miércoles, 13 de julio de 2016

Evocación a Través de la Magia Sigílica: Una Guía Para Contactar Otras Realidades

Por Anousen Leonte
(Traducido por Manon de Evocation through Sigil Magick:
A  Guide to Contacting Other Realities)

Introducción

Fue en el verano de 2006. Por aquel entonces, había estado haciendo infinidad de evocaciones, invocaciones y convocaciones, y aunque no me había aburrido de ellas de ninguna de las maneras, no obstante, había algo dentro de mí que anhelaba un contacto más profundo con espíritus nuevos y diferentes. Antes incluso de haberme embarcado en el sendero de la magia, había leído ampliamente sobre las tradiciones de varias culturas, y sabía que los Dioses y Diosas antiguos - buenos así como malvados - eran espíritus en absoluto diferentes de los encontrados en los grimorios. Baal y Astharoth me vienen a la mente, porque aunque son espíritus Goéticos, también fueron ampliamente adorados en la antigua Palestina y otras partes del Oriente Medio. Aun así, uno podía evocarlos a día de hoy, si sabía cómo hacerlo.

Yo quería más.

Quería evocar a espíritus no mencionados en los grimorios, tales como Thor, Pan, Hathor, Balder, Ahura Mazda, Jubmel, Bast, Set, Wendigo, etc. No lo deseaba por el mero gusto de conseguir resultados simplemente - al menos, no resultados materiales. Quería, más bien, empaparme de sus presencias y conocerles íntimamente. Quería sentirles y ver su irradiación dentro de mí, como lo hacían sus adoradores largo tiempo atrás. La antigüedad nos presenta un panorama de diferentes espíritus, mientras que la época moderna languidece bajo Alá y Jehová. Yo quería contactar con el mundo de estos antiguos espíritus de la misma manera que la de los grimorios con los que estaba familiarizado. Estaba determinado a hacerlo, pero necesitaba hallar el cómo. Quería descubrir si había de hecho, un aspecto de la magia que no se originara como una manifestación de mi propia mente inconsciente – como muchos teorizan que la magia es.

Fue entonces que volví mis pasos hacia algunos de mis primeras enseñanzas mágicas – en la Magia del Caos y los sistemas Tántricos de la India. Me intrigaba la simplicidad y efectividad del método central – sigilización – de la Magia del Caos, y mi interés en el Tantra vio la luz largo tiempo antes al estudiar sus disciplinas místicas y meditativas. Respecto a la Magia del Caos los efectos eran a menudo palpables e interesantes, aunque parecían no tener propósito más allá de lograr un cambio deseado en el continuum psicofísico. Podía provocar cambios, pero ¿podía hacer algo más? El Tantra, por contraste, siempre era presentado como una forma de liberación – esto es, para lograr efectos más allá del panorama con el que la Magia del Caos se presentaba a sí misma. En ese tiempo me había apropiado de la Magia del Caos como mi principal forma de interpretar la información y teoría mágicas, incluso aunque encontrara una resonancia con el Tantra.

No obstante, hasta ese momento, no había visto la conexión entre los dos, ni se cruzó por mi mente que estos sistemas se usaran como una totalidad unificada – mucho menos que esta "totalidad unificada" pudiera llevarme a ese mundo de los espíritus al que quería ir. Había entendido, sin embargo, que toda magia utiliza uno de dichos métodos, o ambos en combinación: la aplicación de una "venda" sobre la mente consciente, o el principio de simpatía. En el primero, uno debe cegar porciones de la mente consciente que interfieren con la magia. Esto a menudo se hace usando formas de comunicación que no se corresponden con nada vivo o muerto – esto es, el uso de imágenes o sonidos que no tienen sentido para la mente consciente. Sigilos, yantras, cuadrados mágicos y veves son ejemplos de esto en términos del espectro visual. Palabras bárbaras y mantras, de forma similar, pertenecen al espectro audible. Ambos son usados para asegurar la receptividad a energías o inteligencias que son "no ordinarias", como mínimo. Ya que el mundo es una alucinación principalmente visual y auditiva, estas son las principales formas de cegar dichos sentidos.

El segundo principio está basado en la doctrina de las correspondencias: esto es, todas las cosas se corresponden, de alguna manera, a otras cosas similares o disímiles. Esto puede ser hallado comúnmente en el sentido astrológico o elemental. Por lo tanto, uno puede aprovechar el poder del planeta atrayendo o usando un objeto, sabor u olor con el que se corresponda. Hay asimismo ejemplos de simpatías aplicadas o hechas artificialmente, como en el uso de figuras de cera para representar a alguien, el nombre, pelo, retales de su ropa, etc., de una persona. El ritual es un compuesto de estos dos principios. Se usa tanto algo que ciegue como implementos según las correspondencias simpatéticas con el fin de establecer un vínculo con la energía deseada, así como receptividad para contactar.

Podía sentir que todo esto era verdad y lo había visto en la práctica, pero todavía no había hecho ciertas conexiones necesarias. Hasta ese momento, había logrado algún éxito en el uso de sigilos con el propósito de lanzar hechizos, así como una posiblemente exitosa creación de un servidor (un sigilo altamente cargado que asume una mente propia y es capaz de llevar a cabo el hechizo con un mayor grado de inteligencia que lo hace un sigilo – hasta, es decir, que se destruye). Pero todavía había un velo entre lo que quería hacer y lo que sabía respecto a cómo hacerlo.

Una tarde, estaba leyendo un libro de magia Tántrica y noté que los Tantrikas usaban representaciones visuales de sus espíritus, llamadas yantras. Aquí muestro algunos ejemplos tradicionales:









Cada yantra estaba confeccionado de acuerdo a una serie de números esotéricos, que representaba al espíritu en cuestión. Sin embargo, como puedes ver, el yantra en sí no transmite nada en particular, aparte de su propia geometría. Esto me recordó a que un sigilo, en la Magia del Caos, no debería transmitir nada de la fuente material, y ser un diseño meramente abstracto al que se permitía hundirse en la parte más profunda de la mente de uno, para ser expresado y expelido como un efecto mágico posteriormente. Los yantras parecían seguir el mismo principio: ellos, también, transmitían una información no directa, pero eran usados como un modo de contacto con un espíritu.

Estos otros ejemplos, aunque no tradicionales, están confeccionados de acuerdo al mismo principio:







Después se me ocurrió que los sellos encontrados en los grimorios, también estaban confeccionados de acuerdo al mismo principio: no transmitir información alguna, sino ser lo suficientemente evocadores como para ser hundidos o sumergidos en la mente. Sin embargo, mientras que la magia sigílica era un hechizo, los yantras y sellos como los encontrados en los grimorios eran una forma de hacer contacto con el espíritu deseado. Después, se podría pedir que ciertas cosas sucedieran, y obtener una respuesta, pero el acto de usar un sello o yantra no era necesariamente lo mismo que el lanzamiento de hechizos – aunque para ser justos, en el Tantra es a menudo así. El marco de referencia básico de la magia sigílica, entonces, es bastante similar al marco de referencia básico de la convocación de espíritus. Aunque difieren en estilo, los sellos dados en los grimorios son no obstante igualmente no representativos, y usados como puntos visuales de enfoque sin llegar a representar nada en particular. Aquí hay algunos ejemplos del Arbatel:


Aratron, Espíritu de Saturno


Och, Espíritu del Sol

Tenía la respuesta que estaba buscando: si podía confeccionar un sigilo de un espíritu que ningún grimorio mencionara pero que fuera sin embargo adorado en la antigüedad, podría entonces, tal vez, convocar su presencia directamente. El sigilo es el vínculo conector entre los mundos espiritual y material. Establece un punto de conexión entre los varios mundos. Una vez la conexión se ha hecho, la causación puede surgir a través del mundo espiritual y manifestarse en el plano material. Se realiza a través de ti, el mago, pero a través del punto conector del sigilo, que ciega el pensamiento consciente permitiendo que la manifestación del inconsciente surja. Entonces conecta los puntos sutiles del cambio de una forma inconsciente, permitiéndoles ser guiados conscientemente. Es guiando estos cambios sutiles hacia los fines deseados o sobre las líneas de comunicación lo que constituye el trabajo de la magia.

Inmediatamente probé con unos pocos espíritus a los que desde hacía tiempo quería convocar. Inicialmente, no hacía más que mirar fijamente al sigilo recién confeccionado en un lugar tranquilo, intentando profundamente que el espíritu hiciera contacto. Los efectos, al principio, no fueron los mismos que los que había experimentado con otros, pero sentía algo. En la convocación, experimento tanto la presencia del espíritu, sea de una forma positiva, negativa o neutra, como imágenes que a menudo empiezan a surgir en mi mente a un ritmo rápido. En este caso, sentía la presencia, pero las imágenes no eran tan rápidas. Con el espíritu en cuestión, sentía casi como si llevara largo tiempo "muerto" – como si nadie lo hubiera convocado durante mucho tiempo. No me respondía directamente, pero podía sentir su viveza y algo de su posición en el reino que habitaba. Esto ocurrió también con las pocas entidades con las que probé en primer lugar – usando cada vez un método recortado.

Después, creé un ritual más elaborado que punto por punto, era la forma en que convocaba más a menudo a los espíritus tradicionales de los grimorios. Haciéndolo así, la presencia de los espíritus era mucho más enérgica y clara. En todos los sentidos al mismo nivel que lo que había estado experimentando a partir de los grimorios tradicionales. Como los espíritus anteriores, estos largo tiempo olvidados dioses y diosas eran tanto reales como receptivos al contacto humano, aportándome cada uno un sentido único de su propia presencia, y a menudo otorgando profundos y exaltados estados de éxtasis. Aunque no puedo asegurarlo, puedo decir que en mi propia práctica este descubrimiento parece ser una "clave" para el entendimiento de la magia – al menos, la entendía mejor que antes. Creo que todos los sistemas utilizaban este método central aunque no teorizaran sobre él de la misma manera. Uno puede ver el uso de sellos y sigilos a través de todos los sistemas mágicos del Cristianismo, el Islam, el Hinduismo, el Budismo, el Vudú y varias otras religiones tribales, el Taoísmo, el Sintoísmo, etc., junto con el uso de oraciones abstractas especializadas, luces de colores, inciensos y correspondencias planetarias. Si los observamos de una manera metódica y sistemática, en lugar de dogmática, podremos entender los principios que subyacen a cada sistema y ponerlos en uso en nuestra propia práctica. Este es el método dado aquí. Y mientras que puede parecer extraño para aquellos que no estén familiarizados con la Magia del Caos y sus formas asociadas, puedo atestiguar personalmente que ha funcionado muy bien en mi propia práctica, y te animo a probarlo y descubrirlo. No he usado ningún nuevo espíritu para realizar una tarea específica que un hechizo pudiera hacer, aunque no veo la razón de por qué no podría también ser usado para esto, dependiendo del espíritu evocado. En cualquier caso, las nuevas sensaciones y percepciones que surgen a través del contacto con los espíritus en sí, son suficientemente satisfactorias tal y como son, y aunque no pudiera ser considerado “religioso”, diría que el contacto repetido con los espíritus me ha aportado una variedad de conclusiones que de muchas maneras se solapa con algunas de las antiguas religiones no misioneras del mundo, tales como lo que se enseña en el Hinduismo, el Gnosticismo, el Budismo y el Taoísmo. Lo que los espíritus son, nosotros también lo somos, aunque de una forma diferente y en una tierra igualmente diferente – sin embargo, ¿cómo es posible que lleguen a contactar con nosotros cuando son llamados? La respuesta es más profunda que la que puedo verbalizar apropiadamente, pero parece como si el tiempo y el espacio sean cosas más fluidas y etéreas de lo que comúnmente parecen a la vida de vigilia. Tengo una sensación intuitiva de que todas las capas y niveles de la realidad son a la misma vez simultáneas y se compactan las unas con las otras, igual que están separadas distantemente las unas de las otras por golfos de espacio y tiempo incomprensibles. Todos somos uno y muchos, y no hay contradicción entre ambos; y, como tal, el cosmos entero está en mí y yo estoy en el cosmos entero. El punto de conexión, entonces, es más profundo que lo que aparenta al principio, y aunque estos espíritus son probablemente existencias vivas equivalentes a la mía en sus propios reinos, han logrado un nivel de grandeza y majestad que excede al reino humano. Como tal, su “impronta” entre los varios reinos es mayor – siendo probablemente la razón de que una vez fueran adorados – y esto, también, es el motivo de que puedan ser llamados una vez más, aunque sus adoradores se hayan reducido hasta casi la nada con el tiempo. Cuando sea que usamos la magia o formas de misticismo, estamos haciendo un esfuerzo por ir más allá de la capacidad normal de nuestra mente consciente con el fin de contactar una realidad superior, para influir en el mundo material, o para influir en el organismo psicofísico que identificamos como nuestro “yo”. Consideré que con el fin de hacerlo, la mente consciente debe ser mantenida en suspensión de alguna manera – si ella está a pleno funcionamiento, solo encontraremos el mundo de la consciencia de vigilia y solo el cuerpo físico podrá usarse para cumplir varios objetivos. Esta es la enseñanza básica de muchas diferentes formas de magia. Por lo tanto, la repetición de una serie de palabras aparentemente sin sentido, o la contemplación de un diseño abstracto que esté libre de recordar nada sobre la tierra, mantiene a la mente consciente en un punto definido y permite que surja el movimiento o la experiencia de la mente más profunda. He visto esto en el Tantra muy significativamente, y también se insinuaba ciertamente en otros grimorios que he leído, así como en el Vudú.

La pregunta que podría surgir de alguna manera es si esto es sin embargo posible. Está más allá del panorama del presente libro ahondar en mucho detalle, pero sea suficiente con decir por ahora que la razón está enraizada en nuestra forma de ver la cosmología. Históricamente, las cosmologías han tendido más a menudo a reducir la realidad a una sustancia básica o realidad a partir de la que toda existencia se manifiesta, en lugar de atribuir diferencia real a esas mismas apariencias. Esta tendencia puede ser vista en Occidente entre los primeros filósofos griegos, empezando con Tales que postulaba que todo era una modificación del agua. Anaxímenes, por contraste, asociaba esta sustancia con el aire, y Heráclito, sobre líneas similares, afirmaba que era una llama primordial o fuego. Anaximandro y la escuela eleática mantenían la noción de que todo era una sustancia, pero dudaban a la hora de definirla en términos de un elemento real, postulando, en su lugar, una concepción más sublime del "Uno" o "Dios". Esta línea de pensamiento continuó y se hizo cada vez más popular a través del Neoplatonismo, apropiándose de ella el misticismo cristiano, judío e islámico ya que los paganos de Occidente y Oriente Medio fueron convertidos o asesinados. Incluso antes que los griegos, dicho pensamiento era parte de las tradiciones de sabiduría encontradas tanto en los Vedas como en los Upanishads, así como en ciertos escritos filosóficos chinos, tales como el Tao Te Ching. Declaran que hay una sustancia primordial no compuesta anterior a todas las cosas, conocida como el Infinito, el Uno, etc. Es conocida también, como vacuidad. No era, no obstante, algo sin vida – tenía dentro de sí el potencial para convertirse en todo, yaciendo en su interior todas las formas de vida, el infinito. Es conocida como luz y el reino de fuego, y realiza la función de espacio y la díada de espacio y tiempo. En la Kaballah es conocida como Kether o la Corona y en el Tantra como el Shiva Tattva, así como el Sahasrara o el Chakra Corona. En el Vedanta es llamada Brahman y en el Neoplatonismo es el Uno. Es la puerta a Atziluth o Parasamvit – el mundo, o realidad, más allá del tiempo y el espacio. Esta, en nuestra experiencia, puede reconocerse como esa sustancia a partir de la que nuestra experiencia y consciencia interior han derivado. No puede ser conocida como siendo una cosa, ni como separada de ella, aunque desde la perspectiva de los fenómenos es la pura sustancia ya sea vista como el sujeto en calidad de testigo silencioso, o el mundo del cambio. 

El mito también afirma que, por sus propias razones, un movimiento sucedió dentro de esta pura sustancia que posteriormente resultaría en la creación, manifestándose primero como un minúsculo punto de pura energía y movimiento. Así es como el mundo se hizo manifiesto. Pero al ser manifiesto, ningún cambio real ocurría – en su lugar, había un mero movimiento, pulsación o gesto del infinito dentro de sí mismo, dando surgimiento a la aparente manifestación. Nuestras vidas y existencias son una manifestación de esta sustancia una en su acto creativo.

Y esa sustancia es el Caos.

Pero si esta sustancia es verdaderamente Una y no admite ninguna después de ella, entonces se deduce que está conectada a todo y todo está conectado a todo lo demás dentro de ella. Como tal, cada parte del universo – incluyéndonos a nosotros mismos, nuestras atenciones y nuestra práctica ritual – está conectada a toda otra parte del universo, y si un cambio sucede en una, un cambio sucede en todas. El cosmos es una totalidad no dividida. No hay, en realidad, ni tiempo ni espacio. Por lo tanto, ningún ser individual puede causar un cambio deseado en tanto no transgreda la ley natural en exceso, siempre y cuando no haya una fuerza mayor en su camino. De forma similar, ningún ser individual puede obtener ningún conocimiento deseado. Puedes pensar en la existencia como en una infinita serie de cadenas entrelazadas. Estando cada cadena conectada con todas las otras cadenas que existen – y aunque son infinitas, cada cadena es diferente. Sin embargo, algunas cadenas están enlazadas más estrechamente que otras. Por ello, hay un mayor grado de dificultad o facilidad en producir las causas deseadas u obtener el conocimiento. El plano material es el "espacio de causación-información" de la existencia manifiesta, pero no es insuperable.

El sendero es profundo y quizá nunca termine, pero esto se ha convertido en una herramienta indispensable para mí – tanto para goce así como para entendimiento. Ojalá lo sea también para ti.

1

Sigilización

Antes de adentrarnos en el método de evocación de espíritus a través de la sigilización, deberíamos primero tener claro qué es la sigilización. Algunos de vosotros puede que no hayáis leído mucho sobre la Magia del Caos, así que aquí hay un breve esbozo. 

La sigilización es el proceso de hacer un sigilo, cargarlo y hundirlo en la mente subconsciente o inconsciente. Este último proceso se hace durante un estado mental llamado gnosis, en el que la mente se vacía de todo lo demás. El mago está principalmente conectado con el mundo material, al ser una criatura material. Por ello, un acto o signo no representativo está en regla. Aquí es donde el sigilo entra en juego: una vez el mago hace su propio sigilo, o utiliza un sigilo de la tradición, entonces ese aspecto de la mente que está orientado principalmente hacia la realidad material es apartado y “cegado”. Y esto, a su vez, permite que las energías sutiles que siempre están presentes en el trasfondo de la realidad tomen forma y se manifiesten en el plano material – siendo la causa directa de que ocurran cambios o eventos, o permitiendo que el conocimiento entre en la mente consciente del mago. 

La forma tradicional de hacer un sigilo empieza con una declaración de intención. Por ejemplo, uno podría hacer su declaración, “I will acquire a new partner” (Conseguiré una nueva pareja). Después de hacerlo, escribe la declaración y a continuación la escribe de nuevo, aunque la segunda vez eliminando todas las letras repetidas. Así, la declaración “I will acquire a new partner” se convierte en “IWLACQURENPT”. 

Una vez hecho, las letras usadas en la declaración final son entonces superpuestas las unas a las otras, dando lugar al sigilo. Aquí hay un ejemplo: 

I will acquire a new partner

I W L A C Q U R E N P T 


Planeo publicar diferentes libros de sigilos conforme avance el tiempo, dando en ellos algunas de las correspondencias astrológicas que he aprendido. También expandiré este libro periódicamente en los próximos meses, así que vuelve a comprobarlo para ver si hay una nueva versión actualizada para que puedas descargarla gratuitamente1

El sigilo a continuación es el foco de un elevado estado de atención. Pudiendo inducirse a través de dolor, hiperventilación o una profunda concentración meditativa. En un cierto punto, se logra la gnosis, en la que no hay ningún otro pensamiento en la mente salvo la imagen del sigilo en sí. Entonces, inmediatamente después, el sigilo ha de ser quemado, enterrado o echado aparte. Debería ser olvidado lo mejor que sea posible, debiendo hacer uno todo lo que esté en sus manos para conseguirlo. Solo una vez se haya olvidado – según dice la leyenda – el hechizo empezará a trabajar. Entonces te “recordará” su validez.

El sigilo permite a la mente aferrarse a una forma no representativa. No significa nada en sí misma – por lo tanto, puede ser usada como un portal para que la mente acceda a una realidad más allá de las convenciones de nuestra vida diaria. No teniendo un significado directamente comprensible, el sigilo existe como un portal y punto de enfoque para que la expansión de la mente sobrepase sus preocupaciones mundanas, accediendo a un campo de experiencia que está más allá de lo que es normalmente capaz. Sirve así como una base visual – o auditiva o lingüística – para hacer surgir una nueva dimensión de experiencia.

La razón es simple: cuando la mente se orienta hacia imágenes familiares, automáticamente responde a ellas de una forma condicionada. Si la imagen es por completo desconocida – o si las palabras son completamente desconocidas – entonces la mente reacciona de una manera ajena al condicionamiento anterior o, al menos, de una forma que está menos ligada a los condicionamientos. Por ello, se debe acceder a una realidad sobrenatural de esta forma, consciente o inconscientemente.

Una vez el portal sigílico se ha establecido, la mente puede entonces acceder a la realidad indicada por el sigilo y conforme lo hace puede tomar un rol pasivo o activo.

En un rol activo, sin embargo, se intenta influir en la red sutil de las causas y condiciones invisibles para que se pliegue a nuestros deseos. Esto es, uno puede experimentar o no la otra realidad pretendida a través del sigilo, pero ciertamente la afecta, permitiendo que lo que “podría” suceder ocurra con seguridad. 

Como declaré en la introducción, creo que este es un arte conocido por los antiguos pueblos a lo largo de todo el mundo pero que, en muchos casos, se ha perdido bajo las intrusiones del Islam, el Cristianismo y la Revolución Industrial. Las sutiles ciencias del Chamanismo son un antiguo acercamiento a estos mismos principios y uno puede encontrar en ellas muchos de los mismos fundamentos.

En términos de la evocación, un sigilo puede ser usado para evocar a cualquier espíritu utilizando el siguiente método:

1. Toma el nombre de la deseada entidad y escríbelo. Puedes usar las letras del alfabeto latino, o puedes usar un alfabeto con el que no estés familiarizado. No obstante, recomiendo usar cualquier alfabeto/glifo de la cultura de la que venga el espíritu que estás intentando evocar. Así, si el espíritu es nórdico, usa Runas, o si el espíritu es griego, usa el alfabeto griego, etc. Después escribe las letras las unas sobre las otras, para formar un sigilo abstracto. Tampoco tendrás que usar todas las letras del nombre, pero usa alguna de ellas al principio. Una vez formado, puedes usarlo como el vínculo conector a la entidad. Con el tiempo, puedes incluso hacer un sigilo simplemente a partir de tu propio diseño de la intención, para usarlo con el fin de contactar con el espíritu en cuestión. La intención es el aspecto más importante a la hora de forjar el vínculo conector para el contacto. Con el tiempo, conforme vayas a mejor en esto, puedes simplemente hacer el sigilo para que se adecue a cualquier estilo que te guste, sin letras en absoluto, en tanto que sea un diseño abstracto. Las letras no son tan importantes como el acto de hacer el sigilo.

Aquí hay algunos sigilos que he confeccionado a partir del alfabeto copto de Egipto, usados para evocar deidades egipcias. A menudo me ha sido más fácil hacerlos con un PC y después imprimirlos y dibujarlos con mi propia mano. Como con cualquier cosa, descubrirás qué es lo mejor para ti conforme continúes practicando.  

Aquí también hay algunos ejemplos de deidades nórdicas hechos a partir de las Runas tradicionales: 


Aquí hay algunos ejemplos escogidos del Libro de Enoch:


2. Coloca el sigilo delante de ti – sobre una mesa o en un sitio despejado de la habitación. Si estás realizando la forma más elaborada como es dada más abajo, el sigilo estará sobre el altar.

3. Cálmate, enfoca tus energías e intenta eliminar los pensamientos de tu mente tanto como seas capaz. He descubierto que hacerlo durante 10 minutos antes del ritual, mejora mucho la viveza del ritual. La meditación de antemano es tan indispensable para el ritual como el ritual mismo.

4. A continuación, mira al sigilo, te provocará una reacción visceral o intuitivamente potente. Tradicionalmente, los sigilos son “hundidos” en la mente subconsciente por métodos tales como la hiperventilación o la extenuación, quemando la carne con incienso, pinchándola con agujas o masturbándose. Todos estos métodos – menos la masturbación – podrían tener consecuencias no deseadas sobre la salud, así que no los recomiendo. El método que recomiendo es mirar simplemente el sigilo hasta que empieces a ver alucinaciones sutiles, tales como movimiento, nubes, desapariciones, luces, etc. Este método tarda más pero es más efectivo a la larga en la comunicación con entidades. Si usas un mantram (ver más abajo) puedes simplemente recitarlo hasta que el espíritu se manifieste en contacto.

5. Una vez el contacto haya sido establecido por la sensación palpable de la presencia de la entidad, puedes hacerle preguntas o emitir tus peticiones. La entidad puede rehusar o exigirte algo, en cuyo caso puedes seguir las demandas para el efecto deseado o evocar a la entidad múltiples veces con el fin de establecer una buena compenetración con ella.

6. Una vez el ritual haya terminado, es aconsejable quemar el sigilo, o enterrarlo, aunque si el ritual se demostró efectivo podrías guardar una copia del sigilo en tu propio “libro de sigilos” para un uso posterior. Es así de simple. Aún así es un método altamente efectivo. Ojalá la introducción diera alguna idea del porqué funciona – o, al menos, una teoría de trabajo del porqué es posible que funcione. Pero funciona, y pronto lo descubrirás.

2

Expandiendo el Proceso Ritual

Aunque haya dado el ritual de la forma más simplificada, he descubierto que cuanto mayor grado de esfuerzo pone uno en el ritual en sí, mayor será el efecto manifiesto de la evocación. He tenido éxito en convocaciones con nada más que el simple sigilo, aún así la presencia no es tan clara o profunda en ausencia de rituales más elaborados. Pero por elaborados no quiero decir casi tan elaborados como algunos grimorios describen. Simplemente me refiero a más elaborados que el ritual simplificado dado más arriba.  
Un ritual más elaborado puede ser conducido con nada más que un altar, el sigilo, luces de colores e incienso. Solo con esto el ritual será más efectivo. Esto es todo lo que necesitas literalmente para realizar adecuadamente un ritual y solo la presencia puede magnificar y elevar dramáticamente el sentido de la presencia del espíritu. Según mi experiencia, un ritual elaborado en el que falten estos pocos artículos no es tan bueno como un ritual simple en el que estén presentes. Algunos argumentarán que se necesita un gran detalle más – los nombres hebreos de Dios escritos sobre algo, una vara, un pentáculo, una copa, una espada, un triángulo del Arte, etc. – pero si este fuera el caso ninguna cultura realizaría magia en absoluto salvo los Hermético-Kabbalistas europeos. La verdad es que se puede realizar magia con cualquier variedad de utensilios – sin embargo, culturalmente, como occidentales somos más susceptibles a ciertas cosas. Esto no significa que la magia en sí las requiera, pero la hace más fácil para nosotros, a la luz de nuestra esfera cultural colectiva. Por lo que, si puedes usarlas, hazlo. Si no puedes, aun así inténtalo.

Franz Bardon, en mi opinión, es el primer mago al que leí que mencionaba específicamente el uso de lámparas de colores. He visto que muchos las recomiendan en estos últimos tiempos, y parecen haberse convertido en uno de los utensilios más populares en la magia tal y como se practica en la actualidad.

Para dar una breve idea de cómo hacer una lámpara coloreada, hay muchos métodos pero el más simple es procurarse la parte de cristal intercambiable de una lámpara resistente al viento y una pintura que resista el calor. Algunas veces es difícil encontrarla en las tiendas, así que recomendaría ir a una tienda especializada en manualidades que tenga una amplia variedad de artículos. Compra algunos pinceles y simplemente aplica la pintura de color. Tres o cuatro capas deberían ser suficientes, aunque puede que quieras usar menos en tanto que la luz será más brillante si hay un menor recubrimiento de pintura. Antes de que usara lámparas de colores, era consciente aun así de la idea general de que color = magia, y hacía uso de velas de colores. Los efectos de una lámpara de color contra los de las velas de colores es sorprendente. En una escala de uno a diez, siendo uno lo más bajo y diez lo máximo, la manifestación visual de las lámparas coloreadas permite que la presencia del espíritu se manifieste con una seguridad que va de seis a ocho puntos de intensidad, donde las velas de colores oscilan entre cuatro y seis. Sin embargo, hay otro método que funciona tan bien como las lámparas de colores, y creo que fue el método usado por ciertos antiguos hechiceros – si estoy leyendo las insinuaciones de sus escritos correctamente. Este es el uso de telas de colores. Aquí, uno puede usar velas normales para la iluminación, pero en lugar de usar lámparas de colores lo que se hace es posicionar el altar de tal forma que no solo el mismo altar está cubierto con un mantel de color, sino también se suspende otra tela de color detrás del altar, para que sirva de telón de fondo. Las velas entonces irradian el color de la tela, y todo el espacio ritual de trabajo está bañado por la misma y sorprendente luz. Esto funciona tan bien como las lámparas de color, aunque las lámparas de color permiten usar una mayor variedad de colores a la vez. Esto no es completamente necesario, aunque he descubierto que algunos espíritus lo prefieren. Franz Bardon dictó el siguiente simbolismo tradicional del color en su libro, The Practice of Magical Evocation: 

Solar – dorado, ámbar o amarillo.
Lunar – plata, gris o blanco.
Mercurial – naranja, moteado u opalino.
Venusino – verde.
Marcial – púrpura (aunque en gran medida,
siempre he usado el rojo para las energías Marciales)
Jupiterino – azul.
Saturnino – violeta oscuro.

Estas, no obstante, solo son sugerencias. Si lees antiguos textos astrológicos encontrarás otras correspondencias de color que pueden usarse. He descubierto que lo mejor es encontrar un sistema de color que funcione para ti y adherirte a él. Algunos, por ejemplo, han propugnado el uso del rosa para las energías Venusinas y el verde para Mercurio. Esto, en mi opinión, tiene un poco más de sentido que las directrices de Bardon. Si el espíritu es elemental en lugar de planetario, un sistema similar de color se aplica:

Tierra – marrón/verde.
Agua – azul.
Fuego – rojo/naranja.
Aire – blanco/amarillo claro.

Los seres ctónicos generalmente se inclinan hacia los rojos, azules, púrpuras y violetas oscuros, aunque en la India el espíritu del nodo descendente de la luna, conocido como Ketu, está asociado con todos los colores en un patrón moteado. Similar a Mercurio, aunque más intenso.

Curiosamente, Franz Bardon también recomendó usar más lámparas cuando más cerca se está de la Tierra. Nos da las siguientes cantidades:
Tierra – diez lámparas.
Luna – nueve lámparas.
Mercurio – ocho lámparas.
Venus – siete lámparas. Sol – seis lámparas.
Marte – cinco lámparas.
Júpiter – cuatro lámparas.
Saturno – tres lámparas.

No lo he visto necesario hasta el momento, a pesar de que tiene un sentido intuitivo. La construcción de la lámpara de Franz Bardon – y todo su sistema mágico – es significativamente más complicada que la que yo he propugnado, pero sé que es un hecho que los métodos que uso son exitosos – como tú, también, pronto descubrirás.

Además de esto, el incienso también ayuda en gran medida. El uso mágico del incienso ya se debería entender, por lo que no siento ninguna necesidad real de explicar el por qué es tan maravilloso. Suficiente ahora, será decir, que la quema de un perfume en simpatía con la naturaleza del trabajo, no solo aumentará el poder del trabajo sino también le colocará a uno en un más profundo y receptivo marco mental – un marco mental más apropiado. Cualquier mago puede ver por sí mismo el benéfico uso de perfumes mágicos, simplemente intentando diez trabajos sin incienso y después otros diez trabajos con incienso. Los diez con incienso siempre serán más poderosos.

Generalmente hablando, el uso de incienso ha seguido líneas de correspondencias astrológicas, con ciertas hierbas siendo Mercuriales, otras Saturninas, siendo otras Marciales y todavía otras Jupiterinas, Solares, Venusinas o Lunares. No necesariamente suscribo la noción de que hay rígidas y rápidas normas de lo que constituye un verdadero “incienso” planetario, pero diré que al menos hay una correspondencia psicológica entre ciertos tipos de olores y ciertos tipos de estados mentales. Los poderes a menudo asociados con Marte, por ejemplo, son ásperos, picantes y densos, mientras que los poderes Venusinos son suaves, seductores y tentadores. Aquí hay unas breves directrices de lo que he encontrado en lugar de estas correspondencias, pudiendo tú tomarlas o dejarlas a tu gusto: 

Solar – aromas brillantes, no florales, dulces, largos y trascendentes. El Sándalo es el mejor ejemplo.

Lunar – aromas oscuros, florales, profundos, dulces sin ser evidentes, e inmanentes. La Lila es un buen ejemplo.

Mercurial – aromas moderados, no florales, frutales o basados en las hojas si es posible. El olor del té Earl Gray con Bergamota me viene a la mente.

Venusino – aromas brillantes, siempre florales, profundos o superficiales, seductores y tentadores. Begonias, Rosas, el aroma del Jazmín, etc., todos se ajustan.

Marcial – como se dijo antes, áspero, picante y espeso es mejor. La Canela es buena para trabajos de naturaleza placentera, mientras que el Tabaco es mejor para trabajos más profundos.

Jupiterino – orgullosos, olores fuertes, y aromas de calma regia. El aroma del Pino es perfecto para Júpiter.

Saturnino – aromas oscuros, rancios e inmóviles, casi al borde de pudrirse. Tradicionalmente el azufre era usado más a menudo con Saturno (y con Marte) pero el aroma del Chocolate mezclado con Lavanda es el mejor que he encontrado que no sea ofensivo.

Es una perogrullada en magia que – en ciertos casos – cuanto más inundes tus sentidos y mente con estímulos, mayor el poder del ritual. En el caso de la sigilización, el principio, como he mostrado, será siempre evitar la mente consciente a través de un medio no representativo, pero en adición al uso de un sigilo como punto de enfoque visual, hay otros métodos complementarios para elevar el efecto básico. El sigilo es visual, pero también se puede utilizar el sonido o el pensamiento. En el Tantra, un mantra o mantram es una fórmula en sánscrito que se repite un cierto número de veces, y que contiene sus propias formas no representativas llamadas “sílabas semilla”. Estas son meras sílabas que no tienen un significado evidente, pero que poseen una correspondencia sutil con el espíritu o energía planetaria evocados. Uno podría estar evocando a Ganesha, por ejemplo, con el mantram “gang gang ganapati hey namaha”. En adición al uso del término sánscrito Ganapati (Señor de los Demonios), la sílaba semilla gang también se usa – la cual, en sí misma, no significa nada sino que representa para la mente a Ganesha como una forma no representativa. Como tal, además de mirar fijamente al yantra de Ganesha, el mantram sirve al propósito de establecer el sonido también como una parte del rito, inundando el aspecto vocal-auditivo de los sentidos igualmente, elevando el efecto.

Digamos que queremos evocar a Loki. Para hacerlo a través de la estimulación sonora o vocal, lo que haremos será crear un sigilo mántrico para recitarlo durante el rito.

En el caso de Loki, podemos hacer una frase,

“Loki, we call on thee, and wish to enter thy presence.”
(Loki, te llamamos, y deseamos estar ante tu presencia.)

Después mezclamos las letras para hacer un mantram ya hecho:

“Lio opecscerlaena tapree”

O, si esto es demasiado difícil, podemos simplificarlo:

“Cerlaena alowe kionalo”

He descubierto que es más efectivo que una recitación preformada en inglés. Generalmente, el mantram tiene que ser recitado hasta que el espíritu llegue. O si el espíritu llega y su presencia empieza a menguar el mantram puede recitarse para traerlo de vuelta a presencia. El sentido de “disminución” a menudo no proviene del espíritu, sino de nuestra mente consciente poniéndose en marcha una vez más.

Estos métodos son, por supuesto, meras sugerencias. Descubrí por mí mismo esta práctica intentando cosas nuevas, por lo que el aspecto de creatividad e innovación que pertenece a la convocación de espíritus no puede ser exagerado.

Igualmente, cuando evoco a un espíritu, lo primero que intento es determinar sus correspondencias astrológico/ elementales. Después dispongo el ritual de acuerdo a ellas, asegurándome de tener los colores, metales e incienso correctos, así como los minerales o hierbas apropiados si la situación lo requiere.

No obstante, la correspondencia astrológica o elemental no es siempre aparente cuando estás evocando a un ser más oscuro. Su significado se ha perdido para la historia y a veces, solo nos quedan los nombres.

En tales casos realizo un ritual “todo propósito” para la primera evocación. Aquí, uso un fondo blanco para el altar, coloco un mantel también blanco y enciendo siete lámparas. No incorporo metales en absoluto.

Después de haber evocado al espíritu, le preguntaré en algún punto sobre qué colores, aromas, metales, hierbas y minerales prefiere, así como cualesquiera implicaciones astrológicas que el espíritu pudiera tener. A menudo tengo una grabadora digital presente con lo que simplemente digo las respuestas del espíritu en alto y las escribo después. Una vez se han establecido sus preferencias, puedo anotar lo aprendido en un libro para referencia posterior.

Aunque no es enteramente necesario, recomiendo usar un espejo de scrying en adición a tus otros implementos rituales.

Si no estás familiarizado con lo que es un espejo de scrying, básicamente es cualquier superficie negra y vacía en la que el reflejo del espíritu o sus formas puedan aparecer. Se usa con la intención de obtener información visual del espíritu en cuestión, así como para propósitos tales como la adivinación, decir el futuro, o, asimismo, descubrir nuevos sigilos con los que evocar al espíritu. La idea detrás de ello es que sirva como un punto de enfoque visual a través del cual el espíritu en cuestión pueda comunicarse con tu propia mente, haciéndote ver imágenes de sí mismo en el espejo. Generalmente, al principio estas no serán particularmente vívidas, aunque con tiempo se volverán más claras, hasta que alcances el punto en el que son casi terroríficas en su claridad esencial.

Para hacer un espejo de scrying, no necesitas nada más que un marco para fotos con peana, quitar el cristal y colocar un lienzo negro en él. Si dejas el cristal probablemente captará el reflejo de las luces rituales, distorsionando la imagen.

Se debería colocar sobre el altar donde ninguna luz se refleje en él y tendría que estar tocando el sigilo si es posible. Se debe mirar en él periódicamente a lo largo del ritual, y cuando empieces a ver formas o colores emerger sobre su superficie, en ese momento puedes fijar la mirada intensamente. Haz todo lo posible por recordar todo lo que ocurra, y escribe las imágenes que veas después en un diario especial.

Como dije antes, tengo una grabadora digital encendida durante el ritual, así que si veo una imagen cuadrada con una paloma en su interior, por ejemplo, puedo simplemente decirlo en alto y después referirme a la grabación para refrescar mi memoria. A veces las imágenes vienen rápidamente, por lo que sería bueno hacer todo lo que puedas para ayudarte a recordar. Con el tiempo podrás aprender un lenguaje y sistema de símbolos que cada espíritu posee, aunque los mensajes no sean a menudo entendidos durante el mismo ritual. Tal es el motivo de que sea muy importante grabarlo todo para un análisis posterior.

A la luz de lo anterior, un ritual más elaborado puede proceder como sigue:

Proceso de Preparación

1. Prepara el altar, cubriéndolo con un mantel de color en consonancia con la energía del espíritu que deseas evocar.

2. Coloca la(s) lámpara(s) de color(es) sobre el altar, aunque no la(s) encienda(s) todavía.

3. Prepara la varita de incienso que usarás para fumigar el área ritual, o el quemador de aceite esencial. No lo enciendas todavía.

4. Coloca el espejo de scrying sobre el altar, hacia la parte posterior o a un área donde la luz de la lámpara no brille sobre él.

5. Ten un bolígrafo preparado sobre el altar, y papel blanco sin líneas en medio. El papel debería tener el nombre del espíritu en español y, si lo deseas, el nombre del espíritu en el lenguaje en el que era tradicionalmente conocido (nórdico, árabe, persa, griego, etc.).

6. Ten ya la grabadora digital preparada.

Ritual

7. Si hay luces en la habitación, apágalas. Enciende la grabadora digital.

8. Siéntate en la oscuridad durante un rato, cálmate, respira lentamente y centra tus energías.

9. Entonces, lentamente, enciende las lámparas de colores y el incienso.

10. Mira al papel en blanco que hay frente a ti.

11. Lenta y deliberadamente, escribe el sigilo.

12. Después, escribe el mantram usando el nombre del espíritu.

13. Una vez hecho esto, mira al sigilo intensamente mientras recitas el mantram. Puedes hacerlo con los ojos abiertos o cerrados. Hazlo hasta que sientas la presencia del espíritu.

14. Si el espíritu está presente, puedes hacer lo siguiente: a) comulgar simplemente con el espíritu, sin preguntarle nada, b) pedirle al espíritu que cumpla cierta meta para ti o causar un cierto efecto, c) pedirle al espíritu información sobre él mismo o sobre alguna otra cosa (Si te dice algo, dilo en voz alta para que la grabadora digital lo capte).

15. Mira al espejo de scrying. Míralo tanto como puedas sin parpadear. Di en voz alta cualquier imagen que surja.

Finalización

16. En cierto punto sentirás que el espíritu ya está listo para marchar. Una vez tengas una señal del espíritu, agradécele que haya llegado y se te haya mostrado a sí mismo y despídete.

17. Puedes escribir una copia del sigilo en tu libro de sigilos en este punto, pero después destruye el sigilo que acabas de hacer.

18. Guarda tus pertenencias rituales. La evocación ha terminado.

3

Comentario Final

Si no has realizado todavía una evocación con éxito, podrías sentir curiosidad sobre lo que sucede exactamente durante una evocación. Los hechizos en general carecen de fenómenos acompañantes aparte de pequeñas sensaciones e intuiciones sobre ellos – esto es, si van a funcionar. La meta de un hechizo es que sus principales fenómenos sucedan. Si lo hace, será exitoso. Las evocaciones son otro asunto: una evocación puede ser exitosa incluso si no hay fenómenos acompañantes, en tanto en cuanto el espíritu cumpla la petición que haces durante la misma. O, una evocación puede ser exitosa por los fenómenos que la acompañan, incluso si no hay una petición concedida. Las evocaciones son un animal muy diferente del mero trabajo de hechizo, y son muchos menos hechiceros o hechiceras los que las llevan a cabo realmente que aquellos que meramente lanzan hechizos. Esto es porque con la evocación, uno está tratando con otra inteligencia que está fuera de la propia mente – o, quizá, una inteligencia que está dentro de la propia mente y que ha sido sumergida y escondida durante toda una vida. Son impredecibles y caóticas, mientras que el trabajo con hechizos es cortar y secar. Sin embargo, la experiencia de una evocación exitosa puede ser mucho más rica de lo que cualquier hechizo pudiera insinuar, ya que al confirmar aunque sea una pequeña parte de la realidad no física, muchas otras verdades podrían ser igualmente confirmadas. Si hay espíritus desencarnados y podemos contactar con ellos con un medio tan simple como una evocación a través de un sigilo, ¿qué otras verdades metafísicas están implicadas en dichos hechos? La vida, obviamente, es más que el mero hecho del cuerpo material y sus evoluciones. Hay más en la consciencia que un principio en la concepción y un fin en la muerte. El cosmos está poblado por miríadas de seres – muchos de los cuales tienen conexiones psíquicas con nosotros, o al menos, la posibilidad de tales. La realidad puede ser tan infinita e inspiradora de sorpresa como los místicos de todos los tiempos han afirmado, y puede haber un sendero sobre el que se puede establecer una meta mucho más valiosa que cualquier cosa, que pudiera uno haber imaginado con anterioridad.

Pero divago.

Más al punto: para empezar, ¿qué se debería esperar de una evocación?

Hay algunas cosas en general a observar, si nunca has evocado antes. La primera es que puede que no experimentes nada en absoluto durante algunos meses. Esto es, si evocas a menudo. Mucha gente está demasiado endurecida y embotada para conseguir algo de la evocación las primeras veces, y como tal, el proceso requiere muchos esfuerzos antes de que se sienta algo. En mi propio caso, las evocaciones no funcionaron hasta después de unas navidades en las que bebí demasiado en una fiesta y al día siguiente estuve en la cama con una terrible resaca, sujeto a extraños sueños lúcidos y alucinaciones con los ojos cerrados. Después de esto pude sentir con facilidad a los espíritus en la evocación – casi demasiado fácilmente, incluso, porque también podía sentirlos fuera de la evocación, en la vida diaria, y esto me provocaba a veces dificultades. Pero si continúas con la práctica de la evocación, incluso si al principio no ves nada, al final verás. Necesitará tiempo y paciencia, pero sucederá.

El segunda tiene que ver con lo que ocurre una vez empiezas realmente a ver y sentir cosas durante la evocación. Yo aún no he percibido un espíritu de forma visible en toda regla, como si estuviera físicamente presente en la habitación, aunque he leído que dichas cosas les pasan a la gente con el tiempo. Más a menudo las imágenes surgirán en el espejo de scrying, o tendrás una rápida serie de imágenes que inunda el ojo de tu mente. Visualmente, he visto flashes de luz física y extraños movimientos en el espectro visual, en adición a muchas visiones alucinatorias que son similares a las fases tempranas de la intoxicación con LSD. Son manchas de color, patrones como de celosía, ondulantes y amorfas siluetas, la sensación de que las paredes retroceden o se acercan (como si estuvieran “respirando”), distorsiones en profundidad de la percepción, etc. En lo que se refiere al espejo de scrying, al principio verás alucinaciones similares pero serán más pronunciadas al verlas en el mismo. Generalmente las formas empezarán sin rasgos distintivos, pero con el tiempo se moverán más y más rápidamente y adquirirán formas definitivas. Con frecuencia se verán caras, animales y diseños geométricos. Como dije antes, si empiezas a verlos, expresa lo que estás viendo en voz alta para que la grabadora digital lo capte. ¡Te sorprenderás de cuánto olvidas de lo ocurrido en un ritual una vez el mismo haya acabado!

Más allá de lo que veas visualmente, no obstante, también puede que haya percepciones sutiles en tu cuerpo tales como sensaciones de estremecimiento, pesadez, ligereza, frialdad, calidez, etc. Estas nunca han sido para mí particularmente interesantes o pronunciadas, aunque muchos informan de ellas. Tampoco he oído nada en voz alta en un ritual de evocación, pero esto le ocurre a algunos.

Sin embargo, la parte más atractiva de un ritual de evocación exitoso no está en las diferentes alucinaciones que uno tiene, sino en la sensación palpable de la presencia del espíritu. Es difícil de describir, pero a veces es increíblemente bella. Las mismas sensaciones que puedes generar al escuchar una pieza favorita de música en el escenario correcto, o teniendo una charla con un amigo al que no hayas visto desde hace largo tiempo, o viendo encantadoras piezas de arte en un museo – todas estas son de alguna manera el equivalente de la experiencia de la presencia de un espíritu evocado. Es verdaderamente sorprendente. Para estar seguro, hay veces en las que el espíritu está apagado o incluso enfadado por haber sido convocado, pero lo más frecuente es que el espíritu esté tan interesado en el encuentro como tú, y esté más que deseoso de compartir sus aspectos benignos contigo en el campo de la experiencia. Palabras tales como “comunión”, “compañerismo”, “unidad”, “concordia”, “sincronicidad”, etc., me vienen a la mente. Para mí, esta parte de la experiencia es la verdaderamente valiosa. El resto es escarcha sobre el pastel.

La tercera observación es qué ocurre cuando se le piden efectos al espíritu. En mi experiencia los espíritus están menos inclinados a realizar tareas específicas de lo que los grimorios tradicionalmente lo pintan. Si realmente quieres conseguir algo, eres ciertamente libre de pedir a un espíritu que te ayude, y en algunos casos sucede, pero un hechizo sigilizado o tradicional a menudo funciona mejor, en la medida en que estás directamente enlazado a tu propia corriente de energía/pensamiento y no se apoya en una inteligencia externa. Esta es mi experiencia y puede ser bastante diferente de la de otros. La excepción a esto es cuando tratas con espíritus específicamente planetarios o astrológicos; estos realmente llevan a cabo efectos, y a menudo de forma muy consistente. En la medida en que se refiera a la recogida de información, el problema con la evocación es que los espíritus a menudo se comunicarán a través de imágenes que aparecerán en el espejo de scrying, y aunque estas sean adecuadas, su exactitud a menudo no es entendida hasta que el evento ya ha pasado o ha sido confirmada por alguna otra información. La evocación puede usarse como un complemento de apoyo a otra adivinación, pero a menos que seas muy bueno con ella – talentoso, diríamos – puede que no sea enteramente útil.

En este punto creo que he cubierto todo lo necesario – y mucho de lo que es útil, aunque innecesario. Recuerda, sé paciente si las evocaciones no funcionan muy bien al principio, y considera la expansión y elaboración del proceso ritual si no lo has hecho ya. El poder de la magia – como el de la mayor parte de las cosas – es proporcional a la cantidad de esfuerzo, tiempo e imaginación que inviertas en ella. Experimenta. Con el tiempo, todo caerá en su lugar.

Buena suerte.

Actualización

He dedicado algún tiempo a trabajar mucho más con el uso de los espejos de scrying y he publicado un pequeño librito de mis hallazgos llamado “Scrying sin Lágrimas”. En el momento en el que la mayor parte del presente libro fue escrito no tenía claros por completo muchos de los aspectos del scrying, así que parte de la información está obsoleta desde el punto de vista de mi más reciente libro sobre el scrying. Lo dejaré como está, no obstante, porque demuestra desarrollo, y ¿qué tendría de bueno la magia si no se desarrollara? De lo que he llegado a darme cuenta es de que las imágenes extrañas y abstractas que aparecen en el espejo de scrying son un tipo de lenguaje que debe ser lentamente aprendido, con lo que la imaginería puede usarse para prever eventos o entender la información. Algunas veces la imaginería del scrying es muy clara, pero incluso cuando no lo es, aun así puede ser bastante útil.

Nota:

1Esta guía se publicó en su idioma original por primera vez en febrero de 2014, la versión sobre la que está hecha la traducción corresponde a marzo de 2015 (Nota del Traductor).


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


4 comentarios:

  1. Gracias por compartir. me gusto el articulo y también me disipo hartas dudas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo Antonio, un placer que te haya servido el contenido de nuestro blog, nos alegra "oírlo"

      Eliminar
  2. realmente genial ¡¡¡ muchisimas gracias ¡¡

    ResponderEliminar