martes, 18 de marzo de 2014

TRABAJO INTERIOR: BUSCANDO AL INCONSCIENTE

Por Robert A. Johnson
(Traducido por Manon de Inner Work)


El propósito de este libro es proveer un práctico acercamiento paso a paso, para hacer tu propio trabajo interior. Específicamente, encontrarás un método de cuatro pasos tanto para el trabajo onírico como para la Imaginación Activa. Como parte de nuestra exploración también tocaremos brevemente el uso de la ceremonia y la fantasía como avenidas hacia el inconsciente.

Me refiero a estas técnicas como “trabajo interior” porque son formas directas y poderosas de acercarse al mundo interno del inconsciente. Trabajo interior es el esfuerzo por el que ganamos conocimiento de las capas más profundas de consciencia dentro de nosotros y nos dirigimos hacia la integración del sí-mismo1 total.

Es necesario un acercamiento práctico, indiferentemente de cuán sofisticados podamos ser sobre el nivel teórico. Aunque todos hemos estado expuestos a cierta cantidad de teorías psicológicas, pocos tenemos idea de cómo ponerlas realmente a trabajar con los sueños y el inconsciente. Generalmente nuestra energía está donde empezó, en el nivel de la teoría, y no se traduce en un encuentro concreto e inmediato con el sí-mismo interior.

En el mundo de la psique, es tu trabajo, en lugar de tus ideas teóricas, lo que crea consciencia. Si vamos a nuestros sueños y sinceramente trabajamos con los símbolos que encontramos en ellos, generalmente aprendemos más sobre lo que necesitamos conocer de nosotros mismos y el significado de nuestras vidas, indiferentemente de cuánto conozcamos de las teorías psicológicas implicadas.

El punto del trabajo interior es crear consciencia. Aprendiendo a hacer tu propio trabajo interior, ganas intuición de los conflictos y desafíos que tu vida presenta. Eres capaz de buscar las profundidades ocultas de tu propio inconsciente para encontrar las fuerzas y recursos que esperan ser descubiertos allí.

Realmente, cualquier forma de meditación que abra nuestras mentes a los mensajes del inconsciente puede ser llamada "trabajo interior." La humanidad ha desarrollado una infinita variedad de acercamientos al mundo interior, cada uno adaptado a una etapa de la historia, cultura, religión o visión de nuestra relación con el espíritu. Unos pocos ejemplos son la meditación yóguica, el zazen en el Budismo Zen, la oración contemplativa en el Cristianismo, la meditación sobre la vida de Cristo practicada por Tomás de Kempis e Ignacio de Loyola, la meditación Sufí y la meditación ética de la filosofía de Confucio.

Jung observó que el pueblo aborigen de Australia dedicaba dos terceras partes de sus vidas de vigilia, en algún tipo de trabajo interior. Hacen ceremonias religiosas, analizan e interpretan sus sueños, hacen búsquedas espirituales, mantienen el estilo de vida aborigen. Todo este esfuerzo consistente es dedicado a la vida interior, al reino de los sueños, los tótem y los espíritus - o lo que es lo mismo, a hacer contacto con el inconsciente. Las personas modernas apenas pueden apartar unas pocas horas libres en toda una semana para dedicarlas al mundo interior. Este es el motivo, aun con toda nuestra tecnología, de que podamos conocer menos de nuestras almas y de Dios de lo que los pueblos primitivos aparentemente conocen.

Pero hay otra diferencia básica entre nosotros y los pueblos aborígenes: ellos se han mantenido fieles a sus antiguas formas de adoración y de acercamiento al mundo interior. Cuando eligen enfocarse en el espíritu, hay una forma prescrita de hacer la búsqueda espiritual, una forma prescrita de entender los sueños y visiones, una ceremonia prescrita para encontrar a los dioses en el círculo mágico o ante el altar. Para nosotros, la mayor parte de las antiguas formas se han perdido. Aquellos de nosotros que queremos aprender una vez más a caminar sobre la Tierra del Ensueño, a comunicar con los grandes espíritus, tenemos que aprender de nuevo a dirigirnos a nuestros sueños, aprender cómo reavivar antiguos fuegos a partir de la energía del inconsciente, aprender cómo redespertar los recuerdos tribales largo tiempo olvidados. Tenemos que ir a un chamán actual como Carl Jung para encontrar un camino hacia el alma y ser coherentes con nuestra mente moderna.

Las formas de trabajo interior que exploraremos están basadas en las enseñanzas e intuiciones de Jung. El trabajo con los sueños ha derivado, por supuesto, del análisis junguiano de los sueños. Implica aprender a leer el lenguaje simbólico de los sueños. La Imaginación Activa es una forma especial de usar el poder de la imaginación para desarrollar una relación funcional entre la mente consciente y la inconsciente. Es un proceso milenario que Jung reformuló en una técnica que la gente moderna pudiera usar.

La Imaginación Activa no es como alguna de las actuales técnicas de "visualización" en las que uno imagina algo con una meta en mente. No hay un guión; la Imaginación Activa tiene una relación completamente diferente con el inconsciente, una basada en el reconocimiento de su realidad y poder. En la Imaginación Activa, vas a tu inconsciente para encontrar lo que hay allí y aprender lo que tiene que ofrecer a la mente consciente. El inconsciente no es algo a ser manipulado para que se adecue a los propósitos de la mente consciente, sino un compañero igual con el que entablar un diálogo que conduzca a una madurez más plena.

Muchas personas son conscientes de que el inconsciente se comunica con nuestras mentes conscientes a través de los sueños. Muchos han aprendido teorías sobre cómo interpretar los sueños. Pero la mayor parte de nosotros se queda paralizada cuando intenta trabajar con los propios sueños. Aquí está un escenario familiar: despierto con un sueño. Decido intentar "hacerlo por mi cuenta." Obedientemente escribo el sueño en mi cuaderno. Me siento a "interpretar." De repente mi mente se queda en blanco. Me pregunto: "¿Qué se supone que tengo que hacer? ¿Por dónde empiezo?" Miro la página. El sueño parece o completamente obvio o absolutamente sin sentido.

Algunas veces hacemos un intento de encontrar algunas asociaciones para las imágenes del sueño. Pero perdemos la paciencia. Sentimos que hemos perdido el punto. Decidimos volver a intentarlo de nuevo otro día, pero entonces otras cosas nos reclaman.

En los primeros años de mi trabajo encontré que este era un problema universal entre los pacientes y amigos. De alguna manera, no importa cuánto leamos sobre teorías del simbolismo de los sueños, todos nos atascamos cuando llegamos al trabajo práctico e inmediato con nuestros propios sueños. Las personas venían a la consulta con cuadernos llenos de sueños. Cuando les preguntaba qué habían aprendido de los sueños, decían: "No lo entiendo. Cuando estoy aquí durante mi sesión analítica, obtenemos grandes revelaciones de mis sueños. Pero cuando me siento por mí mismo para trabajar con ellos, no veo nada. No sé por dónde empezar."

Ponerse en marcha con los propios sueños no es un problema sólo para los legos; es igualmente un problema para la mayor parte de los psicólogos. Cuando trabajo con los sueños de los pacientes, puedo brillar, pero cuando es mi propio sueño, mi mente se cortocircuita. Esto es normal, porque todo sueño comunica información que no es conocida conscientemente por el soñador. Por lo tanto implica un esfuerzo real, un poco de estrés para nuestras capacidades, conseguir entender lo que el sueño está diciendo. Si la interpretación viene demasiado fácilmente, proba-blemente no va a ser tan adecuada o tan profunda.

En respuesta a esta necesidad práctica, empecé a desarrollar el acercamiento a los sueños en cuatro pasos que encontrarás en este libro. Mi meta es suministrar una forma para que la gente interprete los sueños por sí misma. La mayor parte de la gente necesita aprender cómo ir a sus propios sueños, sus propios inconscientes, por su propia autoridad. Pero, con el fin de hacer esto, necesitamos un acercamiento práctico que nos ponga en marcha: una serie de pasos físicos y mentales que nos capacite para acercarnos al sueño, dividirlo en símbolos y descubrir los significados que estos símbolos tienen para nosotros.

Desde el momento, hace años, en el que mis pacientes y yo desarrollamos el método de cuatro pasos, observé que la mayor parte de las personas que lo usaban conscientemente podían obtener la substancia real de sus sueños y llegar a una interpretación medianamente adecuada. Ellos encontraban la esencia o energía principal de sus sueños, y eso es lo importante.

Una sobreimplicación con las teorías es un obstáculo principal para el trabajo con los sueños:

Naturalmente, un doctor debe estar familiarizado con los así llamados "métodos." Pero debe guardarse contra cualquier rutina específica de aproximación. En general uno debe guardarse contra las asunciones teóricas... Para mí, al tratar con un individuo, sólo el entendimiento individual servirá. Necesitamos un lenguaje diferente para cada paciente. En un análisis puedo hablar el dialecto Adleriano, en otro el Freudiano. (Jung, MDR, p. 131)2

De Jung tomé el coraje para decirles a mis pacientes que no pongan su fe en conceptos abstractos. Pon tu fe en tu propio inconsciente, en tus propios sueños. Si deseas aprender de tus sueños, trabaja con ellos. Vive con los símbolos de tus sueños como si fueran compañeros físicos en la vida diaria. Descubrirás, si lo haces, que realmente son tus compañeros en el mundo interior.

Análisis y Trabajo en Casa

Este libro no está pensado para sustituir la ayuda y guía de tu analista si estás haciendo análisis formal. Sino que está pensado para ayudarte con tu trabajo en casa. Deberías tratar las aproximaciones que aquí encuentres y seguir el consejo de tu analista para usar estas técnicas.

Las personas consiguen más del análisis cuando hacen su trabajo en casa día a día y llevan sus sueños, material de fantasía e Imaginación Activa al terapeuta después de que han trabajado con él y lo han "digerido" parcialmente. La sesión analítica puede entonces ser dedicada a refinar y amplificar el trabajo que ya ha sido hecho. Esto permite al analista hacer el mejor uso del tiempo del paciente y ayuda al paciente a desarrollarse a un ritmo más rápido.

Trabajando Sin un Analista

Si no hay un analista disponible para ti, podrías preguntarte si sería correcto que trabajaras con tus sueños o usaras otras técnicas de trabajo interior por ti mismo. Creo que podrías hacerlo con seguridad y te beneficiarías del aprendizaje de estos métodos. Hay una condición: Debes observar las precauciones.

Conforme vayas leyendo a través de estos capítulos encontrarás advertencias y algunas sugerencias para alejarte de problemas. Asegúrate de tomarlas seriamente y de seguirlas. Debes entender que cuando te acercas al inconsciente estás tratando con una de las fuerzas más poderosas y autónomas de la experiencia humana. Las técnicas de trabajo interior están pensadas para poner en movimiento los grandes poderes del inconsciente, pero en un sentido esto es como destapar un géiser: las cosas pueden irse de las manos si no eres cuidadoso. Si fallas en tomarte en serio este proceso, o intentas convertirlo en un mero entretenimiento, puedes herirte.

Necesitas ser particularmente cuidadoso con la Imaginación Activa. No debería ser practicada a menos que tengas alguien a mano que esté familiarizado con este arte, alguien que sepa cómo dar marcha atrás de vuelta a tierra si te vieras abrumado por el mundo interior. La Imaginación Activa es segura si obedecemos las reglas y usamos el sentido común, pero es posible ir demasiado profundo y sentir como si estuviéramos siendo succionados demasiado hacia dentro del inconsciente. Tu ayudante puede ser un analista o un lego que tenga alguna experiencia con la Imaginación Activa. El punto principal es tener un amigo al que puedas llamar si pierdes tu orientación.

Nada de esto debería disuadirte de hacer trabajo interior. Sólo estamos observando una ley universal: algo que tiene gran poder para el bien también puede ser destructivo si ese poder es manipulado mal. Si queremos vivir íntimamente con las pode-rosas fuerzas del mundo interior, también debemos respetarlas.

1En el texto “self”, que puede traducirse igualmente como “yo”. No obstante siguiendo la línea de traducción de las obras junguianas al español (que se basa en el término original de Jung en alemán, Selbst), utilizamos la expresión “sí-mismo” que hace referencia al ser total, al individuo en el que consciente e inconsciente colaboran equilibradamente y con ello lo diferenciamos del “yo”, el sujeto de la mente consciente; igualmente y en otras partes a lo largo del texto, este término se usa para referirse al arquetipo de la totalidad de la psique, el principio de coherencia, estructura y organización que rige el equilibrio y la integración de los contenidos psicológicos (Nota del Traductor).

2Memorie, Dreams and Reflections será denominado a partir de aquí con esta abreviación. Otras obras de Jung serán referidas por la abreviación CW, para Collected Works, precedido por el número del volumen y seguido por el número del párrafo. Para eliminar tantas notas a pie de página como sea posible, todas las citas serán seguidas en el texto por el nombre del autor y un breve título. Las referencias completas para todos los materiales citados serán encontradas en la Bibliografía.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario