jueves, 14 de enero de 2016

Venciendo a Apep I

Por Setemheb
Traducido por Shaagar Snekkerson


En la mitología egipcia, uno de los papeles clave de Set es el de la defensa de la Barca de Re contra Apep. Apep representa una especie de fuerza de desorden destructivo que se desarrolló en el potencial primordial de Nun, y trató de consumir a Nun solo para escupirla de nuevo antes de la creación del cosmos. Probablemente inspirado en la pitón africana, con unas fauces suficientemente grandes como para consumir humanos, y en el cocodrilo del Nilo, Apep se convirtió en un personaje a quien temer y evitar. Además de “el que fue escupido”, es probable que Apep se asociara con la inicialmente nutritiva, pero potencialmente mortal placenta que tras el parto puede constreñir y matar a la criatura.

En el mito de la Barca de Re, Apep distrae al neteru hasta que su serenidad se colapsa en abatimiento e inacción. Hace esto en muchos frentes, desde pequeños esfuerzos para distraer su atención hasta más grandes intentos para atormentarlos con sus recriminaciones acerca de la “ley transgredida”. Sólo Set puede mantener su compostura en medio de esta crisis y desorden.  Con su particular visión de futuro puede vencer a la distracción y contraatacar a Apep con su cuchillo de parto con mango de lanza. Mata a Apep eliminando sus poderes de generar arrepentimiento y distracción, poniendo la barca de Re en su curso hacia el amanecer.

Los setianos están por un lado retados de forma regular por la distracción y por otro potencialmente reforzados a través de la confrontación con ella. El Don de Set emergido con nuestro linaje como primates, transcendiendo pero incluyendo las limitaciones que vienen con dicho linaje. Estamos sujetos a lo que la tradición budista llama “La Mente de Simio” que se distrae fácilmente debido a sus inestables, incansables y caprichosas cualidades. Lo que permite el Don de Set es la capacidad de vencer a estas distracciones internas y crear situaciones que aíslan de las condiciones exteriores. Lo consigue por medio de su único y más grande poder, la capacidad de enfocar plenamente nuestra atención en un simple y único elemento o acción durante un periodo de tiempo.

El Apep Interior
El Apep Interior se alimenta de la falta de concentración y atención. Funciona por medio de interrumpir tu concentración y compostura interna. Como la mariposa metafórica de la Teoría del Caos, empieza con pequeñas cosas las cuales encuentran a otras pequeñas cosas acabando finalmente en tormentas masivas de falta de atención que le siguen. Como con el Neteru este Apep Interior se alimenta del remordimiento y de las acciones pasadas, añadiendo una respuesta emocional desproporcionada a los eventos actuales o a los recuerdos.

El Apep Exterior
El Apep exterior actúa por medio de interrupciones no planeadas de tu concentración. En nuestras condiciones actuales las más comunes de estas, aparentemente pequeñas distracciones, surgen de otras personas, correos electrónicos, mensajes instantáneos y de texto y llamadas de teléfono durante los periodos en que estamos tratando de utilizar nuestra concentración. De  hecho, al tiempo que nuestra cultura tecnológica aumenta y se desarrolla, ha surgido toda una serie de medios de distracción tratando de interrumpir nuestra concentración y empujándonos hacia un estado de desorientación que Douglas Rushkoff denomina “El Shock del Presente” que es un estado diseñado para ser más susceptible hacia los medios que están siendo usados en nuestra actual “economía de atención”.

Nuestra prioridad principal como setianos debe ser la eliminación de la distracción, la interrupción y fricción en la concentración con las tareas necesarias para el cumplimiento de nuestros Deseos. Al hacer esto actuamos del modo en que actúa Set, y utilizamos el único y mayor de los poderes integrados en su Don.

A diferencia de diversas tradiciones del pasado, a los setianos no se les alienta a apartarse del Mundo con tal de cumplir con su Misión. En vez de ello, usamos sus retos para reforzar nuestras capacidades de todas las áreas.

El primer paso para luchar contra la influencia de Apep es eliminar tus distracciones. En momentos determinados del día silencia las alertas del correo electrónico, cierra los programas de mensajería y apaga el teléfono. Esto probablemente cause al principio algo de ansiedad debido a la desconexión, pero mantente firme y aprenderás que el mundo no se acaba cuando no puede tener acceso a ti en cada momento. Hasta el punto en que puedas programar periodos en que estés accesible a otros por medio de estos canales de distracción, estableciendo un tiempo determinado para su uso e interacción.

Evita la multitarea. Mientras que muchas personas albergan la creencia de que son bastante capaces de hacer múltiples tareas a la vez, prácticamente todos los estudios de capacidad cognitiva acerca del tema, han mostrado una significativa disminución de la inteligencia y el resultado bajo estas condiciones. Ciertamente habrá momentos en que necesites hacerlo, y es para tu provecho el que puedas programar estos periodos por ti mismo en vez de dejarlos emerger a lo largo del día.

Tenemos diferentes conversaciones en marcha en todo momento, con otros setianos o no-setianos. Cada una de ellas tiene lugar ya sea cara a cara o vía teléfono/Skype, por medio de mensajería instantánea, mensajes de texto y emails. No dejan que nuestras mentes traten las diversas escalas de tiempo de estos medios como siendo diferentes unas de otras, en vez de ello tienden a tratarlas como si ocurrieran todas a la vez, y exigiendo una respuesta inmediata. En particular los medios de comunicación inoportunos como el correo electrónico o los fórums tienen una fuerte tendencia a hacer que la gente responda, a menudo antes de que hayan pensado acerca de la respuesta, o poniéndose impacientes si no obtienen respuesta en el periodo inmediatamente posterior a su escritura. El reconocer las características inoportunas de estos medios te permitirá reflexionar mejor acerca de lo que piensas y te liberará de la compulsión de interactuar inmediatamente a pesar de que no haya una necesidad real de hacerlo.
Una de las mejores herramientas que puedes usar para entrenar tu capacidad de concentración eficaz es aprender a trabajar a lo largo del día en bloques de tiempo en que mantienes el enfoque en la tarea. Por un periodo de tiempo ininterrumpible hallas una única cosa que debe ser hecha y la haces. Esto no solo te lleva más cerca de tus Visiones sino que también entrena tu capacidad de concentrarte durante futuros esfuerzos.
En lo que se refiere a las tareas físicas, esto puede conducir al estado denominado como estar “en la zona” donde la conciencia individual queda desenfocada, la tarea simplemente surge como resultado de tus actos realizados aparentemente sin esfuerzo. En las tareas mentales puedes hallarte a ti mismo entrando dentro de la sensación de plenitud personal y atenta consciencia cognitiva de la que Mihaly Csikszentmihalyi habla como siendo un estado de “Fluir”. Cuanto más podemos entrar en estos estados, más conscientes de nuestras elevadas posibilidades llegamos a estar, más valor podemos crear y más podemos devolver al mundo de manera que nuestro poder pueda crecer.
Al principio puedes halar que estás dejando a un lado el tiempo en que mantienes el foco por tareas inconexas. Pero al ir aumentando tu capacidad para mantener la atención deberías trabajar para crear bloques enfocados de tiempo ininterrumpido con los que trabajar en tus oportunidades mayores. La combinación de enfoque, acción sin esfuerzo y fluir pueden crear una situación donde el propio acto de hacer lo que necesitas hacer puede ser una fuente de indulgencia. Más que estar obsesionado por el remordimiento o por una fijación, te encuentras a ti mismo dentro de una misión con la que estás comprometido por el bien de tu propia plenitud.

Al igual que Set en su conflicto con Apep necesitas aclarar tu enfoque. Tus esfuerzos no deben ser derramados por todas partes, sino dirigidos como un haz de laser en una dirección específica. Las interrupciones, el desorden, la fricción, la negatividad y los bucles abiertos formados por acciones no completadas o asuntos no finalizados nos roban la capacidad de tener un enfoque claro. Necesitan ser dirigidas y eliminadas regularmente. Da una finalización a las áreas de tu vida que están incompletas. Comprométete a menos cosas y céntrate más sobre lo que es de un verdadero interés. Finaliza ese asunto inacabado de modo que no pueda robarte más energía en el presente.
Si no sabes por dónde empezar, pregúntate simplemente “¿Qué me aportaría a mí el tener un enfoque claro?” y escribe simplemente las primeras cinco cosas que te vengan a la mente.
Con el objeto de tener dicha capacidad de enfoque necesitas desarrollar la capacidad de realizar cortes limpios en tu atención. Cuando interrumpes la realización de algo, debes quedarte completamente desconectado de ello. Concluye una cosa y empieza otra. No permitas que estas tareas se entremezclen las unas con las otras aunque una de ellas no esté finalizada por completo. Estar en medio y hacer muchas cosas a la vez “un poco”, pero, al fin y al cabo, no hacer nada es lo que acecha en la base del ApepInterno. Esta habilidad puede ser entrenada tanto en tu vida activa como a través de tu Trabajo en la Magia Negra Mayor, donde cortar en seco las actividades y la capacidad de dejar los asuntos a un lado son elementos críticos para el éxito.

Por cierto, si estás trabajando en un proyecto en tu ordenador, abrir un programa diferente o usarlo para chatear no es cortar en seco. Levántate, camina un poco y haz algo que no esté relacionado durante diez minutos antes de volver al ordenador ya sea para ocuparte en el mismo proyecto o en uno nuevo.

Cambia los canales de lo que estás haciendo. Enfoca cada día algunos de tus esfuerzos en las tres áreas principales de tu vida, la física, la emocional y la mental. Hallarás que cada una de estas áreas puede influir sobre las otras. Por ejemplo, cambiar a una tarea física tras un periodo de actividad mental intenso puede tener una fuerte capacidad de renovación emocional.

Tu mejor modo de aislarte de Apep viene por medio de actividades a las que te dedicas o los rituales diarios. Pensamos que somos agentes conscientes en todo momento, pero tal y como Gurdjieff nos hizo observar, somos criaturas de hábito con la ilusión de tener el control. En vez de evitar las actividades pautadas que se nos ofrecen por medio de usar esos momentos de consciencia que tenemos para dirigir nuestra voluntad hacia la creación de hábitos, o rituales, en concordancia con nuestras Visiones. El cambio de la propia rutina, o del estilo de vida es la actividad más estresante que un humano puede abordar, de modo que no trates de hacer demasiados cambios a la vez. Céntrate en crear un ritual para ti mismo durante un periodo de 30 días y sólo una vez que esté en su lugar debes tratar de añadir un ritual adicional.

La razón para sugerir 30 días como el periodo para crear e integrar un ritual es para observar los efectos del “Habit Gravity” tal como han sido descritos por Eben Pagan[1]. Al igual que los objetos lanzados al espacio, la mayoría de nuestros esfuerzos se perderán en una primera fase, simplemente al tratar de averiguar la velocidad de escape necesaria para alejarse de la gravedad de nuestros hábitos pasados. Durante los diez primeros días, aproximadamente, te sentirás activamente resistente a tus propios esfuerzos. Si continúas manteniéndote firme, simplemente serás reacio al nuevo ritual. Después, los últimos diez días, hallarás que te aclimatas al nuevo ritual y pasas paulatinamente más dificultades intentando imaginarte por qué no lo estabas haciendo anteriormente. El reto es mantener la voluntad contra la gravedad generada por este hábito hasta que llegues al punto en que el nuevo hábito coge su propia inercia. Sé justo contigo en esta contienda, pero permanece firme en tu resolución.
Como se supone, tienes una reserva limitada de Fuerza de Voluntad que puedes usar en un momento dado. Por medio de usarlo para enfocarte en crear rituales que favorezcan el cambio en tu conducta y tus actividades, puedes crear unas condiciones nuevas que harán que el cumplimiento de tus Visiones sea inevitable como resultado de lo que está haciendo. Si pasas un años elaborando diez rituales por ti mismo en los que enfocas tu atención, maximizas tus esfuerzos y creas condiciones congruentes con tus Visiones ¿en qué podrían ser diferentes la calidad de tu vida y de tu trabajo?






[1] Resumiendo, el autor explica la mecánica al cambiar unos hábitos determinados por otros más deseados, haciendo un símil con el proceso seguido por la Teoría de la Gravedad. N. del T.


Este texto ha sido traducido a partir del artículo original que se halla en el siguiente enlace:

Quiero resaltar que, tras pedir repetidamente permiso para su publicación (que el autor me dijo que daría tras leerla) y no obtener respuesta, procedo a la misma, pues, personalmente la encuentro sumamente interesante.

1 comentario: