domingo, 28 de agosto de 2016

Magia Onírica: Sueño Lúcido, Magia del Caos y Evocaciones Oníricas

Por Anousen Leonte
(Traducido por Manon de Dream Magick: Lucid Dreaming, Chaos Magick and Dream Evocations)

Introducción

A menudo me he preguntado por el papel de la magia en los sueños, de los sueños en la magia, y la relación entre ambos aspectos. En este libro, doy algunas de mis técnicas y sugerencias sobre cómo incorporarlos, y cómo se relacionan – específicamente los sueños lúcidos, la magia sigílica y la evocación a través de los sigilos. El libro está escrito dando por asumido que el lector ya conoce estas técnicas y está buscando sugerencias sobre cómo fusionarlas. Si todavía no lo has hecho así, te recomiendo la lectura de mis libros Magia Sigílica: Los Fundamentos y Evocación A Través de la Magia Sigílica, ya que dichos libros entran en detalle sobre las técnicas comentadas aquí. En última instancia planeo publicarlos todos como un único volumen, debiendo verse este como un suplemento y expansión de mis otros libros centrales.

Todos estamos familiarizados con lo que son los sueños, ya que son algo que tenemos cada noche, sea que los recordemos o no. Pero no todo el mundo está familiarizado con lo que es un sueño lúcido. En un sueño lúcido eres completamente consciente de que estás soñando y operas desde esa perspectiva. Puedes interactuar con el escenario de sueño completamente consciente de que no es “real” en el mismo sentido que la realidad de vigilia, y puedes conseguir mucha diversión. Cosas que normalmente te asustarían ya no lo hacen y tu sentido de la inhibición también se pierde. Normalmente cuando soñamos tenemos la misma y exacta personalidad que cuando estamos despiertos, y tratamos la experiencia de sueño como si fuera normal. Cuando estamos lúcidos, no obstante, somos completamente conscientes de la novedad de la experiencia y somos capaces de aprovecharla si así lo deseamos. Como puedes ver, los sueños lúcidos son la forma de ensoñación más potente desde un punto de vista mágico. Cualquier cosa que puedas hacer en la vida de vigilia puede hacerse en un sueño – y esto incluye la evocación y el lanzamiento de hechizos.

Los sueños no lúcidos (de aquí en adelante llamados “sueños normales”), sin embargo, son los más comunes. La mayoría de las personas solo experimenta este tipo de sueños. En ellos no somos conscientes de que estamos soñando. El sueño puede ser terrorífico, como una pesadilla, o bello. Lo más frecuente es que sean simplemente aburridos y extraños, tomando generalmente diferentes elementos de nuestra vida diaria y reorganizándolos en absurdos escenarios. Aunque interesantes, estos sueños no son muy útiles a menos que algo extraordinario suceda, como la precognición o una experiencia especialmente terapéutica. Algunas veces es mejor ser inconsciente para que los sueños precognitivos o proféticos ocurran, ya que el conocimiento consciente puede interferir con la emergencia de contenido inconsciente, pero cuando la mayoría de nuestros sueños son simples disparates, es fácil ver que es una experiencia preferible estar lúcido durante el sueño. Incluso así, los sueños normales pueden desde un punto de vista mágico ser bastante útiles e iluminadores, con tal de que sepamos cómo hacer uso de ellos en un contexto mágico, como veremos.

La magia es una herramienta para influir tanto la realidad interior como exterior a través de prácticas rituales. Se relaciona con ambos tipos de sueños, y puede ser aplicada a los dos, en la medida en que sepamos cómo. En un sueño lúcido, por ejemplo, puedes realizar una evocación, lanzar hechizos y entrar en diferentes reinos a voluntad. Ya que solo las leyes de la lógica de sueño se aplican, la realidad consensual de vigilia ya no puede limitarte en la medida en que lo hace en la vida diaria, y estos ritos mágicos pueden por lo tanto experimentarse con mucha más intensidad y claridad. Mientras que lo normal en la evocación es que solo consigamos una sensación sutil de la presencia de un espíritu, en una evocación onírica podemos ver visiblemente al espíritu e interactuar con él como lo hacemos con cualquier otra criatura que nos encontremos en la vida de vigilia. De forma similar, dado que el estado de sueño puede ser intenso, prácticas tales como la magia sigílica y otras formas de lanzamiento de hechizos pueden tener efectos igualmente intensos en la realidad de vigilia, debido esto a su intensidad en el sueño.

Los sueños normales también pueden ser muy útiles, y hay formas de manipularlos para hacerlos más potentes desde un punto de vista mágico. En un sueño normal, la mente inconsciente se comunica con nosotros, mientras que en un sueño lúcido la mente consciente toma el control y opera simplemente como de costumbre.

Para expandir esto, yo diría que la diferencia entre un sueño lúcido y un sueño normal trae a colación algunos puntos muy profundos sobre la naturaleza de la realidad, la magia, la inspiración, el caos y el control. Esencialmente, cuando tenemos un sueño normal, no hay control o premeditación alguna. Estamos a la completa y total merced de nuestra mente inconsciente, y no tenemos idea de que estamos soñando. El sueño en sí es abordado como si estuviéramos en la realidad de vigilia. Por ello es un estado de relativo caos. En contraste, un sueño lúcido existe dentro del marco de dicho caos, pero nuestro pensamiento consciente impone rápidamente el orden sobre estos elementos caóticos. Somos completamente conscientes de que estamos soñando y empezamos a actuar con libertad y deseo, no temiendo a las consecuencias o creyendo que alguna experiencia sea imposible. Igualmente, la experiencia del sueño en términos de lo que vemos, oímos, palpamos, etc., cambia para reflejar nuestra voluntad interior. Podemos evocar nuevos paisajes y criaturas en cualquier forma en la que lo deseemos. Si el sueño anterior era, digamos, de un desierto, podemos cambiarlo a un imperio de hielo. Un cielo anteriormente azul puede convertirse en naranja, verde o tecnicolor. Lo que fue una vez un gato se convierte en un dragón – cualquier cosa que queramos se puede conseguir, aunque solo momentáneamente.

En el caso del sueño normal, sin embargo, hay beneficios inesperados que un sueño lúcido no posee. Al no ser conscientes de que estamos soñando, nuestra reacción a los fenómenos del sueño es mucho más honesta e iluminadora. No estamos en una posición de libertad y experimentación y, por ello, nuestras acciones y reacciones reflejan las limitaciones de nuestra vida diaria. Las experiencias que ocurren en el sueño tampoco son controladas por nuestra mente consciente y, como tales, son más representativas de nuestros impulsos, deseos, motivaciones, actitudes y miedos inconscientes.

Un sueño normal está por lo tanto gobernado por nuestra mente inconsciente, mientras que un sueño lúcido es el acto de nuestra mente consciente ganando control sobre sus manifestaciones inconscientes. Aunque ambos son de valor, la ensoñación lúcida quizá sea de más valor en la medida en que no estamos acostumbrados a ella y tiene aplicaciones prácticas más amplias. No obstante, el caos de los sueños normales es el área de nuestras vidas en la que más clara y explícitamente encontramos a nuestra mente inconsciente. Y, debido a esto, el poder inherente en los sueños normales está incluso más allá de el de la ensoñación lúcida – con tal de que sepamos cómo aprovechar ese poder.

La magia es una herramienta que puede ayudarnos en este aspecto, además de sus muchos otros usos. Como leerás, tanto los sueños lúcidos como los no lúcidos, pueden influenciarse, utilizarse y expandirse a través de la práctica de la magia. Creo que la magia del futuro será, de hecho, una completa fusión de los dos. Lo ideal sería, tomar ventaja del completo potencial de los estados de vigilia, ensoñación y sueño profundo. Y aunque el estado de sueño profundo sea quizá el más difícil de controlar, puede que logrando un mayor control y consciencia de los estados de vigilia y de ensoñación, se descubra una pista para poder utilizarlo también. Quizá sea posible entrar igualmente en un estado de sueño profundo de forma completamente consciente, y si ese es el caso entonces puede que incluso posea más poder que el mundo de los sueños. A menudo me he preguntado en qué medida los antiguos usaban métodos similares a estos sin escribir realmente de ello. Mucho se ha perdido para la historia, por lo que no podemos estar completamente seguros de cualquier cosa más allá de lo obvio, pero mis lecturas en la antigua literatura oculta me conducen a concluir que mucha de su metodología real no se declaraba. La Magia del Caos, como movimiento y estilo, ha logrado mucho a la hora de recuperar algunos de los trabajos internos de estos antiguos métodos, quizá, pero incluso entonces pienso que podemos ir mucho más allá.

Habiendo dicho esto, esta obra no es un manual, ni un libro de teoría por sí, sino que elementos de ambos están presentes. Me gustaría pensar del libro como una serie de sugerencias y experimentos, no siendo necesario que nadie siga mis instrucciones al pie de la letra. Estoy seguro de que hay muchas, muchas formas en las que se puede innovar y expandir lo que aquí he escrito. Y, de hecho, en última instancia las normas e instrucciones no serán aplicables una vez nuestra práctica profundice. Ocurrirán cosas inevitablemente, que no encajen de forma ordenada y compartimentada. Después de todos los libros que hemos leído y las normas que hemos seguido, al final debemos tirarlo todo y valernos de nuestros propios pies. Esto no quiere decir que el estudio y la instrucción no sean importantes – ciertamente lo son. Sino que en última instancia nos conducen a experimentar, y la experiencia siempre tiene una forma de sorprendernos.

En última instancia puedo escribir sobre algunas de mis conclusiones respecto al papel de la ensoñación y la magia, pero hasta el momento no tengo un conjunto real de conclusiones. El tema parece ser mucho más vasto de lo que lo es en el mundo de vigilia; en los sueños, casi cualquier cosa es posible, y la magia solo intensifica este hecho. Hay tantos niveles de interacción entre los dos y facetas, que en este punto dudo mucho que haya una cosa tal como un “entendimiento” del asunto. Sin embargo, escribiendo sobre ello y publicándolo, quizá alguna de mis observaciones y experiencias pueda ser útil para otros que sientan curiosidad sobre las mismas cosas.

Espero que encuentres útil el libro – tanto para tu magia como para tus sueños.

Aprendiendo a Soñar Lúcidamente

Como la mayoría de estos experimentos implican soñar con lucidez, echemos un vistazo a cómo entrenarnos para soñar lúcidamente. Descubrí por primera vez el sueño lúcido casi al mismo tiempo en el que conocí la magia. Hay cientos de métodos para soñar lúcidamente, y cuando lo intenté por primera vez lo hice yendo frenéticamente de un método a otro, no siguiendo realmente ninguno en concreto. Quería resultados rápidos y eso me impidió conseguirlos. Finalmente tuve un sueño lúcido espontáneo en el que mirar mis manos fue el disparador, así que tomé esto como una señal de que este debería ser mi método principal, e intenté un abordaje más reglamentado.

Aquí está lo que hice:

Escribía fervientemente mis sueños cada mañana (o después de cada siesta) en mi diario de sueños. Es muy necesario mantener un diario de sueños, ya que el acto de escribir tus sueños empieza a dirigir tu mente hacia un mejor recuerdo de ellos al despertar, así como a volverte lúcido.

Comprobaba la realidad mirando mis manos y preguntándome “¿Estoy soñando?” cada vez que algo fuera de lo normal ocurría – excepto, por supuesto, mientras conducía. Por ejemplo, si estaba en una tienda de alimentación y una naranja se caía delante de mí, en lugar de pensar “¡Otra vez no!”, comprobaba la realidad.

Tenía un pequeño temporizador digital en mi bolsillo que avisaba cada treinta minutos. Cuando me avisaba comprobaba la realidad si era posible hacerlo.

Me iba a dormir repitiéndome autohipnóticamente “Estoy soñando lúcidamente”. Algunas veces me quedaba dormido escuchando también ondas theta binaurales.

He aprendido algunas otras buenas técnicas de comprobación de la realidad que compartiré contigo. Uno de los problemas que puedes encontrar al comprobar la realidad es que estés tan acostumbrado a decir “¡No estoy soñando!” cuando compruebas la realidad durante el estado de vigilia que esto se convierta en tu hábito en el sueño. No puedo contar cuántas veces he estado soñando, hecho una prueba de realidad y concluido que no estaba soñando. Si el estado de sueño no es lo bastante obvio, aunque mires tus manos y analices seriamente el momento presente, no será suficiente.

Una forma de superarlo es intentar elevarte del suelo y levitar. Por ejemplo, si estás en una tienda de alimentación y el temporizador te avisa, permanece quieto en el pasillo y mira a tus pies durante un segundo. Piensa, “¿Estoy soñando? Veamos”. Después intenta forzarte a flotar hacia arriba. Cuando fracases, por supuesto, sabrás que no estás soñando, pero cuando lo hagas en un sueño tu mente en ensoñación hará que realmente tu cuerpo de sueño levite, en cuyo punto te harás lúcido.

Otra forma interesante que recientemente he descubierto es contar tus dedos. En el estado de vigilia, siempre contarás diez, pero en el sueño la cuenta continuará y continuará. Es un extraño artefacto de nuestra mente de sueño que el contar objetos se vuelva confuso y distorsionado mientras se sueña, y este hecho puede usarse para inducir lucidez. ¡En el momento en que cuentes el undécimo dedo, deberías darte cuenta de que algo no va bien!

Hay muchas otras formas potenciales de hacerlo, pero todas implican intentar algo en la vida de vigilia que tiene un resultado muy diferente en el estado de sueño. Si tienes un problema consistente para inducir lucidez, puede que quieras experimentar con diferentes métodos hasta que uno te funcione. La mente de cada uno es distinta de la de los demás, de ahí que personas diferentes funcionen mejor con acercamientos diferentes. 

Me llevó unos pocos meses pero al final los sueños lúcidos pasaron desde lo infrecuente a casi todas las noches. Finalmente llegó el momento en el que estaba poniendo demasiado trabajo en registrarlo todo, así que me tomé algunos meses de descanso. Los sueños lúcidos todavía venían, aunque con menos frecuencia. Cuando quise empezar de nuevo, volví a mi pequeño método y en una semana más o menos regresaron.

No estoy diciendo que este sea el método que deberías usar, pero funcionó para mí y en pocas palabras, haciendo esas cuatro pequeñas cosas cubro más de lo que diferentes libros sobre el sueño lúcido suelen hacer. No obstante, te recomendaría leer  mucho sobre el sueño lúcido si quieres conseguirlo, y hay muchos grandes foros a los que unirse. Cuanto más leas y hables sobre ello, más probablemente sucederá. Un trabajo consistente para inducir sueños lúcidos necesita mucho tiempo y esfuerzo. Si quieres una gratificación instantánea, esta no es una práctica para ti. Necesitarás dedicar partes de tu día a hacer cosas que de otra manera no harías y que no aportan un resultado inmediato, haciéndolo de forma consistente (al menos) durante unos pocos meses. Por supuesto, algunas personas descubrirán que les es muy fácil soñar lúcidamente, y hay hierbas que uno puede tomar que pueden hacerte más propenso a la lucidez, pero en general se trata de un largo trabajo y requiere consistencia y dedicación.

Inducir un Tipo Particular de Sueño No Lúcido
a Través de la Magia Sigílica

Si quieres tener un tipo particular de sueño – tal como un sueño precognitivo, un sueño revelador, un sueño para encontrar a un espíritu familiar, etc. – puedes usar la magia sigílica para inducirlo.

Para crear un sigilo, primero necesitarás una declaración de intención. Por ejemplo, digamos que tu declaración es: “I will have a psychic dream” (Voy a tener un sueño psíquico). Después cogerás esta declaración y eliminarás todas las letras repetidas, hasta que quede esto:

IWLHAVE
PSYCDRM

Después, harás un diseño abstracto con estas letras, a lo que se le llama sigilo:




Normalmente, cuando usamos un sigilo para lanzar un hechizo, el tema está en cargar el sigilo con tu energía emocional y después “hundir” el sigilo en tu mente inconsciente. Generalmente se usa un método físico en el que el cuerpo se tensa y pone bajo estrés, la mente intensamente enfocada y, en cierto punto, cuando la tensión se vuelva aplastante, todo se relaja y el sigilo es destruido y olvidado. Mientras que este método puede hacerse para lograr un sueño particular, hay otras formas en las que se puede usar un sigilo. La razón de que un sigilo sea poderoso es que representa un deseo de una forma representativa o abstracta. Esto le da un poder que a una imagen concreta le falta. Cuando dicha imagen es sumergida en la mente inconsciente, empieza a tener un efecto mágico. La forma típica en la que se usa un sigilo es diseñarlo para sumergirlo rápidamente, disipándolo después, para lograr un resultado rápido. Sin embargo, si el sigilo representa un deseo para un tipo particular de sueño, también puede usarse como símbolo para ese tipo de sueño e influir nuestra propia consciencia de una manera más suave y directa.

Podrías coger el sigilo y colgarlo en el techo sobre el lugar en el que duermas y mirarlo fijamente durante un rato. O también podrías pegarlo a la pared cerca de ti y dormirte mirándolo. De esta forma, el sigilo tendrá un efecto seductor sobre la mente, influyéndola para que manifieste el significado que hay detrás del mismo en el estado de sueño. El sigilo incluso puede inducir un sueño lúcido cuando lo ves en el mismo sueño.

La cosa interesante sobre este tipo de método es darnos una idea de cómo las partes consciente e inconsciente de nuestra mente se comunican e influyen la una a la otra. Parece que la mente inconsciente piensa principalmente en términos de símbolos, letras, figuras y formas abstractas, mientras que la mente consciente piensa en términos que replican la experiencia de vigilia. Cuando estas dos formas de pensamiento se fusionan, una armonía surge entre estas dos capas de la mente, y la mente inconsciente, la más potente desde el punto de vista mágico, empieza a manifestarse sobre la mente consciente, la más potente desde el punto de vista material. Los símbolos son una forma muy poderosa de conseguirlo, como se puede ver por el hecho de que han sido usados para influir en sociedades enteras durante milenios. Los símbolos personales pueden ser igual de valiosos a este respecto – especialmente cuando se trata de los sueños.

Otra forma de hacer que el sigilo sea potente para la mente inconsciente es meditar sobre él durante un periodo de tiempo, pero no pensando en lo que el sigilo significa. Esto es, cuando te enfoques sobre el sigilo, toma simplemente nota de los contornos y forma del mismo. Si tienes tus ojos abiertos mientras te fijas en él (y creo que este es el mejor método), enfócate en las distorsiones sutiles que le ocurran al sigilo mientras lo miras, y deja que sean tu foco principal. También puedes desarrollar un mantra a partir de la declaración de intención para recitarlo reordenando las letras. Por ejemplo, “I will have a psychic dream” puede convertirse en “era miva isea liwa capia”.

Este es un método muy diferente de aquel más normalmente usado con los sigilos, pero puede ser altamente efectivo. Históricamente, muchas tradiciones usaban métodos similares de conseguir entendimiento místico mirando fijamente letras o figuras geométricas particulares. Esto es verdad para Occidente en la forma de la Kabbalah, en algunos de los diagramas sufíes para Oriente Medio, en los yantras para la India y en varias prácticas espirituales para China.

Lanzamiento de Hechizos en Sueños

Una vez te des cuenta de que estás lúcido, podrás entonces aprovechar la oportunidad para lanzar realmente un hechizo en el mismo sueño, la intención del cual será influir en la realidad de vigilia. Una forma fácil de hacerlo es enforcar tu deseo sobre un sigilo. El sigilo aparecerá automáticamente ante el ojo de tu mente y se manifestará también en el mismo sueño como un objeto tangible. Después de un breve periodo de enfoque sobre el sigilo, visualízalo ardiendo en tu mente y desapareciendo repentinamente. Si sientes dolor o éxtasis durante este proceso, será una buena señal de que está funcionando.

Esta práctica en sí puede ser suficiente para provocar resultados. Sin embargo, también puedes usar el estado de sueño para visualizar simplemente el sigilo, sin destruirlo o cargarlo con tu energía. Cuando despiertes, escribe el sigilo en tu diario de sueño y después, más tarde en el día, cárgalo o destrúyelo. Este método tiene el interesante aspecto de derivar la forma del sigilo directamente a partir del inconsciente, ya que es tu mente inconsciente la que trae la forma del sigilo a la luz en el sueño. Cuando trasladas dicha imagen desde el mundo de sueño al estado de vigilia, estás manifestando efectivamente imaginería desde el inconsciente a una forma material – un acto que tiene el potencial para un gran poder.

Un beneficio añadido a la fusión de actividades del estado de sueño y la vida de vigilia, es que el estado de sueño se olvida con mucha más facilidad. Por lo tanto, los sigilos que existen en el estado de sueño parecen hundirse más fácilmente en el inconsciente, donde son activados y capaces de manifestarse en el mundo exterior.

Sin embargo, no se necesita lanzar un sigilo dentro de un sueño para afectar a la corriente de sueño, ya que el estado lúcido te permite provocar cualquier cambio que desees.

Otro acercamiento es lanzar hechizos por otros métodos además de los sigilos. Por ejemplo, puedes experimentar con rituales más tradicionales que hayas memorizado, e incluso realizar rituales que no serías capaz de realizar en el estado de vigilia. El único límite que teóricamente podrías tener es lo que tu imaginación te permita, y parece ser que nuestra imaginación se vuelve miles de veces más fuerte en el estado de sueño. Yo incluso he notado que mi imaginación es más fuerte cuando me estoy quedando dormido – lo cual puede ser bastante molesto cuando se me ocurre una buena idea sobre la que escribir, ya que tengo que levantarme y escribirla a riesgo de perderla para siempre si no lo hago. Las posibilidades son asombrosas. Dichos rituales también pueden usarse para influir en el estado de vigilia, y sería muy interesante ver cómo de efectivos son. A menudo me he preguntado si quizá el lanzamiento de hechizos durante el sueño no sería lo que los antiguos grimorios y literatura mágica estaban insinuando. Sería difícil decirlo con certeza, pero experimentos y técnicas como esta pueden darnos muchas pistas.

Interpretación de Sueños a través de la Evocación con Sigilos

La interpretación de sueños es una de las prácticas más antiguas de la humanidad, y hay muchos manuales sobre el tema tanto antiguos como modernos, pero debo confesar que encuentro la mayoría de los que he leído muy insatisfactorios. Parece que el pensamiento antiguo sobre este asunto era adicto a las respuestas simples y fáciles, y estaba falto del entendimiento psicológico más profundo necesario para comprender realmente lo que significa un sueño. El Libro Tibetano de los Muertos es una excepción a esto, ya que sus descripciones de las luces, reinos y visiones parecen mostrar un gran conocimiento. Por supuesto, trata más bien con el estado posterior a la muerte que con los sueños, pero algunas de las mismas reglas son aplicables. Quizá nuestros sueños sean de hecho un presagio de algunas de las cosas que vemos inmediatamente después de la muerte.

Encuentro también que las interpretaciones Freudianas o Junguianas están demasiado comprometidas con sus propias ideologías para ser de mucho beneficio. Mientras que ambas escuelas de pensamiento tienen muchas intuiciones psicológicas beneficiosas, es muy dudoso que una persona pudiera descifrar toda la psicología humana por sí misma. He tenido sueños que parecen haber tenido una “sensación” freudiana, así como una atmósfera junguiana, aunque la vasta mayoría de mis sueños no encajan tan fácilmente en estos paradigmas.

En este punto, la magia rinde algunos beneficios inesperados. Usando la magia sigílica, es posible evocar el significado de un sueño y encontrarlo de nuevo de una forma muy diferente e interesante – una forma que, potencialmente, puede desvelar su significado.

Para hacer esto, necesitas sigilizar el sueño en sí. Una forma de hacerlo es ir al relato escrito del sueño en tu diario de sueños y tomar la primera letra de cada tercera frase, y escribirlas en una hilera. Después, haz un sigilo con ellas. Este será el sigilo que usarás para evocar el sueño. Por supuesto, puedes hacer tu propio método, con tal de que tenga algún material que se corresponda con el sueño.

Una vez hecho el sigilo, hay diferentes formas en las que puedes evocarlo. La que yo prefiero es evocar el “significado” o “espíritu” del sigilo a través de un ritual normal de evocación.

También puedes simplemente meditar sobre el sigilo como una ayuda a la concentración. Cuando lo haces – y puede necesitarse mucha práctica y esfuerzo antes de que empiece realmente a funcionar para ti – empezarás a percibir el sentido del sueño de una forma única y experimental. Por ejemplo, cuando lo evocas como un espíritu, puedes encontrar el significado del sueño somo si fuera otra entidad sensible que está comunicándose contigo y transmitiéndote su verdad a través de tus imágenes, sensaciones e impresiones mentales. O puede que sientas como si otro paisaje se abriera en la habitación, y aunque seas consciente de ti mismo en la habitación de tu evocación, también seas consciente de que estás “en algún otro lugar”. Estas son las dos experiencias que he encontrado, pero, ¿quién sabe? Quizá descubras algo incluso más extraordinario.

Un efecto similar también puede ocurrir cuando simplemente meditas sobre el sigilo. El significado del sueño puede llegar claramente al principio, pero también puede ser ambiguo o vago, requiriendo mayor investigación. Que tengas acceso al conocimiento oculto no significa que dicho conocimiento tenga necesariamente sentido – al menos no al principio. Creo que en las evocaciones y meditaciones de este tipo, la mayor parte de la información es transmitida en una mezcla de lenguaje inconsciente y consciente. Lo que quiero decir es que parte de la información tiene sentido para nuestras mentes conscientes de diario, pero la otra parte solo lo tendrá para la mente inconsciente. El inconsciente parece consistir en conexiones aparentemente irracionales e imágenes – una de las razones de que los sueños sean tan absurdos algunas veces – y es un largo proceso de autoanálisis e investigación el descubrir lo que realmente está transmitiendo. Igualmente, muchas de las tendencias y valores del inconsciente son repugnantes para nuestra mente consciente, así que podemos encontrar cosas que no queramos ver – al menos al principio. La mente consciente se conduce basándose en la sociedad, la tradición, su educación, etc., pero la mente inconsciente es el dominio de todos aquellos elementos que existen por debajo de nosotros. Algunos son elevados y bellos, pero otros son crudos y terroríficos. Creo que poseemos en nosotros mismos la historia de todos los animales a partir de los que evolucionamos, así como todas las existencias que podemos haber vivido. Por lo tanto, ¡el inconsciente puede ser todo un lío! No obstante, es posible encontrar una interpretación a lo que dice.

En mi libro Scrying Sin Lágrimas, trato esto un poco más. Pero en la interpretación de sueños, creo que es necesario fijarse más en lo que sentimos sobre el sueño que en las imágenes en sí. Si vemos una carretilla, por ejemplo, puede significar muchas cosas, pero si nos hace sentir nostálgicos, esta nostalgia es la clave para su interpretación. La evocación o meditación probablemente traerán de vuelta los eventos del sueño a la mente, con sentimientos adicionales. Estos sentimientos deben ser observados e investigados. Normalmente la gente no está acostumbrada a analizar su propio lenguaje privado de esta manera, pero es gratificante – aunque no sea nada más que por la razón de que puede permitirte dar un paso atrás en tu mente, cuando estés simplemente manifestando alguna tendencia inconsciente irracional y destructiva. “Conócete a ti mismo” es el famoso aforismo que tenemos de los griegos y que siempre es aplicable: cuanto más nos conozcamos, mejor. Y esto incluye tanto la oscuridad como la luz.

Puedes, por supuesto, consultar diferentes obras sobre la interpretación de sueños y ver si hay algún paralelismo, pero piensa que el lenguaje de la mente inconsciente es a menudo único para cada persona. El punto donde converge es cuando toca ciertas “verdades” universales aplicables a la mayoría de nosotros. Carl Jung escribió mucho sobre esto y aunque no estoy estrechamente familiarizado con sus ideas en la medida en que debería estarlo, mi impresión preliminar es que tuvo algunas cosas valiosas que decir ¡con tal de que uno no lo convierta en una ideología o, peor, una religión!

No creo que los sueños tengan siempre una respuesta clara. Parece que muchos de ellos son como poemas abstractos que ordenan cierta imaginería que transmite una verdad o sentimiento, pero no de una forma extraña y extraordinaria. Los sueños nos dicen, no obstante, lo que ocurre dentro de nosotros en el nivel más profundo, y trabajar con ellos de esta manera puede darnos muchas nuevas intuiciones sobre nosotros mismos, además de ser un interesante experimento en la alteración de la consciencia.

Evocación Lúcida

Las evocaciones son otro acto mágico que puede volverse extremadamente vívido e intenso cuando se realizan durante un sueño lúcido. Como con el lanzamiento de hechizos durante el sueño, las evocaciones en el estado de lucidez pueden tener efectos que acaben resonando también en el estado de vigilia, pero, más interesante todavía, los espíritus que se convocan durante el sueño pueden lograr manifestarse completa y visiblemente. Esto es comparativamente raro en el estado de vigilia, porque aunque los espíritus puedan manifestarse de una forma sutil junto con vívidas sensaciones e impresiones, es difícil para las realidades no físicas volverse apariciones completamente físicas. En el estado de sueño, sin embargo, todo es completamente no físico, y un espíritu evocado puede fácilmente aparecer al completo.

Técnicamente hablando, una evocación mágica ceremonial no es necesaria en el estado de lucidez, en la medida en que puedas visualizar al espíritu apareciéndose, este hará su aparición – esto es, si realmente estás lúcido y tienes un grado suficientemente decente de control. Incluso así, creo que la realización de un ritual de evocación puede mejorar la experiencia. Esto nos lleva de vuelta a lo que escribí anteriormente sobre el asunto del caos y el control. Si simplemente visualizas un espíritu en particular para que aparezca, y aparece, tienes el control de la situación. El espíritu aparece como respuesta a tu visualización y al modelo en sí con el que lo visualizaste. Si, no obstante, realizas una ceremonia para evocar al espíritu, no se manifestará necesariamente de una forma predeterminada. Un ritual de evocación tiene un aura de misterio, y se inclina más hacia el caos, lo desconocido, lo inesperado y extraño, en lugar de hacia aquella idea preconcebida que tengas. Por eso, el espíritu puede manifestarse de formas extrañas y más inesperadas a través de la realización de un ritual de evocación en el sueño. Tu estado mental es el de ir a través de los pasos necesarios para evocar, y dejar la naturaleza de la manifestación del espíritu por completo en manos del espíritu. Cuando visualizas un espíritu en particular, no obstante, estás decidiendo por el espíritu cómo debe aparecer.

La evocación dentro de un sueño lúcido puede hacerse para una variedad de propósitos, por supuesto, pero me parece que una de las áreas más interesantes y beneficiosas para la que hacerla es es en cuestiones de conocimiento, inspiración y la habilidad para expandir la mente hacia nuevos territorios. Dado que la experiencia puede ser tan vívida y profunda, que la mente reacciona en conformidad y puede remodelarse basándose en estas experiencias. Muchas personas intentan dichas transformaciones a través de los enteógenos, pero el problema con los enteógenos es que la experiencia no puede ser fácilmente replicada sin química. La práctica de la evocación, sin embargo, puede inducir estados similares de una forma más concentrada, porque se está conectando con una consciencia alternativa (o aparentemente alternativa), y experimentando los pensamientos e impresiones de una entidad desencarnada. Esto es verdad llevando a cabo evocaciones en el estado de vigilia pero lo es incluso más en el estado de sueño lúcido, donde las comunicaciones e inspiraciones provenientes de un espíritu pueden volverse extremadamente vívidas y poderosas. Y, potencialmente, dichas experiencias pueden tener efectos duraderos.

Evocando Personajes de Sueño en el Estado de Vigilia

Además de evocar a un espíritu dentro de un sueño lúcido, también puedes encontrar a un personaje en un sueño – espíritu u otra cosa – y evocarlo en el estado de vigilia. Todo lo que necesitas es su nombre, o algún medio de incorporar este personaje en un sigilo. Generalmente, la mayoría de personajes y entidades que encuentres durante un sueño te dirán su nombre al preguntárselo, con tal de que estés lúcido. Una vez dado el nombre, puedes usarlo como el punto de referencia, y basar un sigilo en él. La entidad de sueño después puede hacer su aparición en la realidad de vigilia a través de un ritual de evocación. Por supuesto, también puedes descubrir que no pasa nada durante el ritual de evocación – pero eso es bastante normal. Algunas entidades requieren múltiples intentos con el fin de que aparezcan, y el estado mental del practicante durante la evocación también tiene mucho que ver con la claridad con la que se las puede ver.

Las entidades de sueño son criaturas muy interesantes y el acto de evocarlas en la vida de vigilia saca a relucir muchas cuestiones, como la de la naturaleza de los seres espirituales. Más o menos damos por garantizado que las entidades que encontramos en los sueños son aspectos de nosotros mismos, porque cuando soñamos nuestra mente adopta naturalmente el papel de muchas personalidades alternativas, paisajes y eventos diferentes. Y una vez las evocamos en el estado de vigilia – bien, ¿qué está sucediendo realmente? ¿Cómo diferenciarlas de evocar a un espíritu de un grimorio tradicional – un ser que es, aupuestamente, una consciencia separada de nosotros – y cómo es que se trata de lo mismo? Este es un campo maduro ya para la experimentación.

Podrías incluso desarrollar un grimorio completo de entidades de sueño a evocar, con sus sigilos, nombres, mantras y características. Las entrevistas con las entidades de sueño pueden revelar si tienen correspondencias planetarias o estelares (tales como los signos del Zodiaco, las mansiones lunares, etc.) o si son elementales y están basadas en lo terrenal. Puedes incluso sorprenderte al descubrir que una entidad de sueño te dice que no tiene correspondencia en absoluto con el universo aparentemente externo, sino en su lugar, sigue un tipo de sistema solar interno dentro de uno mismo. Por ejemplo, nuestra mente inconsciente puede tener su propio sistema de símbolos y procesamiento de la realidad análogos a nuestros conceptos de la astrología – solo que en este caso sea una astrología interior de los arquetipos del inconsciente.

Tampoco necesitas restringirte a la evocación de entidades encontradas en un sueño. Un paisaje de sueño, o un tipo particular de sueño, también pueden ser sigilizados. Si atribuyes un nombre al paisaje, por ejemplo, puedes basar el sigilo en dicho nombre y proceder con el ritual de evocación de la forma normal – solo que en este caso, estás evocando la presencia y experiencia de un paisaje o escena en particular en lugar de un ser real. Esto conduce a algunas experiencias muy peculiares, ya que te permite entrar en un estado de ensueño durante la vigilia, en el que parte de tu mente está despierta y es consciente de sus alrededores, pero otra parte está activamente implicada en la exploración del sueño. Es como si el paisaje de sueño volviera a existir en la periferia de la consciencia de vigilia, o como si dos mentes estuvieran habitando el mismo cuerpo. Un grimorio personal de ciertos paisajes de sueño también puede ser diseñado, dándote una imagen muy fascinante de la mente inconsciente y su lenguaje secreto.

Conclusión

Para realizar efectivamente las prácticas explicadas en este libro y tener estas experiencias, es necesario ser extremadamente diligente y consistente con la ejecución de estas técnicas. Puedes esperar dedicar tres meses simplemente entrenándote para tener sueños lúcidos – si nunca lo has hecho antes – y puede que te lleve igual o incluso más empezar a percibir espíritus a través de la evocación. El simple lanzamiento de hechizos es bastante fácil en comparación con el trabajo de evocación. Me llevó un largo tiempo aprender a entonar mi mente de una manera tal que estuviera abierta a la percepción de espíritus, mientras que los hechizos funcionaban muy rápida y fácilmente (con tal de que no fueran demasiado extravagantes). Este tipo de magia no es tu magia habitual, y sí, habrá veces en las que encontrarás miedo genuino. Cuando sea que experimentes con el caos y nuevas áreas de la mente, el miedo a menudo será inevitable. Pero si continúas con valentía y determinación, pasarás a través del miedo. Y una vez puedas pasar a través del miedo, conquistarás al miedo y conquistándolo te volverás mucho más fuerte de lo que hubieras pensado que era posible. Esto es, de hecho, parte de la naturaleza transformadora de la magia, y aunque la gente raramente empieza a practicar la magia con el fin de lograr una transformación personal, dicha transformación es inevitable.

Si eres un principiante absoluto, te recomendaría no hacer nada más que entrenarte para el sueño lúcido, además de practicar simples evocaciones y hechizos. No intentes mezclar los dos mundos, el de vigilia y el de sueño, al principio: conténtate con dominarlos por separado. Una vez ganes pericia en cada uno, entonces será el momento de seguir adelante y unirlos.

También será buena idea establecer una lista anual de metas para ti, así como un programa mensual y diario que seguir. Determina qué prácticas harás cada día, cada semana (y en qué días) y cada mes. Por ejemplo, puedes asegurarte de practicar todos los aspectos del aprendizaje de los sueños lúcidos a diario, así como aprender a realizar magias simples como la magia sigílica o con velas. Cada semana, decide un espíritu al que desees evocar y hazlo sin falta – o múltiples espíritus en días separados (no te recomiendo hacer dos espíritus diferentes en el mismo día – no porque sea peligroso, sino porque puede ser confuso). Y cada mes puedes intentar una evocación especialmente elaborada, alineándola con una fase particularmente potente de la luna, como la luna llena o nueva.

El primer año de empezar puedes esperar aprender todas estas prácticas y ser capaz de realizarlas consistentemente. Pero, una vez más, debes dedicarte a ello diariamente, o casi diariamente, para triunfar. Es creencia general que los hábitos se crean después de un mes, por lo que puedes estar seguro de que incluso aunque pueda parecer difícil al principio, se volverá más fácil después del primer mes. Después de eso, la realización diaria y semanal de tus tareas mágicas la sentirás como muy natural y buena. En caso de saltártelas, te sentirás como si te hubieras saltado una comida. Esto será un signo de que estás progresando y modelando tu mente de la forma correcta.

A diferencia de las religiones y el misticismo, este es un sendero con un final no claro a la vista. Por otro lado, no hay un libro de normas y respuestas al que consultar. Aunque encontrarás realidades aparentemente metafísicas, no hay ancianos sabios que te digan lo que significan. Debes sumergirte o nadar, averiguándolo todo por ti mismo. En el mejor de los casos, otros que están en el sendero pueden contarte métodos y técnicas, pero ten cuidado con las conclusiones – incluso con las tuyas. Nada nos obstaculiza tanto como los dogmas, y es necesario estar siempre alerta del desarrollo de dogmas personales. Una vez hayas establecido una visión del mundo o de ti mismo y empieces a adherirte a ella, la realidad puede constreñirse para conformarse a tus puntos de vista. Y esto es construir tu propia prisión. En lugar de ello, sé libre – tanto de cuerpo como de mente. Que tus constantes recordatorios sean las palabras “tal vez” y “quizá”. Entonces podrás entrar en lo ilimitado en todo – en la magia, en la ensoñación y en la vida de vigilia.

¡Buena suerte!


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario