lunes, 17 de enero de 2011

TEMAS BÁSICOS EN LA PRÁCTICA DE LA MAGIA DEL CAOS

Por Joseph Max
 (Traducido por Manon)




"¡Yo soy real!", dijo Alicia, y comenzó a llorar


Lewis Carroll


    El propósito de este capítulo es introducir al principiante en algunas herramientas y procedimientos básicos con los que realizar Magia del Caos. Estas técnicas no son medios definitivos, sino que son presentadas para servir como un punto de inicio desde el cual, el repertorio mágico personal de cada uno pueda desarrollarse.


Destierro


    Cualquier discusión sobre técnicas mágicas, generalmente comenzará con el concepto de destierro. Los rituales de destierro son realmente el primer procedimiento mágico que el nuevo estudiante aprende.
    Cuando son reducidos a sus comunes denominadores, los rituales de destierro son usados para colocar una demarcación psíquica de tiempo y espacio, dentro de la que la acción ritual toma lugar. Esto es lo que importa. Puede ser comparado a lo que un químico puede hacer en un espacio de trabajo - se asegura de que el área está libre de contaminantes limpiándola completamente; de otra manera los resultados del trabajo pueden ser echados a perder.
    Los antiguos ritos de destierro generalmente involucraban cosas tales como la visualización de círculos llameantes alrededor del operador, en adición a estrellas ardientes en todas las direcciones, ángeles ataviados con túnicas y/o torres como las de los castillos sobre los cuatro lados, columnas de luz blanca punzando en medio de todos, mientras que el operador grita a todos los demonios que ¡salgan fuera! Hay variaciones en el tipo de imaginería usado, pero es realmente igual de compleja y superflua.
    Sé de muy pocos magos que hayan sido literalmente arrastrados dentro de un foso sulfuroso, para ser devorados por los demonios por haber fallado al hacer un destierro apropiado. Sin embargo, esto no significa que tales técnicas no sean útiles e importantes.
    La mayoría de encarnaciones de la Magia Hermética Occidental (Golden Dawn, Thelema, varios matices de la Brujería) usa alguna variante del Ritual Menor de Destierro del Pentagrama (RMDP) como su ritual de destierro principal. El RMDP (afectuosamente conocido como el "eructo") se rastrea hacia atrás hasta la orden oculta británica del siglo 19, la Golden Dawn.
    Brevemente, el RMDP involucra "conectarse a tierra" a uno mismo firmemente en el centro del espacio, después se procede a "dibujar" cuatro pentagramas visualizados en el aire correspondiéndose con los puntos cardinales del compás. En la versión original, cada pentagrama es acompañado por la imagen visualizada de uno de los cuatro arcángeles Judeocristianos (dada uno asociado con uno de los cuatro Elementos de Tierra, Fuego, Aire y Agua) "estando en guardia" sobre la periferia del espacio ritual. Si esta idea te es atractiva, hay una docena o más de libros disponibles que describen el ritual en detalle, así que no voy a extenderme más en el mismo. Los Wiccanos tienen su "Invocando a los Cuartos", los Thelemitas la "Estrella Rubí", así que hay muchas variaciones sobre el tema que uno puede explorar.
    Sin embargo, aquí se trata de Magia del Caos. Una de las premisas es que la magia procede de la mente profunda, y poca gente realmente tiene el tiempo y la determinación para internalizar la imaginería y significado de los arcángeles tradicionales lo bastante profundamente en sus mentes como para hacerla funcionar bien. Recuerda, estas cosas deben conectar con tu no verbal mente subconsciente, fuertemente en orden a ser mágicamente efectiva. La imagen de un hombre alado vestido con túnicas vaporosas debe haber sido realmente impresionante en el siglo 19, pero después de ser expuesta por los esfuerzos de Hollywood tales como Stargate, Hellraiser y otros bombazos "ocultos", no tiene mucho de impacto para la mente de cualquiera del siglo 21.
    El siguiente ritual fue desarrollado por mi amigo y compañero Mago del Caos, Tzimon Yilaster. Es una variación del RMDP, pero sin la elaborada (y para la mayoría de personas cuestionablemente efectiva) imaginería arcangélica. También permite en gran medida las variaciones personales. Puede ser ejecutado tan rápido como un procedimiento centrándose en "una sola dirección", o como una elaborada "invocación de los cuatro cuartos", preludio a un trabajo ritual subsecuente, o una división entre ambas partes. Es llamado el Rayo Gnóstico.


El Rayo Gnóstico


    El Rayo Gnóstico ("RG") es realizado usando una combinación de visualización, vocalización y control de la respiración. Ninguna herramienta es necesaria, aunque uno puede usar una vara, daga u otro dispositivo como un "puntero" si así se desea.
    El RG cae bajo el concepto de "centros de energía" que ocupan ciertas posiciones en el cuerpo. Este es uno de aquellos "atractores extraños" que aparecen en una amplia variedad de tradiciones mágicas. Generalmente, estos centros de energía están en fila a lo largo de la columna vertebral, desde la base de la pelvis hasta la cima de la cabeza.
    Varias tradiciones disienten acerca de dónde exactamente y cuántos de estos centros existen; desde los cinco puntos de la "Fuerza Ódica" a los Tántricos, quienes identifican cientos. Esto me lleva a pensar que el "atractor extraño" que es identificado aquí es simplemente una técnica de visualización particularmente útil - sin necesidad de tener cualquier base de hecho (cualquiera sea su significado...)
    Así que para nuestros propósitos, asumiremos cinco centros de energía: La cabeza (detrás de los ojos), la garganta, el centro del pecho (más o menos en el plexo solar), el abdomen y los genitales.
    Es también posible (aunque no requerido) que ciertos colores estén asociados con cada centro. El mejor acercamiento sería comenzar practicando el RG sin elegir ningún color particular, permitiendo después que el color de elección "evolucione" conforme al individuo. Pero cediendo a la tradición, los típicamente elegidos son: cabeza=azul, garganta=naranja, pecho=amarillo, abdomen=verde y genitales=rojo.
    Con relación a la vocalización: la idea es usar tonos vocales puros, más bien que memorizar elaborados nombres "arcangélicos".




El Rito


    Propósito: El Rayo Gnóstico es una mutación de, y puede ser usado intercambiablemente con, el Ritual del Pentagrama. Su propósito es imbuir de motivación e ímpetu a los participantes, mientras se destierra las influencias no deseadas a la misma vez. Es altamente recomendado para la apertura de un templo, y como preliminar de otro trabajo, pero no se aplica bien a fines curativos.
    Técnicas Empleadas: Control de la respiración, concentración sobre el sonido, concentración sobre imágenes y vibración de sonidos.


Descripción


(Con los siguientes sonidos volcales, cada uno es entonado en turno a un tono progresivamente más bajo. Empieza el primero en la nota más alta que puedas emitir, y trabaja bajando hasta la última sílaba en la nota más baja que puedas emitir.)


1. Inhale. Dibuje el primer punto del rayo comenzando en un punto apenas mas allá por encima de la cabeza.


    Simultáneamente, visualice una esfera de luz azul brillando entre los ojos, la cual lanza un hilo luz al punto elegido. Vibre "Iiiiii..." en un tono agudo hasta que se vacían los pulmones.


    2. Inhale. Trace una línea recta desde el punto por encima de la cabeza a la cadera derecha. Visualice una esfera de luz amarilla en la zona de la garganta, la cual lanza un haz de luz al segundo punto. Vibre "Eeee..." en un tono levemente más bajo.


    3. Inhale. Trace una segunda línea, como si dibujara un pentagrama desde la cadera derecha al hombro izquierdo. Visualice una esfera roja en el centro del pecho, la cual envía su hilo de luz al tercer punto. Vibre "Aaaa..." en un tono más bajo que la vibración anterior.


    4. Inhale. Trace una tercera línea desde el hombro izquierdo al hombro derecho. Visualice una esfera púrpura en el área genital, enviando su haz de luz al cuarto punto. Vibre "Oooo..." en un tono más bajo.


    5. Inhale. Trace la cuarta línea desde hombro derecho a la cadera izquierda . Visualice una esfera verde cerca los pies que desaparece en la tierra, a la vez que lanza su hilo de luz al quinto punto. Vibre "Uuuu..."


   6. ¡No dibuje la barra que cierra el pentagrama! En lugar, permanezca completamente inmóvil y mantenga la respiración (no respire) todo el tiempo que pueda. Concentre su atención fijamente en el sonido de la sangre que fluye a través de sus arterias carótidas. Dése cuenta de que el estruendo que usted oye es la eterna explosión del rayo. Usted es parte del rayo que se mueve perpetuamente y que está inconsciente y constantemente avanzando.


   7. Mantenga esa imagen y sonido en la mente mientras mantiene la respiración. Cuando finalmente no aguante mas y tenga que respirar, visualice el rayo fragmentándose con un tremendo rugido y lanzando chispas de octarina dentro y a través de usted.


   8. Repita los siete pasos anteriores, dibujando esta vez sobre su cuerpo cualquier forma tridimensional que le apetezca.


    9. Declaración de intención: "Es nuestra voluntad que nunca terminemos donde habíamos comenzado. Es nuestra voluntad que comencemos".


    Se recomienda practicar este destierro (o uno de tu propia elección) sobre una base diaria, al menos al principio - al despertarse es una buena idea. Eventualemtne serás capaz de ejecutarlo silenciosamente con la imaginación solamente, haciéndolo disponible en cualquier momento o lugar que pueda ser necesario.


El Espacio Mágico


    El Espacio Mágico es definido como una localización física que ha sido puesta aparte, para hacer trabajo mágico. Es tu "templo" personal, pero no te cuelgues con la alusión ortodoxa de esa palabra. Simplemente al realizar el ritual de destierro citado anteriormente y finalizándolo con "Yo dedico este espacio para el trabajo de la Magia", o algo similar (prueba a usar la misma frase constantemente) se crea un Espacio Mágico. Ejecutando el mismo procedimiento pero finalizándolo con "Yo declaro este Espacio Mágico cerrado", o algo parecido, el Espacio Mágico es destruído - hasta la próxima vez. Considera esta primera aplicación práctica del ritual de destierro.
    Cuando declares un Espacio Mágico, deberías "sentir" que estás separado, aislado, seguro y confortable mientras estés dentro de él. Este es el "sentimiento" que tú estás esforzándote en conseguir. Cuando hayas conseguido ese sentimiento, ¡habrás tenido éxito!
    Tener una habitación separada y adornada en la forma que te guste, es por supuesto lo ideal, pero no todo el mundo tiene los recursos para hacer esto. La habitación en sí misma no es una Espacio Mágico, es meramente un lugar conveniente para declaras un Espacio Mágico con tan poca preparación como sea posible.
    Un Espacio Mágico es de hecho "portátil", ya que puede ser declarado literalmente en cualquier lugar en el que te encuentres. Recuerda que la completa idea de un Espacio Mágico, es un área que está bajo el completo y total control del mago. Así que incluso aunque se pudiera declarar un Espacio Mágico en un campo vacío o una calle de una ciudad, tener una habitación confortable, o parte de una habitación, disponible para tu uso con todos tus accesorios favoritos y conseguirle un ambiente apropiado, hace toda la cosa más fácil de controlar.
    Muchas (¿la mayoría?) tradiciones ocultas se relacionan con apoyos específicos y mobiliario que debe ser ensamblado formando una específica decoración para cualificarse como un "tempolo" mágico. Con la Magia del Caos, eres tú quien determina qué hace a un Espacio Mágico, mágico para ti. Es más importante que algo te haga sentir mágico, que lo que algún sacerdote oculto largo tiempo muerto pensara como apropiado.
    Así que aquí está tu oportunidad para dejarte tentar por cualquier extraño, supersticioso impulso que puedas tener. Si los candelabros, huesos y cuervos atiborrados lo hacen por ti, úsalos por todos los medios. O tal vez las luces estroboscópicas y los sigilos fluorescentes sobre las paredes te hagan sentir mágico. O los lazos teñidos y el macramé. O una habitación repleta de macetas con plantas - no hay diferencia, en la medida de que lo que te rodea separe tu Espacio Mágico del mundo profano exterior. Si necesitas ideas, cualquier libro sobre tradiciones ocultas podrá suministrarte sugerencias. Toma lo que llame tu atención y hazlo tuyo propio.
    Es aconsejable ser coherente, así que meramente prepara tus "apoyos" para hacerte sentir como si estuvieras cayendo automáticamente dentro de un "trance mágico". Estás probando a usar un juego específico de objetos para provocar una respuesta autónoma en tu subconsciente, como la campanilla lo hizo para los perros de Pavlov. La repetición refuerza este tipo de respuesta.
    Cuando estás en un Espacio Mágico, las distracciones del mundo externo deben ser mantenidas al mínimo. Desconecta el timbre y deja el teléfono descolgado. Avisa a tus compañeros de cuarto y vecinos que no te molesten durante estos momentos, a menos que sea una situación de vida o muerte.


El Altar Mágico


    El Altar es el banco de trabajo del mago. Si tú trabajas con herramientas y soportes, es donde ellos están colocados de tal manera que sean fácilmente asequibles. Si estás haciendo sigilos, incienso, aceites o pociones, es literalmente un "banco de trabajo".
    Así que para propósitos prácticos, el Altar debería ser de una altura y superficie que sea conveniente para trabajar sobre él. Una simple mesa con unos pocos pies de alto es ideal. Tenerlo de una altura que te permita sentarte sobre el suelo enfrente confortablemente es una buena idea. Las pequeñas mesas de café son excelentes Altares, pues siguen este diseño.
    Algunos prefieren una mesa ante la que se puedan poner de pie, así que uno pueda fácilmente moverse por la habitación durante la realización de un ritual. La forma tradicional es un "doble cubo" - dos cubos apilados uno sobre el otro, de una altura que apenas alcance el ombligo del mago. Realmente, uno de estos "muebles de audio/video" con la puerta de cristal por delante (especialmente con ruedas que permitan posicionarlo en cualquier parte de la habitación), es ideal; los estantes internos sostienen los suplementos y herramientas en un lugar conveniente.
    He encontrado que el Altar "estable" es más práctico para el trabajo ritual elaborado, donde el Altar sólo se necesita para mantener unas pocas velas y una herramienta o dos, o quizá un libro abierto. Permite movimientos más espontáneos, amplios gestos, baile, giros y otras expresiones físicas. Para trabajos como producción de incienso o lecturas de adivinación; el estilo más grande para sentarse delante del mismo es preferible  Así que idealmente, podrías tener AMBOS - el corto contra la pared, el alto sobre ruedas para que pueda ser apiñado y guardado dentro del armario cuando tu tía Baptista Minne venga a verte...
    De nuevo, alguna consistencia es aconsejada. Si no puedes dedicar una mesa particular para uso mágico solamente, elige un candelabro especial o centro de mesa y úsalo siempre. Su presencia declara "esta mesa es mi Altar Mágico". Crea o adquiere una cobertura especial - una Ropa de Altar - que pienses que le da un "aire" mágico. Puedes crear uno tú mismo o buscar en los almacenes de fábrica y tiendas de bufandas para encontrar el correcto. Ya que vas probablemente a quemar velas e incienso, puede ser sabio evitar tejidos sintéticos fácilmente inflamables, como el poliéster y el acetato. El algodón o la seda son duraderos y lavables y más difícilmente inflamables.
    La idea es que preparar tu Altar es el primer paso para crear tu Espacio Mágico. Tan pronto como lo hagas, la habitación parecerá "energetizada" porque tu subconsciente entenderá la señal, "¡Es momento de hacer Magia!"


Colores y Velas


    Las velas tienen una larga y distinguida historia en la magia, y ninguna otra cosa se le iguala para crear "ambiente". Obtén un buen par de candelabros y un surtido de velas de variados colores, aunque puedas querer inclinarte hacia el blanco y negro mayoritariamente. Ya que estamos tratando el tema de las velas de colores, es un buen momento para mencionar el color y su relación con la maga.
    Muchos magos queman velas de colores específicos dependiendo del tipo de operación. En la práctica general se ilumina la habitación con la vela del color que pertenece al propósito del trabajo. Las velas se pueden encender como parte de la preparación general antes de que comiences, o puede ser incorporado como parte del procedimiento ritual en sí mismo.
    Qué color va con qué operación, es un tema de mucho debate, pero últimamente no hay una regla absoluta en la Magia del Caos sobre la asociación del color. Muchos usan los ocho colores definidos por el escritor de fantasía Terry Pratchett y auspiciados por Peter Carroll de la IOT. Son como siguen:


    Rojo: Guerra, Agresión.
    Naranja: Mente, Inteligencia, Intuición.
    Violeta: Sexo, Lujuria, Pasión.
    Amarillo: Ego, Autoconfianza.
    Verde: Amor, Curación.
    Azul: Abundancia, Material.
    Negro: Muerte, Disolución, Entropía.
    Octarina: Transcendencia, Iluminación, Alta Magia.


    La "Octarina" es descrita como el color "personal" de la magia; así que varía con el individuo. Para quemar velas para su propósito, puede ser más simplemente representado por el blanco, o por un color particular de elección.
    Usa estas atribuciones o experimenta con las tuyas propias. Muchas fuentes pueden ser consultadas en busca de ideas. Ciertas cosas como el oro se relacionan con el dinero de forma bellamente obvia. El libro de referencia de Aleister Crowley, 777, contienen notas de atritubos interrelacionados que pueden también trabjar bien.
    Hay procedimientos que pueden ser usado para "investir" a las velas para propósitos mágicos. Una forma simple es frotarlas con un aceite esencial apropiado a los atributos asumidos de la vela, mientras se medita sobre las propiedades que pretendes imbuir dentro de la vela.
    Siempre usa velas nueva. Las velas usadas para tu trabajo mágico no deberían ser usadas para otros propósitos.
    (Aquí tienes una propina: Invariablemente, la cera se derramará sobre la ropa de altar. Corta círculos de plástico y colócalos bajo los candelabros para impedir que la cera llegue al mantel. Un líquido de limpieza comercial llamado "Goof-Off", disponible en la mayoría de tiendas y almacenes de pintura, pueden limpiar la cera seca sobre el algodón. Gran invento).


Incienso


    El incienso es una poderosa herramienta en la magia, porque el órgano olfativo está más cercanamente "conectado" al cerebro que cualquiera de los otros sentidos. Todo el mundo está familiarizado con la facilidad con que puede un olor dado, evocar un juego completo de memorias conectadas con el mismo, incluso más que las pistas visuales o auditivas. Los magos pueden usar este efecto para asignar diferentes esencias a estados mentales específicos, y por refuerzo continuo usarlas para evocar rápida y efectivamente estos estados.
    El acercamiento de la Magia del Caos no descansa sobre "antiguos textos" o cualquier otra autoridad, para decirte a lo que cierto olor se le supone significar, sino que más bien sobre experimentar y determinar por ti mismo qué tipo de esencia te recordará qué tipo de estado mental.
    Un acercamiento es construir tu propio set de relaciones haciendo ejercicios de meditación concentrándote sobre una emoción específica de un estado mental, y quemando un incienso elegido mientras lo estás haciendo. Por repetición, tu mente construirá una asociación entre la esencia y un estado mental dado. Puedes usar las "tradicionales" listas de correspondencias de inciensos (tales como el 777, o los varios libros populares sobre aromaterapia) como punto de partida, pero es más importante trabajar programando tus reacciones subconscientes a ciertas esencias, indiferentemente de cómo las derivas en primer lugar.


Herramientas Mágicas


    ¿Qué otra cosa va sobre el altar? Bien, como cualquier banco de trabajo, es donde uno coloca las herramientas propias.
    Las herramientas mágicas y las técnicas detrás de ellas podrían llenar un libro (y de hecho lo tienen). Aquí simplemente probarás a cubrir los elementos básicos que pueden ser usados para construirlas. Las herramientas son artefactos y son una expresión del Arte en el sentido material. Las más poderosas herramientas mágicas expresan la personalidad mágica de forma única.
    Las herramientas pueden ser altamente útiles, especialmente cuando justo comiences tu práctica mágica. Como el incienso, ellas pueden ser usadas para enfocar tus esfuerzos mentales.
    Las herramientas mágicas tradicionales siguen cierta "fórmula" derivada de las enseñanzas de una tradición particular. Usualmente expresan la visión del mundo de dicha tradición. Así los Wiccanos tienden a usar cortadores de ramas toscos, cuchillos hechos a mano y cosas por el estilo, mientras que los magos ceremoniales pueden lucir vestimentas que sería la envidia del Papa Católico.
    La artesanía mágica probablemente alcanzó su pináculo (o su decadencia, dependiendo del punto de vista) con la Golden Dawn. Libros sobre las herramientas de la Goden Dawn son fácilmente obtenibles, podrías seguir esa línea hasta su conclusión lógica, pero no es una exigencia, por supuesto.
    Las herramientas mágicas más efectivas son aquellas que haces por ti mismo, las que te son dadas libremente como un regalo, o las encontradas en alguna forma única e interesante. En todos los casos, adquirirlas es un evento memorable, y esto puede ser el "atractor extraño" que les permite ser más útiles mágicamente. Si debes salir y comprar un objeto particular, el consejo tradicional es "Compra una gallina perfectamente negra sin regatear". Esto se hace así para: A) la gallina debe ser "perfectamente negra"; lo que significa, debe ser absolutamente perfecta para lo que pretendes, y B) debes pagar cualquier precio que te pidan, incluso si es un precio de compensación.
    Las herramientas deberían ser usadas solamente para propósitos mágicos, guardarlas seguramente cuando no las usas. Hábitos tales como envolverlas en seda, guardándolas en contenedores especiales, etc., es una buena idea, ya que enfatiza la "especialidad" de ellas y las hace más efectivas. Mantener tus herramientas intensamente personales, nadie sino tú debería manipularlas (a menos que sea alguien a quien permitas tocar tus otras partes íntimas...)
    Se puede comenzar con sólo los más simples implementos, por lo que aquí siguen algunas sugerencias sobre la construcción y uso de herramientas mágicas. Como arquetipos traídos desde las herramientas mágicas "tradicionales": la vara, la daga, la copa y el disco.
    Un "dispositivo apuntador" es a menudo útil, para dibujar patrones visualizados o por otra parte centrar la atención sobre un punto particular.
    Las herramientas más básicas para este propósito son la vara y la daga. Expresan el lado "masculino" o creativo/extrovertido/expansivo de nuestro universo dualista. La imaginería fálica bastante obvia.
La vara es básicamente un palo, decorado en alguna forma que la hace una extensión de la personalidad de quien la empuña. La daga es un cuchillo, generalemente de doble hoja. Mientras que usualmente no tan elaboradamente embellecida como la vara, es al menos pintada o decorada de forma personal.
    Una vara puede ser confeccionada de una simple espiga de madera obtenible en cualquier ferretería o almacen de maderas, o hecha de una rama recta de un árbol. Aunque una vara puede ser de cualquier longitud, es una buena idea empezar con una lo bastante corta como para moverla sin golpear nada, podríamos decir sobre unos 30 a 45 centímetros de larga.
    Grabar, pirograbar o pintar la vara en alguna forma especial que exprese su propósito es una buena idea. Pegamento de masilla puede ser usado para añadirle piedras u otros objetos en los extremos. Pinturas acrílicas de excelente color y durabilidad pueden ser compradas en cualquier tienda de manualidades. Un rociado transparente de barniz acrílico le añadirá durabilidad (asegúrate de que la pintura está completamente seca antes de rociarla con el barniz.)
    Una daga, también conocida por las brujas como "athame" (pronunciado "a-ta-may" o "a-tam") puede ser hecha a mano también, aunque es más difícil. Todas las precauciones normales relativas al uso de herramientas (guantes, protección de ojos, etc.) deberían ser seguidas.
    Toma una simple lima del tamaño apropiado, y caliéntala con un soplete de gas hasta que esté al rojo vivo. Dependiendo de cómo de caliente tu llama sea, puedes tardar más de una hora para que el metal llegue a este punto, pero lo hará eventualmente. Entonces enfría el metal de forma natural, y será lo suficientemente blando para trabajarlo.
    Ahora usa una segunda lima de metal para limarla hasta darle la forma de una daga. El uso de limas progresivamente más finas, puede ser usado para dejar la cuchilla más fina. Una sierra puede ser útil para hacer el extremo antes de limarlo. Las herramientas eléctricas profesionales como las amoladoras son buenas si tienes acceso a las mismas y sabes utilizarlas, pero una daga hecha a mano puede tener una apariencia "rústica" única, que es muy artísticamente satisfactoria. Deja la lengüeta o "agarradero" final de la hoja como está, ya que este es el lugar al que la empuñadura será sujetada.
    Cuando hayas terminado, calienta el metal de nuevo a rojo vivo, entonces agárralo con unos alicates por la lengüeta, sumérgelo dentro de agua, moviéndolo hasta que se enfríe, y sécalo después. Después caliéntalo de nuevo; notarás que brilla con un color más pálido y naranja que antes, entonces comienza a oscurecerse. Cuando esto ocurra, sumérgelo de nuevo. El metal estará ahora edurecido y puede ser pulido con papel de lija o lana de hierro finos, si así lo deseas.
    La empuñadura o agarre puede ser hecha de madera, arcilla endurecida al horno o resina de fundición. Una forma simple es tomar una pequeña pieza de madera de modelar, taladrar un agujero lo bastante profundo para mantener la lengüeta, llenarlo con pegamento de contacto, e introducir la lengüeta dentro; sujétalo hasta que el pegamento se seque. La empuñadura puede ser grabada o pintada de la misma forma que la vara, de alguna forma única y artística que encuentres satisfactoria y que exprese su propósito.
   La otra cara de la dualidad, la "femenina" o nutriente/receptiva/contractiva, es representada or la copa y/o el disco.
    La copa puede ser usada para preparar aceites, contener libaciones rituales tales como vino, o llenada con tinta o líquido oscuro y usarla para el scrying o como foco meditativo.
    Las copas pueden ser hechas de metal, cristal o cerámica, pero si pretendes beber de ella, deberías evitar estaño o incluso arcilla endurecida como el Fimo, porque pueden filtrarse dentro del líquido. Si no tienes acceso a soplar el cristal o a equipamiento de cerámica y habilidades para ello, puedes comprar una copa y pintarla para darle tu toque personal.
    El disco puede ser usado para contener sigilos durante el proceso de "carga", preparar incienso y otros polvos, o como un foco meditativo. Para este fin, el disco es usualmente pintado con patrones o glifos que sean una expresión personal del ser mágico de uno mismo. No hay reglas para esto - ¡considéralo un desafío para tu desarrollo mágico! Discos ya hechos de madera pueden ser comprados en tiendas de artesanía, o fácilmente hechos de arcilla - ¡o puedes tomar una pieza de madera y un cuchillo y tallarlo! Un diámetro de más o menos 15 centímetros es práctico.
    Incluso si eliges no usar apoyos elaborados, un dispositivo apuntador puede ser algo tan simple como una gran piedra o cristal, un contenedor, una copa bonitamente hecha o bol, en la medida en que son tratados como algo "especial". Las descripciones de más arriba son sólo sugerencias, no reglas. He visto algunas herramientas mágicas muy interesantes, hechas con objetos comunes como anillos y brazaletes, para cosas extrañas como plataformas giratorias y ¡athames de la "Armada Suiza!"
    Una vez tus herramientas estén hechas, deberían ser "cargadas", o dedicadas en alguna forma para trabajos de magia. Uno puede simplemente preparar un espacio mágico, colocar la herramienta sobre el altar y meditar sobre su significado y propiedades. O un ritual más elaborado puede ser diseñado (o selccionado de los varios libros disponibles) para ejecutarlo sobre la herramienta a "cargar".
    Lo que estás intentando hacer es imprimir el sentido y "poder mágico" de la herramienta en tu mente subconsciente. La Magia del Caos sostiene que SÓLO en eso reside su poder mágico. La base física no tiene poder en sí misma. Este es el porqué las herramietas son probablemente inservibles para cualquier otro que no sea su propio dueño (y apunta la futilidad, aparte de las cosideraciones éticas, de robar las herramientas de otro mago).


Vestimenta Mágica


    Las ropas hacen al hombre (o mujer), como suele decirse, y el armario del mago ha inspirado alguna de las más artísticas expresiones del arte de la costura.
    Cualquier actor puede decirte que algo profundo ocurre cuando llevas un disfraz; un cambio en la consciencia sucede que es mejor definido como un dispositivo de metacreencia. Algo así como colocar un altar y declarar un espacio mágico, vestir un juego especial de indumentarias; o incluso solamente un simple artículo usado para el trabajo mágico, hace mucho para poner la cabeza en el estado adecuado para el trabajo mágico.
    La ropa mágica más común (y es un cliché) es la túnica, generalmente negra o blanca. Más allá de su connotación tradicional, hay algo sensual en llevar una túnica, ¡especialmente cuando es TODO lo que llevas puesto!
    Una túnica es hecha fácilmente con una gran pieza de fábrica como una sábana. Tíñela en un color apropiado, si es necesario, y corta un agujero para la cabeza. ¡Ya está, es una túnica! Por supuesto, puede ser tan elaborada como tus habilidades o disposición para gastar dinero te lo permitan, pero lo simple funciona muy bien.


¡Practica!


    En este punto tienes bastante información para ir adelante y practicar magia. Vístete con tu túnica, coloca tus herramientas sobre el altar, coge tu vara o daga en la mano y realiza el Rayo Gnóstico (o un proceso autocompuesto similar) para declarar tu espacio mágico. ¡Hazlo! No hay substituto para la experiencia directa, especialmente en la Magia del Caos. No necesitas hacer nada en particular más allá de crear tu espacio y dedicar algún tiempo en meditar dentro del mismo, pero HAZLO.  Después hazlo de nuevo. Y de nuevo. Y prepárate para hacer alguna de las sugerencias ofrecidas en este libro, pero lo más importante es empezar a diseñar las tuyas propias.
    ¡Enhorabuena - eres un mago practicante!


---------------------------------------

Este texto está extraido de un ensayo de Joseph Max existente en su web. El enlace a dicha web es:




1 comentario: