miércoles, 24 de agosto de 2011

TÉCNICAS DE MAGIAK SEXUAL 04

Por Jason Augustus Newcomb
(Traducido por Manon de Sexual Sorcery)
-4-

Invocación Sexual, o Teurgia

     Mas amarme vale más que todas las cosas: si bajo las estrellas nocturnas en el desierto pronto quemas el incienso mío ante mí, invocándome con un corazón puro y la llama de la Serpiente allí dentro, has de venir un poco a recostarte en mi seno.
- Liber AL vel Legis, I, 61

     Una de las cosas más poderosas que puedes hacer con la magia sexual es invocar las formas más elevadas de consciencia conocidas colectivamente como "los dioses". Estas antiguas formas de pensamiento son arquetipos que continúan informando nuestras vidas, aunque sus templos hace largo tiempo que han sido arrasados hasta el suelo. Su esencia permanece en nuestras mentes inconscientes, y continúan inspirando arte y poesía a lo largo del mundo. La diosa del amor, el dios de la guerra, el Sol y la Luna, el dios de los mentirosos, ladrones y hombres de negocios, el dios de los reyes y líderes, el dios de la muerte y la edad anciana - estos arquetipos y muchos más forman una parte de nuestra herencia cultural, y también una parte de nuestras mentes individuales. Al formar una relación consciente con estos arquetipos, ganamos su poder y sabiduría.
     Ya hemos explorado la invocación en la práctica sexual de conexión con tu Santo Ángel Guardián. Pero los dioses son diferentes del Santo Ángel Guardián, ya que son de un carácter completamente universal. Tu Santo Ángel Guardián es universal al ser tu conexión a la totalidad de la consciencia, pero también es íntimamente personal porque es tu propia conexión. Tu Santo Ángel Guardián es el eje de la rueda de tu existencia, mientras que los antiguos dioses pueden ser vistos más como los radios de esta rueda. Ellos son aquellas emanaciones desde la Deidad definitiva que portan alguna cualidad única, sublime, universal de existencia. Hay muchas razones para invocar a estos dioses. Entre las más importantes está la necesidad de entender el universo desde una perspectiva exaltada, para recuperar alguna pieza perdida de carácter o consciencia ejemplificada por un dios, o ganar el poder de un dios para darlo a una operación mágica.
     La invocación desde la perspectiva de la hechicería sexual, sin embargo, implica más que sólo llamar a los dioses en sí mismos. Es un esfuerzo por invocar alguna energía o cualidad arquetípica dentro de tu vida a través del sexo. El siguiente ejercicio da una forma simple de hacer justo eso. En muchas maneras, esta técnica básica es la más poderosa, porque va directamente a la raíz del trabajo, sin ningún bagaje cultural o ideológico.
     Puedes realizar este ejercicio autoeróticamente o con una pareja, aunque las instrucciones aquí descritas funcionan con una pareja. Puedes fácilmente adaptarlo, si así lo deseas, para el trabajo en solitario. Esencialmente es el mismo que el rito taumatúrgico descrito anteriormente, pero se centra enteramente en ti y/o tu pareja, y sobre la cualidad que quieras manifestar en tu vida. Puede ser un excelente correctivo para los problemas y limitaciones de tu carácter. Puedes invocar coraje, sabiduría, belleza, confianza, felicidad, carisma, ingenio o cualquier otra cualidad que te gustaría aumentar en tu vida.

Invocando Cualidades Deseadas

1. Elige una cualidad específica que quieras invocar dentro de tu ser.
2. Entra en un estado mágicko (apéndice 1) de la mente con tu pareja, usando baño, meditaciones, y/o rituales.
3. Reconoce ritualmente lo que estás invocando. Esto puede ser hecho tan formal o informalmente como gustes.
4. Estimularos el uno al otro sexualmente hasta la completa excitación, mientras ignoráis el propósito del rito. Permanecerá en el trasfondo de la consciencia si has formulado apropiadamente
tu intención.
5. Una vez estéis completamente excitados, empezad a tener apasionado y amoroso sexo. Ahora enfoca tus pensamientos y energías en la cualidad que estás invocando, visualizando continuamente que te estás preparando para encarnar tu fuerza o deseo. Tu conexión apasionada con tu pareja es el sendero de manifestación para tu deseo. Puedes enfocarte en la cualidad abstractamente, o imaginarla como una estrella de energía formándose entre tú y tu pareja.
6. Que los fuegos sexuales sean tan extáticos como sea posible. Si empiezas a perder tu excitación, cambia tu enfoque brevemente a sólo la belleza y poder de seducción de tu pareja para incrementar la energía sexual. Después, tan pronto como hayas recuperado tu enfoque, redirige esta energía hacia tu propósito.
7. Llega al límite del orgasmo con tu pareja varias veces. Impulsa la energía hacia dentro y hacia arriba usando la técnica de energía-movimiento descrita en el apéndice 2, concentrándote en la cualidad todo el tiempo.
8. Cuando te entregues al orgasmo genital, intenta que sea a la misma vez que tu pareja y dirige el propósito de la operación dentro del éxtasis compartido.
9. Reúne los fluidos sexuales y consúmelos con tu amante como si fuera una Eucaristía. Mientras los coméis, reconoced que estáis tomando la energía del rito dentro de vuestros cuerpos como una comunión sagrada de cada uno con el otro y con lo divino. Si la operación es específicamente para beneficiar a un operador sólo, él o ella puede ingerir todos los fluidos solo.
10. Realiza cualquier rito de cierre, y registra tu experiencia en tu diario.

Invocación de los Dioses

     A fin de formar una relación con un dios, debes entender tanto como puedas sobre la naturaleza de ese dios. Internet puede ser un lugar excelente para empezar tu exploración. El dios que elijas puede ser del mismo u opuesto sexo, en la medida en que sea un dios por quien puedas sentirte sexual y espiritualmente atraído. La Tabla 3 da los nombres de algunos de los dioses y diosas que son comúnmente invocados en magiak sexual.

     Cuando elijas un dios a invocar, encuentra uno que tenga cualidades o características que sientas te faltan a ti. Elige un dios que conecte de alguna forma con el trabajo que vas a conducir dentro de poco sobre ti, o un que tenga conocimiento, poder o intuición dentro de algo que desees comprender más completamente. De un modo u otro, tu intención debería ser añadir algo nuevo a tu vida a través de la interacción con este ser arquetípico.
     Una vez hayas elegido un dios a invocar, considérate un devoto adorador de este dios, y dedícate a vivir una vida en armonía con su voluntad. Piensa en el dios a menudo, establece un sagrario en tu dormitorio y/o tu espacio de templo dedicado. El sagrario debería contener una imagen de tu dios que sea tanto sublime como sexualmente estimulante. Puede que tengas que construir esta imagen tú mismo.
     Una vez te hayas convertido en un devoto de tu dios elegido, puedes empezar a realizar ritos tan a menudo como gustes para conectar más completamente con este dios sexualmente. Probablemente tendrás que hacer repetidos trabajos para conseguir un resultado profundo. Puedes elegir alcanzar el clímax físico durante estos ritos, o no. Es cosa tuya. Si eliges llegar al orgasmo, entrega cualquiera fluidos resultantes a tu dios, ya sea colocándolos en un contenedor en tu sagrario, o untándolos a la imagen de tu dios directamente.

Invocando a los Dioses Autoeróticamente

1. Entra en un trance mágicko (apéndice 1).
2. Realiza cualquier ritual de apertura que prefieras, incluyendo purificación, consagración, pactos o invocaciones ceremoniales.
3. Siéntate o acuéstate, y relaja tu cuerpo y mente completamente.
4. Cuando estés en un estado relajado y concentrado, empieza a estimularte sexualmente hasta que estés totalmente excitado.
5. Mastúrbate ardientemente, invocando la unión con el dios o diosa de tu elección, visualizándolo ante ti. No necesitas visualizarte teniendo sexo con tu dios. Sólo imagínate cara a cara con una imagen erótica de la Deidad, entonces busca la conexión con ella.
6. Mientras te acercas al orgasmo, progresivamente mueve la energía hacia arriba dentro de ti, mientras te enfocas en la forma del dios. Permítele acercarse más y más a ti; siéntela haciéndose más y más íntima y poderosamente conectada contigo. Repite este proceso tan a menudo como gustes. A lo largo de todo el tiempo, concéntrate amorosamente en tu devoción y amor por este dios. Entrégate a tu dios tan completamente como puedas.
7. Continúa estimulándote, moviendo la energía hacia arriba a tu abdomen, tu pecho, tu garganta y tu cabeza. Extrae esta en la medida que puedas.
8. Envuélvete totalmente en la luz y amor de tu dios. Siente cómo te disuelves extáticamente dentro de la luz. Puedes entregarte al orgasmo o no, pero asegúrate de que tu mente está llena completamente con tu dios durante el orgasmo. Al principio, puede que sea mejor no tener un orgasmo. En su lugar, llénate y disuélvete más y más con cada acercamiento al clímax, no entregándote nunca completamente a la liberación física. Esto puede hacer que te disuelvas totalmente dentro del éxtasis.
9. Experimenta este estado durante tanto tiempo como gustes. Retorna a la consciencia normal y realiza cualquier ritual de cierre cuando sea que estés preparado.
10. Si has alcanzado el clímax, da los fluidos sexuales consagrados a tu dios.
11. Registra tus resultados en tu diario.

     Repite este proceso tantas veces hasta que la unión sea completa. Una vez hayas experimentado una profunda unión con tu dios, deja de trabajar con él, o pudiera ser que te obsesiones con el mismo y pierdas el foco para otros trabajos. Puedes empezar trabajando con otro dios, o trabajar en algo enteramente diferente. Puede ayudar fijar un tiempo límite - quizá un mes - para trabajar con una forma divina particular, para no arriesgarte a sentirte atascado en la relación.
     El próximo ejercicio quizá sea mejor realizado por una pareja en la que cada uno, asume la forma de una de las partes de una pareja divina y hacer el amor como dioses. Esto honra a tu pareja y evita que se la use como un sustituto para alguna fantasía de amor divino.
     También puedes realizar una invocación sexual con una pareja actuando como el dios, y el otro asumiendo el rol de un devoto mortal. Esta forma de trabajo es bastante común históricamente, especialmente con mujeres actuando como avatares para las diosas para aspirantes masculinos. Cualquier método puede resultar en experiencias profundas y transformadoras.
     El acercamiento del devoto singular tiene ciertas ventajas sobre trabajar una invocación al unísono con tu pareja. Es una invocación de una forma de Dios, con ambas partes ganando el poder y sabiduría del mismo Dios. Esto ayudará a enfocar la energía. Una parte consigue "ser" literalmente el dios, mientras que la otra consigue adorar y unirse con ese dios. Cuando se hace una invocación conjunta, puede que desees dar un ofrecimiento de comida, vino o incienso al dios, y adorar a tu pareja como el dios en un sentido convencional antes de iniciar cualquier rito sexual.

Invocando a los Dioses con Tu Amante

1. Entra a un trance mágicko (apéndice 1) con tu pareja, y realiza cualquier ritual de apertura que prefieras, incluyendo purificación, consagración, pactos o invocaciones ceremoniales.
2. Asume/id la/s forma/s divina/s que hayáis elegido, y excitáos el uno al otro amorosamente, invocando con adoración la energía de tu/vuestros dios/es elegido/s.
3. Cuando ambos estéis completamente excitados, empezad a hacer el amor.
4. Una vez estéis dichosamente entremezclados, enfocaos completamente en experimentar la unión mágica. Puedes, como en el otro trabajo, llevarte repetidamente cerca del clímax, dirigiendo cada vez la energía sexual hacia una más completa conexión con las fuerzas divinas.
5. Después de un prolongado acto amatorio, puedes llegar al orgasmo o no, como elijáis. Considerad cualquiera fluidos sexuales producidos como divinos, y tratadlos en conformidad.
6. Registra tus resultados en tu diario.

     Para una interesante alternativa, intenta invocar deidades del sexo opuesto al tuyo y al de tu pareja - el varón invocando una diosa y la mujer invocando un dios. Experimenta la unión divina en un rito sexual equilibrado. Esto, por supuesto, puede requerir una buena cantidad de imaginación y creatividad. ¡Juguetes sexuales podrían jugar un rol prominente en tal rito!
     Una variación sobre la invocación sexual que tiene un foco práctico es la invocación de dioses para propósitos mágicos específicos. Los dioses planetarios son perfectos para este tipo de trabajo. En el siguiente ejercicio, un amante asume el rol del dios operativo, mientras que el otro se convierte en un devoto o consorte.

Invocando a los Dioses Planetarios

1. Entra en un trance mágicko (apéndice 1). Después conduce cualquier invocación preliminar y rituales de apertura, visualiza la forma del apropiado dios planetario frente a ti. Da a tu visualización la pose característica y forma distintiva del dios que hayas elegido. Contempla esta forma brillando intensamente, con una energía apropiadamente coloreada si lo deseas.
2. Si tú eres el que asume el rol del dios, adopta la misma posición que el dios en tu visualización.
3. Con tu pareja, imagina la forma del dios entrando en ti y abarcándote.
4. Expande tu consciencia a la consciencia del dios.
5. Excitaros el uno al otro amorosamente, invocando con adoración la energía de tu dios elegido.
6. Cuando ambos estéis completamente excitados, empezad a hacer el amor.
7. Empezad a enfocar vuestros pensamientos y energías en el propósito de la operación, visualizando continuamente la encarnación de vuestra fuerza y deseo.
8. Juntos, llegad al borde del orgasmo varias veces, impulsando la energía hacia dentro y arriba usando una técnica de movimiento de energía (apéndice 2). Puedes hacer que el número de veces se corresponda con la naturaleza de la operación - con los números planetarios, por ejemplo. Extended este éxtasis durante tanto tiempo y tan apasionadamente como sea posible.
9. Mientras llegas al clímax con tu pareja, visualizad que es el dios el que llega al orgasmo, y que las energías del dios están encarnadas en los fluidos sexuales producidos.
10. Recolecta los fluidos sexuales y colócalos sobre un talismán o sobre un "vínculo mágico" si tienes uno. Consume el resto con tu pareja como una Eucaristía. Mientras ingerís los fluidos, reconoced que estáis tomando la energía del rito dentro de vuestros cuerpos como una comunión sagrada - de cada uno con el otro y con lo divino. La operación se vuelve una parte de cada uno de vosotros. Si estáis trabajando para beneficiar a uno sólo de los dos, esa persona puede ingerir todos los fluidos sola.
11. Realiza cualquier rito de cierre. Asegúrate de revertir la invocación, imaginando la energía del dios desconectándose de ti. Agradece al dios por su participación.
12. Registra tu experiencia en tu diario.

------------------------------------------


Este texto ha sido extraido de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:





2 comentarios:

  1. Excelente blog. Te agradezco todo el material que tienes aquí, simplemente genial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Epiphanes,

    Gracias por tus palabras, me alegra ver que mis traducciones te son útiles.

    Manon

    ResponderEliminar