sábado, 13 de agosto de 2016

01 - Bienvenido a la Jungla de Cemento

Por Christopher Penczak
(Resumen Traducido y Extractado por Manon de City Magic)

Primera Parte



La polución de ruido y luz domina la tierra anteriormente no contaminada. Las ya inmensas metrópolis establecidas, están completamente rebosantes y se tragan rápidamente todas las áreas que hay a su alrededor. New York, Los Angeles, Londres y Hong Kong son capitales de industria y finanzas, y hogares para las grandes máquinas del mundo que nos conectan a todo el planeta. Muchos de nosotros nos encontramos rodeados por estas junglas de cemento, cristal y acero. Ellas pueden ser un poco apabullantes.



Me imagino que es muy parecido a lo que los antiguos pueblos sentían, rodeados por los oscuros bosques de Europa o las junglas de América del Sur y África. Tan extraño como pueda sonar, ambas experiencias son muy similares. Los dos son vastos lugares abrumadores que te rodean por todos lados. Cambiando los senderos familiares a diario, llevándote a territorio desconocido. Los peligros pueden esperarte en cualquier esquina. Si conoces el paisaje y los depredadores, probablemente sobrevivirás, pero siempre hay un elemento de peligro. Tanto los moradores de las ciudades como las gentes del bosque viven en la naturaleza. La ciudad, no obstante, es de nuestra propia creación. Incluso aunque pensemos que estamos conquistando la tierra, sometiéndola tal y como fue decretado por cualesquiera dioses colectivos a los que sigamos – los dioses de la industria y del supuesto progreso – realmente estamos siendo succionados hacia una trampa. Nuestras creaciones intentan someternos en el nombre de la tierra. Y están haciendo un buen trabajo, porque no entendemos en lo que nos estamos convirtiendo.



La ciudad es el nuevo bosque primordial. Como la tierra, está llena de peligros, pero puede dar sostén. La gente vive allí de forma suficientemente efectiva y feliz, encontrando lo que necesita para vivir honrando y en armonía con todas las cosas. Tanto la jungla de cemento como la natural rebosan con su propia belleza. Las ciudades son como las arboledas del bosque y los oasis en el desierto. Como la tierra, están llenas de poder.



Escucha a tu niño interior. Comulga con los espíritus de la naturaleza. Comulga con la tierra viva. Encuentra a tu animal tótem. Abraza hoy a un árbol. Los eslóganes son ilimitados y hay mucha verdad en ellos, pero odio las prédicas de cualquier grupo que afirme conocer el camino. Confío más en los grupos si me animan a encontrar respuestas dentro de mí o me inspiran a buscarlas por mí mismo. Yo te animo a hacer eso mismo, no importa donde estés. Si necesitas cambiar personalmente tu entorno, entonces hazlo. No creas que tienes que mudarte, sin embargo, para conectar con las fuerzas de la naturaleza. Encontrarlas dondequiera que puedas estar es la más fuerte lección que hay para ti.

Todas las cosas son sagradas. Todo – incluyendo el cemento, el cristal, el hierro e incluso el plástico – proviene de la misma fuente. No te engañes pensando que las cosas son antinaturales. ¿Por qué una cosa, como la miel, está hecha con materiales naturales encontrados en la tierra, mientras que otra, como un compact disc, hecho de diferentes materiales encontrados en el mismo planeta, no es natural? Ambos están hechos por otros seres, las abejas y las personas respectivamente, a partir de recursos naturales. Los materiales originales pasan a través de un gran cambio. Puedes argumentar sobre los méritos del uso, la necesidad, el consumo, el cambio químico y la biodegradabilidad, pero ningún artículo es más sagrado que el otro. Ambos aportan disfrute. Ambos son de valor.

Las vías y calles laterales entre los rascacielos casi parecen ríos cuando caminas por ellas. Las aceras son como las orillas de un vasto río. La gente fluye, el tráfico fluye e incluso corrientes cálidas y frías de aire fluyen a través de ellas. El espíritu también fluye por allí. Fluye con todo.

La ciudad es un poderoso paisaje de magia, llena de energía y secretos para aquellos que saben dónde mirar. Puedes ser espiritual, mágico y pagano viviendo en la ciudad. Puedes reconocer lo sagrado que te rodea todo el tiempo. Esa es la verdadera magia. Puedes empezar tu viaje sagrado desde tu sala de estar. Después puedes llevarlo al parque. Al poco, descubrirás que puedes llevarlo a cualquier lugar, porque es una parte de ti. La magia es tu percepción, un papel activo que adoptas en la creación de tu propia realidad. Tu punto de vista es más una función de la magia que de tu entorno. La magia está en todo entorno.

Cada ciudad es un lugar sagrado, sea que la tratemos de esa forma o no. Deberíamos, no obstante, empezar a tratarlas de esa manera. El planeta está cubierto con diferentes juegos de líneas y cuadrículas de energía. Son como el sistema nervioso y los meridianos de la acupuntura de la tierra. Muchas de las líneas se cruzan en ciertos puntos en cada cuadrícula, creando una zona de energía o vórtice. Tal vez sea al revés y el vórtice crea las líneas de energía. Los vórtices de Sedona, Arizona, se han convertido en un popular lugar de vacaciones para la Nueva Era, ya que muchas personas creen que un sitio como ese es único en el planeta. Es un maravilloso lugar de energía, pero puedes encontrar un vórtice en casi cualquier parte. Los hay de todos los tamaños, intensidades y personalidades.

Cada centro de energía es como un Chakra para el planeta, al igual que nuestros Chakras humanos sobre el cuerpo – el del corazón, la coronilla, o el tercer ojo. Cada uno tiene una personalidad, características y funciones diferentes. La cualidad del vórtice, así como la forma en la que la energía fluye a su través y alrededor de nuestras estructuras hechas por el hombre, da a cada ciudad su exclusividad. Estoy seguro de que todo el mundo aquí ha notado una ciudad en la que se sentía en casa, o una ciudad que tenía "malas vibraciones". Tu propia naturaleza está reaccionando a las cualidades, la personalidad – las vibraciones, si así lo deseas – de la ciudad. Te puede gustar una o disgustar otra de forma instantánea, igual que con la gente, porque, en un sentido las ciudades están vivas.

Algunas ciudades son generalmente más atractivas. Otras parecen inherentemente mágicas, como nueva Orleans o Londres. Psicológicamente, pensamos que esto es porque asociamos estas localizaciones conscientemente con la magia – el vudú y la magia ceremonial, respectivamente. Debemos preguntarnos, sin embargo, por qué los practicantes de magia se sintieron atraídos allí por primera vez. Si sabes esto y te sientes cómodo allí, y si tienes una buena relación con la ciudad y este flujo de energía, entonces la magia puede ser de hecho poderosa. Esto no significa que tengas que trasladarte a nueva Orleans, Londres, o cualquier otro lugar para hacer magia. Cada ciudad tiene magia en sí.

Algunos sitios sagrados, donde un mayor número de líneas de energía convergen en un vórtice, se convirtieron en lugares de templos para los antiguos pueblos en vez de ciudades reales. Éstos centros de energía son lugares de adoración y poder – Stonehenge, las pirámides de Egipto y Sudamérica y los templos de Grecia, entre muchos otros a lo largo del globo. Otros vórtices de energía se convierten en nuestras moradas. La energía y el espíritu del lugar invitan a los asentamientos humanos. Están vivos y encarnan alguna forma de consciencia, incluso si no los reconocemos fácilmente. Las personas son atraídas allí. Las nuevas ciudades a menudo construidas sobre los restos de las antiguas, lo son porque el vórtice atrae a nuevas personas allí, incluso después del desastre por la guerra. Otros vórtices cambian, se mueven o dejan de estar activos al final de la vida de una ciudad.

Todas las ciudades contienen extremos. Hay riqueza y pobreza, las áreas seguras y los lugares donde no querrías estar solo tarde en la noche. Incluso con los modernos milagros del agua corriente y la fontanería, todavía tenemos basura, problemas con aguas residuales y polución. Muchas antiguas ciudades que idealizamos románticamente tenían aguas residuales fluyendo a través de las calles y excrementos de animales en sus puertas. La mayoría estaban sobrepobladas, ya que muchas personas eran atraídas allí. Las conspiraciones políticas eran mucho más comunes en el antiguo mundo, implicando el asesinato directo de aquellos que obstaculizaban el camino del partido gobernante. Pueden haber tenido sus escuelas de misterios y centros sagrados de aprendizaje, pero nosotros tenemos sorprendentes bibliotecas y colegios. Nuestro moderno acceso público a la información es inmensamente mayor que el acceso de un plebeyo del antiguo mundo a la educación formal. Estoy seguro de que incluso las ciudades míticas en la era dorada de la Atlántida y Lemuria tenían sus problemas, o si no todavía estarían aquí como ejemplos brillantes para nosotros, en lugar de estar sumergidas bajo las olas. Por otra parte, quizás sean mitos de nuestro futuro, de posibilidades todavía por venir.

Ahora la jungla de cemento es el lugar elegido por algunos, evocando una nueva mitología y mundo mágico para nuestra psique moderna. Los arquetipos han surgido de nuevas formas, volviendo a contar antiguas historias a partir de nuestro inconsciente.

Nuestro nuevo mundo mitológico está basado en la cultura popular que nos rodea. Nos enamoramos y adoramos a nuestras estrellas del cine y del rock, a nuestros políticos y nuestros héroes del deporte. Cuando nuestra cultura se haya ido, ¿sus nombres se leerán como una raza de nuevos dioses y serán adorados por aquellos que nos siguen? Llamamos a Elvis nuestro rey, aunque solo sea del rock and roll, y esperamos míticamente que resurja de entre los muertos como una figura Osiriana, en lugar de haber acabado su vida en un cuarto de baño. Es igualmente difícil de creer que nuestro Dionisio de hoy en día, Jim Morrison, de los Doors, dios de la poesía y el exceso, pudiera haber encontrado su final en la bañera. Por supuesto, su muerte es una manipulación, está viviendo en algún escondite secreto. Sus seguidores dejan ofrendas de latas de cerveza vacías y condones usados en su tumba en Francia. Los ritos de los conciertos de rock se han convertido en los nuevos sacramentos e iniciaciones en los misterios extáticos. En Alice Cooper, Ozzy Osbourne y ahora Marilyn Manson, tenemos oscuras figuras que acompañan a nuestros hijos hacia lo desconocido primigenio. Como Perséfone, los llevan a las tierras a las que les decimos que no pueden ir.

Las leyendas urbanas nos asustan diciéndonos que algún día despertaremos en una bañera de hotel con un riñón extirpado, otra víctima de los piratas de órganos. Bloody Mary aparecerá en el espejo de nuestro cuarto de baño si la convocamos entonando su nombre tres veces. Hemos creado monstruos para reemplazar a los fantasmas y nosferatu. Maníacos inmortales con máscaras de hockey nos asesinarán en los campamentos de verano. Muamar Gadaffi, Sadam Hussein, o el siguiente aspirante a conquistador de Oriente Medio se convertirá en el diablo encarnado, la raíz de todo mal en este mundo, en lugar de ser solo gente que intenta hacer lo que piensa que es correcto para sí mismo y para su pueblo. Nuestros ataques y guerras en el desierto se convierten en las santas cruzadas del milenio, reuniendo a los fieles mientras esperamos que visitantes extraterrestres se abatan desde el cielo, dándose a conocer por fin y trayéndonos nuestra muy merecida iluminación o nuestra igualmente merecida destrucción, dependiendo del libro que leas.

Nuestra mitología es muy rica y oscura. Hay una esperanza, no obstante, en el interior. Aunque parezca que muchos de nosotros estamos dando nuestro poder personal, a la misma vez, estamos marchando a través de un sorprendente cambio tal, que nos es difícil de creer. Pienso en ello como una "chamanización" de la cultura. Un chamán es uno que cura el espíritu a través del contacto con los espíritus de las plantas, los animales, los minerales y otros mundos.

El más impactante de estos cambios culturales aparece en las ECM, o experiencias cercanas a la muerte, que muchas personas parecen estar teniendo. A través de estas historias milagrosas, la gente ordinaria está descubriendo que hay vida más allá de la muerte, y que no hay nada a lo que temer. Lo más importante, mientras estos buscadores descubren maravillosos nuevos mundos y hacen importantes cambios en la forma en la que viven sus vidas, regresan y comparten esta información con el resto de nosotros. Todos ganamos consuelo gracias a sus historias. Ellos son los chamanes de hoy en día. A través de una enfermedad espiritual o de una experiencia cercana a la muerte, consiguen entrar a la tierra de los muertos. Retornando con el conocimiento de este mundo y un poder que ellos no tenían antes.

¿Son las repetidas imágenes del espíritu flotando por encima del cuerpo, a menudo viendo lo que otras personas en la habitación están diciendo, y después viajando a la blanca luz para encontrar a sus familiares que han fallecido, un cliché de nuestra nueva mitología? Quizás, ¿pero las hace menos reales? No lo creo. No es más imaginario que ir al inframundo para que tu corazón sea comparado en peso con una única pluma, como en las creencias de los antiguos egipcios. Ambas son reales.

Idealmente, el espíritu y la ciencia serán honrados por aquellos bien versados en ambos asuntos. La tecnología sola no es inherentemente "mala", y la antigua tradición no es la única forma "buena". La tecnología irreflexiva, usada sin tener en cuenta una imagen holística mayor, es peligrosa, como estamos aprendiendo en detrimento del planeta. La tradición nos obstaculiza cuando hace que una sociedad sea ciega a la nueva información, experimentación o cambio. Una síntesis de ambas – lo mejor de ambos mundos – es necesaria. No debemos nunca olvidar nuestras raíces, ni deberíamos temer al cambio.

Si vamos a sobrevivir a los cambios del mundo de hoy en día, nuevas y muy antiguas energías necesitan ser integradas dentro de nuestras vidas para transformar nuestra especie. La magia para cambiar nuestra realidad a mejor debe estar disponible para todos los que la necesiten. Necesitamos desesperadamente nuestros chamanes, sanadores, brujos y místicos y los necesitamos en todas partes, incluyendo nuestras ciudades. Para honrar la magia, la fuerza vital de Dios, de la Diosa o como quiera que elijas llamar a nuestra fuente, es suprema. Embárcate en este viaje a través de la jungla urbana conmigo, y descubre la magia escondida en su interior. Todas las herramientas y tótems de la jungla pueden sanar o dañar. Nunca sabrás cuáles son tus ayudantes, sin embargo, si estás demasiado asustado para embarcarte en el viaje. Camina a través de la magia de la ciudad. Nunca se sabe lo que puedes encontrar.

Enlaces a las otras Partes de esta Guía
------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

2 comentarios:

  1. Vaya gracias!, sin duda merece una buena leída.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que lo disfrutes, si sigues atento verás que vamos a ir subiendo varias partes más correspondientes al mismo libro y que a lo largo de las mismas, se desarrollará un sistema muy práctico para llevar la Magia a la vida del habitante de las ciudades. Un saludo.

      Eliminar