martes, 5 de enero de 2016

Magia Sigílica: Los Fundamentos

Por Anousen Leonte
(Traducido por Manon de Sigil Magick: The Basics)

1

Introducción


Este breve libro trata sobre el tópico de la creación de sigilos físicos en aras del lanzamiento de hechizos. Es el volumen compañero de mi otro libro, Evocación a Través de la Magia Sigílica. Sin embargo, en esta obra explico en mayor detalle algunas de las nuevas formas de creación y destrucción de sigilos, que tanto se aplican a su uso en la convocación, como a la magia sigílica en general. 

La magia sigílica es el arte de desarrollar, contactar o expresar la mente/voluntad inconsciente a través de formas físicas abstractas o no representativas. El término sigilo es la palabra en latín para sello – esto es, el sello usado para convocar a un Espíritu. Aquí hay un ejemplo sacado de un antiguo Grimorio:



Un sigilo sirve como un signo y punto de enfoque mágicos. En el hecho de que no represente a nada del mundo material está su poder. La idea detrás de la magia sigílica es que uno escoge un tópico – sea este una entidad, una declaración de intención, etc. – y mezcla sus letras hasta que se convierta en un glifo o imagen que se corresponda con el tópico sin llegar a representarlo. Para crear un sigilo, solo se necesita desarrollar un ideograma abstracto que simbolice la intención que se tiene, pero que no represente algo que la memoria reconozca.

Una vez hecho esto, la magia puede ser realizada con él. Es posible, usando sigilos, cambiar la realidad para adecuarla a nuestros deseos, con tal de que la realización de dichos cambios sea posible. Por ejemplo, no es posible, quizá, convertirse en Rey o Reina de Noruega, pero sí es posible mejorar la situación financiera propia, hacer que un enemigo caiga enfermo, encontrar un artículo raro, etc. Pero, aun así, podría ser posible hacernos conscientes de ello.

En adición al lanzamiento de hechizos, también es posible evocar a cualquier entidad que uno desee - o, al menos, es posible intentar dicha evocación. Es verdad que la entidad no siempre aparecerá, aunque eso podría deberse a un ritual inadecuadamente realizado, una interferencia astrológica, u otras causas. Por lo tanto, hay dos tipos de magia sigílica referidos aquí: (1) la magia sigílica que apunta al lanzamiento de hechizos, con la intención de realizar cambios en la realidad física o mental, y (2) magia sigílica que tenga como meta la evocación o convocación de un espíritu.

Cuando se trata del lanzamiento de hechizos, el sigilo debe ser cargado con poder mágico, sumergido en las profundidades de nuestra mente inconsciente y destruido después estratégicamente como un tipo de objeto talismánico. La destrucción es llevada a cabo con el fin de eliminar apropiadamente el sigilo de la realidad manifiesta, permitiéndole existir como una forma de pensamiento en la realidad inmanifiesta o premanifiesta – solo se realiza el ritual adecuado con el sigilo en cuestión, quedando simplemente en eso. Con el tiempo, el resultado se manifestará. Una colocación estratégica, no obstante, se hace para permitir al sigilo irradiar su influencia sobre un área específica. Puede ser destruido a la larga, pero no inmediatamente.

Hay cinco formas de destruir un sigilo: por aire, por tierra, por agua, por fuego y por las propias manos. Las describiré al final de la obra.

En la evocación y convocación, no obstante, el sigilo puede ser destruido o preservado, dependiendo de la petición del espíritu al que se está convocando, o dependiendo de la naturaleza de la entidad. Un espíritu, por ejemplo, puede pedirte que preserves el sigilo y lo uses para futuras convocaciones, o también puede pedirte que lo quemes, entierres, etc. En algunos casos, la naturaleza del espíritu puede requerir que el sigilo sea destruido. Y, a la inversa, la naturaleza del espíritu también puede requerir que el sigilo no sea destruido. Depende de la situación, el espíritu y la razón por la que lo estés evocando. Generalmente, si tu objetivo solo es comulgar con un espíritu u obtener conocimiento, el sigilo a menudo es preservado, mientras que si pretendes que el espíritu lleve a cabo algo físico, puede que sea necesario destruirlo. Sin embargo, lo opuesto también puede ser verdad – en cada caso, se debería pedir la guía del espíritu o entidad durante la convocación para saber lo que quiere.

Es importante observar esta distinción porque el tipo de sigilo que vayas a crear debería depender de lo que hagas, en última instancia, con el mismo. Algunos sigilos no pueden ser destruidos a través de ciertos métodos, así que si estás planeando destruir el sigilo deberías tenerlo en cuenta antes de crearlo. Asimismo, si nunca has realizado un hechizo a través de la magia sigílica, te recomiendo leer esta guía entera antes de empezar, ya que hay consideraciones que deberías tener en cuenta que solo son tratadas en las últimas secciones. O, si quieres empezar inmediatamente, empieza algo pequeño y usa papel y tinta como único medio para tu sigilo.

Sigamos adelante...

2

Desarrollando un Sigilo 

El primer paso para hacer un sigilo es desarrollar una declaración de intención. Aquí hay un ejemplo simple: 

I will receive a job promotion 
(Recibiré un ascenso en el trabajo) 

A menudo es una buena idea escribirla físicamente en un papel, ya que todos los actos físicos aumentan el poder del sigilo. También se recomienda el uso de declaraciones definitivas en lugar de posibles, tales como debería o podría.

Una vez la has escrito, puedes revolver sus partes componentes y esenciales. Un método común es eliminar todas las letras repetidas: 

IWLRECVAJOBPMTN 

Alternativamente, puedes eliminar todas las letras repetidas, así como todas las vocales: 

WLRCVJBPMTN 

Una vez hecho, puedes solapar las letras las unas sobre las otras, haciendo un diseño abstracto. Aquí hay uno basado en la primera declaración:


Puedes hacer varios intentos hasta que encuentres uno conveniente. Igualmente, si te sientes así inclinado, incluso puedes traducir tu declaración de intención a un lenguaje con el que no estés familiarizado, o puedes usar un alfabeto con el que tampoco tengas familiaridad. 

Aquí está la declaración convertida en un sigilo usando el alfabeto cirílico: 


No obstante, este es solo uno de los medios de hacerlo – aunque el más común. Pero las formas de desarrollar sigilos son tan vastas como la imaginación humana pueda idear, y el uso de letras o una declaración comprensible de intención inicial, no es de ninguna de las maneras la única forma. He alcanzado algunos triunfos usando estos otros métodos más experimentales: 

Puntos Aleatorios 

Aquí, todo lo que tienes que hacer es coger un trozo de papel y un lápiz, y declarar tu intención en alto, o mentalmente, mientras haces puntos aleatorios sobre el papel: 


 Después, puedes conectar los puntos con líneas como desees, revelándose el sigilo: 



Sigilización Automática 

En este caso, en lugar de hacer puntos aleatorios, simplemente harás movimientos aleatorios sobre el papel con el lápiz mientras dices en alto o internamente la declaración de intención, y puedes usar las sacudidas y garabatos como sigilo: 


Salpicaduras de Tinta 

Para este método deberías tener pintura al agua negra o tinta china con un gotero. Cogerás un trozo de papel, lo colocarás sobre el suelo o una mesa, y dejarás caer gotas de tinta sobre el papel para que se salpique – mientras, también, recitas la declaración de intención. La salpicadura resultante será tu sigilo: 


Sigilo Mántrico 

En adición al sigilo físico y visual, también puedes hacer un sigilo mántrico, que es un tipo de encantamiento/oración creado a partir de los componentes del sigilo y que debes recitar continuamente. La cuestión es mezclar la declaración de intención hasta el grado en el que ya no te recuerde su forma original, y entonces recitar el resultado continuamente mientras se carga y hunde el sigilo (como después explicaré).

Por ejemplo, si tomamos nuestra declaración de intención original “I will receive a job promotion”, podemos emplear un método similar al de antes y llegar a la siguiente mezcla – aunque en este caso las vocales deberían ser añadidas en lugar de eliminadas: 


ilawil vareeiec a jebo ropooinamet

iwio ieano itom orp bo jaevie cerlalaa

ilawi alova reeiec a iebo ropojo inametiwio

ieano itom rorpalare bora jarevie cerlalaa 

Los mantras más cortos son buenos para una recitación prolongada, pero los mantras más largos tienen el efecto añadido de revolver la propia mente en el proceso.

Como declaré antes, hay miríadas de formas diferentes que uno puede usar para hacer un sigilo. Al principio recomendaría utilizar la forma de sigilización más común usando las letras, y solo pasar a tipos posteriores, o cualquier tipo nuevo, una vez hayas tenido éxito con la de las letras. Si descubres que tus hechizos no funcionan, puede también significar que tu mente consciente está demasiado implicada en el proceso, y que deberías usar un tipo más abstracto de sigilización. En cualquier caso, una vez hayas desarrollado el diseño básico para el sigilo, puedes pasar al siguiente paso. 

3

Haciendo el Sigilo 

Después de que la forma del sigilo esté hecha, el siguiente paso es dar al sigilo una base física – una que será destruida como catalizador para el trabajo ritual, o sea guardada para uso posterior como un tipo de implemento mágico consagrado. Si quieres colocar tu sigilo estratégicamente, en lugar de destruirlo, descubrirás que los sigilos de materiales más duros funcionarán mejor. 

Sigilo en un Papel 

El sigilo en un papel es con mucho la forma más fácil de hacer un sigilo. Simplemente coges un papel blanco sin líneas y tinta negra, transcribiendo el sigilo sobre él. Este método es el mejor si estás planeando destruir el sigilo.

A la larga puede que quieras expandirlo e intentarlo con papel y tintas de color. Aquí, las normas de la magia simpatética y antipatética podrían aplicarse – esto es, si deseas usar colores sería bueno que aprendieras las correspondencias astrológicas o elementales de los diferentes colores, y construir el sigilo basándote en ellas. Por ejemplo, si deseas un logro monetario, un sigilo azul o verde sería apropiado, mientras que si deseas un logro o satisfacción intelectual, deberías usar el naranja y el amarillo. Estos colores resuenan con la idea fundamental del sigilo.

En términos de la evocación, es mejor usar un papel más viejo y desgastado o amarillento. Esto le da una sensación de gravedad al ritual y será preferido por los espíritus. 

Sigilo Pintado 

Un sigilo pintado es mejor si estás planeando guardar el sigilo para un uso posterior, aunque si pones mucho trabajo en un sigilo y lo destruyes como parte de un hechizo, el efecto del sigilo puede sentirse con mucha mayor fuerza.

Para pintar un sigilo, es necesario pintar tanto el fondo como el sigilo en sí. Dedícale tiempo a pintar cuidadosamente un único tono de color como fondo, o una variedad de colores, pero no en tal medida que dominen al mismo sigilo. Una vez lo hayas hecho podrás pintar el sigilo en primer plano para que sea el principal punto de enfoque.

Como con el sigilo en un papel, tu elección de los colores debería seguir las normas de las correspondencias – astrológicas, elementales o de otro tipo. 

Sigilo de Metal 

Esto implica más cuidado y consideración, pero la cantidad de tiempo y profundidad que pongas en él, se te manifestará con la profundidad del trabajo.

Aquí, toma el lado claro y plano de una plancha y traza el sigilo con un lápiz. Después, en un día caliente y brillante, usa una lupa para quemar con cuidado lo que hayas trazado. Este sigilo no se usa en hechizos sino exclusivamente para las evocaciones y debería ser tratado bien y estar oculto a la vista mientras no se esté usando. 

Sigilo de Cera 

Los sigilos de cera son particularmente buenos para las evocaciones, aunque también pueden ser usados para el lanzamiento táctico de hechizos. Para hacerlo, simplemente compra un poco de cera blanca o clara y colorante para darle color. Después necesitarás tener un lugar para darle un forma definida a la cera, un molde. Lo cual puede ser un poco difícil si tratas de darle una forma geométrica, pero si la forma del sigilo es cuadrada o circular, realmente no importará. Si quieres hacer tu propio molde, deberías comprar un poco de arcilla para modelado de alta resistencia, después talla o dale la forma deseada a la arcilla. No podrás reutilizar el molde, ya que una vez que lo hagas tendrás que quitar la arcilla de la cera.

Si no te importa tener un molde con una forma especial, puedes usar simplemente papel de aluminio.

Calienta la cera en el fogón, asegurándote de poder reutilizar el cazo posteriormente para cocinar con regularidad. Una vez la cera esté licuada, viértela dentro del molde junto con el colorante. Remuévela con cuidado, dejándola secar después. Una vez esté completamente seca podrás retirar la arcilla o el papel de aluminio. 

El sigilo de cera es especialmente bueno para propósitos de magia talismánica, así como es un objeto mágicamente potente que puede ser colocado en una localización estratégica para influir sobre propiedades o personas. Si vas por esta ruta, también puedes colocar sustancias especiales en el mismo sigilo, asegurándote de que no alteren la superficie. Hierbas, piedras, huesos, etc., pueden ser colocados en la cera del sigilo y su combinación puede seguir formas de magia simpatética, antipatética o de contagio. 

Sigilo de Polvo 

En este tipo de sigilo, simplemente coges una superficie clara y en calma y viertes sobre ella polvo, usando varios utensilios para darle al polvo la forma del sigilo en cuestión. Dicho método deriva de las ceremonias Vudú – aunque, aquí, operamos a una pequeña escala mientras que en el Vudú el sigilo ocupa una gran parte del suelo. Puedes usar lápices, cuchillas de afeitar, cuchillos, etc. – en la medida en que el utensilio sea convenientemente duro y afilado, podrá dirigir el polvo hacia cualquier forma que desees.

Haciendo el sigilo minuciosamente de esta manera, se forma un fuerte vínculo con él, profundamente lanzado al interior de la mente. Después de dedicar mucho tiempo en la amorosa creación del sigilo – quizá incluso durante unos pocos días, dependiendo de lo elaborado que sea – será rápidamente eliminado y olvidado. La sensación resultante de trabajar tan duro en algo solo para destruirlo dramáticamente, impacta a la psique, permitiendo que las energías nacientes se eleven.

Si elijes este método, asegúrate de echar el polvo lenta y cuidadosamente con un sentido de asombro místico. Al final del ritual, cuando destruyas el sigilo espolvoreado, será mucho más potente. 

Sigilo de Cuerda 

Para hacer un sigilo de cuerda, coge un tablero de forma cuadrada y clava pequeños puntillas en lugares aleatorios o predeterminados. Después, una vez se haya hecho esto, puedes atar la cuerda a diferentes puntillas en el patrón que desees.

Este método lo añado solo en aras de ser más completo: no tiene beneficios especiales sobre otros métodos, ni ningún inconveniente real. El sigilo es más difícil de destruir, y generalmente no es tan estéticamente placentero como los otros, aunque una persona más artística que yo pueda convertirlo en algo espléndido. 


4

Usando el Sigilo para Lanzar Hechizos 

Ahora que ya sabes cómo hacer efectivamente un sigilo, el siguiente paso es ponerlo realmente en uso de forma mágica. 

La forma en la que se usa un sigilo difiere, no obstante, dependiendo de si se está haciendo una evocación o lanzando un hechizo. En lo que se refiere al uso que hace la evocación de los sigilos, puedes consultar mi obra “Evocación a Través de la Magia Sigílica”. La evocación puede ser un animal muy diferente del mero lanzamiento de hechizos y, por lo tanto, mucho de lo que explicaré en esta sección no será aplicable a la evocación en absoluto. En la evocación, la idea es contactar con un espíritu externo y traerlo a manifestación, mientras que en el lanzamiento de hechizos la idea es liberar energías internas que entonces se manifestarán en el plano físico. Los dos procesos son complementarios en muchas formas, pero lo que es verdad para uno no siempre lo es para el otro. 

Después de hacer el sigilo, el lanzamiento de hechizos implica tres pasos: (1) cargar el sigilo, (2) hundir el sigilo y (3) el destino final del sigilo. Todo esto debería ser completamente entendido antes de empezar el hechizo. 

(1) Cargar el Sigilo 

Una vez tu sigilo esté adecuadamente realizado, el primer paso es cargarlo. Esto significa darle el necesario nivel de tu propia energía personal con el fin de hacerlo mágicamente potente. Al crear el sigilo ya lo has cargado en cierta medida, pero se necesita más trabajo para hacerlo verdaderamente efectivo. Algunos individuos pueden llegar muy lejos con la mera creación de un sigilo, pero esas personas son la excepción a la norma. 

La forma más fácil de cargar un sigilo es mirarlo simplemente durante un largo periodo de tiempo. Deberías mirarlo hasta que empieces a alucinar ligeramente, y permitir que las alucinaciones continúen tanto como sea posible. Puedes y deberías sentirte incómodo al hacerlo: cuanto más incomodidad sientas, mejor. 

A partir de aquí, se vuelve más difícil, pero la carga también puede volverse más poderosa. Por ejemplo, puedes colocar el sigilo o una copia de él sobre ti y entrar en un centro comercial lleno de gente, quedándote allí sin hacer nada más que deambular arriba y abajo, sin permitirte comer o beber durante todo ese tiempo. Si te sientes incómodo en lugares llenos de gente, esto será especialmente potente. Si estás sano, también puedes cargar un sigilo colocándotelo en el cuerpo y ayunando durante todo el día – en cuyo caso, solo se debería romper el ayuno después del paso 2 (hundir). O puedes darte una ducha extremadamente fría mientras miras una copia del sigilo, o mirar al sigilo mientras bebes una salsa picante muy fuerte. Sé que alguno de estos métodos suenan poco serios, pero el punto real en todos ellos es el mismo: debes asociar la imagen del sigilo con un estado álgido de sensación. La incomodidad es más fácil de encontrar que el confort, y funciona mejor de todos modos (mágicamente hablando). Por lo tanto, en cuanto a lo que respecta al medio de carga a) una elevada sensación/tensión, b) el sigilo en sí mismo y c) un uso prolongado, el sigilo puede ser cargado con efectividad. Asimismo, si has elegido usar un sigilo mántrico, deberías recitarlo durante todo el tiempo de la carga. Puedes y deberías, no obstante, crear tus propios métodos. Siempre y cuando entiendas los principios básicos respecto a cómo funciona un sigilo, los métodos de carga son tan numerosos como los posibles sigilos. La experimentación es buena a este respecto, pero asegúrate de documentar los éxitos contra los fracasos. 

(2) Hundir el Sigilo 

Ahora que tienes tu sigilo cargado adecuadamente, el segundo paso es hundirlo. Y por hundir quiero decir enterrar el sigilo en tu mente inconsciente/subconsciente. Mientras que antes estuviste cargando el sigilo con tensión, ahora es el momento de llevar la tensión a su punto de ebullición y entonces liberarla del todo, por completo. Este es un caso diferente al de la evocación: en la evocación, el sigilo es usado como el medio de contacto entre tú y el espíritu deseado. En el lanzamiento de hechizos, sin embargo, el sigilo es enterrado vivo dentro de tu mente para que pueda liberar tu energía interior y manifestarse en el plano material. Por lo tanto, en la evocación no necesitas hundir realmente el sigilo, pero debes hacerlo totalmente en el lanzamiento de hechizos. 

Mientras que el dolor es la mejor forma de cargar un sigilo, igualmente el placer puede ser usado para hundirlo. Austin Osman Spare – el primero en popularizar los sigilos en un contexto europeo en cierto modo postmoderno – abogó por un método de trance deliberado llamado la “postura de la muerte”, pero nunca he conocido a nadie que realmente usara este método y parece más bien innecesario, teniendo en cuenta los otros métodos disponibles. E implica riesgos para la salud de algunas personas. Como tal, no lo recomendaría. 

Si quieres usar el dolor para hundir el sigilo, la idea es sentir dolor mientras se está mirando al sigilo, dejando después que el dolor se disipe por completo, permitiendo que la calma y la relajación sobrevengan. Una forma fácil pero efectiva de hacerlo es sostener dos pesos en cada mano y estirar tus brazos en forma de T mientras miras el sigilo. Diferentes personas tienen diferentes niveles de fuerza, por lo que debes usar pesos que no sean tan pesados que tus brazos inmediatamente estén cansados, pero no tan ligeros como para que tus brazos no se cansen. Idealmente, deberías mantenerlos elevados durante 4 ó 5 minutos o algo más, y conforme el dolor progrese el sigilo se cargará de forma progresiva cada vez más. 

En el momento en el que el dolor sea demasiado, debes mantenerlo bien fijo en el ojo de tu mente y evocar el mantra con fervor entre gemidos. Una vez hecho, puedes dejarlo ir – no obstante, sigue mirando el sigilo mientras sientes que tus músculos se relajan. Después cierra los ojos. El sigilo se ha hundido y está preparado para ser destruido. 

Si el dolor no es tu método preferido, también puedes utilizar los métodos sexuales de la misma manera. La idea de hundir el sigilo siempre implica un foco extremo, y el dolor/ éxtasis seguido de una liberación total acompañada de relajación. No hay mejor forma de utilizar la propia capacidad del cuerpo para sentir esto y repetir la sensación – siendo la tensión muscular y la sexualidad las elecciones más obvias. Y dado que no hay riesgos para la salud implicados en ninguna de ellas, no hay necesidad de una gran experimentación a este respecto. 

(3) El Destino Final del Sigilo 

Ahora que has hundido el sigilo en tu mente, el siguiente paso final es destruir el sigilo – liberando así el poder a partir de su base material – o colocar el sigilo estratégicamente cerca del área que desees influir, concentrando la energía más cerca del objetivo esperado. Es una norma mágica patente que uno debe estar un tanto cercano del objetivo pretendido, o poseer algún medio de comunicación o resonancia con él con el fin de que la magia sea efectiva. Por lo tanto, el sigilo debe ser destruido o colocado cerca del objetivo para que haga su trabajo.

Hay pros y contras en ambos métodos. En el caso de la destrucción, el poder mágico del sigilo es liberado de su base material y le es permitido influir en su objetivo pretendido más directamente, porque la destrucción permite que la energía mágica cruce áreas más amplias e influya a una distancia mayor. Los beneficios de esto son el no estar atado a ningún área local y que sus resultados a menudo serán más rápidos que de otra manera. El poder, sin embargo, será en cierta manera menor que si el sigilo es colocado estratégicamente, y sus efectos menos seguros. Consecuencias no deseadas pueden de hecho suceder. Aun así, no obstante, hay ciertos tipos de hechizos que solo pueden darse a través de este método, y es la forma más común de magia sigílica.

En la colocación estratégica del sigilo, sin embargo, tendrás una influencia más fuerte, duradera y mágicamente potente, siendo los resultados más definitivos. Es especialmente buena para encantar y maldecir un área o cosa. Los efectos serán más lentos y puede que necesiten varias semanas para manifestarse, pero serán decididamente más fuertes y más definidos en consecuencia. Habrá menos potencia, también, para las consecuencias no deseadas. Si decides usar un emplazamiento estratégico para tu sigilo, el mismo actuará como un tipo de amuleto o talismán y será todo lo potente que pueda si sigues las normas de las correspondencias simpatéticas y antipatéticas, así como de la magia de contagio. Aun así, si usas un emplazamiento estratégico, tu sigilo solo afectará al área local en la que esté ubicado. No tendrá poder para “dejar” ese área. Cuanto más cargado esté, mayor será su área de influencia, pero a diferencia de un sigilo destruido, deberá tener un área. Un sigilo que se ha enfrentado con la destrucción, por contraste, puede ir a cualquier lugar, teóricamente.

Si eres un absoluto principiante, es mejor empezar destruyendo sigilos sobre papel. Solo cuando veas resultados interesantes a partir de ellos, deberías pasar a usar sigilos más complicados y estratégicamente ubicados. Y, como se dijo antes, la cera es la mejor para el emplazamiento estratégico.

Si vas a destruir el sigilo, primero debes considerar cuán rápido deseas ver los resultados y cuán poderoso te gustaría que fueran los mismos. Casi todo el mundo desea ver los resultados justo ya y con tanto poder como sea posible – aun así, cuanto más rápidos se manifiesten, menor poder habrá detrás de ellos. La magia fuerte es magia lenta, y la magia rápida es comparativamente débil. Por lo tanto, considera sabiamente si tu deseo porque suceda algo de forma inevitable es más importante para ti que tu deseo por verlo suceder pronto. Muchas cosas que no pueden ser logradas a corto término pueden lograrse a través de una influencia a largo término, y es una norma general que cuanto más tiempo necesita un resultado para manifestarse, más seguro será que se manifieste. Esta no es la única consideración, por supuesto, pero es una importante. Los sigilos rápidos son mejores para cosas pequeñas e intrascendentes, mientras que los sigilos lentos son justo lo opuesto: cuanto más importante es el resultado, más lento, idealmente, debería liberarse su poder.

Habiendo dicho eso, hay muchas formas de destruir sigilos como las hay para destruir cualquier cosa. En adición a la destrucción por la carne (esto es, con las propias manos), las cuatro formas más comunes son por el aire, la tierra, el agua y el fuego. A estas también añadiría por el metal, aunque no hay un beneficio especial en hacerlo así y solo la añado con la intención de ser completo. Cada método tiene sus pros y sus contras, como pronto verás.

Para destruir el sigilo por la carne, simplemente rompe el sigilo en trozos después de que lo hayas hundido. Tira los recortes a un lado. Esto destruye el sigilo y libera su poder casi instantáneamente. Los resultados pueden manifestarse tan pronto como ese mismo día, o pueden tardar tanto como una semana. La liberación de energía no es ni muy dramática ni muy potente en este método, pero es bueno para un resultado rápido en tanto que el resultado deseado sea razonablemente posible. Si el sigilo tarda más de una semana en tener efecto, no obstante, probablemente no tendrá ninguno en absoluto.

La destrucción por el metal es casi idéntica a la destrucción por la carne, solo que usarás una cuchilla de afeitar. Esto será más limpio estéticamente que la destrucción por la carne, pero no tiene un poder especial en sí mismo. El acto de destruir el sigilo cortándolo en pequeños trozos, sin embargo, tiene un efecto psicológico benéfico y los resultados pueden ser más fuertes.

La destrucción por el fuego es, con mucho, el método más preferido. Aquí, quemarás el sigilo sobre el fuego y descartarás las cenizas. Dependiendo de lo grande que sea el sigilo, puede incluso ser más rápido que la destrucción por la carne, pero el uso del fuego siempre hace al sigilo más potente. El fuego siempre añade poder a cualquier tipo de magia, y para muchas culturas no hay práctica de magia en absoluto que no incluya al fuego de alguna manera. Recomiendo en gran medida este método, pero hazlo con seguridad y preferiblemente en el exterior. Aunque los resultados pueden aparecer dentro del mismo día, también pueden necesitar más de un mes para manifestarse. Pero si tardan más de un mes puede que necesites intentar alguna otra cosa.

El siguiente método es la destrucción por el agua. Este método tarda más que el fuego y la carne, obviamente, pero también es extrañamente potente. Para destruir por el agua colocarás el sigilo en un vaso o cuenco de agua, dejando que se disuelva lentamente, o incluso puedes lanzar el sigilo a un río o lago. Los resultados a menudo no aparecerán antes de una semana, y pueden tardar hasta tres meses. La destrucción más lenta del sigilo, no obstante, añade su poder y este método es especialmente bueno para lograr resultados lentos pero decisivos.

Después del agua viene la tierra – esto es, enterrar el sigilo. Esta es incluso más potente que el agua, aunque raramente verás los resultados antes de dos o tres meses. Los resultados también pueden tardar tanto como un año en manifestarse. Sin embargo, hay una carga en ellos que otros métodos de destrucción no tienen. Es como si el sigilo absorbiera las cualidades profundas de la tierra en este método, y cualesquiera resultados que sucedan serán aún más decisivos y duraderos a este respecto. Deberías ser consciente, sin embargo, de que si el suelo está especialmente frío o falto de humedad, la destrucción tardará más. Idealmente debería estar en un suelo húmedo y rico – no en arcilla, estando la arena especialmente desaconsejada. Después del invierno o durante la estación lluviosa será el mejor momento para enterrar el sigilo, ya que el suelo tendrá más capacidad para destruir durante dichos momentos – aun así, dependiendo de donde estés, esto puede no ser siempre verdad.

Dependiendo del clima, la destrucción por el aire puede ser lenta o suficientemente rápida. Como con los otros métodos, cuanto más tarde, más poderosa la magia. El método, igualmente, es bastante simple: sencillamente coge el sigilo y colócalo en algún lugar al aire libre, en el exterior, permitiendo que el tiempo lo destruya. Si el clima es demasiado cálido y seco, no obstante, puede tardar muchos meses en ser destruido y, como es difícil predecir el tiempo a largo plazo, no recomendaría este método. Es interesante probarlo, pero no tiene un beneficio especial que la tierra o el agua no tengan.

Finalmente, colocar un sigilo estratégicamente con el fin de influir en un área necesita pocas explicaciones. Simplemente colocas el sigilo en el área que quieres influir, y lo dejas allí. Si planeas hacerlo, te recomiendo usar sigilos de cera, ya que podrás colocar diferentes sustancias en el molde de cera que tengan una resonancia simpatética o antipatética con la localización en cuestión. Si la energía de un sigilo está ligada a su base física, tendrá un mayor radio de influencia cuanto más cargada esté. Por lo tanto, si necesitas que cubra un área bastante grande, deberías asegurarte de que el sigilo esté altamente cargado. Una vez ubicado estratégicamente, los efectos de un sigilo son más lentos que de otro modo, pero se mantendrán por mucho más tiempo. 

5

Grados de Sigilización

Todo acto de lanzamiento de un hechizo que implique sigilos, involucra también cuatro formas o grados de potencia mágica. Estas son (1) el sigilo en sí como un mero hechizo, (2) un servidor, (3) una egrégora y (4) una forma divina. Cada una es una fase diferente en la evolución, potencia y capacidad del sigilo en cuestión.

Sigilo: En el primer tipo, un simple sigilo es un hechizo básico. No tiene mente o voluntad por sí mismo y es poderoso solo en la medida en que es una manifestación directa de tu propia voluntad. Lanzar un hechizo a través de un sigilo y dejarlo en este nivel, es equivalente a una mera acción a distancia. Es como si no fueras capaz de coger una manzana de un árbol, por lo que la harías caer. Un sigilo, en este nivel, puede ser bastante poderoso en algunas circunstancias, pero se mueve directamente y sin inteligencia. Si algo frustra su sendero, no sabrá cómo rodearlo y, aunque puede ser poderoso, a menudo puede fallar si las condiciones no son las correctas.

Esta forma requiere la menor cantidad de esfuerzo y puede hacerla fácilmente casi cualquiera.

Servidor: Aquí, el poder que uno desata a partir de sí mismo ya se convierte en una forma rudimentaria de consciencia. El servidor no tiene voluntad por sí mismo, pero tiene una mente propia en este punto, y puede llevar a cabo sus tareas con un grado de planificación para la solución de problemas. El efecto del hechizo, entonces, es de mayor duración y potencialmente más fuerte que un mero hechizo sigílico.

Hacer un servidor requiere una gran cantidad de planificación y cuidado, y lo describiré en más detalle en otro libro. Por ahora, la idea básica en la creación de servidores es que un nombre, personalidad, características e imagen del servidor se hacen en conjunción a su sigilo central. Tiene que ser tratado como un ser en sí mismo, y este acto empieza a permitirle poseer estas características. Su sigilo también requerirá un periodo más completo y en profundidad de carga. Y, al estar vinculado por completo a su creador, un servidor puede ser fácilmente eliminado cuando sea necesario.

Egrégora: En este punto, el servidor no solo tiene una mente propia, sino también una voluntad. Se ha convertido en un ser consciente en todos los aspectos, aunque está ligado a la vida de su creador. O quizá debería decir creadores, ya que una egrégora es muy difícil de crear por una persona, e idealmente debería ser creada por dos o tres personas al unísono. La razón de esto es que cuando un servidor es creado, su creador lo imbuye con una energía fragmentaria pero autopersistente que surge de su mente. Y todo aspecto de nuestra mente es teóricamente autónomo y potencialmente está en conflicto con otros aspectos – sin embargo, esto no es verdad en cuanto a nuestro deseo. Nuestro deseo básico y fundamental como seres humanos está bastante unificado. Por lo tanto, aunque un servidor tiene el poder para tener una mente independiente de la de su creador, no puede tener una voluntad independiente. Una egrégora, no obstante, tiene su propia voluntad. Si una persona intenta crear una egrégora, es muy difícil impartir un fragmento de la propia energía con la forma de una voluntad independiente, pero si dos o más personas se implican en la creación, la mezcla de voluntades crea una retícula entrecruzada de distintas voluntades, de la que surge una voluntad independiente en el servidor. La egrégora puede tener más poder y potencia, por lo tanto, que cualquier servidor, pero también puede ser bastante peligrosa. Si sus creadores no están en completa armonía o si hay asuntos de celos, deshonestidad, animosidad o resentimiento entre ellos, la egrégora puede volverse una bestia violenta inclinada a destruir a sus creadores. A diferencia de un servidor, también es muy difícil sacrificar a una egrégora, lo cual requeriría el trabajo de todos sus creadores con el fin de conseguirlo.

¿Por qué, entonces, crear una egrégora después de todo? Esta es una buena pregunta. Habrá muchos que simplemente la crearán para ver si pueden, y esto les aportará una dura aunque necesaria lección. Sin embargo, si hay una circunstancia en la que haya dos o más personas que estén completamente en armonía los unos con los otros, una egrégora puede hacer mucho más de lo que un simple servidor puede – y hacerlo con mayor efectividad. A lo largo de la historia vemos evidencias en las que una pequeña pero poderosa minoría fue capaz de asegurar su propia existencia a través del poder militar, incluso aunque fueran superados numéricamente. Y si lo estudias en profundidad, también descubrirás que estos grupos más pequeños tenían interesantes conexiones con los cultos mágicos del antiguo Egipto, Babilonia y otros lugares. ¿Crearon egrégoras? Eso creo. Pero mucho del conocimiento está oculto habiendo quedado solo pequeñas pistas e indicios del mismo. 

Formas Divinas: Una Forma Divina es la fase final de la magia sigílica e increíblemente difícil de realizar. Yo no tengo ningún tipo de experiencia con ella, así que solo la enumero por amor a una mayor integridad. La idea aquí, es que la egrégora genera tal poder que no puede ser destruida por sus creadores – siquiera trabajando al unísono – y adquiere la naturaleza de un Dios. Algunos han teorizado que los Dioses no astrológicos ni elementales de algunas naciones y religiones, fueron creados de esta manera (tal vez sin siquiera saberlo). Una Forma Divina solo puede ser destruida por otra Forma Divina, y el mundo probablemente sería un lugar mejor si ninguna de ellas existiera. 

6

Conclusión

La magia sigílica puede ser considerada como un método no diferente al logro de lo que la moderna investigación científica paranormal llama visión remota e influencia remota – y a esto yo añadiría comunicación remota. Es un medio más activo de lograr telepatía, telekinesia y otras habilidades psíquicas. Esto es lo que es – pero cómo ocurre es una historia diferente.

La teoría no es tan importante como la práctica, y una “teoría del todo” de una generación, es un mito ridículo para otra. Hubo un tiempo en el que todo el mundo en Europa estaba convencido de que la Tierra solo tenía unos pocos miles de años de antigüedad, y que fue creada por un Dios celestial barbudo y sediento de sangre, literalmente en seis días – un tipo de Santa Claus malvado. Ahora “sabemos” lo contrario. Pero un día puede llegar en el que nuestra propia visión de las cosas, será considerada como ridícula e inverosímil – no obstante, la vida continúa.

Por lo tanto, presento aquí una teoría o modelo de la magia sigílica que puede ser o puede que no, verdadera. Ha resultado de lo que he leído de otros y confirmado en mi propia práctica, pero es muy probable que no sea enteramente correcta. Puede que incluso no sea correcta en absoluto. Hasta ahora no he encontrado ninguna forma de probar la teoría, pero, como dije antes, realmente no importa legitimar si hay o no una buena teoría para la magia sigílica. Presento la teoría porque puede serte de interés, pero, en última instancia, la magia sigílica funcionará para ti independientemente de si entiendes el “por qué” – o crees que lo entiendes.

El modelo/teoría de forma resumida: La realidad es una totalidad no dividida. Es literalmente una cosa que ocurre en un tiempo y un espacio. Por lo tanto, las divisiones de las cosas, el tiempo y el espacio no son en última instancia reales, sino representaciones de cambios y pulsaciones dentro de la realidad única y fundamental. La realidad única se remueve dentro de sí y estos movimientos resultan en la así llamada “manifestación” – que incluye realidades físicas, mentales y espirituales (y probablemente mucho más). Las divisiones del tiempo, el espacio y la localización – así como de la causa y el efecto, y de todo lo demás – son simplemente una forma humana de interpretar los cambios y movimientos que están tomando lugar en esta realidad única.

Si aceptamos que este es el caso, entonces esto significa que toda información y todo acto de causalidad está ocurriendo simultáneamente y en un único lugar. Por lo tanto, toda la información que hay en el cosmos, en gran medida está contenida en el mismo lugar donde toda causa y efecto están contenidos, y todo lo que existe en cualquier medida existe en ese mismo lugar. 

Cuando llevamos a cabo (causa) un acto físico o aprendemos algo sobre el mundo físico, lo hacemos a través de un medio físico. Este “medio físico” puede ser visto como el proceso de sigilización del acto en cuestión. Para obtener información sin un medio físico, o hacer que las cosas ocurran, se sobreentiende que debemos operar de una forma diferente. La magia es la antigua y ancestral forma de hacerlo, y la magia sigílica es una destilación de algunos de los antiguos procesos mágicos.

Si solo hay una realidad, y todo en ella está conectado a todo lo demás – o, dicho de forma diferente, si todo es todo lo demás, moviéndose en diferentes patrones – entonces igual que podemos hacer cambios, obtener información y comunicarnos a través de un medio físico, es posible que podamos hacer lo mismo a través de un medio no físico, en tanto que el proceso sea entendido. Si esto es así, entonces es posible hallar cualquier información en el cosmos sin importar donde esté ubicada, en tanto que se sepa cómo hacerlo. De forma similar, es posible hacer que ocurran cosas sin un medio físico – una vez más, en tanto que se sepa cómo hacerlo. O, se puede también hacer que un medio físico posea propiedades que no tendría ordinariamente. Esta es, creo, la base de gran parte de la alquimia.

Tal vez esto describa cómo la magia sigílica se conecta con todo lo demás, pero aún no explica cómo funciona el sigilo en sí mismo. Este punto es menos claro para mí, pero parece como si cuando las principales funciones de la mente son acalladas, fuera posible para las más potentes fuerzas secundarias hacerse cargo y manifestarse con mayor potencia. O, en términos psicológicos, es como si cuando la mente consciente está revuelta, confundida o distraída, los poderes de la mente inconsciente o subconsciente pudieran aparecer, manifestándose más explícitamente. Parece como si la realidad única fuera en sí misma un tipo de consciencia única, vasta e interconectada, y que todas las consciencias aparentemente separadas sean fragmentos de ella, que se distribuyen a través de los patrones de movimiento o vibración. No obstante, en ningún punto están ellas realmente separadas de la realidad única de la que surgieron, que incluso ahora las impregna. Y, como tal, los poderes causativos y comunicativos de la realidad única pueden ser accedidos o manipulados, siempre y cuando las expresiones más burdas de la mente individual sean acalladas.

Por lo tanto, cuando uno usa un ideograma abstracto – un sigilo, un sello, un veve, un yantra, etc. – o cuando usa una forma sagrada pero ininteligible del lenguaje tal como las sílabas semilla del sánscrito, entonces la forma externa de la mente es suficientemente confundida como para que sus elementos inconscientes, se afiancen e interactúen directamente con las vastas corrientes subterráneas de la realidad única.

Por supuesto, esto puede no ser correcto, pero parece describir la forma en la que el fenómeno sigílico se manifiesta, así como da cuenta de cómo el mismo es posible.

Más allá de esto, sin embargo, hay otros aspectos de la magia no cubiertos por entero en la teoría, tales como el poder de la magia simpatética, de contagio y antipatética, y más.

Hasta ahora he tocado de pasada todos los fundamentos de la magia sigílica y algunas de mis especulaciones al respecto. Hay muchos otros recursos sobre el asunto y también te recomiendo que hagas un completo estudio de ellos. He intentado hacer un pequeño ebook que cubra todos los aspectos básicos necesarios, pero estoy seguro de que he pasado por alto una o dos cosas, así que en todo caso sigue investigando y no creas nada hasta haberlo probado por ti mismo en tu propia práctica.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario