lunes, 22 de junio de 2015

Melek Taus

Por Asenath Mason
(Traducido por Manon de Glimpses of the Left Hand Path)

"Yo fui, soy ahora, y no tendré fin. Ejerzo dominio sobre todas las criaturas y sobre los asuntos de todos los que están bajo la protección de mi imagen. Estoy siempre presente para ayudar a todos los que confían en mí y me llaman en tiempo de necesidad. No hay lugar en el universo que no conozca de mi presencia (…) Enseño y guío a aquellos que siguen mis instrucciones. Si alguien me obedece y se conforma a mis mandatos, tendrá gozo, deleite y bondad." (Al Jilwah)

La mayor parte de la investigación moderna sobre las creencias de los Yezidis están basadas en dos textos considerados como las escrituras sagradas: Al Jilwah (Revelación) y Meshaf Resh (El Libro Negro). En estos dos escritos uno puede encontrar descripciones de la entidad que tradicionalmente actúa como el mensajero de Dios y creador del mundo de los seres humanos. Esta entidad es el ángel Melek Taus.

Llamado "El Ángel Pavo Real," Melek Taus probablemente deriva de las antiguas creencias asirias, donde él fue conocido como Adramelek. Adramelek era el dios sol adorado en la ciudad asiria de Sefarvaim, y su culto incluía el sacrificio humano: la incineración de las ofrendas. En la jerarquía demoníaca medieval, tiene el título de Gran Canciller del Infierno. También aparece en la Biblia en relación al sacrificio de niños a los que se quemaba o eran puestos dentro de una estatua de bronce de este dios, estatua que era sometida al fuego. Su representación era mitad humana mitad pavo real. En un sentido simbólico, un pavo real representa la unión de todos los colores y es un emblema de la inmortalidad del alma eterna. Adramelek, no obstante, era visto en el Cristianismo como un símbolo del mal y el mundo material. Esta característica permite su asociación con el Ángel Pavo Real de los Yezidis. Es el señor de la tierra, el mundo de la materia. Esta función, según las creencias Yezidis, no está reservada al Dios omnipotente sino a su mensajero y ángel favorito.

Es él quien habla en el libro Al Jilwah y se describe a sí mismo como el señor del mundo y de todos los seres vivos, humanos y animales: "las bestias de la tierra, los pájaros del cielo y los peces del mar están todos bajo el control de mis manos." Regula la vida y muerte de todas las criaturas. Otorga buena fortuna y abundancia, pero también castiga la desobediencia. Conoce todos los tesoros y todas las cosas escondidas en la tierra. Este mundo no tiene misterios para él y revela este conocimiento oculto a sus adoradores y a aquellos a quienes él elige.

Según ciertas teorías, Melek Taus fue creado por Ahriman, el Señor Persa de la Oscuridad como su manifestación. Y por ello, al mirar las coloridas plumas del pavo real, uno puede ver a Ahriman - o Shaitan, como es llamado en la tradición Yezidi. El Libro Negro, Meshaf Resh, que presenta el proceso en el que el mundo fue creado, menciona al Ángel Pavo Real como la primera entidad creada por Dios. En el principio, Dios creó una perla blanca, después un pájaro, colocando la joya sobre su espalda. Después, creó siete ángeles, cada uno sobre un día respectivo de la semana. Melek Taus (llamado también Azazel o Shaitan) emergió el domingo como el primero de los ángeles y a él le fue dado el mando sobre todos ellos:

"Sobre cada uno de los otros Días de la semana el Uno trajo ángeles para servir a Melek Taus. Después de esto, el Invisible se retiró dentro de Sí Mismo, y no actuó más; pero a Melek Taus se le dejó actuar."

Fue él quien dividió la perla en cuatro partes y a partir de ellas creo los mares y el mundo de los seres humanos: el cielo, la tierra, el sol y la luna, la humanidad, los animales y los pájaros. Después, creó un barco en el que permaneció durante cuatrocientos años, después de los cuales vino a morar entre los seres humanos, en la ciudad de Lalish. Desde la perspectiva Qabalística, como gobernante del mundo material (Malkuth) es el reverso de Dios en Kether.

Los seguidores de Melek Taus, los Yezidis están bajo su cuidado especial. Hay una curiosa leyenda concerniente al origen de estos pueblos. De acuerdo al Meshaf Resh, los Yezidis descienden de Adán pero no de Eva. Se explica en un relato de una discusión entre Adán y Eva que intentaban acordar a cuál de ellos sus hijos pertenecía. Decidieron aclarar este asunto a través de una prueba peculiar. Llenaron dos vasijas separadas con barro, y en una de ellas colocaron la sangre menstrual de Eva, en la otra - el semen de Adán. Después, enterraron las vasijas durante nueve meses. Cuando las abrieron, en la vasija de Adán vieron a un niño. La vasija de Eva estaba vacía. Se cree que este niño es el primero de los Yezidis, la palabra "Yezidi" significa "aquéllos sobre el sendero derecho," o aquellos que siguen a Dios (una de las teorías asume que la palabra deriva del lenguaje sumerio). Pero también hay otras especulaciones sobre la etimología de la palabra. Una de ellas la hace derivar del antiguo iranio "yazata" (ser divino - un ángel o dios).

Para los Yezidis, Melek Taus es no solo el que los creó sino también el que les dotó de cultura y el regalo de la civilización. Les reveló su conocimiento y sabiduría, como fue el caso de los ángeles descritos en las escrituras apócrifas, que descendieron a la tierra para vivir entre los seres humanos. Textos tales como The Book of Enoch mencionan al ángel Azazel como uno de sus líderes. El enseñó a la humanidad el arte de la guerra: cómo hacer espadas, cuchillos, escudos y cotas de malla, cómo hacer brazaletes y ornamentos y el arte del maquillaje: embellecer la cara, el conocimiento de las piedras preciosas, las sustancias colorantes y los metales de la tierra. El Azazel del The Book of Enoch es a menudo identificado con el Ángel Pavo Real de los Yezidis y en Meshaf Resh lleva el mismo nombre. Azazel, con su profundo conocimiento de los metales y los minerales, se piensa que es el fundador de la alquimia, la ciencia que tiene su origen en la antigua fascinación por la metalurgia y los misterios de los elementos contenidos dentro de la tierra. Sin embargo, en un sentido espiritual, la alquimia es la ciencia de la transformación del alma. Azazel fue por lo tanto uno de los primeros guías de los seres humanos hacia el sendero de la iniciación espiritual, el camino hacia la autodeificación. Desde tiempos inmemoriales se ha creído que la clave para este proceso es el fuego místico, la luz divina, que es la esencia de los ángeles y de todas las entidades que moran en las dimensiones superiores. Antes de que Azazel descendiera a la tierra, era uno de los Serafines, los ángeles ardientes:

"Los Serafines son los Señores de la Luz, los Hijos del Fuego Eterno que duerme dentro de todos como el Poder de la Serpiente, kundalini. En la antigua magia practicada por tales como el patriarca Abraham, Moisés y Salomón, un cuerpo de luz (golem) era creado y le permitía a uno viajar a los reinos etérico y astral. Ver el futuro y el pasado lo mismo que puedes ver el presente. Este cuerpo de luz también era llamado el 'cuerpo arco iris' o 'la cola del pavo real.' Los pájaros, tales como los cuervos, cisnes y pavos reales sirven como símbolos de diferentes fases del trabajo alquímico - tanto físico como espiritual."1

De hecho, en la alquimia el pavo real es el símbolo de la fase en la que el adepto ha experimentado la conexión entre lo material y lo espiritual y ha aprendido a transformar el uno en el otro: la carne en espíritu y el espíritu en carne. A este nivel, el adepto es completamente consciente de haber entrado dentro de la experiencia interior del mundo astral y es verdaderamente el punto de inflexión sobre el propio sendero mágico. "La Cola del Pavo Real" es encontrada como una repentina aparición de una precipitación de colores, con una aplastante iridiscencia, que podría crear la ilusión de que uno ha alcanzado la meta final. Esta fase algunas veces es representada por un dragón alado. El destello de arco iris de la Cola del Pavo Real también se corresponde con los colores de los siete chakras a través de los que la serpiente ardiente se eleva en un ascenso de liberación espiritual. El nombre “Melek” (o “Malik”) etimológicamente significa “rey” o “ángel” (del hebreo “mal'ak” - mensajero). “Taus” es una palabra persa para pavo real. Por su asociación con el fuego, le es a menudo atribuido el color rojo. Pero generalmente se cree que el verdadero color de Melek Taus es el azul. Los Yezidis tienen una actitud especial para este color – a nadie se le permite vestir de azul. Es un color prohibido en este círculo cultural. Por esta razón los viajeros que encontraron a los Yezidis en sus viajes a menudo pensaron que encontraban todos los tonos de azul repulsivos. Pero esta actitud especial no resulta de una repulsión sino de ser considerado como sagrado. Por lo tanto no se permite llevar vestimentas azules, así como está prohibido hablar del nombre de dios: Shaitan. Como está escrito en Al Jiwah: “No menciones mi nombre ni mis atributos, no sea que lo lamentes; para que ellos no sepan lo que puedes hacer. Oh tú que has creído en mí, honra mi símbolo e imagen, por ellos me recordarán. Este símbolo e imagen por el que Shaitan fue reemplazado es la imagen de Melek Taus, el Ángel Pavo Real. Él es el fuego en ambos aspectos: el que nutre e ilumina el camino y el que quema y destruye. Él no puede ser visto como puramente bueno o puramente malo, ya que es ambos a la misma vez – la luz de la iluminación y la fuerza de la destrucción. Los Yezidis creen que él existe en cada uno de sus seguidores – como una fuerza con dos aspectos opuestos: brillante y oscura, igual que la misma naturaleza humana. Melek Taus es por lo tanto también un símbolo del hombre: el principio divino de la luz vestido con la ropa de la oscuridad – la materia y el mundo terrenal.

Hay otra historia del Meshaf Resh que relata el rol iniciático de Melek Taus. Y así, cuando Dios ordenó a los ángeles colocar al hombre en el Paraíso, a él le fue permitido comer del fruto de cada hierba verde excepto trigo. Cuando Melek Taus vio esto, le preguntó a Dios cómo se suponía que el hombre iba a engendrar descendencia, y Dios respondió que este asunto se le dejaba a él. Por ello, Melek Taus fue a Adán y le dijo que probara de la planta prohibida también. Pero cuando Adán hizo lo que le había mandado, su vientre se hinchó porque no tenía salida. Entonces, Dios envió a un pájaro que hizo la salida y ayudó a aliviar el sufrimiento de Adán. Esta historia es una iniciación simbólica del hombre, el impulso a buscar lo que está oculto, el conocimiento prohibido. El trigo se corresponde aquí con el fruto del Árbol del Conocimiento en el Jardín del Edén, el único fruto que al hombre no le estaba permitido probar. Melek Taus dio al hombre el conocimiento que abrió sus ojos y fue simbólico del primer paso sobre el sendero iniciático.

Las leyendas también mencionan siete torres (las así llamadas "torres de Shaitan"), donde los sacerdotes y magos especiales se reunían para conducir ceremonias en honor a las fuerzas de la oscuridad. Estas torres estaban localizadas alrededor de todo Oriente Medio y conectadas por una red de líneas de energía mágica. Se creía que estas líneas eran el medio a través del que Melek Taus dirigía todos los eventos sobre la tierra. La torre central estaba localizada sobre la montaña Lalesh, el lugar donde Sheik Adi, el principal personaje en la historia de las creencias Yezidis, predicó la religión de Shaitan. Melek Taus supuestamente le dictó su mensaje contenido en el libro Al Jilwah en el siglo XII. Según la leyenda, cuando Sheik Adi se decidió a hacer su viaje final, Shaitan asumió su forma y gobernó a los Yezidis durante tres años. Cuando Sheik Adi retornó, los Yezidis lo asesinaron, convencidos de que era un fraude. Entonces, Shaitan apareció ante ellos en su verdadera forma y proclamó que el sacrificio de Sheik Adi era necesario, ya que su tarea sobre la tierra había sido completada. Sheik Adi es el principal profeta de los Yezidis y el personaje central en la religión y ceremonias.

También hay muchas ceremonias dedicadas a Melek Taus. En una de ellas los participantes se reúnen alrededor de una estatua y cuando los primeros rayos de la salida del sol dan sobre el Ángel Pavo Real, caen a tierra para recibirle. Esta ceremonia deriva de antiguos cultos solares y apunta a Melek Taus como una deidad conectada con la esfera de la luz en lugar de con el principio de la oscuridad.

Y también hay una curiosa leyenda que explica porqué Shaitan/Melek Taus es representado en la forma de un pavo real. La historia viene del sacerdote llamado Nadir-Lugh. Según esta leyenda, Shaitan, que es el maestro de este mundo, tuvo que luchar con Jesús, aquí visto como uno de los ángeles que asumió forma humana y descendió a la tierra para robar el mundo de Shaitan. Esta fue la razón de su crucifixión. Pero Shaitan previó sus intenciones, miró a Jesús en la cruz y reemplazó su cuerpo por una ilusión. Fue la ilusión la que murió y fue enterrada en una tumba. Después de tres días desapareció, siendo esta la razón de que María y María Magdalena encontraran la tumba vacía. Después, vieron a Shaitan que les explicó la situación. Como las mujeres no quisieron creerle, decidió demostrar su poder: desgarró un pavo real en trozos y lo hizo volver a la vida de nuevo. Después de eso, tomó la forma del pavo real y desde ese momento ha sido conocido como Melek Taus, el Ángel Pavo Real.

Bibliografía:

Al Jilwah
Meshaf Resh
"Porqué Azazel es el Ángel Pavo Real" (http://www.semjaaza.com)
Mc Lean, Adam: The Birds in Alchemy
Drower, E.S.: Peacok Angel
Seabrook, W.B.: Adventures in Arabia among Beduins, Druses, Whirling Dervishes and Yezidee Devil Whorshippers
Empson, R.h.: The Cult of the Peacock Angel



1“Porqué Azazel es el
 Ángel Pavo Real” (http://www.semjaaza.com)

------------------------------------------




Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario