domingo, 24 de abril de 2011

SOBRE LA ETIOLOGÍA DE LOS ESPÍRITUS


Por Phil Hine 
(Traducido por Manon)


Los espíritus caen bajo muchos diferentes títulos: Angeles, Demonios, Elementales, Formas de Pensamiento, Devas, Deidades, Duendes, Familiares, Servidores, Tulpas, Dakinis, Elfos, Espíritus Guía, Canales, y Obsesiones, por nombrar unos pocos. Muchos de estos seres son definidos dentro de su sistema de creencias mítico o paradigma. Lo que me gustaría ofrecer aquí son algunas líneas directivas generales para definir a las entidades espirituales.

Comentarios Generales

Yo mismo soy, un adherente a la Perspectiva Interaccionista sobre los Espíritus. La idea básica es que los Espírituas surgen de la interacción entre un agente humano y un sistema dinámico - esto puede tener un alcance desde Servidores programados mediante un estado de Gnosis, a encuentros con el Genius Loci de un bosque mientras se va de campo. Los elementos centrales parecen ser:

  1. Un Estado Alterado de Consciencia

Esto puede venir desde cualquier cosa entre una suspensión momentánea del pensamiento, a stress extremo, o la acción de psicotrópicos.

  1. Coherencia Contextual

Uso este término para examinar el amplio contexto dentro del cual la interacción Humano-Espíritu ocurre. Parece existir un enlace entre la "vida" histórica de un Espíritu y el grado de aparente independencia manifestada por el mismo. Podemos, por ejemplo, identificar Espíritus de corta vida (tales como los Servidores) que son ensamblados desde la identificación del deseo/propósito con un juego de referencias tales como un sigilo, nombre, mantra y base material. Espíritus de larga vida serían cualesquiera entidades identificadas dentro del contexto de un sistema de creencias mitologico, o cualquier entidad asociada con (directa o tangencialmente) un lugar o característica geográfica. Las deidades que han estado rodeándonos por cientos de años, a menudo vienen a ser tan "antiguas" como sus creadores, mientras que los espíritus de los estratos rocosos ¡son verdaderamente antiguos!

  1. Un Marco Referencial para la Interpretación

Esto se relaciona con el punto 2, pero se centra sobre la habilidad humana para interpretar una experiencia como una cosa u otra. El mago generalmente tiene una gran ventaja sobre los mediums en que nosotros hemos, a través de la experiencia, evolucionado marcos de trabajo referenciales para interpretar las interacciones de los Espíritus. Así, cuando tratamos con un Servidor por ejemplo, "sabemos" con lo que estamos trabajando, y por lo tanto comprendemos la experiencia dentro de un particular juego de limitaciones. Las expectativas juegan un rol importante en lo que generalmente experimentamos. Un colega mío, cuando era investigador Ovni, tuvo varios encuentros con fenómenos "alienígenas". Después cambió su marco de referencia para incluir la hipótesis de las "Eartlights", y comentó que sus experiencias comenzaron a conformarse a esa creencia - ya no vio más "alienígenas", sino en cambio, manifestaciones de Eartlights (Luces de la Tierra).
Lo que debería también ser considerado en esta cuestión es la tendencia antropomórfica - un factor importante en los contactos humanos-espíritus es el grado de "Personalidad" que a los espíritus les es permitido, o percibido tener. Mientras que algunas clases de espíritus son asociadas con un alto grado de rasgos de personalidad humana - sus propios deseo/voluntad complejos, por ejemplo - otros, como los Servidores, pueden ser construidos para no ser más que sistemas de Inteligencia Artificial - sensibles, pero no particularmente inteligentes. Todos los espíritus pueden ser considerados teniendo algún grado de sensibilidad, que a un nivel básico, puede no ser más que el "deseo" de mantener la coherencia del sistema. Steve Hawkings ha declarado recientemente que los virus de ordenador auto propagantes, pueden ser considerados como sistemas "vivientes".
¿De dónde proviene este espíritu personalidad? En un temprano examen de este tema, postulé "el Efecto Neuromancer", notando que una Inteligencia Artificial en el "Neuromancer" de William Gibson, necesitó crear personalidades humanas por sí misma en orden a "hablar" con los humanos. Esto, siento que es oportuno para las interacciones espíritu-humano. El grado de interacción parece relacionarse con nuestra habilidad para considerar al espíritu como una personalidad separada. Este factor puede ir en alguna forma hacia un arreglo en las comunicaciones que los espíritus tienen con nosotros - particularmente como parecer ser una superposición, en muchos casos, entre el ego humano y la naturaleza de la comunicación.

  1. Intencionalidad

Los magos generalmente trabajan con espíritus voluntariamente. Sin embargo, sería limitado pensar de hecho en construir teorías de la interacción con espíritus, que no cubrieran los encuentros no intencionales, como la vasta mayoría de las interacciones de humano-espíritu parecen ser. Me he esforzado en aferrarme a esta última situación en Caos Condensado, pero sería interesante encontrar cuántos otros magos han tenido encuentros no intencionados con espíritus - por ejemplo, entidades repentinamente manifiestas sin cualquier incitación consciente por parte del mago. Esto podría alcanzar desde encuentros con Fantasmas, Ufonautas, espíritus errantes, etc.

  1. Afinidad

El grado de afinidad que uno tiene con un espíritu es también importante. Un área donde esto puede fácilmente ser discernido es en nuestra relación con las Deidades - que tiende a ser altamente personal y a menudo, difícil de explicar a extraños. Alternativamente, podemos solamente considerar a un Servidor como poco más que una movediza Inteligencia Artificial o programa de ordenador tipo TSR, y de esa manera tener poca aportación emocional con el mismo. La afinidad se relaciona no sólo al afecto del Ego, sino también a las experiencias únicas que tenemos en la relación con un espíritu particular. Mientras el deseo de iniciar un demonio puede bien descender de un afecto del Ego, generalmente no sentimos una afinidad por los demonios en la misma forma que podemos considerar a un Espíritu Guía o Familiar.

Servidores

Generalmente, los Servidores (tanto de Propósito General como Específico) son entidades creadas que son enlazadas a la voluntad individual o colectiva del mago. Su relación con el mago es generalmente de una vía, i.e. los usamos para hacer cosas para nosotros. Ellos tienen poca personalidad, y un juego de limitaciones sobre el grado de independencia que tienen. Los Servidores pueden descontrolarse, como por ejemplo cuando el operador se vuelve "obsesivo" sobre sus tareas, o demasiado dependiente de ellos. Por lo tanto la importancia de la autoestima cuando se crea un Servidor (los deseos superficiales pueden ser conducidos por obsesiones ocultas que el mago no ha integrado totalmente dentro de su psique).


Demonios

Los Demonios son generalmente asociados con los espíritus malévolos del sistema Goético. Cualquiera puede trabajar con un demonio, con tal de que tenga acceso al sistema para convocarlo y obligarlo. Los Demonios son más "dinámicos" que los Servidores en que ellos parecen tener un "deseo" activo en manifestarse a sí mismos y vencer la voluntad del operador. ¡La advertencia concerniente a trabajar con Demonios no debería ser descartada ligeramente! Los Demonios también tienden a tener un innato conservadurismo sobre el rango de tareas que pueden hacer. Lo que los distingue de los Servidores es que tienen un carácter y personalidad propios.

Elementales

De los espíritus Elementales, tales como los Devas, o los seres atribuidos a los elementos platónicos (Fuego, Aire, Agua y Tierra - ¿tendríamos que preguntarnos sobre qué pasa con la radiación nuclear, los petroquímicos o la electricidad?) se ha dicho que tienen un carácter que los relaciona a su esencia - sea ello el agua, o una planta específica. Bajo este encabezamiento, podemos considerar al Genius Loci - espíritu del lugar - el espíritu de una localización particular. Aquí estamos observando la interacción dinámica entre el mago y los estratos de un ecosistema local, sea este un lugar en el exterior o una casa "encantada".

Obsesiones Exteriorizadas

Dentro de esta categoría, colocaría todos los sistemas obsesivos tales como los Demonios Personales, que han sido identificados como separados al complejo de voluntad del mago, para el propósito de comprenderlos e integrarlos dentro de la propia psique. El punto principal concerniente a estas entidades es que no está generalmente abiertas para uso de otros, lo cual no es decir que otros no puedan usarlas también. De hecho, un efectivo método de ataque mágico es identificar las obsesiones individuales de otro y alimentarlas efectivamente de "poder", al punto por el cual el blanco es vencido por sus propias obsesiones. Las obsesiones pueden ser descubiertas a través de la observación o la adivinación. Es innecesario decir, que pocos magos capaces van a aceptar voluntariamente que están siendo dominados por sus obsesiones - pero este peligro es siempre presente, particularmente para el Adepto.

Deidades

El punto principal sobre las deidades es que tienen una presencia histórica, y en una larga extensión, tienen personalidades distintivas, atributos, poderes, etc. Yo no insultaría ciertamente a cualquiera de las deidades con las que he trabajado estrechamente durante los últimos 15 años más o menos, sugiriendo que son menos que "reales" - de hecho, diría que los Dioses y Diosas son más reales para mi que la mayoría de los seres humanos, independientemente de su base no material. Uno puede argüir que la presencia de las deidades en el histórico-mítico paisaje mental, es en efecto, su presencia material que por ejemplo, cuandoquiera que nos coloquemos a nosotros mismos a merced de los elementos, estamos entrando en el dominio de Pan o los Grandes Antiguos.


Familiares

El término "Familiar" implica una cercana relación entre un humano y un espíritu. Históricamente, encontramos que los Familiares son muy asociados con los animales domésticos (gatos, cabras, etc.) y pueden ser vistos actuar en una forma tal para extender la consciencia y control del mago sobre su territorio personal. Donde el poder de un mago está ligado con un lugar, sea este un pueblo, un matorral, o un área del interior de una ciudad, el Familiar es una extensión de sus ojos, oídos y voluntad. La relación entre el humano y el espíritu es tan cercana que si el familiar es atacado o amarrado, el humano sufre un shock psíquico.

Ángeles

Los Angeles históricamente derivan de la Cábala y el sistema de creencias Judeocristiano, aunque su asociación es más amplia, debido a los estragos del Movimiento de la Nueva Era y el Espiritismo. Los Angeles tienden a ser percibidos como benevolentes espíritus guardianes custodios de la conducta humana. Están también asociados con los psicopompos, la Clarividencia y la Premonición, dependiendo del paradigma al cual estén asociados.

Espíritus Guía

El término Espíritu Guía generalmente cubre un amplio rango de interacciones humano-espíritus, desde el "Conocimiento y Conservación del Santo Angel Guardián" (en los acercamientos Thelémico y demás basados en una visión Deista), a los contactos de los Mediums Espiritistas y los "Guardianes del Plano Interno" y derivaciones occidentales de la Cábala (SOL, etc). De nuevo, la función y limitaciones de estas entidades es establecida dentro del paradigma dentro del que operan. Se espera a menudo que tengan inteligencia preternatural y "sabiduría" que esté más allá de la del individuo que interactúa con ellas. Las entidades canalizadas tales como Ramala o Ramtha, también caen dentro de esta categoría. Generalmente, parecen actuar de tal forma como para confirmar la estructura del sistema de creencias de quienes interactúan con ellas, y confieren un grado de "la más alta autoridad" sobre estas creencias - resumiendo, a menudo dicen a la gente lo que esperan escuchar. Lo que debería también ser tomado en cuenta es que estas entidades están tambien asociadas con formas de encantamiento, tales como la curación, donde parecen actuar con gran facilidad para capacitar al medium a entrar en el apropiado estado de Gnosis para manifestar su talento.
A los Espíritus Guías se les tiende a dar una personalidad humana, o extrahumana, a menudo se da por sentado que son personalidades supervivientes en el "mundo espiritual" o Maestros desencarnados (i.e. Khoot Hoomi, Jefes Secretos, etc.) De nuevo, las expectativas del usuario y las creencias juegan un rol importante en la definición y aplicación de estas entidades.



---------------------------------------

Este texto está extraido de un ensayo de Phil Hine existente en su web. El enlace a dicha web es:


domingo, 17 de abril de 2011

MEDITACIÓN

 Por Nick Hall
(Traducido por Manon de Chaos & Sorcery)

    Nosotros ya no vivimos en una comunidad tribal tal como la de los Mbala, en la que los hechiceros eran una parte integrada e importante de las vidas de estos pueblos. El hechicero vería su mundo en términos de su magia, siendo llamado a diario para realizar su hechicería, de una u otra forma. Entrar en trance era tan natural como cualquier otra tarea mundana que realizara. El hechicero Mbala aún así necesitaría meditar/contemplar la tarea entre manos, pero sin las distracciones que el moderno Hechicero del Caos tiene que superar.
    La meditación como una forma particular de trabajo con la mente, para algunos puede parecer ser más relevante para las técnicas Budistas tales como aquellas usadas por los monjes Tibetanos, que para una forma de control/expansión de la mente usada por los Hechiceros del Caos. Este pensamiento no es el caso.
    En preparación para una variedad de trabajos tales como un acto de magia benéfica con muñecas o el envío de una maldición, una meditación puede ser emprendida para focalizar la mente para eliminar cualquier proceso de pensamiento que provoque distracción. La meditación es también una forma útil de familiarizarte con una herramienta construida para propósitos de hechicería, tal como las runas o el puntero. Una meditación puede ser así usada para más que expandir la consciencia para propósitos religiosos. La meditación puede también ser usada para contemplar el mejor método posible por el cual un deseo específico pueda ser logrado y a su vez qué formas de hechicería son requeridas. Esta forma particular de meditación es análoga a una forma de adivinación astral/mental, en la que la respuesta es lograda por un proceso de eliminación. El hechicero examina en su mente todas las posibilidades que están disponibles para él (un tipo de 777 del hechicero) y después concentrar toda esta energía mental en ver cómo manifestar mejor el método que ha adivinado. La meditación tiene también otros usos. El nombre de una entidad puede haber sido recibido durante una adivinación astral y el hechicero puede descubrir más sobre sus atributos y cómo ponerla mejor a realizar ciertas tareas, simplemente sentándose en la oscuridad en un espacio de trabajo privado y repetir el nombre de la entidad de forma mántrica (una y otra vez). Después de un periodo de tiempo, parar el mantra y registrar qué imágenes/pensamientos entra en tu mente.
    La meditación es un método simple por el que puedes armonizarte con el entorno en el que vas a realizar un trabajo de hechicería. Un espacio natural, tal como un bosque o ladera, está lleno de sonidos, olores y sensaciones que estimulan diferentes respuestas en el cuerpo y la mente. La habilidad para formar un vínculo mágico con tu entorno estimulará la hechicería realizada, si el hechicero es capaz de controlar completamente el poder generado por un escenario natural. También es benéfico retornar al mismo lugar en diferentes condiciones climatológicas y en diferentes momentos del día y la noche, para experimentar y así asimilar el entorno que va a ser utilizado para los trabajos de hechicería.
    Para prepararte para esta meditación, yace con tu espalda sobre el suelo y estira tus brazos con las palmas de las manos encarando el cielo. Mantén tus ojos abiertos, mirando alrededor y notando todos los movimientos que ocurran, tales como las nubes en el cielo o el crujir de las plantas y arbustos que te rodean. Después de diez minutos, cierra tus ojos y empieza a escuchar la colección de sonidos, intenta distinguir entre cada sonido como se aprecia así como tomando nota de cualquier olor distinguible del que te vuelvas consciente. Mantén la concentración sobre el sonido y olor mientras sea confortable. Para armonizar todo lo que acabas de experimentar, empieza a respirar de una forma rítmicamente lenta, manteniendo tus ojos cerrados, mientras construyes un cuadro mental del entorno que te rodea. Cuando hayas recreado las imágenes, empieza a tararear y sentir el ritmo de la tierra por debajo de ti.
     Esta forma particular de meditación sirve a cierto número de propósitos. Si por ejemplo realizaste el ejercicio al pie de tu árbol fetiche, te permitiría formar un fuerte enlace con el entorno en el que el fetiche habita, esto a su vez mejorará el vínculo mágico entre tú y el fetiche. Meditando sobre un entorno natural en el que los trabajos de hechicería van a ser realizados conducirá a la habilidad de manipular ese entorno a voluntad. Si el hechicero ha construido un vínculo mágico con un cierto lugar no le será imposible llamar a una tormenta en medio de un día soleado, el poder del cual puede ser usado para una gran cantidad de trabajos. La meditación sobre el entorno en el que la tormenta fue convocada es el primer paso para permitir que esta forma de hechicería sea posible.
    La meditación sobre tu cuerpo, o sus diferentes partes componentes, permite al hechicero ser competente en el control de sus gestos, respiración y fuerza física, y desarrolla la habilidad para dirigir una carga mágica desde una parte predeterminada del cuerpo, tal como las manos, para cargar una herramienta de hechicería, o incluso desviar un ataque mágico. Sin el conocimiento de tu propio cuerpo es difícil ganar autoconfianza. Como fue mostrado en el capítulo previo, las herramientas de la hechicería son, si así se desea, cargadas y consagradas con sangre o fluidos sexuales, así la habilidad para atraer sangre y controlar el orgasmo para propósitos de hechicería, lo cual será discutido en los capítulos siguientes, solamente puede ser lograda si el hechicero dedica tiempo en la meditación sobre su cuerpo y el poder que contiene/emana. Cuando se esté convocando entidades/espíritus, es necesario ser capaz de hablar con autoridad y autoconfianza, el gesto también es importante en este contexto y, como acaba de indicarse, la meditación sobre el cuerpo y sus funciones permite al hechicero desarrollar estas habilidades.
    Para meditar sobre tu cuerpo, es preferible estar desnudo, esto incluye quitarse cualquier joya. Esta preparación elimina cualquier máscara que pudieras llevar, lo cual a su vez permite a la meditación ser más enfocada y efectiva. Realiza la meditación en una habitación donde no seas interrumpido; acuéstate sobre tu espalda con tus brazos descansando a tus lados y empieza a respirar de una forma rítmica. Concéntrate sobre tu respiración y el efecto que tiene sobre tu cuerpo. Cuando te sientas relajado, cambia el campo de concentración a tu corazón e imagina la sangre siendo bombeada a todo tu cuerpo dando fuerza a cada parte de tu ser. Después de haber mantenido este cuadro mental lo bastante para ser capaz de sentir el poder de tu corazón, dirige el campo de concentración a las plantas de tus pies. Una vez toda tu concentración mental se haya focalizado sobre las plantas de tus pies, empieza a recorrer lentamente con tu mente a lo largo de tus piernas, pasando sobre los genitales, hacia tu cuello y después la parte baja de tus brazos. Finalmente retorna tu concentración a tu cabeza y a tus procesos de pensamiento, tornando toda tu atención al centro de tu mente. Sostén esta meditación a voluntad hasta que los pensamientos mundanos empiecen a entrar en tu mente. Cuando esto ocurra di a ti mismo:

        Mi mente y cuerpo son uno.
        Cuando lo ordeno, mi hechicería está hecha
        Soy un templo de poder.
        Con cada respiración que tomo,
        Bajo mi control siempre estaré.

    Esta declaración almacena todas las sensaciones que fueron experimentadas durante la meditación, e implanta una semilla positiva en tu mente permitiendo que subsecuentes trabajos de hechicería sean efectivos, mientras que tu mente y cuerpo operarán como una simple unidad dirigida para potenciar la hechicería emprendida.
    Una técnica similar puede ser aplicada para meditar sobre tu escudo mágico (aura). Esta meditación permitirá al hechicero familiarizarse con su escudo mágico, y a su vez usándolo efectivamente para propósitos tales como un reflejo del yo o un fuerte escudo defensivo. Para prepararte para esta meditación siéntate frente a un espejo de cuerpo completo y mírate a los ojos. Cuando la imagen de ti mismo empiece a alterarse cambia la dirección de tu mirada recorriendo con tus ojos hacia abajo el reflejo de tu imagen. Esta técnica te familiarizará con la forma en la que otros te ven. Después de que hayas meditado sobre toda tu imagen, acuéstate sobre el suelo y empieza a construir tu escudo mágico imaginando un campo de luz rodeando tu cuerpo. Mantén la concentración hasta que el escudo empiece a volverse neblinoso, a continuación di en tu mente:

        Este es mi escudo mágico,
        Este es mi velo de invisibilidad,
        Proyectaré este escudo de poder a voluntad,
        Nada puede entrar en él a menos que así lo dicte.
        Mi cuerpo, mente y escudo mágico son uno.

    Di esta proclamación con autoridad y empieza a usar tu escudo mágico como si fuera cualquier otra herramienta de hechicería. Tanto la meditación sobre tu propio cuerpo como la meditación para construir un poderoso escudo mágico pueden ser repetidas antes de que cualquier trabajo intensivo de hechicería sea emprendido tal como un ataque mágico o trabajo de curación que demande una concentración total y la habilidad para usar tu cuerpo, mente y escudo efectivamente.
    La habilidad para manipular los elementos naturales (tierra, fuego, aire y agua) automáticamente abre a un vasto panorama de posibilidades de hechicería para el Hechicero del Caos. En los capítulos sobre la magia con muñecas el hechicero necesitará ser capaz de utilizar el poder de los elementos para dirigir y mejorar algunos de los trabajos bosquejados. Para ser capaz de hacer esto, una meditación sobre cada uno de los elementos en turno familiarizará al hechicero con la forma en la que pueden ser aplicados en hechicería. Estas meditaciones también ayudan al hechicero a meditar sobre el entorno en el que trabaja, dentro del contexto que fue previamente descrito. Después de cada meditación el hechicero empezará a entender los elementos en formas de las que previamente era inconsciente. Estas meditaciones pueden ser repetidas antes de emprender un acto de hechicería, como por ejemplo, convocar a una salamandra para ser controlada en un trabajo que utilice el elemento fuego. El hechicero debería también tener una mejor comprensión de cómo los elementos están combinados para crear o destruir vida en la naturaleza.
    La meditación sobre los cuatro elementos ha sido diseñada para incluir visualizaciones básicas, un mantra y la habilidad para controlar/alterar fenómenos tales como el peso y la temperatura del cuerpo. Es así preferible que las meditaciones que han sido delineadas considerando tu cuerpo y el trabajo en el exterior en sitios de espacio/poder sean realizados antes de emprender esta próxima fase. Haciendo esto el hechicero habrá aprendido las habilidades para realizar efectivamente las meditaciones elementales.


TIERRA

    La primera de las cuatro meditaciones explorará el poder de la tierra y presentará las técnicas específicas que serán empleadas en las restantes meditaciones elementales. La meditación terrenal también está diseñada para solidificar y armonizar todo lo que ha sido aprendido/experimentado en los trabajos previos.
    En preparación para la meditación obtén bastante tierra del sitio donde la meditación en el exterior fue realizada, y construye un círculo lo bastante grande como para ser capaz de sentarte confortablemente dentro de sus límites. Cuando el círculo esté completo, quítate toda la ropa permanece de pie fuera de su punto norte (el norte está tradicionalmente asociado con la tierra en su forma esotérica).Toma un puñado de tierra del círculo, mantén tus manos cerradas contra tu pecho y entona la siguiente llamada a la tierra:

        Espíritus de la tierra yo os convoco.
        Oh caos yo te convoco.
        Muéstrame la clave para desbloquear el poder de la tierra.

    Después de la invocación terrenal (el hechicero puede recitarla más de una vez si así lo desea), da un paso dentro del círculo y siéntate con las piernas cruzadas, colocando las palmas de tus manos mirando hacia arriba sobre tus rodillas. Esta es una postura tradicional de meditación, hay otras tales como la Postura del Dragón, pero la descrita es más confortable especialmente cuando se están iniciando los primeros ejercicios de meditación tales como estos. Cuando la posición de meditación haya sido formada, empieza a respirar de una forma rítmicamente lenta concentrándote en tu respiración durante unos pocos minutos. Concentrarse en tu respiración sirve a dos propósitos, tanto regula tu respiración como relaja tu cuerpo y mente para prepararlos para la meditación. Cuando estés relajado cierra tus ojos y empieza a visualizar un simple punto en el espacio infinito. Mantén la imagen en tu mente tanto como te sea posible. Esto puede ser difícil al principio, pero con práctica la visualización mejorará conforme aprendes a controlar e invocar las imágenes a voluntad. Cuando el punto empiece a desvanecerse cambia la visualización a una sola línea en el espacio infinito, después construye la imagen para formar un cuadrado bidimensional o un cubo tridimensional. Estas son una vez más formas tradicionales asociadas con la tierra en su forma esotérica más bien que natural. Manteniendo la visualización en tu mente empieza a transferir todo el peso de tu cuerpo al área entre los genitales y el ano. Esta técnica te permite controlar fenómenos tales como tu masa física y desarrolla la capacidad de manipular la solidificación terrenal a voluntad, además de desarrollar la habilidad para proyectar esta concentración de energía terrenal en subsecuentes trabajos de hechicería cuando así lo requieras.
    Cuando sientas que el peso de tu cuerpo se ha centralizado en el punto declarado, empieza a entonar el siguiente mantra, el cual fue recibido desde la fuente del caos y sirve para potenciar las técnicas usadas en la meditación. Los subsecuentes mantras elementales fueron también recibidos de una forma similar:

        UMA REN DE HI NA

    El mantra es recitado mejor en un tono tan profundo como sea posible, usando una sola respiración para cada entonación, debiendo estar así los pulmones vacíos después de cada recitación. Conforme el mantra es repetido, cambia la visualización a la imagen de un desolado claro salvaje extendiéndose hacia el infinito en todas direcciones contigo sentado en medio. Esta visión de la tierra en su primitiva e inmaculada forma te enseña a ti el hechicero que controlas la tierra en todas sus formas. Cuando sientas el poder terrenal manifestándose dentro de tu mente y cuerpo, cesa el mantra, repitiendo el canto final tan lentamente como te sea posible, permitiendo a la visualización que se desvanezca, vuelve tu cuerpo a su distribución normal de peso/masa, concéntrate en tu respiración y abre tus ojos. Para futuras referencias registra las experiencias/sensaciones que la meditación haya revelado; esto también se aplica a las restantes meditaciones. La meditación está diseñada no sólo para enseñar al hechicero a controlar el poder de la tierra sino que también puede ser usada para eliminar el estrés y bajar a tierra al hechicero después de trabajos de hechicería intensivos. Así la meditación es para propósitos prácticos, no simplemente para ganar un entendimiento esotérico más profundo del elemento tierra.
    La tierra usada para formar el círculo será cargada por el poder creado durante la meditación y puede ser almacenada en una caja de madera para ser usada en el futuro para propósitos tales como muñecas de protección o amuletos cuando ellas no sean usadas.

AIRE

    La próxima meditación está diseñada para permitir al hechicero explorar y desarrollar las habilidades para controlar el elemento aire. Esta meditación sirve para reforzar la mente/voluntad del operador, mejorar el control de la respiración reforzando así los pulmones, ser capaz de convocar el poder de los cuatro grandes vientos (del norte, este, sur y oeste) y ser capaz de usar las fuerzas del aire para propósitos de hechicería.
    Para la preparación para la meditación del aire un incienso puede ser preparado de los siguiente ingredientes: trébol de cuatro hojas, sándalo, uña de caballo, belladona y hojas de roble trituradas, compactados con frankincieso o algún otro aceite o resina convenientes. Esto sólo es una sugerencia, alternativamente un incienso preparado puede ser comprado y usado en la meditación. Empieza quemando el incienso y deja que el humo llene la habitación. Quítate toda ropa y colócate de pie desnudo sobre el incienso ardiente, mantén tus brazos estirados por encima de tu cabeza y recita la siguiente invocación al aire:

        Espíritus del aire yo os convoco.
        Oh caos yo te convoco.
        Muéstrame la clave para desbloquear el poder del aire.

    Mientras entonas la llamada al aire empieza a girar lentamente, creando un vórtice en el humo de incienso, manteniendo tus manos frente a ti y observándola para no perder el equilibrio; después cuando sientas que el poder del aire está empezando a manifestarse, como has creado un torbellino mágico con el baile giratorio, suavemente gira alrededor bajando tu postura hasta que estés sentado sobre el suelo en la posición de meditación; mantén la concentración sobre tus manos hasta que te sientas estabilizado. Regula tu respiración y concéntrate en el aire que está siendo atraído y exhalado desde tus pulmones. Cuando la mente y el cuerpo estén aquietados imagina que tu cuerpo aumenta de tamaño y que estás sobrevolando a través del espacio infinito. Cuando la sensación de movimiento y alta velocidad sea lograda, visualiza un pequeño cono rodeándote y empieza a entonar el siguiente mantra con una voz suave que va incrementando el volumen del canto durante la meditación, pero evitar gritar ya que ello te conduciría a perder el control mental y físico:

        TAY DU YA ZUM NEE

    Mientras haces crecer el poder del mantra aumentando lentamente el volumen del canto, cambia la visualización de un cono a un torbellino que te rodea. Esta visualización te enseña a convocar el poder de los vientos a voluntad contigo en el corazón de su poder destructivo/incrementador. Cuando no puedas controlar por más tiempo la visualización, con una poderosa exhalación final completa el mantra, siente tu cuerpo volver a su tamaña normal después abre tus ojos y termina la meditación.
    Esta meditación es conveniente como una preparación para contactar con las criaturas del cielo, espíritus del aire, enviar mensaje telepáticos o, como se ha discutido, convocar un viento mágico, entre otros posibles trabajos de hechicería relacionados con el aire.

AGUA

    La tercera meditación explora el elemento agua tanto en sus formas esotéricas como naturales. Es agua es usada para bautizar, limpiar y purificar ritos y en su forma mágica/etérica mejorar/rejuvenecer o destruir la vida. En términos esotéricos el agua está asociada con el principio femenino intuitivo o poder lunar. Esto puede ser interpretado como la parte latente de la mente, cuyo acceso permite al Hechicero del Caos para abrir un portal a senderos ocultos (escondidos) de consciencia inexplorada, no en términos del inconsciente como es retratado por Freud, sino en términos de la habilidad para manifestar el poder y segmentos de la personalidad del hechicero (donde las respuestas a las preguntas adivinatorias yacen y donde los nombres de entidades/espíritus desconocidos para la consciencia robótica del hechicero yacen durmientes hasta que son accedidos/activados). Trabajando a través de estados alterados de la consciencia, el hechicero es capaz de lanzar hechizos y maldiciones y realizar una multitud de actos de hechicería del agua tales como dirigir la sensación de ahogo sobre una víctima vía el vehículo de una muñeca (esto será explicado en el siguiente capítulo). Un entendimiento de la habilidad para manipular el poder del agua tanto en su forma esotérica como natural ayuda al hechicero en el logro de la gnosis para expandir la consciencia y ampliar los perímetros de la mente.
    Para prepararte para la meditación del agua, primero date un baño o ducha. Antes meterte en el agua, que en este caso debería ser visto como un acto de limpieza ritual, permanece de pie desnudo con tus ojos cerrados y las manos cubriendo los genitales como un gesto de consciencia de la desnudez en términos de conocimiento, pero manteniendo el deseo de aprender, y di con autoridad:

        Al útero de mi mente retorno.
        Dentro del poder limpiador del agua me sumerjo.
        Para abrir el portal de la consciencia.
        En preparación para la invocación del agua.

    Mientras estás siendo limpiado por el agua, contempla el poder de los grandes océanos, la fuerza dadora de vida de la lluvia y la belleza majestuosa de los grandes lagos y ríos del planeta. Estos son lugares de poder sobre las orillas de los cuales los hechiceros de la antigüedad realizaban su magia. Cuando haya finalizado la limpieza, ve a la habitación donde las otras meditaciones fueron realizadas y colocar un gran bol de agua en el centro del área de trabajo. Salpica un poco de agua desde el bol en un círculo y permanece de pie en el centro del anillo de agua mágica. Con tu dedo índice coloca una gota de agua tomada del bol sobre tu tercer ojo, entonces convoca a los espíritus del agua:

        Espíritus del agua yo os convoco.
        Oh caos yo te convoco.
        Muéstrame la clave para desbloquear el poder del agua.

    Recita la invocación hasta que te escapes de la consciencia normal. Cuando esto empiece a ocurrir siéntate sobre el suelo en la posición meditativa y empieza a visualizarte estando en una piscina de agua clara cristalina rodeado por el espacio oscuro infinito. Siente tu cuerpo siendo atraído por el agua. Conforme la sensación de ser succionado dentro de la piscina aumenta empieza a cantar más bien que salmodiar el siguiente mantra:

        ZUM LA HORNE KEPH AR

        Después de cantar el mantra durante unos minutos, deja de resistirte al tirón magnético de la piscina y déjate ser atraído en su interior (este es el punto en el que accedes a las profundidades de tu mente a través de la analogía mágica). La sensación continua mientras eres atraído más y más profundamente dentro de la piscina sin fondo; en este punto, cambia la visualización a una en la que estás girando suavemente en una masa infinita de agua. Escucha los susurros de los espíritus y demonios contenidos dentro de las aguas sagradas de tu mente y ve la visión de eventos pasados y futuros de los que eres el señor. Para retornar a la consciencia normal, ralentiza el canto del mantra, y siéntete retornando a la entrada de la piscina. Una vez estás de vuelta junto a la piscina mirando en su interior, para el mantra y palmea tus manos tres veces para retornar a la consciencia normal.

FUEGO

    La meditación final sobre el poder del elemento fuego concluye con el apagado de la llama de una vela con la palma de tu mano. Los caminantes sobre el fuego de varias regiones geográficas, tales como aquellos de la Polinesia y otras Islas del Pacífico, son capaces de controlar el calor emitido por carbones candentes sobre los que caminan (previniendo así la quemadura de las plantas de sus pies). Esto es logrado utilizando el poder de la mente sobre la materia y simultáneamente potenciando el campo mágico (aura) entre las plantas de sus pies y los carbones candentes. La meditación previamente delineada sobre el campo mágico que rodea al cuerpo habrá equipado al hechicero con un escudo protector que será activado durante la meditación permitiéndole apagar la llama de la vela sin recibir una quemadura en la palma de su mano.
    La meditación del fuego te enseñará cómo manipular efectivamente el poder del fuego a tu favor en subsecuentes trabajos de hechicería maliciosa y benéfica. El fuego como los otros tres elementos puede ser un aliado o un enemigo, trabajando bajo tu voluntad o siguiendo su naturaleza caótica y trabajando algunas veces así en trabajos cruzados para ti. Todos los elementos tanto sostienen como destruyen vida; con relación al fuego, uno sólo tiene que mirar a las cualidades duales del sol que pueden crear un desierto o nutrir una abundante cosecha dependiendo de la posición geográfica en la que esté. La meditación del fuego toma esta cualidad dual del fuego en consideración.
    En términos esotéricos el fuego es el mundo externo del poder masculino del hechicero, el opuesto del agua. Un examen de las tribus o culturas adoradoras del sol tales como los Romanos con sus dioses Mitra y Apolo ilustra bastante claramente las cualidades de la ética guerrera asociada con el poder del elemento fuego. El fuego es así el elemento (en términos esotéricos) de las sensaciones y experiencia directa como oposición al agua que resume el poder escondido contenido dentro de la mente latente del hechicero.
    El triángulo invertido es un símbolo del agua mientras que el triángulo hacia arriba simboliza el poder asociado con el fuego. Este análisis Cabalístico es la fórmula para interpretar el hexagrama (estrella de seis rayos) conocida por otra parte como la Estrella de David. El hexagrama también combina los triángulos que representan a la tierra y el aire. La tierra es representada por un triángulo invertido con la barra horizontal del triángulo del fuego recorriéndolo, mientras que el aire es representado por un triángulo hacia arriba con la barra horizontal del triángulo del agua recorriéndolo. El hexagrama combina así el simbolismo de los cuatro triángulos elementales y es un intuitivo análisis alquímico del poder de los cuatro aspectos tanto naturales como esotéricos de los elementos.
    Incidentalmente, el hexagrama como un símbolo de poder no fue mencionado en la literatura Judía hasta el siglo 12 A.D. Se convirtió en el emblema Judío cinco siglos antes. Como con muchas otras cosas asociadas con el Judaísmo y el Cristianismo, los orígenes de su estructura de creencias y simbolismo puede ser rastreado hasta culturas muy anteriores a ellos. Los orígenes del hexagrama han sido rastreados hasta el Hinduismo Tántrico que es una de las religiones más tempranas en analizar los orígenes del universo en términos metafísicos.
      En el Hinduismo Tántrico el hexagrama simboliza la unión de los sexos. El triángulo invertido representaba la imagen primordial del poder femenino conocido como Yoni Yantra. Esta fuerza femenina creativa existía antes del nacimiento del universo. Esta Diosa en su capacidad creativa dio nacimiento a la vida dentro del triángulo, esto fue el Bindu, el que se fue a desarrollar en el arquetipo masculino representado por un triángulo hacia arriba. Las dos fuerzas unidas juntas forman el Andrógino Primordial. La unión de los dos triángulos formaron el símbolo sagrado del hexagrama conocido como Sri Yantra. El triángulo invertido se iguala con el Yoni (Shakti), mientras que el triángulo masculino se iguala con el Lingam (fuego o Vahni). El Sri Yantra fue personificado por la Diosa Bindumati, gobernadora de las fuerzas de la naturaleza y controladora así de los cuatro elementos. Las prácticas Cabalísticas Medievales incorporaron el simbolismo del hexagrama Tántrico desarrollando una forma de adoración al sexo. Esto fue desarrollado después de las cruzadas que trajeron la adoración de la Diosa oriental a los Europeos. Bafomet, el Dios de los Caballeros Templarios, es un andrógino en términos de la interpretación de Eliphas Levi, que combina el simbolismo contenido dentro del hexagrama Tántrico. Así que uno podría especular que, como el hexagrama de los Cabalistas, los Templarios derivaron su forma de adoración sexual en honor al dios/a Bafomet del Hinduismo Tántrico. Este podría ser también el origen del 11º grado de Alesiter Crowley.
    Los orígenes metafísicos del hexagrama fueron incluidos en este momento para dar al Hechicero del Caos una intuición de las profundidades a las cuales el análisis esotérico de los cuatro elementos ha ahondado. Esto también debería ayudar cuando se manipulen los cuatro elementos en su forma natural. El análisis anterior también es un indicador por el que las sensaciones físicas experimentadas durante las meditaciones pueden ser medidas. Un Hechicero del Caos puede dibujar el hexagrama dentro de una caosfera cuando esté realizando actos de hechicería elemental, como un punto focal por el que la energía de la hechicería puede ser almacenada o proyectada hacia la meta deseada.
    Retornando a la meditación del fuego, el hechicero necesitará hacer ciertas preparaciones. Forma un círculo de velas alrededor de tu círculo meditativo. Después de que hayan sido encendidas todas, recorre con tu mano rápidamente a través de las llamas mientras tarareas para empezar la llamada del poder del fuego. Después de que este haya sido completado permanece de pie desnudo en el centro del anillo de fuego, eleva tus brazos por encima de tu cabeza con tus palmas unidas la una a la otra para formar la silueta de una llama. Conforme recitas la siguiente invocación de fuego mueve tu cuerpo para emular el movimiento de una llama:

        Espíritus del fuego yo os convoco.
        Oh caos yo te convoco.
        Muéstrame la clave para desbloquear el poder del fuego.

    Cuando el fuego primordial haya sido atraído dentro de ti, siéntate en la posición meditativa y empieza a visualizar una llama sola en el espacio infinito. Cuando la visualización sea clara en tu mente empieza a concentrarte sobre la temperatura de tu cuerpo y comienza a elevarla. Conforme la llama arde dentro de ti, empieza a cantar el siguiente mantra del fuego, empezando con un tono lento y elevándolo conforme el calor de tu cuerpo aumente:

        TA KIM ORE XEDUM ZENTO

    Empieza a balancear tu cuerpo mientras cantas el mantra emulando de nuevo el movimiento de una llama. En este punto cambia la visualización de una sola llama a una bola de fuego furiosa que te rodea pero no te consume. En la altura del mantra cuando el calor de tu cuerpo haya subido suficientemente para contrarrestar el calor generado por una simple llama de vela, baja la palma de tu mano hacia la llama de la vela que esté directamente frente a ti y apágala. Este acto te permite controlar el poder del fuego. Después para el mantra, baja la temperatura de tu cuerpo con tu mente y destierra la visualización una vez de nuevo palmeando tus manos tres veces para restaurar la mente a la consciencia normal. Un indicador para detectar si la meditación fue exitosa es que cuando pares la meditación deberías estar sudando y la temperatura de la habitación debería haber aumentado lo bastante para que puedas notar la diferencia.
    Apagar la llama con la palma de tu mano no debería dejar una quemadura en tu palma, con práctica repitiendo la meditación serás capaz de bajar tu palma hacia la llama lentamente sin quemarte. Esto es un control básico del elemento fuego, estrechamente relacionado al control de la mente y el cuerpo usado por los caminantes sobre el fuego. La visualización de ti mismo contenido dentro de una bola de fuego te enseña que puedes ocupar el centro de una llama mágica mientras diriges su borde externo al consumo de calor.
    Como fue declarado, las meditaciones pueden ser realizadas en preparación para la hechicería que utiliza el elemento apropiado. La hechicería en general, cuando es realizada regularmente, permite al hechicero volverse competente en su arte. Las meditaciones así se convertirán en más poderosas/efectivas cada vez que sean realizadas. Las meditaciones elementales son adaptables, esto significa que el hechicero puede realizarlas en un sitio de poder elegido, manipulando convenientemente las condiciones climatológicas para reemplazar las preparaciones emprendidas cuando las meditaciones sean realizadas en el interior de la vivienda. Los ejercicios meditativos bosquejados en esta sección solamente son destinados para ser directrices sobre las que el Hechicero del Caos puede desarrollar sus meditaciones personales para explorar la mente, el cuerpo, el escudo mágico y los cuatro elementos. Las técnicas usadas en las meditaciones elementales ponen los fundamentos sobre los que las subsecuentes técnicas serán construidas y reforzadas.

 ------------------------------------------


Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace: