viernes, 1 de abril de 2016

Venciendo a Apep: Ciclos

por Setemheb
Traducido por Shaagar Snekkerson

(El presente artículo es la tercera y última parte de la serie iniciada con: Venciendo a Apep, cuyos enlaces se incluirán al final de este artículo)




La Indianápolis 500 es una carrera de 500 millas (805 km.). Se realiza con coches de alto rendimiento diseñados para aguantar la duración de la prueba y pueden alcanzar unas velocidades entre 290 y 370 km por hora durante, más o menos, unas 3 o 3,5 horas. Hacer esto somete a una tremenda presión tanto a la estructura del coche como al cuerpo y a la atención del piloto. Es por ello que no pueden ir a toda máquina. En vez de eso, el piloto ha de conocer sus limitaciones y las de su vehículo y dirigirse periódicamente a boxes donde el equipo reajusta su coche y él mismo hace una pequeña pausa para recuperar su enfoque y mantener la atención. 

Mientras que tu Obra Vital no puede moverse a las mismas velocidades que un piloto de carreras, también requiere ser consciente de tus limitaciones y de que las habilidades mantengan su enfoque y atención. La información concerniente a esto ha sido ampliamente estudiada y publicada, aunque la mayoría de la humanidad se comporta sin ningún conocimiento de los ciclos. Las personas se fuerzan más allá de sus limitaciones, perdiendo el enfoque y la atención y quedan sujetos a un gris espejismo sin dirección. Cuando estos ciclos son conocidos pueden usarse para dirigir el esfuerzo con plena atención hacia tu Victoria, así como para recuperarse del esfuerzo. 

Antes de tratar los ciclos específicos a los que estás sujeto, me gustaría hablar acerca del estrés. Identificado por Hans Selye (1907-1982) en 1926, es definido generalmente como cualquier desafío a la operatividad de un organismo o entidad ya sea debido a circunstancias externas o a presiones internas. Puede ser dividido en dos categorías: eustrés y distrés. 

La primera es una forma de estrés que es beneficiosa para un organismo. El desafío ejercido por fuerzas externas conduce a adaptaciones del organismo que fomentan la salud general. Esto lo experimentarás como esa sensación de excitación instantánea y renovación emocional que se produce al subir a una montaña rusa, tú habrás experimentado un tipo de eustrés. Además, el eustrés de diferentes tipos puede conducir a crecimiento y desarrollo y, de hecho, es el único modo de hacer crecer y desarrollar tu sistema musculoesquelético y otros sistemas biológicos como adulto. 

El distrés es una forma de estrés que es perjudicial para un organismo. El desafío ejercido por fuerzas externas conduce a adaptaciones orgánicas que disminuyen el crecimiento, pueden generar tensión y en, casos extremos, la muerte. En tu caso, si has sido amenazado física o psicológicamente, has experimentado distrés. Si el daño ha sido continuado o el estrés ha sido llevado más allá de los límites en los que promueve el crecimiento, has sufrido distrés. 

El organismo humano está sujeto a tres tipos generales de ciclos, con cientos de ciclos potenciales de un tipo específico. Estos ciclos generales son denominados Ultradianos, Circadianos e Infradianos. 

Los ciclos Ultradianos son aquellos que ocurren en periodos menores de 24 horas. Ejemplos de ello son la circulación sanguínea y la digestión. 

Para nuestro propósito el ciclo Ultradiano más importante es la capacidad de la mente humana de centrarse en una única tarea. Al respecto se han llegado a observar ciclos de entre 90 y 120 minutos. Si trabajas en un proyecto dado durante ese periodo de tiempo puedes hacer algo con gran enfoque y atención. Si, de todas formas, vas más allá de esa barrera de 90 a 120 minutos, tus capacidades cognitivas se desplomarán precipitada y, dependiendo de lo que hagas, peligrosamente. 

La mayoría de la gente cuando alcanza este límite acude a los estimulantes para intentar superarlo. La cafeína y la nicotina son las dos maneras legales más comunes de hacerlo, habiendo una diversa variedad de modos ilegales que también son empleados. Irónicamente la manera más fácil de superar los efectos de este ciclo es simplemente, dejar a un lado la tarea por completo y desocupar la mente durante 10 o 20 minutos. 

A un nivel práctico esto significa centrar tu esfuerzo en el conscientemente diseñado pedazo de tiempo de entre 90 y 120 minutos. No obstante, muchos han encontrado ideal un ciclo de 40 o 50 minutos de ejecución seguidos de 5 o 10 minutos de desconexión. Ocupar bloques de tiempo de este modo seguidos de 20 a 30 minutos de desconectar de las distracciones por medio de dar un paseo, escuchar música, dar una breve cabezada o comer algo, potencia este uso de los ciclos ultradianos aún más. Las pausas más largas pueden ser usadas para las comidas principales. 

Los ciclos circadianos son aquellos que se dan en ciclos de aproximadamente 24 horas. El más importante de estos es el del sueño. 

El sueño es el único periodo de tiempo en el que tu cuerpo puede recuperarse de las actividades que ha acometido. Durante el mismo, los cambios hormonales permiten el crecimiento y desarrollo del sistema musculoesquelético en respuesta al estrés. Igualmente, el sistema nervioso central se reconecta a sí mismo para crear conexiones más fuertes (mielinización) y genera nuevas células (neurogénesis) en respuesta a dicho estrés. 

La duración específica del sueño tiende a variar mucho entre individuos. Mientras que la sabiduría popular sugiere 8 horas, hay muchos que puede sobrevivir y desarrollarse adecuadamente con mucho menos, o durmiendo en bloques más cortos y frecuentes. Sin importar la duración del sueño que desees, te beneficiarás de diseñar escrupulosamente tu entorno de sueño todo lo que te sea posible. Una ausencia casi total de luz, sonido y una cama confortables son ideales. En situaciones en las que no tienes pleno control sobre ello, las mascarillas y los tapones de los oídos pueden ser útiles. La experimentación y la reiteración serán las claves para encontrar lo que mejor te funciona. 

Uno de los beneficios de ser más consciente de tu sueño es que resulta más fácil involucrarte con ellos. Los sueños, al menos en parte, son cómo tu cerebro procesa sus experiencias y las integra en nuevas formas. Una amplia variedad de tradiciones Iniciáticas los han usado como un medio de dirigir este esfuerzo por parte del cerebro e intervenir con la realidad mucho más plástica del reino de los sueños. Aunque un amplio tratamiento de estos métodos está más allá del ámbito de este artículo, se aconseja una cuidada experimentación . 

Los ciclos Infradianos son aquellos que requieren más de 24 horas para producirse. El ejemplo clásico es la menstruación femenina, aunque hay docenas de ciclos creados por la biología y la cultura. 

De los ciclos culturales el más útil es el de la semana. En la medida de lo posible diseña tu agenda semanal de modo que por un día, sea este de 12 o de 24 horas, estés completamente desconectado de distracciones externas e informaciones innecesarias procedentes de los medios de comunicación. Esto permitirá que tu mente clasifique sus contenidos y que tú reconectes contigo mismo, con los otros a tu alrededor y con tu entorno. 

El siguiente ciclo infradiano en importancia es el del año. También en la medida de lo posible trata de pasar una o dos semanas al año apartado de tu ciclo regular de actividades, entreteniéndote, viajando y explorando. Para muchos setianos esto incluirá la participación en su Cónclave, incluyendo días antes o después del evento. Cuando sea posible considera también unas vacaciones adicionales que sean diseñadas puramente por ti y que reflejen tus intereses y objetivos últimos. El último ciclo infradiano del que necesitas ser consciente es el de tu propio ciclo vital. Como setiano, eres un adulto plenamente desarrollado, y necesitarás diseñar una forma de eustrés que promueva tu crecimiento y desarrollo continuos. Se consciente de cómo lo que haces en el momento presente creará la vida que deberás vivir con posterioridad, tanto con lo que escoges hacer como con lo que evitas. Platón escribió que el propósito de la Filosofía era entrenar para la Muerte. Crea tus semillas en relación a este ciclo sobre hallar a la Muerte con tus propias condiciones y con las mejores experiencias para prepararte para ello.

Estos son los enlaces a los artículos que componen esta serie:
Este texto ha sido traducido a partir del artículo original que se halla en el siguiente enlace: