domingo, 12 de enero de 2014

EL RELOJ DE ARENA INICIÁTICO

Por Michael Kelly
(Traducido por Manon de Escamas de Dragón)

Muchos tratados místicos a lo largo de los siglos han hablado de la “noche oscura del alma”, cuando todo parece sin esperanza e insubstancial, cuando nada parece funcionar o ayudar, cuando el Iniciado se siente atrapado y confinado sin perspectivas de liberación. Esta no es una condición imaginaria, es un fenómeno muy real. Además, es un fenómeno cíclico, uno que cualquier Iniciado que valga su peso experimentará una y otra vez. Parecerá más evidente y angustioso a aquellos que hayan avanzado lo bastante como para Abrir el Ojo en el Vacío y seguidamente hayan alzado la Cabeza del León Furioso, pero tendrá sus ecos incluso en las fases más tempranas del Trabajo. Este ensayo busca estudiar y explicar este fenómeno, y proveer estrategias para hacerle frente y superarlo.
Todos experimentaremos nuestras rupturas y momentos de iluminación sobre el sendero mágico. ¿Recuerdas la primera vez que conseguiste esa innegable prueba de que uno de tus primeros hechizos había funcionado, acompañada por esa extraña sensación de tirantez en tus tripas que está asociada a tal certeza? ¿O la vez en la que el significado de cierto símbolo de repente “chasqueó”, abriendo tus ojos a sombras de significado sutil que nunca hubieras sospechado previamente? ¿Recuerdas cómo el mundo parecía mucho mayor, tan lleno de potencial y maravilla en esos momentos?
Pero conforme el tiempo pasa y continúas en tu Trabajo, una sensación de frustración inevitablemente crece. Llega la sensación de estar encerrado, de estar atrapado. Nada más parece satis-facerte ya, todo parece árido y estéril. Los sellos y sigilos que una vez provocaron excitación son ahora infantiles y simplistas cuando son comparados con la complejidad que has entendido. Los encantamientos que una vez estremecieron tu alma ahora suenan tontos e infantiles. No hay ninguna maravilla ya, y tu Trabajo parece fútil y sin sentido. Tu corazón parece haber desertado y tu magia y los más simples hechizos, parecen no funcionar ya por más tiempo. ¿Qué ha cambiado para hacer que las cosas vayan de esta manera? ¿A dónde se ha ido la maravilla? ¿Qué factor se ha alterado?
Un momento de reflexión será suficiente para darse cuenta de que eres quien se ha alterado. Alimentado con el fuego Iniciático, has crecido y te has desarrollado, expandiendo tu conocimiento y desarrollando tus habilidades. Ya no eres más ese niño sorprendido por la maravilla, que al principio miraba ese gran mundo de promesa y posibilidad. Lo has explorado completamente, cada rincón y grieta, y te has vuelto más sabio por ello. Resumiendo, has crecido hasta llenar todo el espacio disponible. Lo que una vez era amplio y maravilloso ahora se ha vuelto una estrecha prisión.
Sin embargo por mucho que sepas y entiendas, tu cono-cimiento y entendimiento sólo pueden ensancharse en la medida del horizonte que puedes percibir. Tu conocimiento te parecerá ahora diminuto, te das cuenta de que no entiendes nada, que el Universo es infinitamente más grande de lo que previamente habías imaginado. Lo que una vez era el destino ahora no es sino que el final de un callejón en una ciudad imposiblemente compleja. Tus viejas creencias, modelos e ideas ya no estarán a la altura de tus Necesidades.
Esta es una importante toma de consciencia. Porque aunque todo pueda parecerte sin esperanza ni sentido, puedes entender que es porque estás como el pollo dentro del huevo, que ha consumido toda la yema y ahora presiona contra la cáscara, necesitando urgentemente romperla para liberarse. Los modelos e ideas que una vez te mantuvieron son ahora anticuados, necesitas sacudírtelos y ganar una visión más amplia, abriéndote paso en el mundo fuera de tu burbuja.
Antes de que examinemos cómo puedes abrirte paso en el mundo de más allá de la burbuja, o cuales son las alternativas, contaré un simple ejemplo o dos del tipo de cosa que es sintomática de esta condición.
Asumamos el caso de un mago novicio, una persona joven que ha obtenido un libro de simples hechizos basados en la magia llana con velas. Descubre que estos simples métodos funcionan muy bien para él, proveyendo rápidos y algunas veces sorprendentes resultados. Pero después de un par de años de tales prácticas, sus hechizos empiezan a caer en redondo, no logrando nada. Él pierde toda la confianza en la técnica y en su habilidad. ¿Qué ha cambiado?
Nuestro joven mago ya no es el ávido principiante que fue una vez, siguiendo extraños y misteriosos rituales escritos en los libros. Su mente se ha expandido conforme su habilidad ha crecido. La familiaridad ha hecho que las extrañas palabras e impresionante ceremonial parezcan insulsos y comunes y corrientes. Ahora sabe que encender una vela, no importa cuál pueda ser su color, es una cosa perfectamente mundana, con ninguna eficacia mágica innata. Ahora sabe que no importa cuán misterioso pueda haberle parecido un nombre de poder, porque no tiene poder espiritual inherente; está formado de letras y es pronunciado con su voz, justo como cualquier otra palabra. Los apoyos y rituales que una vez pensaba tan especiales y secretos, se revelan como nada más que humo y espejos. Todo su modelo mágico ha llegado a quebrarse, revelándose como falso, no sirviéndole más. Este es el motivo de que se sienta tan inquieto y vacío, de que la certidumbre lo haya abandonado, de que sus hechizos ya no funcionen. Porque él realmente ha crecido y está llevando a cabo el acto verdaderamente mágico de ver con un ojo más limpio.
Así que ahora debe usar esa visión más limpia para construir un nuevo modelo de cómo funciona realmente la magia. “Si no esto, ¿entonces qué?” es la pregunta en su boca. Y no debería haber duda de que este puede ser un proceso muy doloroso de sufrir, liberarse de lo que una vez parecieron simples verdades en las que se podía confiar, viéndose forzado a descubrir nuevas respuestas. Es un gran cataclismo y otros temores y dudas con toda seguridad le asaltarán durante el proceso, tales como, “Pero si cuestiono el proceso, la magia puede que no funcione más, ofenderé a los espíritus.” Esto por supuesto falla en dos puntos, en que la magia ya no funciona, lo cual es el motivo de que necesite investigar, y en que los espíritus de sus ancestros y Dioses están más complacidos cuando él piensa y progresa. Pero a la vez estas preocupaciones ocupan un lugar preponderante.
Así que él observa cuidadosamente las cosas que podrían haber potenciado realmente su magia, y descubre que la llama de la vela no es una cosa mágica; pero la concentración que agita dentro de su propia mente sí lo es. Descubre que encender una vela es una tarea simple y mundana que no hace mágico a nada por su propia esencia. Pero lo que simboliza y despierta dentro de su propia imaginación . Las palabras que pronuncia invocando son meros sonidos, sílabas inscritas en letras sobre papel y habladas en alto. Los espíritus no las escuchan ni se abalanzan para cumplirlas. Pero la Voluntad con la que él envuelve estas palabras hace vibrar todos los mundos y cambia el curso de la realidad.
Así que nuestro Iniciado debe cambiar su modelo de la magia de una creencia simplista en los gestos rituales, a un Entendimiento de los procesos que él mismo experimenta dentro de su propia psique conforme lleva a cabo un acto mágico exitoso. Entonces, iluminado con este nuevo Entendimiento, su magia empezará a funcionar de nuevo, mejor y más precisa de lo que antes fue, y sus horizontes se habrán retirado más atrás. Él ha dado un paso fuera de la cáscara limitadora de sus anteriores creencias inadecuadas y ahora está en un mundo lleno de potencial y oportunidades una vez más. Conforme el tiempo pasa, sin embargo, incluso este nuevo Entendimiento será visto un poco infantil y demasiado simplista (o, desde otra perspectiva, demasiado complicado), y el mundo empezará a contraerse a su alrededor, estrechándolo una vez más mientras lucha por encontrar la siguiente Clave que abra su Entendimiento.
Este es el patrón inevitable de la Iniciación. No procede en línea recta, ni es un cono en expansión como algunos lo han descrito. Es como un reloj de arena, que es amplio, pero después se estrecha hasta que somos capaces de pasar a la siguiente esfera, con nuestro Entendimiento aumentado. Pero esta esfera también se mostrará en última instancia limitadora y el flujo inexorable de la arena (que es como el ímpetu de nuestra Voluntad) debe llevarnos a la siguiente esfera y a una comprensión todavía más profunda del Universo Mágico. Cada esfera puede ser mayor que la anterior, pero cada una debe estrecharse necesariamente a nuestro alrededor conforme nuestros horizontes se muestran inadecuados y necesitan ser hechos retroceder.
Hay ciertos puntos obvios en los que tales transiciones ocurren, tales como el paso desde el Trabajo de una Cabeza al de la siguiente, pero hay muchos otros de una naturaleza que estará definida por nuestras propias personalidades, disparados por las necesidades y las inhibiciones que hemos establecido dentro de nuestros propias identidades. Pero esa sensación de opresión y constricción, que parece tan negativa en ese momento, es de hecho una cosa positiva, porque siempre señala que una nueva ruptura es inminente, un nuevo salto hacia delante en nuestro progreso Iniciático.
Hay unas pocas maneras en las que la gente responde cuando se encuentran con este aparente obstáculo Iniciático. La primera elección que encaran es si rendirse o seguir con su Trabajo. Aquellos que se rinden gradualmente perderán la sensación de opresión y su ímpetu Iniciático empezará a extinguirse. Con el tiempo, si intentan meter mano en alguna hechicería simple o meditación por los antiguos tiempos, pueden encontrar que les funciona una vez más. Pero esta no es una cosa positiva, porque muestra que han dado un paso atrás, perdiendo mucho del progreso que tenían. Si optan por volver al Trabajo regular, rápidamente se acercarán a ese mismo obstáculo opresivo de nuevo y sufrirán por el mismo bloqueo aparente una vez más.
De aquellos que eligen perseverar y continuar Trabajando, algunos tercamente agacharán sus cabezas y caminarán penosa-mente a ciegas, repitiendo siempre los mismos antiguos ejercicios y prácticas que solían servirles pero que ya no. Este acercamiento sólo traerá frustración y conducirá inevitablemente o a un cambio de acercamiento o a desechar toda la magia, dándole la espalda como si fuera algo que ya no funciona y quizá nunca lo hizo (la aflicción presente puede anular el recuerdo de pasadas victorias). Entonces se deslizarán fuera de la constricción opresiva encontrándose en la misma posición que aquellos que optaron por abandonar el Trabajo, y si algunas vez deciden reasumir sus prácticas; el éxito inicial rápidamente les llevará de vuelta a la misma barrera y confinamiento.
La única forma de progresar es perseverar con tu Trabajo, pero no de la misma manera, golpeando tu cabeza contra un muro, sino confrontando tus dificultades. Si encender una vela solía hacer funcionar tu magia, pero ahora sientes que es un ejercicio estúpido, ¿qué ha cambiado? Enciende la vela una vez más, e intenta recordar la sensación que solía darte, la sensación de ser un poderoso mago. ¿De dónde venía esa sensación? Si no era de la vela, ¿era de algo en ti? Extírpala y encuéntrala, redescubre las sensaciones que hacen funcionar tu magia. Después, y sólo entonces, puedes adaptar tu modelo, redefiniéndolo para incluir tus nuevas intuiciones. Estas son intuiciones que ya están operando a nivel subconsciente, son las que están induciendo tu sentido de constricción e ineficacia. Necesitas permitir que estas intuiciones asciendan a la consciencia por completo para poder usarlas e integrarlas.
Habiéndolo hecho así, el horizonte retrocederá lejos de ti una vez más, pareciendo el mundo mayor de lo que antes alguna vez fue. También descubrirás que encender tus velas potenciará una vez más tu magia, porque ahora entiendes el proceso interno que esta simple acción pone en movimiento. Pero puede que descubras también que la magia puede funcionar sin la necesidad de ninguna vela o cualquier otro apoyo.

El patrón se repite, una y otra vez, mundos conduciendo a mundos más grandes, siempre Remanifestándose y siempre revelando algo nuevo, algo que revitaliza lo antiguo pero también ofrece algo nuevo.

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que Shaagar y yo hemos traducido, te recomiendo que lo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



2 comentarios:

  1. Hola Manon. Descubri tu blog por casualidad, y la verdad es que me gustaria añadirte a la lista de webs amigas. ¿Te gustaría que intercambiasemos nuestros enlaces? En mi blog tambien traduzco textos de ocultismo de otro autor.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zck Smith, gracias por dejar un comentario tan amable por tu parte, por supuesto que me agradaría intercambiar enlaces entre nuestros blogs, de hecho me ha sorprendido gratamente encontrar en el tuyo la traducción del libro de Ophiel sobre el Oráculo de la Fortuna, hace tiempo incluso se me pasó por la cabeza hincarle el diente y traducirlo yo, pero como he tenido otros proyectos de traducción, al final lo he ido dejando y ahora descubro tu trabajo y me alegra poder disfrutarlo ya en castellano. Recibe un fuerte abrazo y desde ya voy a incluir un enlace a tu blog en el mío.

      Manon

      Eliminar