lunes, 30 de mayo de 2011

VISUALIZACIÓN

 Por Nick Hall
(Traducido por Manon de Chaos & Sorcery)


     Hay dos técnicas de visualización distintivas que el Hechicero del Caos puede desarrollar. La primera forma de visualización es evocar imágenes dentro del ojo de la mente (con los ojos cerrados); este es el tipo de visualización que fue utilizado en las meditaciones elementales. La segunda técnica en ciertos aspectos demanda un nivel más alto de concentración proyectada y habilidad mental, permitir que las imágenes sean visualizadas sobre un objeto o dentro del espacio frente a ti. Esta forma de visualización necesita dedicación para perfeccionarse y puede tomar años de duro trabajo para ser capaz de ver una visualización evocada de una entidad de pie frente a ti. Los siguientes capítulos utilizan ambas formas de visualización en actos de hechicería benéfica y maliciosa. La visualización bosquejada en esta sección preparará al hechicero para las visualizaciones más complejas necesarias para mejorar y proyectar la hechicería considerada.
     Para introducir la técnica de visualización anterior, se delineará el método por el cual una caosfera pueda ser visualizada efectivamente. En el capítulo previo, Herramientas de Hechicería, las técnicas para la activación de la caosfera como una herramienta de hechicería utilizaba la visualización de la caosfera. Esta era una introducción al tipo de visualizaciones usada en la Hechicería del Caos.
     Para prepararte para la visualización siéntate en la posición de meditación y concéntrate en la caosfera que construiste como una herramienta de hechicería. Si no has construido una caosfera, haz una que sea lo bastante grande para cubrir la palma de tu mano. Mientras sostienes y te concentras en la caosfera, memoriza todo detalle mientras tarareas para eliminar de la mente distracciones de tu concentración. Cuando la caosfera empiece a alterar su forma (debido a la concentración intensiva), cierra tus ojos por unos momentos después ábrelos continuando el proceso de concentración.
     Después de unos pocos minutos para la concentración pero continua el mantra canturreado y cuando te sientas relajado empieza a visualizar un simple punto en el espacio infinito. Mantén la imagen del punto tanto como te sea posible. La próxima fase es expandir el punto hasta que se convierta en un sólido círculo rojo en el espacio infinito. Finalmente cambia la visualización del sólido círculo rojo a la caosfera. Cuando hayas amaestrado el mantenimiento de la caosfera visualizada en una posición estática, puedes empezar a alterar la visualización a voluntad girando la imagen, disminuyendo o incrementado su tamaño. También es posible visualizar una caosfera tridimensional y cuando esta imagen pueda ser manifestada a voluntad el hechicero sabrá que esta visualización particular ha sido perfecta.
    Después del perfeccionamiento de la visualización de la caosfera con tus ojos cerrados, la siguiente técnica de visualización puede ser intentada. Repite la concentración sobre la caosfera material aplicando el mantra tarareado para aquietar la mente, después cierra tus ojos, visualiza la caosfera y mantén la imagen por unos pocos segundos. Cuando la visualización sea clara en tu mente, abre tus ojos y proyecta la imagen visualizándola materializándose dentro del espacio inmediatamente frente a ti. Alternativamente proyecta la caosfera hacia un objeto material. Un trozo en blanco de papel ayudará a la visualización proyectada, ya que no habrá otros colores o formas para distorsionar la visualización o distraer la mente cuando la caosfera sea visualizada sobre él. Mantén la visualización hasta que la imagen empiece a desvanecerse.
     Para perfeccionar esta técnica, visualiza una caosfera proyectada cada hora, todas las horas, por un periodo de cinco días. Empieza la práctica de visualización cuando despiertes y antes de retirarte a dormir, realizando los ejercicios de visualización tanto interna como externa. Después de haber completado los cinco días de monasticismo de visualización, registra tu promedio de éxito en un diario anotando cualquier fenómeno inintencional que ocurriera y hechos tales como cuando era más fácil realizar la visualización tomando variables tales como la hora del día o de la noche en consideración. Este periodo de entrenamiento te familiarizará con el sello del caos y te permitirá visualizarlo a voluntad cuando sea requerido en subsecuentes trabajos de hechicería.
     Como fue declarado en el capítulo previo, la caosfera es uno de los más antiguos símbolos mágicos conocidos, aunque puede no haber sido usado para simbolizar las fuerzas mágicas del caos cuando era pintado/usado o incluido como parte de un lenguaje mágico. Para ilustrar esto, dentro de los templos del periodo conocido como Uruk IV en Mesopotamia del Sur alrededor del 3000 AC, la estrella de ocho rayos era usada como un pictograma para representar los conceptos de Dios (Dingir), Cielo (An) y estrella. Los pictogramas usados por estas antiguas gentes civilizadas tenían un sentido mágico profiláctico y pueden por lo tanto ser vistos como antiguos sigilos protectores. Un templo construido por A-an-ne-pad-da Rey de Ur, que se estima fue construido alrededor del periodo 2600 AC, tenía una tablilla fundacional dedicada a la Diosa Nin-hur-sag, una Diosa de la fertilidad de gran importancia. La caosfera aparece repetidamente inscrita dentro de la tablilla como un símbolo profiláctico.
   Usando la visualización de la caosfera, el hechicero estará abriendo un portal a través del cual antiguo conocimiento mágico y prácticas de hechicería son recibidas dentro de la mente desde las sombras del pasado. Esto beneficiará al hechicero y aumentará un más grande entendimiento de las técnicas que han sido aplicadas a través de la historia para hacer que la hechicería sea efectiva y posible. En la sociedad actual el Hechicero del Caos está luchando contra la marea de racionalismo, política y religión, pero el hechicero debería ser reconfortado por el hecho de que a través de toda la historia la hechicería ha sido practicada y que a menudo los herejes son los agentes del cambio. Con esto en mente el Hechicero del Caos puede mantener su cabeza en alto con el conocimiento de que él es tanto un hereje como un Señor del Caos.
     La visualización es una técnica que permite al hechicero atraer o proyectar poder desde la imagen que está siendo visualizada. Este punto será enfatizado retornando al elemento fuego. Un método simple por el que una única llama o un fuego oscilante son visualizados será ahora delineado. El hechicero se prepara para la visualización mirando una simple llama de vela. Se concentra sobre el movimiento de la llama, los colores que crean su forma y memoriza todos estos detalles. Empieza a regular tu respiración para estimular el movimiento de la llama y después cierra tus ojos. Empieza a canturrear y cuando tu mente esté vacía de cualquier imagen visualiza la llama sobre la que has estado concentrándote. Cuando la llama sea reconstruida por el poder de tu voluntad, abre tus ojos y proyecta la imagen en el espacio frente a ti de la misma manera en que proyectaste la imagen de la caosfera visualizada. Cuando esta técnica pueda ser realizada, altera el tamaño de la llama frente a ti y desarrolla la visualización a un fuego oscilante. Deberías ser capaz de sentir el calor de la llama visualizada, pero como es mágica no hay peligro de que te quemes. La llama visualizada sólo quemaría si le ordenaras hacerlo así, como cuando la diriges hacia una víctima en un ataque mágico. La llama visualizada también es una herramienta la cual el hechicero puede usar para penetrar y absorber una enfermedad en un trabajo de hechicería curativa. El hechicero descubrirá otras formas de utilizar el poder generado por una llama visualizada.
     Cuando objetos simples tales como una caosfera y la habilidad de visualizar y controlar una simple llama son amaestrados, el hechicero puede empezar a extender sus capacidades de visualización. Esta siguiente fase del desarrollo de la visualización incluye la habilidad para visualizar animales, humanos y entidades/espíritus o cualquier otro objeto vivo o inanimado. La habilidad para hacer esto extiende la imaginación del hechicero hacia su completa extensión.
   Es más beneficioso para el hechicero empezar esta forma avanzada de técnica de visualización esforzándose en visualizar un humano o entidad con el que el hechicero esté familiarizado. La razón para esto es que él ya habrá memorizado las características físicas de la persona/entidad.
     El siguiente ejercicio establece un procedimiento por el que el hechicero puede visualizar y materializar la imagen de un amigo cercano o amante frente a él. Si tienes una fotografía de la persona elegida, siéntate en la posición de meditación y estudia cada detalle de la fotografía, no te apresures en esta parte del trabajo ya que mientras más detalles sean memorizados, a su vez permitirá que la visualización sea efectivamente manifestada. Cuando la concentración sea completa, cierra tus ojos y reconstruye la imagen de la persona en el ojo de tu mente, mientras que empleas el mantra canturreado. Cuando la imagen esté totalmente materializada, abre tus ojos y empieza con la cara del amigo/amante a forjar una visualización completa de la persona frente a ti, trabajando a tu paso desde el cuello hacia abajo. Con práctica el hechicero será capaz de cambiar la postura de la persona visualizada con su voluntad.
     La habilidad para hacer esto mejora la comunicación telepática, permite que un ataque mágico dirigido sea realizado, por ejemplo apuñalando a la persona visualizada (obviamente no es el caso de un amigo visualizado) y también da al hechicero la oportunidad de capturar la forma etérica de la persona (esta técnica será explicada en detalle en el próximo capítulo). Estas son sólo tres de las muchas posibilidades para trabajos de hechicería que usan una persona visualizada.
   La visualización de entidades con las que estás familiarizado mejora la evocación de la entidad y permite al hechicero controlar efectivamente a la entidad cuando se ha materializado. Esto a su vez crea un fuerte vínculo mágico entre el hechicero y la entidad. El hechicero también puede desterrarla desvaneciendo la visualización y ordenándole marcharse. La visualización de entidades creadas por el hechicero, alternativamente conocidas como servidores, permite al hechicero enviarlas al interior de objetos (trampas para espíritus) para que puedan ser almacenadas hasta que sean liberadas para hacer la voluntad del hechicero. Una entidad también puede ser contenida dentro de un amuleto visualizándola dentro del reino material y después proyectándola dentro del amuleto.
    Siguiendo a esto hay un método por el cual una entidad compleja tal como Bafomet, un dios usado por los Hechiceros del Caos, puede ser visualizada dentro del reino material. Bafomet según la descripción de Eliphas Levi está formado por componentes tanto de reptil, como de ave, animal y humano así como por partes vegetales y minerales, por lo que es una entidad compleja de visualizar efectivamente. Para prepararte para la visualización analiza una representación de Bafomet; empieza con la cabeza de macho cabrío y trabaja a tu paso hacia abajo de la representación. Cuando hayas alcanzado las pezuñas, revierte el proceso. Continua con este proceso de concentración sobre diez minutos. Con el análisis final, cuando empieces a recorrer con tus ojos hacia abajo desde la punta de los cuernos de macho cabrío canta lentamente Bafomet, Bafomet para empezar a evocar a la entidad. Cierra tus ojos y como con las otras visualizaciones reconstruye un cuadro mental de Bafomet en el ojo de tu mente, mientras continuas cantando Bafomet de una forma mántrica. Cuando la entidad se haya materializado completamente en tu mente, abre tus ojos y ve al Dios de pie frente a ti. Mantén el mantra hasta que la visualización empiece a desvanecerse. Entonces con autoridad di: Bafomet se ha ido. Esto es necesario debido a la naturaleza tanto de la entidad como del poder manifestado por el canto y la visualización.
   La visualización efectiva de entidades permite al hechicero trabajar más cercanamente con ellas. La construcción de un servidor para uso personal debería incluir la habilidad de visualizarlo dentro de la existencia material. Una forma simple tal como un servidor serpiente no debería estar más allá de los poderes de visualización del hechicero, una vez visualizado en el espacio frente a ti el servidor realizará cualquier tarea que decidas darle. El servidor también puede ser enviado astralmente mientras el hechicero visualiza el blanco o localización geográfica donde la tarea tiene que ser realizada.
     La visualización es una herramienta útil por la cual las imágenes pictóricas son manifestadas para responder preguntas simples. El método no necesita ninguna preparación específica o herramientas materiales de hechicería. Como la técnica adivinatoria emplea sólo la visualización, puede ser realizada en cualquier momento sin atraer indebidamente la atención sobre el adivino. Para empezar la adivinación, haz la pregunta repetidamente en tu mente de forma mántrica. Esta técnica permite al hechicero continuar cualquier cosa que esté haciendo en ese momento. Incrementa a un ritmo constante la velocidad de la pregunta mántrica, entonces chasquea tus dedos, para el mantra y cierra tus ojos. Mantén la primera imagen/cuadro que aparezca en tu mente. Esta imagen es la respuesta a la pregunta, puede necesitar ser analizada ya que al principio la respuesta puede parecer no estar conectada a la pregunta original. La pregunta formulada en el mantra y repetidamente ensayada en la mente disparará una respuesta relevante, en la forma de la imagen visualizada atraída desde el océano del caos que es la mente del hechicero. 

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario