domingo, 22 de enero de 2012

ESPÍRITUS DE LOS ELEMENTOS (I)

Por Jaq D. Hawkins

(Traducido por Manon de Spirits of the Earth)

La Naturaleza de la Tierra


     La tierra es la misma naturaleza en su forma más obvia para el observador humano. La tierra firme sobre la que estamos y pasamos nuestras vidas es tan esencial para nuestra supervivencia como el aire que respiramos. Quizá incluso más ya que no tendríamos aire sin la Tierra sobre la que las plantas y árboles crecen, creando oxígeno para respirar.
     La mayoría de los espíritus de la naturaleza que vienen a la mente cuando pensamos en hadas son espíritus de la Tierra. Las hadas de las flores, rocas, plantas, árboles y muchas otras asociaciones son espíritus de la Tierra. Cuando jugamos al juego de mímica Charada y preguntamos si algo es animal, mineral o vegetal, nos estamos refiriendo a cosas que están todas asociadas con la Tierra.
     La Tierra es el bloque de construcción de todo lo que está en el mundo material, por lo que la Tierra, como elemento alquímico, representa la existencia material de todas las cosas. La Tierra, en magia, representa al mundo material y las cosas asociadas con él tales como la salud, prosperidad y asuntos mundanos.
     Sin embargo, eso no la hace menos espiritual como elemento que cualquiera de los otros; Aire, Fuego, Agua y Éter. El pentáculo que representa al elemento Tierra en muchos sistemas mágicos bien conocidos también representa los fundamentos de la magia en sí misma. En la magia ceremonial, representa (entre otras cosas) el cuerpo del mago que es considerado como un templo y conforme a las creencias de algunos, es donde la construcción de la magia toma lugar. Algunos suscriptores a estas creencias son más específicos y sienten que la energía mágica emana específicamente de la mente del mago, pero esta también debe tener el sólido fundamento del cerebro que a su vez es parte del cuerpo físico.
     Sin la Tierra, no tenemos nada sobre lo que construir. Sin nuestros cuerpos, no tenemos nada en lo que personalizar nuestra alma. Algunos dirían que sería una ventaja, y estoy segura de que hay una abundancia de posibilidades para después de la vida o la magia astral, pero en la medida en que estemos contenidos dentro de nuestros cuerpos, seguiremos teniendo un templo de Tierra dentro del que podemos realizar magia para afectar a nuestro mismo entorno Terrenal. Si somos honestos con nosotros mismos, mucha de la magia que hacen las brujas y magos modernos está muy dirigida a afectar a algo sobre el plano de la Tierra.
     Los ecomagos están muy armonizados con el elemento Tierra. Salvar a nuestro entorno Terrenal muy bien puede requerir una comprensión de las relaciones simbólicas entre todos los elementos, pero el foco está innegablemente dirigido sobre el elemento Tierra. Ya sea un Pagano o un Mago que adore entre los árboles en un bosque, construya un templo de piedra o realice magia solamente dentro de los confines de su propio cuerpo físico, la base para toda magia está firmemente establecida en alguna forma de estructura física basada en la Tierra. En algunos casos, esta puede ser el planeta mismo.
     Todo esto podría empezar a sonar bastante claustrofóbico. Donde quiera que vayas, cualquier cosa que hagas, la Tierra y las necesidades de la existencia material te rodean. No hay escape.
     Y en ello yace el entendimiento de la magia del elemento Tierra. Sin una base sólida, no puede haber magia. El mundo profano que muchos luchan por elevar por encima de todo, es una parte integral de los nobles ideales de espiritualidad que algunos pueden intentar ignorar, pero que nunca pueden ser realmente superados. De por sí, no hay intento de superar el mundo material. El mundo material es una parte de la naturaleza, y la reacción natural de cualquier cosa viva a una necesidad dentro del mundo material, es buscar la satisfacción de la necesidad dentro de los ritmos naturales de la naturaleza.
     Un animal hambriento buscará comida, una planta sedienta buscará agua a través de la Tierra con sus raíces. Las religiones que luchan por volverse espíritu puro están intentando negar la base sólida de la carne y las necesidades de la Tierra. Esto es antinatural no sólo para los humanos y otros animales, sino que también en el equilibrio del universo como lo conocemos. Hay equilibrio en la naturaleza. Sólo la arrogancia de la humanidad es la que lucha por negar la base del mundo natural.
     En magia, el elemento Tierra es invocado comúnmente para propósitos asociados con lo material, o al mismo planeta. Estos incluyen hechizos de curación, prosperidad, curación del planeta y cualquier cantidad de propósitos que implique al mundo físico. Muchos sistemas mágicos invocan algún aspecto de la divinidad que gobierne sobre estos propósitos Terrenales durante estos hechizos, alguno incluso invoca a los mismos espíritus de la naturaleza. Cuántos de estos espíritus acceden a tales invocaciones es otro asunto, es más probable que se cree una forma de pensamiento elemental en respuesta a una invocación de un espíritu de la naturaleza, que realmente se atraiga a un espíritu fuera de su hábitat natural.
     Para experimentar realmente a un espíritu de la naturaleza, se debe visitar el hábitat natural de ese espíritu. Aquellos de nosotros que creemos verdaderamente en estos espíritus, creemos que cada árbol, cada piedra (particularmente los menhires) y todas las cosas de la naturaleza están habitadas y son cuidadas por espíritus residentes. Varios libros han sido escritos sobre la comunidad Findhorn en Escocia donde la gente a menudo informaba que comunicaba con espíritus de la naturaleza.
     Otros libros han sido escritos sobre los reinos de las hadas e individuos que han experimentado espíritus de la Tierra de alguna manera. The Real World of Fairies, por Dora Van Gelder es un ejemplo excelente. Hay más, muchos de los cuales son listados en la Bibliografía de este volumen. Todavía hay disputa sobre la autenticidad de las Hadas de Cottingley, pero uno debe sorprenderse cuando los informes de avistamientos de hadas han continuado a través de la historia escrita en alguna forma, bastante a menudo con características similares.
     El consenso es que las cosas de la Tierra que crecen son cuidadas por los espíritus de la naturaleza comúnmente referidos como hadas, que no son normalmente visibles al ojo humano. Sin embargo, estas no son las únicas "hadas" que son comúnmente objeto de crónica. Hay muchas leyendas de tramposas o incluso desagradables formas de hadas que hacen travesuras a los humanos. De muchas de estas se informa que son más bien menos atractivas al ojo que las bellas imágenes de hadas de las flores y similares.
     Por ahora el lector puede estar echando humo por el hecho de que no he mencionado las hadas del hogar. Muchas de estas son espíritus de la Tierra también, y no serán desechadas aquí. Las hadas de la cocina están generalmente asociadas con el elemento Tierra, como lo son muchos espíritus que habitan objetos hogareños de varios tipos. Debemos mantener en mente sin embargo, que las asociaciones de los espíritus con elementos específicos son en gran medida un asunto de percepción y categorización humanas, yo escribiré sobre las hadas del hogar en más detalle en un capítulo posterior, ya que la mayoría de ellas caen dentro de la categoría de formas de pensamiento elementales.
     Aún así, todos los espíritus que he mencionado son espíritus de la Tierra para los propósitos de este libro. Con muy pocas excepciones, la mayoría de bogies y brownies, hobgoblins y similares legendarios, están todos asociados con la Tierra. Mucho viajero ha tenido miedo de entrar a un bosque remoto por temor a los espíritus que pueden buscar proteger su hábitat de los estragos de la humanidad. Estos son espíritus que están muy cerca de la Tierra y cualquier aspecto del elemento Tierra que esté en consonancia con ella, ya sea una planta o árbol vivo, o simplemente una roca en el bosque.
     Los espíritus de los menhires son particularmente fuertes y fáciles de percibir para las personas sensibles (si no verlos realmente), porque su hábitat es algo que es usado para amplificar las corrientes mágicas de la misma Tierra. Historias han sido contadas de fanáticos religiosos intentando derribar los círculos de piedras, sólo consiguiendo que una de estas masivas piedras caiga y aplaste a una de estas personas, generalmente al líder del grupo. Informes de personas que han visitado Stonehenge después de oscurecer a menudo mencionan una sensación de intranquilidad allí de noche. Los espíritus de las piedras saben cómo protegerse a sí mismos.
     Sin embargo, los espíritus de los menhires pueden ser poderosos aliados si les es dado el apropiado respeto. Soy lo bastante afortunada de vivir cerca de un pequeño agrupamiento de piedras dolmen que son bien conocidas en el área, aunque no una de las mayores atracciones de los turistas. Los espíritus de estas piedras son familiares amigos míos. Los visito ocasionalmente, bastante a menudo en conexión con hechizos, pero algunas veces simplemente para "estar en comunión" con ellos. Me aseguro de compartir energía con ellos en lugar de pedir siempre carga extra para mis hechizos, y de ofrecerles el respeto que podría ser considerado apropiado para un icono, aunque no en la medida de deificarlos.
     Al principio hablé de la Tierra como la solidez sobre la que toda magia está basada, pero hay otro lado del elemento Tierra que debe ser reconocido. Los espíritus de la Tierra no son hadas de las flores haciendo cabriolas en el bosque, o traviesos goblins desecando la leche de las vacas de la localidad. La Tierra misma tiene una forma de limpieza y renovación que puede ser muy terrorífica para un mero hombre que entra en el camino del fenómeno natural. Como un hombre sabio que conozco decía a menudo, "la Naturaleza se come lo que es suyo."
     El poder de la tierra, particularmente amplificado de alguna forma, es una fuerza tremenda con la que contar. Se muestra de forma natural en cosas tales como los terremotos y volcanes, demostrando el poder del caos de destrucción y creación primor-diales. Podemos ver estos eventos como catástrofes cuando se pierden vidas humanas por ellos, aún así para la misma Tierra el principio creativo está justamente bien representado en los resultados del evento. Nuevas formaciones de tierra son creadas durante estos "desastres," y las energías internas de la Tierra liberadas para algún propósito que tiene poco o nada que ver con las moradas y vidas humanas que puedan ser barridas, deberían caer dentro del sendero de uno de estos accesos de poder Terrenal.
     Algunas fuerzas están simplemente más allá de las limitaciones humanas por aprovechar o controlar, y lo mejor que podemos hacer es intentar apartarnos del camino. Las sociedades humanas primitivas que tienen que estar en contacto regular con estas fuerzas de la Tierra han creído en espíritus tales como aquellos que traen los terremotos o espíritus gobernantes de los volcanes. De lo que mucha gente no se da cuenta es de que estas creencias están todavía bastante extendidas, aunque el aplacamiento de la ira del espíritu de un volcán rara vez ya resultará en tirar en su interior el sacrificio de una virgen.
     Templos, iglesias y menhires son formas en las que la humanidad ha intentado enfocar una cantidad manejable de esta energía natural, dependiendo el éxito del nivel de comprensión puesto en la construcción y uso de estos amplificadores hechos por el hombre. Ha habido muchos estudios y especulaciones sobre los antiguos templos que parecen haber sido hechos por alguien con un entendimiento de las formas y las construcciones, incluso localizaciones, que son conductoras de la amplificación de las energías de la Tierra. Las pirámides son un ejemplo, y hay muchos más.
     Los círculos de piedras en Gran Bretaña y algunas partes de la Europa Continental han dado ascendencia a mucha especulación sobre sus propósitos originales. Mientras que la teoría del observatorio puede ser la más ampliamente aceptada, hay bastantes evidencias que sugieren que estos monumentos de piedra realmente sirven para amplificar las energías naturales electromagnéticas de la Tierra. Los montículos de Tierra formados cuidadosamente, tales como Glastonbury Tor en el Sudoeste de Inglaterra y el Monte de la Gran Serpiente en Ohio, USA, están también conectados a especulaciones sobre energías de la Tierra amplificadas, asociaciones con espíritus de la Tierra, y cierto número de historias y leyendas que sugieren que hay más en ellos que un poco de escultura creativa.
     La Tierra misma ha sido largamente deificada como la Diosa Madre por algunas religiones, particularmente en las religiones precristianas de las comunidades agrícolas. La Tierra da vida, porque da alimento a los granjeros, y es por lo tanto la reina nutricia de la cadena alimenticia que permite a los humanos y otros animales prosperar en ella.
     Sus ayudantes, la "gente pequeña" que cuida del crecimiento de las cosas y se ha hecho conocida para nosotros como "hadas", "devas" y muchos otros nombres, son los espíritus mejor conocidos de la Tierra. Nuestra fascinación con estos espíritus, ya sea que creamos que no son más que antiguas supersticiones y "cuentos de hadas", o que creamos que son seres reales que habitan el planeta manteniéndose alejados de los humanos, es un asunto que sirve de sostén para la imaginación de muchas personas hoy.
     Algunas leyendas de hadas bien pueden venir de situaciones donde hay una explicación lógica. Hay una evidencia antropo-lógica que sugiere que una pequeña raza de gente oscura, puede haber existido sobre la alta duna conocida como Skara Brae en la península de Orkney en el norte de Escocia hace varios siglos. Estas gentes habrían sidos invadidas y empujadas a esconderse por los Vikingos que se asentaron en el área. La necesidad de sobrevivir fácilmente podría conducir a una raza tal de personas a robar comida de cualquier forma que pudieran, incluyendo el robo de suministros de los colonos. Uno puede imaginarse que si una pequeña persona oscura fuera vista en las cercanías del granero a tempranas horas cuando la vaca de la familia se ha secado por algún tiempo, se pudiera saltar a la conclusión de que esta "persona hada" habría lanzado un hechizo contra la familia. La explicación más lógica, es que la pequeña persona habría estado cautelosamente ordeñando a la vaca para su propia familia, lo que podría no ser tan obvio para una sociedad supersticiosa.
     Sin embargo, estas potenciales explicaciones son pocas y distantes entre sí. Hay muchas más leyendas de hadas y otros espíritus de la naturaleza que desafían a esa explicación. El propósito de este libro no es argumentar a favor de la existencia de los espíritus de la Tierra, sino que hablar de su naturaleza, asumiendo su existencia. Aquellos que no crean probablemente nunca lean estas páginas.
     Como hemos aferrado los atributos de los elementos alquímicos a la naturaleza de los espíritus, podemos recordar que es fácil hacerlo así porque los mismos espíritus se aferran a las cosas en la naturaleza. El espíritu de un lago es obviamente un espíritu del Agua, el espíritu de una tormenta eléctrica es obviamente un espíritu del Aire. Los espíritus de la Tierra son espíritus que se han aferrado a cosas de la Tierra, o cosas materiales en cualquier forma.
     Como humanos, creamos correspondencias entre cosas y creamos modelos de "sistemas" que nos ayudan a entender mejor el mundo natural y cosas como las leyes físicas que pueden ser complicadas, incluso con una gran cantidad de educación. La Tierra se mueve y cambia en formas que algunas personas entienden mejor que otras, aún en el aprendizaje por entender la naturaleza del espíritu, podemos descubrir que entendemos aquellas cosas que los científicos son incapaces todavía de medir, pesar y categorizar.
     En la comprensión de los espíritus que asociamos con las cosas de la Tierra y los fundamentos sólidos de la magia natural, nos acercamos más a un entendimiento del equilibrio en el universo y el aspecto de este equilibrio que le damos el significado de bloques sólidos de construcción, y el mismo principio creativo, que llamamos Tierra.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:





5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por tu blog Manon muy bueno! Bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Hola Sákura,

    Gracias por tu comentario, todo el material está a tu disposición.

    Un abrazo.

    Manon

    ResponderEliminar
  4. Eres un genio Manon. Ayudas mucho a difundir la Magia y en especial la senda siniestra. La oscuridad te protege y bendice y gracias por poner en tu perfil también interesantes paginas de ocultismo. Es grato y satisfactorio encontrar gente como vos en la red que estudia con profundidad las sendas luciferianas.
    Un saludo afectuoso y mucho ánimo. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja, gracias generosa, si eso me lo dijeras cara a cara, podrías hacer conmigo lo que quisieras, jajajaja.

    Un fortísimo abrazo.

    Manon

    ResponderEliminar