lunes, 6 de diciembre de 2010

LIBER LUX

Por Peter Carroll
(Traducido por Manon de Liber Null & Psychonaut)


Siendo el Currículum de Iniciado 3º de la Orden Mágica de los Iluminados de Thanateros en Magia Blanca, el asunto es dividido en conformidad con el esquema mostrado en la figura 3, y discutiremos los aspectos teóricos del Caos, Kia, Dualidad, Éter y Mente.
La Dualidad describe la condición general de la humanidad. La felicidad existe sólo porque existe la miseria, el dolor por la comodidad, el bien por el mal, el yang por el ying, lo blanco por lo negro, el nacimiento por la muerte y la existencia por la no-existencia. Todo fenómeno debe ser emparejado, ya que los sentidos sólo están equipados para percibir las diferencias. La mente pensante tiene la propiedad de escindir todo lo que encuentra en dos, ya que es una cosa dualista en sí misma.


Figura 3. El esquema del Liber Lux.


  Aún así hay una parte del hombre que es de naturaleza singular, aunque la mente es incapaz de percibirla como tal. El hombre se considera a sí mismo un centro de voluntad y un centro de percepción. Voluntad y percepción no están separados sino que sólo se lo parecen a la mente. La unidad que parece a la mente ejercer la doble función de voluntad y percepción es llamada Kia por los magos. Algunas veces es llamada espíritu, o alma, o fuerza vital, más bien.
Kia no puede ser experimentado directamente porque es la base de la consciencia (o experiencia), y no tiene cualidades fijas que la mente pueda entender. Kia es la consciencia, es el “Yo” elusivo que confiere autoconsciencia pero no parece consistir en algo en sí mismo. Kia puede algunas veces ser sentido como éxtasis o inspiración, pero está profundamente enterrado en la mente dualista. Está en mayor medida atrapado en los vagabundeos sin sentido del pensamiento, en la identificación con la experiencia y en ese racimo de opiniones sobre nosotros mismos llamado ego. La magia tiene que ver con dar al Kia más libertad y flexibilidad y en suministrar medios por los cuales pueda manifestar su poder oculto. Kia es capaz de poder oculto porque es un fragmento de la gran fuerza vital del universo.
Considera el mundo de aparentes dualismos en el que habitamos. La mente ve un cuadro de este mundo en el que todo es doble. Una cosa se dice existir y ejercer ciertas propiedades. Ser y Hacer. Esto recuerda a los conceptos de causa y efecto o causalidad. Todo fenómeno es visto como causado por alguna cosa previa. Sin embargo esta descripción no puede explicar cómo todo existe en primer lugar o incluso cómo una cosa finalmente causa otra. Obviamente las cosas han sido originadas y continúan haciendo que todo lo demás ocurra. La “cosa” responsable del origen y continuada acción de los eventos es llamada Caos por los magos. También podría ser llamada Dios o Tao, pero el nombre de Caos es virtualmente absurdo y está libre de las infantiles y antropomórficas ideas de la religión.
El Caos también es la fuerza que añade incrementada complejidad al universo desovando estructuras, que no eran inherentes en sus partes componentes. Es la fuerza que ha hecho que la vida evolucione más allá del polvo, y es más concentradamente manifiesta en la fuerza vital humana, o Kia, donde es la fuente de la consciencia.
Kia no es sino que un pequeño fragmento de la gran fuerza vital del universo, que contiene el doble impulso de sumergirse a sí mismo en la dualidad y de escapar de la misma. Desea continuamente reencarnar hasta que el primer impulso es extenuado. El segundo impulso es la raíz de la búsqueda mística, la unión del espíritu liberado con el gran espíritu. En la medida en que el Kia puede volverse uno con el Caos, puede extender su voluntad y percepción en el universo para lograr la magia.
Entre el Caos y la materia ordinaria, y entre Kia y la mente, hay un reino de substancia medio formada llamado Éter. Es materia dualista pero de una muy tenue y probabilística naturaleza. Consiste en todas las posibilidades que el Caos arroja que no se han convertido todavía en realidades sólidas. Es el “medium” por el que el caos “no-existente” se traduce en efectos “reales”. Forma un tipo de telón de fondo fuera del cual los eventos reales y los pensamientos reales se materializan. Como los eventos etéricos solamente están parcialmente evolucionados hacia la existencia dualista, pueden no tener una localización precisa en el espacio o el tiempo. Puede que no tengan una masa precisa o energía, y por lo tanto no necesariamente afectan el plano físico. Es desde la extraña e indeterminada naturaleza del plano etérico que el Caos obtiene su nombre, porque el Caos no puede ser directamente conocido.
Solamente desde el reino etérico de posibilidad naciente, lo que nosotros llamamos eventos sensibles, causales, probables o normales generalmente vienen a existencia. No obstante nosotros mismos como centros de Kia o Caos, algunas veces podemos llamar a existencia coincidencias muy improbables o eventos inesperados, manipulando el éter. Tal es la magia. Incluso las ciencias físicas han empezado a moverse a ciegas dentro de lo etérico con sus descubrimientos de la indeterminación cuántica y los procesos virtuales en la materia subatómica.
Es el éter que rodea al núcleo de la fuerza vital, con el que el mago está involucrado. Su función normal es como un intermediario Kia-pensamiento, no obstante sus propiedades son tan infinitamente mutables que casi cualquier cosa puede ser lograda con él. El pensamiento le da forma y Kia le da poder.
De esa forma la voluntad y la percepción se extienden en áreas del tiempo y el espacio más allá de las limitaciones físicas del cuerpo material.
Es la misma  mutabilidad de lo etérico, la que ha dado manifestación a tal desconcertante variedad de actividad mágica y formas de pensamiento por todo el universo. Las diferencias, sin embargo, son sólo superficiales. Cuando son despojados del simbolismo y la terminología local, todos los sistemas muestran una remarcable uniformidad de método. Esto es así porque todos los sistemas derivan en última instancia de la tradición Chamánica.
Es hacia una elucidación de esta tradición que los siguientes capítulos están dedicados.

GNOSIS


      Los estados alterados de consciencia son la llave a los poderes mágicos. El estado particular de mente requerido tiene un nombre en toda tradición: No-mente. El paro del diálogo interno, pasar a través del ojo de la aguja, ain o nada, samadhi, o no apuntado. En este libro será conocido como Gnosis. Es una extensión del trance mágico por otros medios.
      Los métodos para lograr la gnosis pueden ser divididos en dos tipos. En el modo inhibitorio, la mente progresivamente es silenciada hasta que un único y simple objeto de concentración permanezca. En el modo excitador, la mente es ascendida a un muy alto tono de excitación, mientras la concentración sobre el objetivo es mantenida. La fuerte estimulación realmente produce una inhibición refleja que paraliza todo excepto la función más central - el objeto de concentración. Así que la fuerte inhibición y la fuerte excitación acaban creando el mismo efecto - el centrado de la consciencia o gnosis.
      La neurofisiología ha tropezado finalmente con lo que los magos han conocido por experiencia durante milenios. Como un gran maestro observó una vez: “Hay dos métodos de convertirse en dios, el correcto y el contrario”. Permite a la mente volverse como una llama o una piscina de agua calmada. Es durante estos momentos de concentración en un solo punto, o gnosis, que las creencias pueden ser implantadas para la magia, y la fuerza de la vida es inducida a manifestarse. La tabla 1 muestra varios métodos que pueden ser usados para lograrlo.
      La Postura de la Muerte es una ficción de muerte que logra una absoluta negación del pensamiento. Puede tomar muchas formas, yendo desde el simple ejercicio de no-pensamiento, a complejos rituales. Un muy rápido y simple método consiste en bloquear los oídos, nariz y boca, cubriendo los ojos con las manos. La respiración y los pensamientos son forzadamente bloqueados hasta que cerca de la inconsciencia, involuntariamente se rompa la postura. Alternativamente, uno puede colocarse ante un espejo a una distancia de unos sesenta centímetros y mirar fijamente a los ojos de la imagen sin pestañear, con mirada de cadáver. El esfuerzo requerido para mantener una imagen absolutamente firme, silencia la mente después de un rato. 
       La excitación sexual puede ser obtenida por cualquier método preferido. En todos los casos tiene que ser una transferencia, desde la lujuria requerida para encender la sexualidad, a la materia del trabajo mágico entre manos.
       La naturaleza de un trabajo mágico se presta prontamente a la creación de órdenes independientes del ser – evocación. También en trabajos de invocación donde el mago busca la unión con algún principio (o ser), el proceso puede ser reflejado sobre el plano físico; la pareja de uno es visualizada como una encarnación de la idea o dios deseado. La excitación sexual prolongada a través de la karezza, inhibición del orgasmo, o repetido colapso orgásmico, puede conducir a un estado de trance útil para la adivinación. Puede ser necesario recuperar la sexualidad original propia desde la masa de fantasías y asociaciones dentro de las cuales probablemente sucumbió. Esto puede ser logrado por juiciosos usos de la abstención y por la ascensión lujuriosa sin ninguna forma de sostén mental o fantasía. Este ejercicio es también terapéutico. Sed vosotros de por vida vírgenes hacia Kia.


    Las concentraciones conducentes al trance mágico son discutidas en el Liber MMM. La excitación emotiva de cualquier tipo puede teóricamente ser usada, incluso el amor o la tristeza en circunstancias extremas, pero en la práctica solamente el odio, miedo, y el horror pueden fácilmente ser generados con suficiente fuerza como para alcanzar el efecto requerido. La bien conocida habilidad del miedo y el odio para paralizar la mente, indica su efectividad, aunque el mago no debe perder nunca de vista los objetivos de su trabajo. Nada se gana y mucho puede ser perdido, reduciéndose a uno mismo a la idiotez o la catatonia.
No dormir, ayunar, y la extenuación son antiguas prácticas monástica. Debería ser una constante el volver la mente hacia el objeto del ejercicio durante estas prácticas. Dolor, tortura y flagelación han sido usados por brujas, monjes y fakires para lograr resultados. Rendirse al dolor trae un eventual éxtasis y el necesario centrado en un solo punto. Sin embargo, si la resistencia del organismo al dolor es alta, innecesario daño al cuerpo puede resultar antes de que el umbral sea cruzado.
       Bailar, tamborileo y cantar requieren cuidadosa planificación y preparación para llevar a los participantes al clímax. La exaltación lírica a través de poesía emotiva, encantación, canción, plegaria o súplica puede ser también añadida. El total es mejor controlado por alguna forma de ritual. La hiperventilación es algunas veces usada para suplementar los efectos del baile o los saltos.
     La correcta forma de caminar no es una técnica para lograr resultados inmediatos, sino que una meditación que ayuda a la mente a parar el pensamiento. Uno camina por largas distancias sin mirar nada directamente, sino cruzando ligeramente y descentrando los ojos, manteniendo una visión periférica de la totalidad. Debería ser posible mantener consciencia de cualquier cosa dentro de un arco de 180 grados de lado a lado, y desde las puntas de los dedos de los pies hasta el cielo. Los dedos deberían ser rizados en una posición inusual para atraer la atención a los brazos. La mente debería realmente volverse totalmente absorta en su entorno y así el pensamiento cesará.
      Fijar la mirada es la variante inhibitoria de la técnica recién descrita. La atención entera es dirigida a la visión de algún objeto en el entorno natural, mientras el cuerpo es mantenido sin movimiento. Cualquier fenómeno natural - plantas, rocas, cielo agua o fuego - puede ser usado.
      No hay droga mágica que por sí misma tenga el efecto requerido. Más bien las drogas pueden ser usadas en pequeñas dosis para aumentar el efecto de excitación causado por los métodos ya discutidos. En todos los casos, una gran dosis conduce a la depresión, confusión y una general pérdida de control. Las drogas inhibitorias deben ser consideradas con incluso más precaución por su peligro inherente. Ellas a menudo simplemente cortan la fuerza de la vida del cuerpo totalmente.
      La sobrecarga sensorial es lograda cuando una batería de técnicas es usada en conjunción. Por ejemplo, en ciertos ritos tántricos el candidato es primero golpeado por su gurú, es forzado a tomar hachís, y es tomado a medianoche en un oscuro cementerio para relaciones de sexo sagrado. Así logra la unión con su dios.
     La deprivación sensorial es la esencia de la celda monástica, la cueva de la montaña, la ermita tapiada y los ritos de muerte, enterramiento y resurrección. Los mismos efectos pueden ser conseguidos con capuchas, vendas, tapones para oídos, sonidos repetitivos y movimientos restringidos. Es mucho más efectiva la completa cancelación de todas las entradas sensoriales por un corto período, que simplemente reducirlas durante mucho tiempo.
     Ciertas formas de gnosis se prestan a sí mismas más prontamente a algunas formas de magia que otras. El iniciado es animado a usar su propio ingenio a adaptar los métodos de exaltación a sus propios propósitos.
Se advierte sin embargo, que las técnicas inhibitorias y excitatorias pueden ser empleadas secuencialmente, no simultáneamente, en la misma operación. 


EVOCACIÓN


      La evocación es el arte de tratar con seres o entidades mágicos por varios actos, los cuales los crean o contactan y le permiten a uno conjurarles y mandarles con pactos y exorcismos. Estos seres tienen una legión de nombres tomados de la demonología de muchas culturas: elementales, familiares, íncubos, súcubos, demonios, autómatas, atavismos, fantasmas, espíritus y similares. Las entidades pueden ser enlazadas a talismanes, lugares, animales, objetos, personas, humo de incienso, o estar móviles en el éter. No es el caso que tales entidades estén limitadas a las obsesiones y complejos de la mente humana. Aunque tales seres tienen por costumbre un origen en la mente, pueden ser proyectados y atados a objetos y lugares en la forma de fantasmas, espíritus o "vibraciones", o pueden ejercer acciones a distancia en la forma de fetiches, familiares o poltergeists. Estas entidades consisten en una porción de la fuerza de la vida, atada a alguna materia astral, la totalidad de la cual puede o no ser enlazada a la materia ordinaria.
La evocación puede ser definida como la convocación  o creación de tales seres parciales para cumplir algún propósito. Pueden ser usados para causar cambios en uno mismo, en otros, o en el universo. La ventaja de usar una entidad semi-independiente, más bien que probar a efectuar una transformación directamente por la voluntad son varias; la entidad continuará hasta completar su función independientemente del mago hasta que su fuerza vital se disipe. Los seres semi-independientes, pueden adaptarse a tareas en formas que un simple hechizo no consciente no puede. Siendo semi-sensible, puede adaptarse a una tarea en una forma en la que un simple hechizo no-consciente no puede. Durante momentos de posesión por ciertas entidades, el mago puede ser el recipiente de inspiraciones, habilidades y conocimientos no accesibles normalmente a él.



Figura 4. Creando un elemental combinando símbolos apropiados para formar un sigilo.


     Las entidades pueden ser atraídas desde tres fuentes - las que son descubiertas clarividentemente, aquellas características de los grimorios de espíritus y demonios, y las que el mago puede desear crear él mismo.
En todos los casos establecer una relación con el espíritu sigue un proceso similar de evocación. Primeramente los atributos de la entidad, su tipo, alcance, nombre, apariencia y características deben ser colocados en la mente o hechos conocidos a la mente. El dibujo o la escritura automática, pueden ayudar a desvelar la naturaleza de un ser descubierto clarividentemente. En el caso de una entidad creada el siguiente procedimiento es usado: el mago ensambla los ingredientes de un sigilo compuesto de los deseados atributos del ser. Por ejemplo, para crear un elemental que lo asista en la adivinación, los símbolos apropiados pueden ser elegidos e incluidos dentro de un sigilo como el que es mostrado en la figura 4.
Un nombre y una imagen, y si es deseado un número característico, pueden también ser seleccionados para el ser.
En segundo lugar, la voluntad y percepción son enfocadas tan intensamente como sea posible (por algún método gnóstico) sobre el sigilo del ente, y así éste tome una porción de la fuerza vital del mago y comience una existencia autónoma. En el caso de seres preexistentes, esta operación sirve para enlazar la entidad a la voluntad del mago.
Esto es acostumbradamente seguido por alguna forma de auto-destierro, o incluso exorcismo, para restaurar la consciencia del mago a la normalidad antes de seguir con su vida diaria.
Una entidad de un bajo tipo con poco más que una tarea singular para realizar, puede ser dejada para cumplir su destino con ninguna interferencia de su maestro. Si en cualquier tiempo es necesario exterminarla, su sigilo o base material debería ser destruida y su imagen mental destruida o reabsorvida por visualización. Mientras más poderoso e independiente sea el ser, la conjuración y exorcismo debe estar más en proporción al poder del ritual por el cual originalmente la evocó. Para controlar tales seres, el mago puede tener que reentrar en el estado de trance con la misma profundidad, en la que lo hizo anteriormente en orden a atraer su poder.
Cualquiera de las técnicas de la gnosis puede en teoría ser usada para la evocación. Un análisis de alguno de los más comunes métodos sigue a continuación.
El Ritual Teúrgico depende solamente de la visualización y concentración sobre el complejo ceremonial para lograr el enfoque. Sin embargo el efecto de incremento de la complejidad, a menudo aumenta más la distracción que la atención sobre el asunto entre manos. La voluntad se disgrega y el resultado es a menudo decepcionante. La conjuración por plegaria, súplica o mandato es raramente efectiva a menos que la apelación sea desesperada o prolongada hasta la extenuación. Este tipo de ritual puede ser mejorado por el uso de la exaltación poética, el canto, baile extático y tamborileo.
La tradición Goética de los grimorios usa una técnica adicional. El terror. Los grimorios fueron compilados por sacerdotes católicos, y mucho de lo que escribieron fue una deliberada abominación en sus propios términos. Transporta el rito completo a un cementerio o cripta a medianoche y habrás compuesto un poderoso mecanismo para concentrar la fuerza vital y paralizar las funciones periféricas de la mente por el miedo. Si el mago puede mantener el control bajo estas condiciones, su voluntad será singular y poderosa.
La tradición Ofita usa el orgasmo sexual para enfocar la voluntad y la percepción. Es interesante anotar que la actividad poltergeist, invariablemente se centra alrededor de una sexualidad en disturbio, usualmente jóvenes en la pubertad o, más raramente, mujeres en la menopausia. Durante estos periodos de aguda tensión, la excitación intensa puede canalizar la mente y permitir que la fuerza vital manifieste la frustración exteriorizándola lanzando objetos alrededor.
Para realizar la evocación por el método Ofita, los atributos de una entidad en forma sigilizada, son enfocados en el orgasmo y pueden ser posteriormente ungidos con fluidos sexuales. El proceso es similar a la creación deliberada de una obsesión. Si bastante poder es puesto dentro del ser, será capaz de existencia independiente.
Los íncubos y súcubos, son entidades preexistentes creadas por la sexualidad patológica de otras personas. Los íncubos tradicionalmente buscan relaciones sexuales con mujeres y los súcubos con hombres, a menudo en sueños. Sin embargo ambas formas son casi invariablemente masculinas, aunque los súcubos pueden hacer algún ligero esfuerzo para fingirse a sí mismo como femeninos. Desafortunadamente ambos son depredadores y estúpidos, con poco poder o motivación para otra cosa que no sea el sexo.
Los sacrificios han sido usados en el pasado para crear miedo u horror, o invocar la gnosis de dolor en apoyo del tipo Goético de evocación. Sin embargo, este método fácilmente se extenúa a sí mismo y el hechicero puede acabar vadeando en océanos de sangre, como hicieron los Aztecas con muy pocos resultados. El sacrificio de sangre es más efectivo y más fácilmente controlado por el uso de la propia sangre, la cual es acostumbradamente permitida caer sobre el sigilo o talismán del demonio. Sin embargo, el poder para controlar el sacrificio sangriento realmente trae consigo la sabiduría para evitarlo a favor de otros métodos.
La conjuración a aparición visible para demostrarse a uno mismo, o a otros, la realidad objetiva de los espíritus es un acto mal considerado. Las condiciones necesarias para su aparición permitirán siempre la retención de la creencia de que tales cosas son el resultado de la hipnosis, alucinación o falsa ilusión. De hecho son alucinaciones, por no tener normalmente tales cosas una apariencia física y tener que ser persuadidas para asumir una. El ayuno, falta de sueño y deprivación sensorial, combinados con drogas y nubes de humo de incienso, realmente proveerán al demonio con suficientemente sensitivos y maleables medios en los cuales manifestar una imagen si es ordenado a hacerlo así.
La idea medieval de un pacto es una sobre dramatización, pero contiene un germen de verdad.  Todos los pensamientos propios, obsesiones y demonios deben ser reabsorbidos antes de que el Kia pueda volverse uno con el Caos. Aunque puedan ser útiles tales cosas para él a corto término, el hechicero debe eventualmente repudiarlas.


INVOCACIÓN


La última invocación, la del Kia, no puede ser realizada. La paradoja es que como el Kia no tiene cualidades polarizadas, no hay atributos por los que invocarlo. Darle una cualidad es meramente negarle otra. Como un atento observador dualista dijo una vez:

Soy lo que no soy.

      No obstante, el mago puede necesitar hacer algunas reestructuraciones o adiciones a lo que él es. La metamorfosis puede ser perseguida buscando aquello que no se es, y transcendiendo ambos en mutua aniquilación. Alternativamente, el proceso de invocación puede ser visto como añadir a la psique del mago cualquier elemento que no estaba en ella. Es verdad que se debe renunciar finalmente a la mente conforme se entra completamente en el Caos, pero un psicocosmos completo y equilibrado es más fácilmente entregado. Que el proceso mágico de barajar creencias y deseos acompaña al proceso de invocación también demuestra que las obsesiones dominantes de uno, o personalidad, son bastantes arbitrarias y por lo tanto más fácilmente desterradas.
Hay muchos mapas mentales (psicocosmos), la mayoría de los cuales son inconsistentes, contradictorios y basados en teorías altamente fantásticas. Muchos hacen uso de la simbología propia de las formas de los dioses, pues toda mitología es la encarnación de la psicología. Un panteón mítico completo resume todas las características mentales del hombre. Los magos a menudo usan un panteón pagano de dioses como base para invocar alguna particular visión o habilidad, ya que estos mitos suministran la más explícita y desarrollada formulación de las ideas particulares existentes. Sin embargo es posible usar casi cualquier cosa desde los arquetipos del inconsciente colectivo a las cualidades elementales de la alquimia.
Si el mago golpea un nivel bastante profundo de poder, estas formas pueden manifestarse con suficiente fuerza para convencer a la mente de la existencia objetiva del dios. Aunque el objetivo de la invocación es la posesión temporal por el dios, la comunicación con él, y la manifestación de sus poderes mágicos, más que la formación de cultos religiosos.
El método real de invocación puede ser descrito como una total inmersión en las cualidades pertenecientes a la forma deseada. Uno invoca en cada forma concebible. Primeramente, el mago se programa a sí mismo como idéntico al dios, reestructurando todas sus experiencias para que coincidan con su naturaleza. En la más elaborada forma de ritual, él puede rodearse con los sonidos, olores, colores, instrumentos, memorias, números, símbolos, música y poesía sugestiva del dios o cualidad. En segundo lugar él une su fuerza vital a la imagen del dios con la cual ha unido su mente. Esto es logrado con técnicas de gnosis. La Figura 5 muestra algunos ejemplos de mapas de la mente. Las siguientes son algunas sugerencias para el ritual práctico de invocación.

Ejemplo de Invocación del Dios de la Guerra 

El iniciado está de pie en una cámara pentagonal iluminada por cinco lámparas rojas. Está vestido de rojo y con la piel de un gran oso o lobo. Está ceñido con armas de acero, y una corona de hierro (o casco) adorna su cabeza. Ha preparado su cuerpo por el ayuno, con rigores, por azotes y estimulantes. Ha centrado constantemente su pensamiento en cosas de Marte durante la preparación.


Figura 5. Un surtido de psicocosmos o mapas mentales. Los magos pueden desear invocar alguna de las cualidades representadas por los símbolos de cada uno. Aquí vemos A) las siete clásicas formas planetarias; B) los cuatro elementos clásicos; C) los tres elementos alquímicos; D) el Taoista yin-yang; E) los cinco tatwas Védicos; F) los once sefirot cabalísticos; G) los ocho trigramas Taoistas; y H) las doce cualidades astrológicas.


      Él funde azufre, roble y resinas acres dentro de un incensario y unge su cuerpo con bálsamo de tigre. Golpea con aire marcial un tambor para abrir el templo, si no dispara un arma al aire. Ha desterrado todas las influencias ajenas de la mente por cualquier medio que pueda (un ritual del pentagrama es lo preferido).
Sacando sangre de su hombro derecho con una daga, traza un sigilo de Marte en su pecho y el Ojo de Horus sobre su frente. Con una afilada espada, dibuja los símbolos de Marte sobre sí con el ojo de su mente, en líneas de fuego rojo y se visualiza en la forma del dios Horus.
Después comienza su danza de la guerra mientras un asistente, si tiene uno, continua tocando el ritmo, dándole azotes o descargando armas de fuego.
La música marcial puede sonar desde algún aparato. Mientras danza salvajemente a su dios canta:

¡Io Horus Horus!
¡Horus ven a mí!
¡GEBURAZARPE!
¡Tú eres yo, Horus!
¡Yo soy tú, Horus!

Esto continua hasta que el dios lo tome en éxtasis.
Nota que cualquiera de estos apoyos puede ser dispersado por cualquier persona cuyas corrientes de Kia, constantemente entren en los deseados artefactos de la imaginación.
       No hay límite a las inconcebibles experiencias dentro de las cuales el intrépido psiconauta puede desear zambullirse a sí mismo. Aquí hay algunas ideas para la construcción de una misa negra actual, como una blasfemia contra los dioses de la lógica y la racionalidad. La Gran Diosa Loca Caos, un aspecto más bajo del último fundamento de la existencia en forma antropomórfica, puede ser invocada para Su éxtasis e inspiración.
    Tamborileo, saltos y giros en un movimiento de forma libre son acompañados por encantamientos idióticos. La respiración profunda forzada es usada para provocar la risa histérica. Alucinógenos suaves y agentes desinhibidores (tales como alcohol) son tomados junto con bocanadas esporádicas de gas óxido nitroso. Dados son lanzados para determinar qué conducta inusual e irregularidades sexuales tomarán lugar. Música discordante es tocada y luces destellantes salpican hacia ondulantes nubes de humo de incienso. Un completo torbellino de ingredientes es usado para vencer a los sentidos. Sobre el altar una gran obra de filosofía, preferiblemente de Russell, yace abierta, sus páginas furiosamente quemadas.
       Saturno, el Dios de la Muerte, podría ser invocado de la siguiente manera. El iniciado primero se prepara ayunando, no durmiendo y extenuándose. Se retira a la cámara, que está casi totalmente a oscuras, estando iluminada solamente por tres varillas de una resina empalagosa, de rancio incienso. Mide su cuerpo envolviendo láminas de plomo alrededor de sus miembros, tronco y cabeza. Por otra parte su cuerpo está frío y desnudo. A un lento y monótono tamborileo, conduce un falso entierro de sí mismo. Con extrema precaución puede tomar pequeñas cantidades de atropina – como los alcaloides de las solanáceas. Después medita sobre sí mismo en el aspecto de un cadáver o esqueleto levantándose lentamente de la tumba con una andrajosa y serpenteante sábana y asumiendo la guadaña de su oficio.
       En trabajos de invocación, nada tiene más éxito que el exceso.


LIBERACIÓN


         En la creación de vida desde el limo primordial, el Caos siempre ha buscado aumentar sus posibilidades de expresión y diversificar sus manifestaciones. Durante la evolución de la vida ha habido muchos periodos de estancamiento y algunos retrocesos. Pero por lo general, la inherente superioridad de las criaturas, culturas, hombres e ideas más flexibles, adaptables, inclusivos y complejos, siempre gana. Buscar estas cualidades es lograr más liberación que lo que cualquier hecho extraño de renuncia o reorganización del poder político, probablemente pueda crear.
        Es un error considerar cualquier creencia más liberada que cualquier otra. Es la posibilidad de cambiar lo que es importante. Cada nueva forma de liberación está destinada a volverse eventualmente en otra forma de esclavitud para la mayoría de sus adherentes. No hay libertad de la dualidad en este plano de existencia, pero se puede al menos aspirar a elegir la dualidad.
     La liberación de la conducta es lo que aumenta las propias posibilidades para la acción futura. La limitación de la conducta es lo que tiende a restringir las opciones de uno. El secreto de la libertad no es ser atraído dentro de situaciones donde el número de las propias alternativas se vuelva limitado o incluso unitario. 
Este es un sendero abominablemente difícil de hollar. Significa salir de la propia cultura, sociedad, relaciones, personalidad familiar, creencias, prejuicios, opiniones e ideas. Son justamente estas reconfortantes cadenas las que parecen dar definición, sentido, carácter y sentido de pertenencia a la mayoría de la gente. Aún rompiendo un juego de cadenas, uno no puede evitar adoptar otro juego a menos que se desee vivir en un muy reducido y empobrecido estilo – en sí misma una limitación.
La solución es volverse omnívoro. Alguien que puede pensar, creer o hacer cualquiera de una media docena de cosas diferentes es más libre y liberado que alguien confinado a sólo una actividad.
Por esta razón a los místicos Sufíes se les exigió dominar una variedad de ocupaciones seculares en añadidura a sus estudios ocultos.
Las mayores entre las técnicas de liberación son aquellas que debilitan los cimientos de la sociedad, los convencionalismos y los hábitos del iniciado, y aquellas que conducen a una perspectiva más expansiva. Son el sacrilegio, la herejía, lo iconoclasta, la bioestética y el anatema.

Sacrilegio: Destruyendo lo Sagrado

La energía es liberada cuando un individuo rompe las normas de condicionamiento con algún acto glorioso de desobediencia o blasfemia. Esta energía refuerza el espíritu y da coraje para actos avanzados de insurrección. Lanza un ladrillo a tu televisión; explora sexualidades que te son inusuales. Haz algo que normalmente te sea absolutamente repulsivo. Eres libre de hacer cualquier cosa, no importa cómo de extrema sea, en la medida en que no restringirá tu propia futura libertad de acción o la de cualquier otro.

Herejía: Definiciones Alternativas

Buscando ideas que parezcan extrañas, locas, extremas, arbitrarias, contradictorias y sin sentido encontrarás que las ideas que previamente has mantenido como razonables, sensibles y humanitarias, realmente son tan extrañas, locas y demás como las anteriores. Cualquier cosa que es suprimida, restringida, ridiculizada o despreciada, casi siempre contiene una convincente contrapartida en la corriente principal de ideas. Argumentando siempre se discrepa, especialmente si tu oponente empieza a expresar tus propias opiniones.

Iconoclasta: Rompiendo las Imágenes

Inmensos abismos existen en los asuntos humanos entre la teoría y la práctica, los medios y los fines. Contrasta la pornografía y el romance, la glotonería de la alta cocina y el hambre famélica, la dignidad y la masturbación. Considera la violencia como entretenimiento. La matanza en masa por causa del idealismo. Observa lo que ocurre en nombre de la religión y de la sociedad de consumo. Paladea la cacofonía de la neurosis, la fantasía y la psicosis que guía a la sensacionalista cultura material hacia un fin incierto. Picoteando entre la ropa interior sucia de la sociedad, descubriremos sus hábitos reales. Puedes ampliar esta lista indefinidamente y de hecho lo deberías hacer así. Porque la estupidez humana no tiene límites aunque la sociedad hace todo lo que puede para disimular su lado más oscuro. El cinismo, la tristeza o la risa son los privilegios del mago.

Bioestética: El Cuerpo

Hay algo de más confianza que todos los sabios y que contiene más sabiduría que una gran biblioteca. Tú propio cuerpo. Sólo pide comida, calor, sexo y transcendencia. La transcendencia, la urgencia por volverse uno con algo más grande, es satisfecha variablemente en el amor, los trabajos humanitarios, o en la búsqueda artística, científica o mágica de la verdad. Satisfacer estas simples necesidades es de hecho la liberación. El poder, la autoridad, la riqueza excesiva y la codicia de experiencias sensoriales, son aberraciones de estas cosas.

Anatema: Autodestrucción

Esquivar lo convencional aún te deja con una masa de prejuicios, idiosincracias, identificaciones y preferencias que dan confort y definición a la personalidad o ego. No se puede decir que una idea es completamente entendida hasta que comprendas las condiciones bajo las que no es verdadera. De forma similar, no se puede decir que poseas una personalidad hasta que seas capaz de manipularla o descartarla a voluntad.
El anatema es una técnica practicada sobre ti mismo. Come todas las cosas aborrecibles hasta que no te repelan por más tiempo. Busca la unión con todo lo que normalmente rechazas. Confabula contra tus principios más sagrados de pensamiento, palabra y acción. Finalmente tendrás que ser testigo de la pérdida o putrefacción de toda cosa amada. Por lo tanto, reflejado sobre la naturaleza transitoria y contingente de todas las cosas. Examina todo lo que crees, cada preferencia y cada opinión, y secciónala.
La personalidad, una máscara de conveniencia, acaba adherida a la cara. El ojo se nubla por el “Yo”. El espíritu humano se vuelve una confusión trivial de pequeñas identificaciones. Los más amados principios son las más grandes mentiras. “Pienso, luego existo”. ¿Pero qué es el “Yo”? Mientras más lo piensas, más se oculta. Pensando, “Yo estoy dormido”; mi Yo está cegado. El intelecto es una espada, y su uso es para prevenir la identificación con cualquier fenómeno particular encontrado. Las más poderosas mentes se aferran a los más pequeños principios fijos. La única visión clara se realiza desde lo alto de la montaña de tus identidades muertas. 


AUGOEIDES


La invocación más importante del mago es la de su Genio, Daemon, Verdadera Voluntad o Augoeides. Esta operación es conocida tradicionalmente como el logro del Conocimiento y Conversación del Santo Ángel Guardián. Algunas veces se la conoce como el Magnum Opus o Gran Obra.
El Augoeides puede ser definido como el más perfecto vehículo del Kia sobre el plano de la dualidad. Como el avatar del Kia sobre la tierra, el Augoedies representa la verdadera voluntad, la razón de existir del mago, su propósito en la existencia. El descubrimiento de la propia voluntad o naturaleza real puede ser difícil y estar cargado de peligro, ya que una falsa identificación conduce a la obsesión y la locura.
La operación de obtención del conocimiento y conversación es usualmente muy larga. El mago está intentando una progresiva metamorfosis, una renovación total de su existencia al completo. No obstante tiene que buscar el patrón de su renacido yo conforme marcha hacia él. La vida es menos el accidente sin sentido que aparenta. El Kia ha encarnado en estas condiciones particulares de dualidad por algún propósito. La inercia de las previas existencias impulsa al Kia dentro de nuevas formas de manifestación. Cada encarnación representa una tarea, o un puzzle a ser resuelto, de paso hacia alguna forma más grande de realización.
La clave a este puzzle está en el fenómeno del plano de la dualidad en el que nos encontramos a nosotros mismos. La única cosa a hacer es mudarse y mantener una vigilancia centrada sobre la forma de los muros que nos rodean. En un universo completamente caótico tal como este, no hay accidentes. Todo es significativo. Mueve un solo grano de arena en una distante orilla, y la futura historia entera del mundo finalmente cambiará.
Una persona haciendo su verdadera voluntad es asistida por el dinamismo del universo, pareciendo estar poseída por una espectacular buena suerte. Al principio de la gran obra de la obtención del conocimiento y conversación, el mago hace voto “de interpretar toda manifestación de la existencia como si fuera un mensaje directo del infinito Caos personalmente para él.”
Hacer esto es entrar en una visión mágica del mundo en su totalidad. Toma absoluta responsabilidad de su presente encarnación, y debe considerar cada experiencia, cosa o pieza de información que le asalte desde cualquier fuente, como un reflejo de la forma en la que está conduciendo su existencia. La idea de que las cosas que le ocurren puedan o no estar relacionadas con la forma en la que se actúa, es una ilusión creada por nuestra consciencia superficial.
Manteniendo la mirada fija sobre las paredes del laberinto y las condiciones de la existencia, el mago puede entonces comenzar su invocación. El genio no es algo añadido a uno mismo. Más bien es un despojarse de los excesos para revelar al dios interior.
Justo al despertar, preferiblemente al alba, el iniciado va al lugar de la invocación. Figurándose a sí mismo conforme marcha que renacer de nuevo cada día trae consigo la oportunidad de un renacimiento más grande, primero destierra el templo de su mente por el ritual o por algún trance mágico. Después desvela alguna señal o símbolo o sigilo que represente para él, el Santo Ángel Guardián. Este símbolo probablemente tendrá que cambiar durante la gran obra conforme la inspiración comience a moverle. Después invoca una imagen del Ángel dentro del ojo de su mente. Puede ser considerada como un duplicado luminoso de la propia forma de uno mismo de pie, delante o detrás de sí mismo, o simplemente como una bola de luz brillante por encima de su cabeza. Después formula sus aspiraciones en la manera que desee, humillándose en oración o exaltándose en sonora proclamación tal y como lo necesite. La mejor forma de esta invocación es hablada espontáneamente desde el corazón, y aunque se paralice al principio, el tiempo lo demostrará. Está intentando establecer un set de ideas e imágenes que se correspondan con la naturaleza de su genio, y a la misma vez recibir inspiración desde esa fuente. Conforme el mago empiece a manifestar más su verdadera voluntad, el Augoeides revelará imágenes, nombres y principios espirituales por los que puede ser llevado a una más grande manifestación.
Habiéndose comunicado con la forma invocada, el mago debería atraerla dentro de sí mismo y llevarla a la vida en la forma que ha recibido como legado.
El ritual puede ser concluido con una aspiración a la sabiduría del silencio por una breve concentración sobre el sigilo del Augoeides, pero nunca desterrando. Periódicamente formas más elaboradas del ritual, usando más poderosas formas de gnosis, pueden ser empleadas.
Al fin del día, debería hacerse un recuento y renovación de la resolución hecha. Aunque cada día sea un catálogo de fallos, no debería haber sensación de pecado o culpabilidad. La Magia es la elevación del individuo íntegramente en perfecto equilibrio con el poder del Infinito, y tales sentimientos son sintomáticos de desequilibrio.
Si algún innecesario o desequilibrado desecho del ego, se ve identificado con el genio por error, entonces nos espera el desastre. La fuerza de la vida fluye directamente dentro de estos complejos y los infla convirtiéndolos en grotescos monstruos variadamente conocidos como el demonio Choronzon. Algunos magos que se han esforzado en ir demasiado rápido con esta invocación, han fallado al desterrar a este demonio y han acabado espectacularmente perturbados como resultado de la misma.


ADIVINACIÓN

        Espacio, tiempo, masa y energía se originan en el Caos, tienen su ser en el Caos y a través de la agencia del éter son traídos desde el Caos dentro de las múltiples formas de existencia.
Algunas de las varias densidades del éter sólo tienen una parcial o probabilística diferenciación en existencia, y son un tanto indeterminadas en espacio y tiempo. En la misma forma en que la masa existe como una curvatura en el espacio-tiempo, extendiéndose con una fuerza gradualmente disminuida hasta el infinito que conocemos como gravedad, así todos los eventos, particularmente los eventos que involucran a la mente humana, envían ondas a través de toda la creación.
       Varios métodos de interceptar e interpretar estas ondas constituyen el arte mántico o adivinación. Estas ondas a través del espacio y el tiempo sólo pueden ser recibidas si golpean una nota de resonancia en el receptor y no son ahogadas por ruido o suprimidas por el censor psíquico. Algunas formas de resonancia existen de forma natural, como la que existe entre una madre y su hijo, o entre los amantes. Todas las demás, tienen que ser establecidas concentrándose en el objeto de la adivinación.
         El nivel general de ruido mental puede ser suprimido silenciando la mente por algún método gnóstico. El modo inhibitorio de gnosis es el más frecuentemente utilizado. No dormir, ayunar y extenuarse, puede provocar presciencia en forma de visiones, pero como con las drogas, existe siempre la dificultad de mantener la concentración. Cualquier forma de trance mágico puede ser adaptado para la adivinación, dirigiendo primero una intensa concentración hacia el objeto deseado de adivinación (o alguna forma sigilizada de él) y después, permitiendo que las impresiones asciendan desde el Vacuo estado de consciencia.
Muchas de las técnicas excitadoras pueden ser usadas, pero algunas con dificultad. Los augurios pueden ser conseguidos por medio del sacrificio, de hecho los hombres se han torturado a sí mismos para buscar el conocimiento, pero el sexo es el más fácil. La lucidez erotocomatosa (o sexo-trance), se describe como una condición lograda por la continua estimulación y extenuación de la sexualidad por cualesquiera medios, hasta que la mente entra en un estado fronterizo entre la consciencia y la inconsciencia.
      Hasta el momento, sólo la presciencia directa, el ideal de la adivinación, ha sido discutida. Esta no siempre es posible, por ello se recurre a intermediarios simbólicos. Estos pueden aumentar la práctica de la adivinación grandemente, o arruinarla por completo.
         Asumiendo que la percepción mágica pueda fraguar alguna forma de tenue conexión entre la respuesta y la pregunta, los símbolos son barajados, dibujados o seleccionados de alguna manera para llevar la respuesta a la mente consciente. Después un esfuerzo adicional debe ser hecho en la interpretación para hacer que esa percepción mágica venga a manifestarse completamente. Los símbolos a usar pueden provenir de cualquier sistema, la dificultad yace en establecer el enlace mágico. Para obtener el resultado simbólico, el mago prueba a permitir el mágico deslizamiento totalmente bajo el nivel del control consciente, pero no debe permitir que el proceso se convierta en meramente aleatorio. Por ejemplo, en cartomancia o adivinación con el Tarot, debería mirar en primer lugar el paquete de cartas completo, y después barajarlas mínimamente, o el resultado será completamente aleatorio, y las oportunidades de la propagación capaces de estimular la percepción mágica serán reducidas.
       Una vez el símbolo ha sido obtenido, debería ser usado como una ayuda para que la percepción mágica cristalice más completamente. Debería convertirse en una base para el pensamiento lateral (o conjetura intuitiva), más bien que como una respuesta final que sea mecánicamente interpretada.
     La astrología no es una forma válida de adivinación mágica porque asume una relación causal entre eventos que están enlazados sólo muy débilmente. Si la relación fuera fuerte, entonces la astrología sería una ciencia secular ordinaria. Como la relación es muy débil, la astrología debe cualquiera de los éxitos que tenga a la presciencia natural de sus practicantes y obscurece sus fallos con imprecisiones, evasivas y ambigüedad.
      Los mejores métodos de obtención de resultados intermedios simbólicos, son aquellos que están sólo por debajo del umbral de la deliberación, pero por encima del umbral de la pura aleatoriedad. Los métodos de tipo chamánico que involucran el lanzamiento de huesos, piedras o varillas marcadas con runas son los más simples y mejores. Conforme los métodos que involucran la caída de monedas o dados, la separación de tallos de milenrama y sus reglas para la interpretación se hicieron más complejos progresivamente, la capacidad presciente se volvió más remota. Los sistemas matemáticos altamente complejos representan la decadencia del arte. De todas las fuerzas que obstruyen la adivinación, ninguna tiene más poder sobre la consciencia civilizada que la que es llamada el censor psíquico. Este es el mismo factor que nos niega el acceso a la mayoría de nuestras experiencias de sueño y nos evitar ser abrumados por millones de impresiones sensoriales que bombardean nuestro cuerpo incesantemente. Aunque no podríamos funcionar sin él, es útil ser capaces de apagar partes del mismo en ciertos momentos. Las drogas alucinógenas lo noquean no selectivamente y no son de mucho uso.
     El mago debe empezar a anotar todas las coincidencias que le rodean, en lugar de descartarlas. A menudo uno nota que justo antes de que alguien dijera algo, o un suceso ocurriera, sabía que iba a suceder. Esto puede ocurrir varias veces al día, pero de algún modo, casi increíblemente, hacemos todo lo posible para desecharlo cada vez y no conectar las ocurrencias conjuntamente. Si un esfuerzo definido es hecho para notar conscientemente estas ocurrencias, así como registrarlas en el diario mágico, empezarán a volverse mucho más numerosas. Ocurren tantas coincidencias que es ridículo usar la palabra coincidencia después de todo. Uno se está convirtiendo en presciente.


ENCANTAMIENTO


    La voluntad mágica puede ejercer sus efectos directamente sobre el universo, o puede usar símbolos o sigilos como intermediarios. La creación de efectos directos, como la presciencia en la adivinación, representa una alta puntuación en el arte y es igual de elusiva. Hacer que las cosas sucedan por cualquier método, ha sido definido como el arte de la encantación o el lanzamiento de encantamientos. 
    Desde un punto de vista mágico, es axiomático que hemos creado el mundo en el que existimos. Mirándose a sí mismo, el mago puede decir “así lo he deseado”, o “así lo percibo”, o más adecuadamente, “así lo manifiesta mi Kia.”
   Puede parecer extraño haber deseado tales circunstancias limitadoras, pero cualquier forma de manifestación o existencia dualista implica límites. Si el Kia hubiera deseado un juego diferente de limitaciones, tendría que haber encarnado en otra parte. La tendencia de las cosas para continuar y existir, incluso cuando no son observadas, es debida a tener su ser en el Caos. El mago sólo puede cambiar algo, si puede “igualarse” al Caos que mantiene al evento normal. Su voluntad se convierte en la voluntad del universo en algún aspecto particular. Es por esta razón que las personas que presencian sucesos mágicos reales en un ámbito cercano, son algunas veces superadas por la náusea e incluso llegar a morir. La parte de su Kia o fuerza de vida que estaba manteniendo la realidad normal es violentamente alterada cuando ocurren anormalidades. Si este tipo de magia es intentado por cierta cantidad de personas, trabajando en perfecta sincronización, funciona mucho mejor. Por el contrario, es incluso más difícil de realizar frente a muchas personas, todas ellas manteniendo el curso ordinario de los eventos.
     Al intentar desarrollar la voluntad, la mayor trampa es confundir la voluntad con el chauvinismo del ego. La voluntad no es el poder de voluntad, la virilidad, la obtinación o la dureza. La voluntad es unidad de deseo.
    La voluntad se expresa mejor a sí misma sin resistencia cuando su acción pasa desapercibida. Sólo cuando la mente está en un estado de múltiple deseo atestiguamos las idiotas configuraciones del poder de voluntad. Enfrentarse contra los varios juramentos, abstinencias y pruebas meramente es erigir conflictos en la mente. La voluntad siempre se manifiesta como la victoria del deseo más fuerte, aunque el ego reaccione con disgusto si falla el deseo que eligió.
  El mago por lo tanto busca la unidad de deseo antes de esforzarse en actuar. Los deseos son reconfigurados antes de un acto, no durante el mismo. En todas las cosas debe vivir como esto. Igual que la reconfiguración de la creencia es la clave de la liberación, la reconfiguración del deseo es la clave de la voluntad.
    En la práctica, muchas dificultades pueden ser franqueadas por el uso de varios tipos de sigilos. El deseo es representado por algún glifo pictórico, por una imagen de cera a ser lesionada, atada o curada, por los caracteres de un alfabeto mágico, o por alguna imagen en el ojo de la mente.
   Todos estos sirven como un foco para la voluntad. La concentración sobre estos hechizos debería ser aumentada por alguna forma de exaltación gnóstica para lanzar el encantamiento.
   Cuando estés considerando alguna forma de encantamiento, recuerda esto: es infinitamente más fácil manipular los eventos, mientras que todavía son embrionarios o están iniciándose. Así convierte el mago ese aspecto del Caos que se manifiesta como la causalidad en su beneficio, más bien que oponiéndose a él. El deseo entonces se manifiesta como una conveniente, aunque extraña, coincidencia, más bien que como una sorprendente discontinuidad.
     La voluntad puede ser reforzada por otra técnica aparte de la concentración del trance mágico, siendo ésta la suerte. El mago debería observar la corriente de su suerte en los pequeños e intranscendentes asuntos, y encontrar las condiciones para su éxito, tratando de extender su suerte en varias pequeñas formas. 
      Él que está haciendo su verdadera voluntad, es asistido por el impulso del universo.

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:







No hay comentarios:

Publicar un comentario