domingo, 19 de febrero de 2017

Robando el Fuego del Cielo VII

Por Stephen Mace
(Traducido por Manon de Stealing the Fire from Heaven)

XII. El Alfabeto del Deseo

El dibujo automático fue una de las principales herramientas mágicas de Spare, pero esto es natural ya que él en primer lugar y principalmente era un artista, tanto de profesión como por predilección. Una persona con menos talento artístico podría no ver el dibujo automático tan atractivo como para querer tomarlo en serio. Un hechicero más verbal podría sentirse más feliz si se especializara en la escritura automática, enseñando a su inconsciente a enviarle sílabas pertinentes a través de sus dedos escribiendo libremente, expresando sus profundos poderes a través de nombres, hechizos y mantras resultantes. Y un hechicero músico podría descubrir potentes ritmos, melodías y rimas jugueteando con su instrumento mientras visualiza su sigilo. Lo importante para el ego es quedarse fuera, dando al inconsciente reino libre para así poder hacer su significado perfectamente claro.

El dibujo automático, no obstante, tiene otro propósito, uno importante incluso para aquellos de nosotros cuyas limitaciones artísticas nos impiden algo más sofisticado que garabatear. Dicho de forma simple, el dibujo automático es la mejor herramienta que podemos usar para empezar a diseñar nuestro alfabeto del deseo.

El “alfabeto del deseo” es el nombre que Spare da a la colección de símbolos o “letras sagradas” que todo hechicero que persista con este método debe al final diseñar. Cada “letra” (realmente una ideografía) representa un poder, o como Spare lo llamaba, un “principio Sexual”(1), una estructura inconsciente o una variedad de energía que el hechicero reconoce o desea reconocer dentro de su psique profunda. La letra actúa como una forma de designar la naturaleza de esta fuerza, incluso mientras la mente racional se deja en la oscuridad. Animando a su psique profunda a diseñar este alfabeto, el hechicero crea su propio sistema personal de símbolos, imágenes compactas que puede usar para invocar al poder para cambiar su consciencia o cargar sus sigilos. Y ya que estos glifos vienen directamente del propio inconsciente del hechicero, están mucho más íntimamente conectados con él que los símbolos de los sistemas tradicionales, haciéndole más fácil elevar los poderes para hacer su trabajo.

Al principio, el hechicero encontrará sus letras casi por accidente. Digamos, por ejemplo, que desea simbolizar la relación del individuo con el Absoluto. Para este fin escribirá su deseo en una sentencia compacta, convirtiéndola en un sigilo alfabético, lo cargará y después empezará a crear dibujos automáticos mientras se concentra en las imágenes. Conforme hace dibujo tras dibujo verá varios seres y escenas dentro de las líneas, algunos preñados de significados apropiados, otros más bien banales. Finalmente, sin embargo, verá una figura que tipifica el juego de poder que desea significar, y esta será la base de su letra. Esta figura probablemente será lineal, como un carácter en un alfabeto, y puede encontrarla en todo lugar en la red de líneas que es el fundamento de su dibujo. Puede estar en el tocado de una mujer, en el encuentro de dos rostros, o como parte de una maraña de líneas por lo demás sin sentido. Lo que debe hacer es resaltarlo tan a propósito como pueda y extraerlo del dibujo como totalidad, refinándolo hasta que sea una letra utilizable.

En esto, no obstante, hay algún peligro. El inconsciente es muy sensible a los símbolos que él mismo diseña, y  por ello el hechicero debe asegurarse de que cualquier carácter que use, signifique lo mismo para su inconsciente que para su ego.

Por ejemplo, recuerdo una vez en la que yo estaba intentando simbolizar un poder en particular y mi atención estaba adherida a este arreglo de líneas (Glifo 1). Parecía apropiado, pero no lo bastante unificado, así que lo redibujé como esto (Glifo 2) y también como esto (Glifo 3). Por lo que tenía que elegir.


Al principio escogí (Glifo 3). Quizá atrajo a mi innato sentido de la agresión. Desafortunadamente, en pocas horas la agresión se infló en arrogancia, después se colapsó en vergüenza. Una consulta con el I Ching me puso en lo correcto. (Glifo 2) estaba bien, (Glifo 3)

Era pura arrogancia.

Así descubrirás lo útil que es estar bien entrenado con el I Ching, Tarot o algún arte similar, para ser capaz de obtener una evaluación independiente de lo que tus letras representan realmente. Por supuesto que la competencia en la adivinación solo viene a aquellos que trabajan con ella durante varios años, pero de todas formas debería llevarle a alguien que acaba de empezar con la magia varios años alcanzar la fase de las letras sagradas. Que todo neófito, entonces, se asegure de dedicar una porción de su creencia libre a ganar habilidad con los oráculos. No se arrepentirá.

Otro punto de precaución: asegúrate siempre de complementar cualesquiera poderes que simbolices con sus necesarios opuestos, esto evitará que tu lenguaje personal crezca demasiado desequilibrado. Si descubriera mi letra para el poder de la 'Victoria en el Conflicto' y me adelantara a usarla en la hechicería sin encontrar primero las letra para 'Equilibrio' y 'Perspectiva', la preponderancia de la energía Marcial podría destruirme. Mi gran interés en ella podría hacer que saliera de mi inconsciente y se manifestara en mi experiencia. Sin las otras para equilibrarla, yo estaría en peligro de una obsesión seguida por el desastre personal.

Por la misma razón, si una persona está sesgada de alguna forma, digamos por preferir el 'intelecto' a la 'emoción' o la 'intuición' (o cualquier otra cosa –las palabras fallan), entonces debería asegurarse de que estas tendencias no distorsionen su alfabeto del deseo. Incluso aunque difícilmente las use alguna vez en esta encarnación, las letras para emoción e intuición deberían estar ahí, por si acaso, y recordarle también que es un especialista y todo no es un asunto de lógica.

Por supuesto, los sistemas tradicionales dirigen el problema de las tendencias insistiendo en que sus estudiantes asimilen un amplio espectro de símbolos, equilibrados estos en un esquema geométrico como el Árbol de la Vida o la Rueda de los Cielos. Que la técnica que ofrecemos en Robando el Fuego del Cielo no puede asegurar dicho equilibrio, lo admito, es su gran punto débil, porque el peligro de la unilateralidad psíquica es muy real cuando trabajas una magia solitaria como lo es esta. La única solución que puedo ofrecer es que aprendas un sistema como la Qabalah en un sentido intelectual, entiendas las bases que tratas de cubrir, y después te asegures de cubrirlas todas por ti mismo (de una forma u otra) mientras haces evolucionar tu alfabeto del deseo.

La Qabalah también sirve como un tipo de lingua franca entre los ocultistas, y como es la base simbólica para el Tarot, una herramienta digna para la adivinación, si no tienes la intención de marcar el Árbol de la Vida en tu aura, aun así es digna de estudio.

(1) Uno de los aforismo de Spare era que “Todas las cosas fornican todo el tiempo”.

------------------------------------------


Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



3 comentarios:

  1. Ante todo agradeceros y felicitaros por este gran y enorme trabajo.

    "Para este fin escribirá su deseo en una sentencia compacta, convirtiéndola en un sigilo alfabético, lo cargará y después empezará a crear dibujos automáticos mientras permanece sobre esta figura"

    Una duda.
    Quiere decir que se harán los dibujos literalmente sobre el sigil, o que se haran aparte concentrandose en el sigil? Tal vez sea una duda tonta, pero eso no lo entendí.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, respecto a la creación del alfabeto del deseo, el autor lo expresa de una forma un poco vaga, así que para mejorar la comprensión de la traducción, la he modificado un tanto y con dicho cambio, creo que te quedará resuelta la duda por compelto.

      Un saludo.

      Manon

      Eliminar
  2. Perfecto. Muchas gracias!

    ResponderEliminar