estrecho contacto con otras personas, puedes “recoger” sus sentimientos y pensamientos. Puede incluso que haya alguien que “tire” de tu energía porque está en necesidad de apoyo o ayuda. El chamanismo nos da formas de estar completamente presentes con alguien sin cargar con su sufrimiento a nivel energético – lo que puede conducir al agotamiento así como a la enfermedad. En esta situación, una clásica práctica chamánica es pedir silenciosamente que tu animal de poder o maestro te llene con poder y refuerce tus barreras antes de encontrarte con alguien que esté en necesidad. De esta forma, no estarás abierto al intercambio invisible que ocurre a nivel energético, donde el material de otro se te transfiere a ti. También puedes usar este método antes de andar por una habitación o calle atestada de gente, con el fin de permanecer energéticamente intacto.
Esta técnica de llamar a tus espíritus ayudantes al Mundo Intermedio no es lo mismo que empezar a viajar en medio de tu día – o cuando estás implicado en tu vida ordinaria. Hay momentos en los que es apropiado viajar y momentos en los que no. De hecho, los chamanes tradicionales realizan ceremonias y rituales antes de viajar y son muy prudentes respecto a cuando eligen viajar a la realidad no ordinaria para contactar con sus espíritus ayudantes. Las personas que no pueden seguir la disciplina de entrar y salir deliberadamente de la realidad no ordinaria, no están practicando el chamanismo – están entrando al  mundo de la psicosis. Las personas psicóticas no saben en qué mundo están. En contraste, el viaje de un chamán siempre es deliberado, decidido e intencional. 
Descubrirás conforme empieces a practicar el viaje de forma regular, que los espíritus ayudantes con los que trabajas puede aportarte todo tipo de ayuda. Por supuesto que debes aceptar la responsabilidad de las elecciones que haces en tu vida. Tus espíritus ayudantes no lo harán todo por ti. No obstante, descubrirás que realmente pueden apoyarte mientras sigues avanzando en el sendero de tu alma.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario