jueves, 25 de noviembre de 2010

EL SABBAT ASTRAL

De los Archivos del Coven Nyarlathotep
(Traducido por Manon)


    Lo que sigue es una descripción del primer trabajo colectivo en el que se comprometieron los miembros del Coven Nyarlathotep. La meta de este trabajo era crear un espacio de sueño inicial – una gestalt compartida por los miembros del grupo que pudiera servir como un contenedor de la imaginería y demás modalidades sensoriales – con motivo del trabajo mágico del grupo, tanto colectiva como individualmente, podría resonar sobre un nivel psíquico o liminal.
   El sabbat astral u onírico es un arquetipo primigenio del concepto oculto familiar del encuentro con los contactos o maestros de los planos interiores. El relato Lovecraftiano clave que trata con este tema es “Los Sueños en la Casa de la Bruja” en el cual el protagonista, Walter Gilman, es gradualmente atraído a través de sus febriles sueños, a un sabbat astral:
    “Él debe encontrar al Hombre Negro e ir con todos ellos al trono de Azathoth en el centro del caos último. Eso fue lo que ella dijo. Él debe firmar el libro de Azathoth con su propia sangre y tomar un nuevo y secreto nombre ahora que sus investigaciones han ido tan lejos.”
   Todos sentimos que ganar acceso al sabbat astral sería una forma útil de comenzar el trabajo del Coven. La primera fase de este trabajo sería que todos los miembros deberían (si todavía no estaban haciéndolo así) mantener un diario de sueños regular. Cada noche, los miembros se esforzarían, según su propio ingenio, en asistir al sabbat. Inspirándonos en una variedad de fuentes ocultas, los siguientes métodos fueron sugeridos:


a) Creación de collages con descripciones de los sabbats – incluyendo las de Lovecraft, descripciones medievales del sabbat de las brujas, fuentes de horror de ficción, películas tales como “The Devil Rides Out” e incluso música apropiada tal como “Night on a Bare Mountain” o “Come to the Sabbath” de Black Widow. Imágenes visuales apropiadas también incluían el arte de Austin Osman Spare, H.R. Gieger, etc.
b) Uso de sigilos en la forma de diseños, mantras o cantos con la intención de “experimentar el sabbat astral”.
c) Uso de grabados de Spare, como las puertas al sabbat.
d) Visitas a localizaciones físicas que parecían ser lugares convenientes para el sabbat y uso de recuerdos, asociaciones y, donde fuera apropiado, objetos físicos para retornar allí cuando un sabbat estuviera en progreso.
    Para esta primera fase del trabajo, todos registramos nuestros sueños y viajes astrales en vigilia. Énfasis particular fue colocado sobre descripciones del emplazamiento del sabbat, cualquiera sonidos, olores e imágenes visuales recurrentes que pudieran formar la base de una “experiencia de sabbat” colectivamente generada, que pudiera ser usada para exploraciones avanzadas de sueño o posteriormente, trabajo ritual.
    Aquí hay un ejemplo de uno de tales “sabbats oníricos” de Fra. Hali:
   “Estoy visitando una gran y decadente mansión en las afueras de Yorkshire. Debajo de la casa, y en las colinas de alrededor hay un red de túneles y habitaciones subterráneas. La casa está malignamente hechizada con una gran cantidad de perturbaciones poltergeist – luces que se encienden y paredes que se mueven. Soror V. está allí con otra mujer que le dice que es la Sacerdotisa de los Túneles y que es a donde debemos ir para encontrar a los otros que están reuniéndose en este lugar. Estoy asustado de las criaturas que viven en los túneles pero Soror V. me calma y me dice que no tengo nada de qué preocuparme.”
    El sueño de Hali es reminiscente de temas ocultos tales como los Túneles de Set, y los túneles hechizados por extrañas criaturas es un tema que también es recurrente en los escritos de Lovecraft. Otros miembros también relataron imaginería de túneles en sus esfuerzos para acceder al Sabbat, y lo tomamos como un buen signo del desarrollo de la gestalt del grupo (o egrégor) que no sólo empezaba a informar de sueños de asistencia al sabbat de forma relativamente rápida, sino que también comenzaban a encontrarse los unos a los otros en esos sueños – algunas veces en la forma de animales tales como cuervos o búhos, que después se transformaban en los miembros del Coven.
    Con la intención de aumentar esta incrementada fusión de experiencias oníricas de los miembros, Fra. Telesis sugirió que dedicáramos una tarde todos para compartir las descripciones e imaginería que cada uno de nosotros hubiera estado reuniendo en relación con el sabbat, y discutir el progreso de nuestro trabajo onírico y astral, para ser concluida acostándonos y durmiendo todos en la misma habitación. Esto se convirtió en una larga narración de cuentos y sesión de brainstorming – algunas de las descripciones de los sabbats y reuniones de magos y hechiceros actuando como fuentes de inspiración para meditaciones y “viajes”. Este encuentro fue también útil para incrementar la sociabilidad entre los miembros del grupo – permitiéndonos un espacio para averiguar más los uno de los otros y de nuestras historias mágicas. La idea de Telesis era que el dormir comunalmente podría aumentar la probabilidad de que los miembros del Coven soñarán los unos con los otros. Y cuando comparamos notas a la mañana siguiente, encontramos que la mayoría del Coven había experimentado extraños sueños de un tipo u otro, y que tanto Fra. G. como Soror V. habían tenido “sueños sabbáticos” donde se sentían a sí mismo estando acompañados por otros miembros del Coven, aunque no podían asimilar las caras individuales.
   Conforme este trabajo progresaba, comenzamos a notar imágenes recurrentes en las experiencias de los miembros del Coven, tales como una red de túneles; de vuelos al sabbat; que no todos los participantes eran humanos – muchos asistentes eran elementales, lamias o íncubos. Los sabbats tomaban lugar en el exterior, con círculos de piedras o “altares negros” como foco central, o eran mantenidos en cámaras subterráneas iluminadas por antorchas acanaladas. Fra. Vorgis informó de un sueño recurrente en el cual asistía a un sabbat en la niebla de un árido paisaje desértico que “sabía” estaba en otro planeta.
    Para la siguiente fase de este trabajo creamos:
- Un sigilo de grupo.
- Un set de cintas de audio que estaban montadas en la forma de cut-ups de los miembros del Coven leyendo fragmentos mágicos convenientes – tales como citas del Necronomicon tomadas de los relatos de Lovecraft, y otras fuentes “inspiradoras”.
- Collages de imágenes informáticas de los miembros del Coven estando de pie, enmascarados y vestidos con túnicas, en localizaciones convenientes y superpuestos sobre las “imágenes del sabbat”.
    Estos fueron usados como ayudas por los miembros en sus experimentos astrales y oníricas.
    También fue sugerido que creáramos un “escrito” que actuaría como una entrada de grupo al espacio del sabbat. Después de algunas discusiones, esta idea fue apartada por el momento, pues no deseábamos colocar limitaciones artificiales sobre la imaginería onírica. Lo que hicimos sin embargo, fue acordar que los miembros deberían esforzarse en “ver” el sigilo del grupo diseñado para el Coven en sus sueños, particularmente como una ayuda para inducir sueños lúcidos – la idea era que si alguien se encontraba en el sabbat, podía intentar usar el sigilo para convocar a los otros miembros allí. Esto nunca fue un cien por cien exitoso, pero condujo a uno o dos casos en los que miembros informaron del encuentro del sigilo en sus sueños, y una vez centrada su atención sobre el mismo, sintieron la “presencia mental” del Coven estando con ellos.
    Una variante del escrito del paisaje onírico fue intentada por los Fratres Hali y Vorgis, junto con Soror Zirel, quienes crearon uno extraído de los elementos de sus más exitosas experiencias oníricas, y probaron esto como un “viaje guiado” en vigilia con la esperanza de que pudiera permitir alguna confluencia posterior entre sus futuros sueños – con poco éxito, aparentemente.
     Conforme este trabajo progresaba en el tiempo, llegamos a la conclusión colectiva de que esforzarnos en lograr un 100% de confluencia en términos de imaginería onírica y experiencias individuales no era realista – pero lo que estábamos haciendo estaba generando una buena cantidad de imaginería y asociaciones que podrían ser de más valor en una fecha posterior. Lo que igualmente encontramos interesante fue el “excedente” de imaginería onírica/astral dentro de la consciencia de vigilia.
    Empezamos con la idea del Sabbat como un evento ritual formal, pero después de unos pocos meses de exploración de los temas asociados con el Sabbat, comenzamos a movernos hacia la noción de que podría ser una ocurrencia espontánea – una intersección entre zonas/modalidades de experiencia o entidades/estados de consciencia. En otras palabras, el Sabbat es un espacio liminal arquetípico – de hecho, Fra. Vorgis propuso el punto de vista de que el Sabbat podría ser considerado como una “entidad” de ordenamiento – un sueño viviente. El Sabbat es algo a lo que somos atraídos, o tentados. Quizá es un error creer que esa experiencia particular puede ser conscientemente controlada.




-------------------------------------------


    Este texto ha sido traducido partiendo de un texto encontrado en internet en diversas webs, ninguna de ellas perteneciente al Coven Nyarlathotep.

No hay comentarios:

Publicar un comentario