Vuelo al Sabbat

Vuelo al Sabbat

sábado, 19 de julio de 2014

Puertas Astrales

Esta vez he seleccionado algo distinto para hacer de aquellos proyectos que ya tenía empezados de hacía mucho tiempo, y en los ratos que he podido destinar a estar delante de la pantalla, he estado terminando el libro que aquí adjunto, os explico la historia del mismo porque es la concreción de un deseo que tenía de hace lo menos 30 años. En aquella época (sobre los 13 años) leí un libro que me gustó sobremanera, era el Manual Práctico de Magia Ritual de Dolores Ashcroft-Nowicki, pues bien en dicho libro y en uno de sus capítulos que trataba especialmente sobre el astral, se recomendaba enfáticamente el libro Puertas Astrales de J.H. Brennan, libro que estuve buscando a través de una librería regentada por una persona con la que había trabado cierta amistad, y que me dejaba consultar los volúmenes del I.S.B.N. para hacer dicha búsqueda a mí mismo, sin tener que depender de ella, la cuestión es que encontré el libro traducido al español pero en una edición descatalogada y me quedé con las ganas. Muchos años después a través de un amigo mejicano conseguí un escaneado de una edición argentina de 1979 pero a la que le faltaban varias páginas y además el escaneado era horrible, en muchos lugares difícil de leer, así que me marqué como objetivo tener dicho libro en buenas condiciones y qué hice, compré una edición inglesa del mismo, de 1995, para poder tener las partes faltantes del texto, pero descubrí además que en dicha edición posterior había dos capítulos más que en la otra no, así que traduje dichos capítulos y las partes faltantes del texto y además pasé las imágenes de los archivos jpg a texto, en más o menos la mitad del libro a través de un programa de OCR, y en la otra mitad a través de copiar el texto tecleándolo mientras lo leía de los jpg en mal estado. Pues bien, me quedaban solo algunos capítulos y a eso es a lo que me he destinado en estos días, a terminar el libro para cumplir aquel deseo de adolescencia por tenerlo y como hoy lo he finalizado, aquí os lo adjunto además de contaros un poco cómo surgió la idea del mismo.

Manon




martes, 10 de junio de 2014

The Apophenion - Peter J. Caroll

(Traducido por Shaagar de 'The Apophenion')

NEOPANTEISMO – DIY RELIGION[1]

Parte 1 – Contra el Logos ‘La Palabra Literal’
Algunas personas tienen capacidad para la mística. Hallan asombro y maravilla en el mundo natural o en los asombrosos fenómenos de la propia consciencia, o simplemente en el hecho de que ellos, o tal vez cualquier cosa, o cualquiera, realmente exista. Otros sólo parecen tener capacidad religiosa. Solo quieren algunas respuestas a las grandes cuestiones, en las que puedan creer, y aceptaran antes cualquier absurdidad más que la incertidumbre.
De todos nuestros instintos el religioso parece particularmente vulnerable a nuestra profunda capacidad de sugestión. Con demasiada facilidad es pervertido con el objeto de ejercer control social y político, o simplemente para dar de comer a malvados ancianos.
La mayoría de las religiones que ensucian nuestro planeta parecen indistinguibles de la enfermedad mental.
Ciega a las personas a la enormidad y variedad del universo y de sí mismos, tiende a estrechar más que a expandir horizontes, toman el mito y la metáfora como una verdad literal, valoran la fe por encima de la evidencia, y buscan imponer la certeza allá donde tener una mente abierta tiene más que ofrecer.
Si cualquier individuo aisladamente desarrollara una serie de creencias y comportamientos equivalentes en su irracionalidad a la mayoría de las principales religiones,  todo el mundo le tendría por loco. Hagamos una prueba:
¿Qué tal un profeta o mesías nacido del ano de un hombre, para cambiar? Esto suena adecuadamente impresionante  y contra-intuitivo como milagro. El gran Dios del Cielo envió a su emisario a nosotros por unos medios que nos recuerdan que el creó universos a partir de agujeros negros. Los devotos deben llevar por supuesto un símbolo del sagrado anillo en forma de “O” en todo momento. Todo un elaborado sistema moral, depende así de los usos correctos e incorrectos del ano. En los días de fiesta celebramos su funcionamiento, en los días de ayuno su uso se castiga por medio de estaca ardientes. En el día del juicio solo los que lo merezcan se retorcerán a través del gran esfínter negro en el cielo, pero el resto pasará toda la eternidad en un gran mar hirviente de, -bien, creo que podéis completar los detalles teológicos.
Por supuesto esto suena absurdo, aunque tiene una gran coherencia como cualquier religión organizada, y cuando millones de personas llegan a creer en ello, habremos de respetar sus creencias o se enojarán mucho y probablemente de manera muy violenta si obtienen poder secular. ¡Los anusitas machacarán a los descreídos, los apóstatas y a los blasfemos!
De hecho, mirarán de un modo muy turbio a cualquiera que rechace la Palabra del Agujero Negro.




[1] DIY: Do it yourself – Hazlo tú mismo

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

miércoles, 21 de mayo de 2014

Sombras Nocturnas

Por Jan Fries
(Traducido por Shaagar  y Manon de Nightshades)

Una Guía Turística al Lado Oscuro

Cualquier sistema mágico útil está basado en un proceso iniciático más o menos caótico. Un buen sistema contiene una completa serie de iniciaciones diseñadas para revelar y manifestar tanto como sea posible del yo/naturaleza original. Hasta aquí todo bien. En un paquete con la naturaleza original del yo aparece la Verdadera Voluntad, que puede ser considerada como la unión de la verdad 'personal' y la verdadera voluntad del yo total.



¿Verdad? Error, Por favor no estés
tan rápido de acuerdo

Hemos llegado a nuestra primera vista escénica, o más bien mentira, no te preocupes, la llamaremos una metáfora, suena con un poco más de clase. 'Naturaleza Original del Yo', un concepto que tiene connotaciones para las tradiciones Taoísta y Thelémica, suena impresionantemente significativo. Mala suerte que no lo sea. Una Naturaleza del Yo, cualquiera que esta sea, original o no, es un concepto vago (o una especie en vías de extinción) en el mejor de los casos, pero cuando te pregunto acerca de la tuya, personalmente, vamos perdiendo el tiempo hacia la feliz tierra de las alucinaciones. Hablamos de palabras, no de la vida real, y esta es toda la diferencia. Lo que llega a ser una, o tu naturaleza original del yo, si es que la hay, es algo que ninguno de nosotros está equipado para saberlo. Podemos conocer el conocimiento; o asumir que lo conocemos, pero no podemos conocer su fuente. Tus amigos no lo sabrán y tú, perdona que te lo diga, involucrado, atrapado, encantado, deslumbrado y atado como estás en una fantasmagoría de conceptos, creencias, suposiciones, esperanzas, instintos y recuerdos selectivos, tampoco lo sabrás.
Vayamos a por la siguiente metáfora. Todos los mejores sistemas espirituales, místicos o mágicos incluyen un proceso que podría ser denominado 'el desarrollo de una nueva personalidad'. Lo cual significa, de una forma un poco simplificada, que el 'tú' que consideras que tú eres se transforma en el tipo de persona que se maneja con la iluminación y la magia con competencia y (con suerte) sabiduría, cuidado y consideración.


Otra idea fantástica

Justo lo que sucede con ser sabio, competente o considerado. Estamos haciendo malabares con palabras. Cada una de ellas significa algo para mí, y algunas cosas para ti, y si somos afortunados, estaremos de acuerdo un poco. Seguro que tú tienes tus propias respuestas. Esperemos que encuentres las mejores a lo largo del camino.


Perder Tu Cabeza para Siempre

En los sistemas Tántricos del norte de la India, una de las deidades más populares es Chinnamastâ, la Señora de la Sabiduría. Un buen día Shiva y Chinnamastâ estaban felizmente en la cama juntos divertiéndose mucho el uno con el otro. Después, Chinna se levantó para bañarse en el río. Sus novias Yogini y Dakini la acompañaban. Las tres se salpicaban las unas a las otras en el agua y asustaban a las gaviotas, garzas y gansos, que volaban graznando y tambaleándose hacia la otra orilla.

Entonces Yogini dijo: "¡Estoy muuuuy hambrienta!"
Dakini estando de acuerdo: "¿No tenemos nada que comer?"
Cuando Chinna regresó con Shiva, el Señor de los Ascetas se sorprendió.
"¿Por qué estás tan pálida de repente?" preguntó.
Chinnamastâ sonrió felizmente. “Las dos estaban hambrientas y así estaba yo. Corté mi cabeza. Tres fuentes de sangre chorrearon desde mi cuello y bebimos de ellas.”

Esto en cuanto a la sabiduría. Es nutritiva y colorida, y sabe mejor cuando te quitas la cabeza antes de alimentarte.
Toda cabeza alcanza un punto en el que se convierte en una carga.
Todo sistema de iniciación alcanza un punto en el que se convierte en un absurdo superfluo.
Toda personalidad, no importa cuán bella, lista y sabia sea, eventualmente se convierte en un obstáculo.
La identidad que puede ser nombrada está atada y limitada.
Y lo que constituye exactamente la sabiduría es fácil de conocer una vez has ido más allá de tus propios puntos de vista.


Viaje a Occidente

El cabalístico Árbol de la Vida, una creación de algunos brillantes judíos medievales en la Europa central, es uno de los más refinados mapas de la interacción mente-cuerpo-espíritu. Un precioso modelo con bastantes extras. Un mapa de carreteras para tu viaje al Cielo.
¿Has reservado un viaje a la Iluminación? Venga y sal. Aquí hay una dura guía a la iniciación práctica a lo largo de contemporáneas líneas mágico-cabalísticas.
Empecemos con Malkuth, el Reino, el mundo en el que estás-vives. Exploremos el cuerpo, aprendamos sobre disciplina, la vida diaria, responsabilidad, obligaciones, ejercicio regular y purifiquemos los medios que necesitamos para ganarnos la vida.
La próxima parada es Yesod. Bienvenido al mundo interior, el teatro onírico de las visiones, la imaginación y las alucinaciones. Es un reino lunar, mutable, confuso, seductor y frecuentemente impredecible. Los ejercicios mágicos en este reino incluyen el entrenamiento de la imaginación, el sueño lúcido, la proyección astral y ser infiel con las submodalidades sensuales. Puedes encontrar mucho sobre ello en los trabajos de Richard Bandler, que fue el primer pionero que las exploró sistemáticamente. Si proyectamos la forma de un ser humano sobre el Árbol de la Vida, Yesod se corresponde con los genitales. De ahí, que esta sea una maravillosa oportunidad para refinar tu capacidad para la lujuria, compartir placer, dar y tomar, y considerar en qué forma deseas procrear.
En el reino Mercurial de Hod creamos modelos para describir nuestra experiencia. Hacemos decoración interior con el pensamiento, los conceptos, hipótesis, teorías, estructuras semánticas, leer un montón de libros, hacer saltar a los símbolos a través del aro, practicar la adivinación, intentar definir en qué tipo de mundo estamos y jugar con lo que pensamos que estamos pensando, lo que no es enteramente cierto ni realmente recomendado a menos que lo disfrutemos totalmente y lo hagamos ahora.
Netzach, el reino de Venus, nos abre para abrazar cualquier cosa que parezca EL OTRO al momento. Refinamos nuestra dedicación, amor, anhelo, esperanza, simpatía, nuestra emocionalidad y nuestra pasión por todo ello. Este es el reino para contactar con otros: amigos, amantes, dioses, espíritus, reflejos del yo, manifestaciones del yo-total.
Invocamos seres, nos convertimos en ellos y nos encontramos trans-formados en el proceso. Puede implicar las clásicas 'asunciones de formas divinas' o simple obsesión, dependiendo de la naturaleza de la entidad con la que estés fusionándote. Todo esto puede ser excitante, de infarto y devastador, así que por favor recuerda preparar champán, flores, fuegos artificiales, un casco protector, pegamento para el corazón roto y un montón de pañuelos.
Estos son los fundamentos. Sirven para crear un equipo mágico básico para conseguir que la cosa funcione. Si quieres ser un devoto religioso, divino, trabajar con hechizos, consagrar talismanes, desterrar influencias hostiles o pertenecer a un grupo oculto, son suficientes. Sin embargo, todavía están más o menos contenidas en la percepción dualista en la que hay distintas personalidades, personas, espíritus, deidades y cosas así. Llegan lo bastante lejos para la adoración diaria y muchos 'Altos/as Sacerdotes/Sacerdotisas' (¿alguna vez has encontrado bajos sacerdotes?) se sienten satisfechos con ellas.
Cuando alcanzamos Tiphareth, el sistema solar del corazón en nuestro núcleo, dentro y fuera empiezan a darse forma y reflejarse el uno al otro. Llegamos al centro de nuestra yoidad-universo y nos hacemos conscientes de nuestro futuro – ideal – o divino yo como el Santo Ángel Guardián (término de Crowley), o como la Deidad Personal, un concepto del Hinduismo que va hacia atrás a tiempos mucho más lejanos. Las deidades personales aparecen primero, en la más temprana literatura de la humanidad que ha sobrevivido, en la antigua Mesopotamia. Los sumerios no tenían una cultura unificada sino que un grupo de ciudades estado en mutua competencia dispersas a través de la baja y media Mesopotamia, cada una de ellas caracterizadas por su propia lectura de los mitos y la cosmología. Había muchas deidades (sólo un puñado de ellas eran lo bastante grandes como para ser conocidas universalmente) y estas deidades, así se creía, habían creado a la humanidad para que alguien pudiera alimentarlas con ofrendas y plegarias. A su vez las deidades estaban obligadas a conceder la fertilidad, esto es, la habilidad para dar vida a las personas, sus animales y plantas.
Los ciudadanos sumerios no conocían a todas las deidades, ni cada deidad conocía a todos los sumerios. De ahí, que cada persona tuviera una o varias deidades personales para mediar con lo divino: se convertían en el contacto personal para cada adorador. Empezó entre los sacerdotes y regentes y a mediados del segundo milenio A.C. todo el mundo tenía una deidad personal o un par de ellas. Unos pocos siglos después, la idea aparece en Egipto y otros países del Próximo Oriente. En India, ideas similares evolucionaron (o fueron quizá importadas desde Mesopotamia): algunos elegían a sus deidades personales, generalmente, una diosa y un dios, otros eran elegidos por ellos, consiguiéndolos a través de un gurú, o quizá adoraban a las deidades familiares, deidades de la casta o la profesión, el pueblo, distrito o cualesquiera que fuera. Algunos tenían una deidad personal, algunos una deidad personal que aparecía con muchos aspectos y algunos vivían con un grupo entero de deidades personales.
Para cada adorador, la deidad aparecía como la más grande deidad de todas; de ahí que tengamos un montón de himnos de la India (y Sumeria) donde una deidad dada es celebrada como la cima de la excelencia espiritual. Pero deberíamos pensar más allá de las deidades y entender esto completamente. Para los bardos británicos medievales y para los poetas irlandeses, la 'deidad personal' era la musa: una entidad espiritual, una prosopopeya, que permitía un fácil acceso a lo divino. Las musas guiaban la creatividad de los bardos y poetas, las musas les ayudaban en lo divino, la profecía, las maldiciones o el lanzamiento de hechizos. Puedes encontrar este tópico explorado en extensión en Cauldron of the Gods. La deidad personal y la musa son sólo dos conceptos útiles. Otros prefieren un modelo 'chamánico' y la llaman el espíritu asistente, el aliado, o quizá su animal de poder. En el pensamiento Nórdico era una fylgia, un alma animal o un alma alternativa del otro sexo, sí, había duros guerreros y sacerdotes que creían que sus almas eran femeninas, igual que muchos chamanes del Asia central descubrieron y se casaron con espíritus guardianes del otro sexo.
Cualquier cosa que encuentres cuando alcances Tiphareth, vendrá de ellos. No tomes mis palabras al pie de la letra. El encuentro de la deidad, la musa o el espíritu guardián es una experiencia que sacude la mente. Este encuentro debería transformarte desde el núcleo. Puede ser estremecedor, puede destrozar los límites de tu estrecha identidad, puede perturbar tu autodefinición y dejarte sacudido y deslumbrado por un largo largo tiempo. Al menos yo lo esperaría. La gente que simplemente selecciona a una deidad porque parece guay y con aire de suficiencia declara 'esta es mía' están engañándose. La deidad personal, el santo ángel guardián, el tótem, la fylgia y el yo alternativo son nosotros y más que nosotros, de hecho es mucho más que nosotros, más de lo que podemos dejar atrás de la identidad anterior con seguridad. Este ángel/deidad/musa/aliado aparece exactamente en la forma que se adecua a tu desarrollo en ese momento. Puede parecer humano, o animal, fantástico, tradicional, simbólico, hilarante o completamente abstracto. No tomes la forma por el contenido: la forma cambiará conforme te acostumbres a ella, una y otra vez más, y así lo harás tú. Este es tu gurú personal, este es el tú revivido y renacido que verdaderamente actúa desde el corazón de la realidad. Cuando tú y tu deidad personal os fusionéis, la vida se volverá una obra de arte brillante. Tu consciencia, tus sentimientos se volverán una forma de arte, y empezarás a darte cuenta de que puedes hacer que tu experiencia sea justo como quieres, deseas y necesitas que sea en un momento dado. La primera obra de arte de todo artista es siempre él mismo. Cuando nos unimos con el ángel/deidad/aliado nos convertimos en un ser que es radiante, impresionante y totalmente congruente. Visto desde otra perspectiva, hemos creado un ego más que humano que hace un grandioso trabajo. Es la razón por la que tantos magos, maestros espirituales y grandes artistas se enamoran de sí mismos y se atascan.
Afortunadamente, tienes la agallas de seguir adelante. El siguiente reino es Geburah, la esfera material del autopoder y fuerza. No es bastante con deleitarse en la fusión del yo humano con el ángel/deidad/musa; tenemos que recordar nuestra responsabilidad y hacer bajar a tierra en el mundo nuestra visión. Todos los magos que han tenido éxito, aterrizan su magia de alguna forma. Quizá comuniques tu visión, verdad y esencia a través del arte, en actos, actuando, escribiendo, pintando, haciendo música, una película o cualquier otra cosa. Cuanto más saques afuera más recibes. Ese es el motivo de que Lao Tsé escribiera: “El Santo no acumula. Habiéndolo considerado todo como perteneciente a otros, él tiene una mayor abundancia en sí mismo. Habiéndolo dado todo a otros, tiene más para sí mismo.” (Traducción Dyvendak, c. 77, en la versión Wang Bi capítulo 81). Lao Tsé vio el mundo medio, el reino humano, o más bien a su sabio gobernante, como el espacio entre el cielo y la tierra: “El espacio entre el cielo y la tierra – ¡cuán bajo es! Está vacío sin estar exhausto. Es puesto en movimiento y trae más y más.” (Capítulo 3, trad. Dyvendak). Estas líneas resumen cómo la magia se manifiesta continuamente. También dan a entender los peligros que acechan a aquellos que reprimen sus visiones, acumulan sus secretos y se apartan del flujo: el resultado es el estreñimiento mágico crónico. Geburah significa que tu aterrizas tu visión y vives tu autoesencia, para bien o para mal, y comunicas lo que es querido para tu corazón. Es un reino de extenuación y reinspiración y su palabra clave es compartir. Compartes tu visión haciéndola danzar en varias máscaras. Esta habilidad es bellamente descrita por Nema en Maat Magick (1995:145-162).
Bien entonces. Has aprendido a expresarte de varias formas (una forma artística nunca es bastante), y te has dado cuenta de que cuando más das más recibes. Quizá haya incluso unas pocas personas que entiendan lo que estés diciendo; sí, seguro, no es probable, pero se sabe que ha ocurrido vez en cuando. El siguiente paso es Gedulah, también llamado Chesed, el reino de la grandeza Jupiteriana, donde todo se estabiliza. Estallidos erráticos de visión y rapto se equilibran, te has acostumbrado a subir y bajar, los reflujos y mareas de tu realidad, y encuentras contento y estabilidad. Has estado allí y lo has hecho todo. Quizá incluso hayas atraído a algunos estudiantes que presten atención a tus generosos y justos consejos. Puedes sentarte y mirar feliz y orgullosamente a tu autoenergizante, equilibrado y fértil universo mágico, y a la noble figura en su centro. Si eres muy tonto así lo harás.
Quizá eres afortunado. Quizá los Antiguos te den una patada en el culo, las puertas del Infierno se abran y la Realidad Absoluta se cuide de tu pequeño y autoimportante ego.
El próximo paso es Binah, el Verdadero Entendimiento. Es sólo un pequeño paso pero su costo es tu razón. Ya que entre Binah y Chesed yace el Abismo, justo como en todo otro lugar. Simplemente no querías notarlo.
Detrás de Chesed el modelo deja de funcionar. Aquí, los viajeros no querrán protestar. El Árbol de la Vida es un pulcro mapa y hay caminos fáciles que conducen a la misma cima. Encima está el reino de la perfección superna: Verdadero Entendimiento, Verdadera Sabiduría y Absoluta Yoidad. Más tres velos de transcendente nadidad.
Parece tan simple pero no lo es. El mapa es un modelo; no es la verdad viva. Como todas las piezas de conocimiento, surgió del Abismo. Justo aquí, donde todos los mapas de carreteras se paran. Más allá del Abismo tu camino se convierte en cualquier camino; tu yo en todos los yoes; el conocimiento se multiplica, retuerce, gira, se enrosca y contradice: todo y nada es real. Las palabras no lo crean y todo símbolo puede significar algo. De eso es de lo que trata ser un ser humano. En primer lugar los modelos se multiplican y expanden, después implosionan y desaparecen completamente. Más allá del abismo los modelos dejan de importar. El mapa del Árbol de la Vida se vuelve carente de significado. Así ocurre con la persona del viajero. No hay ni mapas ni alguien que pudiera usarlos. Nadie pasa a través del abismo, porque dentro del abismo está el principio y el final y el renacimiento de toda ilusión. ¿Adivinas de lo que estoy hablando de ti y de mí; de todos y de todo?
El Advaita Vedanta ofrece un buen vislumbre de ello. Poniéndolo de una forma muy simple, los vedantistas asumen que la Realidad Absoluta (Brahma) es informe, indefinida, indefinible, no nacida, inexistente, imperecedera, totalmente vacía y es la consciencia en sí misma. Todo lo que tiene forma está sujeto al cambio, al nacimiento-existencia-muerte-renacimiento, y por ello es demasiado limitado como para ser absoluto o absolutamente verdad. Los vedantistas desaprobaban la forma y la llamaban Maya, significando una ilusión astutamente confeccionada. Para obtener la liberación de maya, hacían mucha meditación, ritual, austeridades y yoga para destruir la ilusión, que implicaba su posición social, estatus, percepción, pensamiento e identidad. Ciertamente les dio la libertad de las ataduras, pero no les hacía muy felices.
A cualquier cosa que puedas nombrar, le puedes decir adiós. Quizá a tu ego se le pongan los pelos de punta, tirite y salga corriendo en este punto. Es sangriento, sabe bien por qué.
Echemos un vistazo al planeta tierra desde fuera. Una pequeña bola de materia y vida en una eternidad de oscuridad. Unos pocos y pequeños soles aquí y allá, unos pocos planetas para dar movimiento a la imagen, un montón de materia oscura, partículas, fibras, hipoteticopartículas1 académicas, fantasículas2 transdimensionales y entre medias una enorme cantidad de NADA.
O toma átomos. Un poco de energía sumada a torbellinos, cargas, condimentos, centellas, gravitación gratis y en medio cantidades de NADA.
La nada mantiene nuestro mundo unido. La nada nos rodea. La nada es compartida por todo lo que existe, lo que alguna vez fue y lo que alguna vez será. La nada nos acompaña de vida a vida, de consciencia a consciencia, de identidad a identidad. La nada es el denominador común, el pegamento universal que soporta, transforma y mantiene a todas las formas.


La Nada es Absolutamente Consciente

Aquí, el Abismo abre sus puertas. Lo cierto es que hemos sabido de ellas todo el tiempo. Cada vez que te sentiste asustado, incierto, inseguro, dubitativo, decepcionado, despreciable, deprimido o infelizmente enamorado, tuviste un vislumbre de ellas. Muchos de los esfuerzos humanos están dirigidos a ignorar el vacío central que es nuestra esencia compartida. Las personas ansían durante toda su vida: intentan tapar el agujero que hay en su interior con algo. Llámalo deseo si así gustas: no importa si ansías comida, sueño o comodidad física, una pareja, familia, una carrera, propiedades, poder, admiración, autoexpresión o simplemente buscas una vida comatosa viendo TV: siempre hay algo 'ahí fuera' que atrae, promete llenar el enorme vacío interior de nuestro corazón. El vacío nos empuja, nos mueve, nos motiva. Hace a los animales buscarse los unos a los otros, hace crecer a las plantas en busca de la luz y a la gente vivir su sueño de una vida sin rastro de vacilación.
El mismo Buda histórico se dio cuenta de la realidad absoluta de la Vacuidad: le hizo un infeliz y un gruñón nihilista que esperaba mucho su propia desaparición. El Budismo Mahayana refinó el concepto: como una versión del Parjñâpâramitâ Sûtra dice:

"La Forma es Vacío, el Vacío es Forma; la Forma no es diferente al Vacío, el Vacío no es diferente a la Forma. De igual modo, Percepción, Sensación, Volición y Consciencia son vacío. Por lo tanto, Shâri-putra, todas las cosas son Vacío, sin características, No Nacidas, Sin Trabas, Sin Mancha, Sin Sustraer, Sin Llenar..."
(Traducción Evans-Wentz, 1967:356-357).

Todo esto es eminentemente verdad, pero no hace a la mayoría de budistas muy felices. Es duro funcionar en un templo o un país cuando crees que todo es vacío y no obstante insistes en la jerarquía, el estatus y las donaciones regulares.
Los Tântrikas de Cachemira tenían una visión muy similar, reconocían la realidad absoluta del vacío, pero en su tradición tanto el vacío como la forma son de valor, inspiradores y divinos. Pongámoslo de forma simple. Proponían que el Eterno Shiva es puro Vacío y Una Consciencia Sin Forma, mientra que la Suprema Shakti es la Consciencia en Toda Forma y Energía: los dos unidos, una y otra vez, y su bendito apareamiento sostiene al multiverso. Eso sí, la mayoría de Tântrikas de Cachemira no funcionan como organizaciones religiosas y eran consecuentemente mucho más libres para disfrutar la vida y hacer felices a Shiva y Shakti viviendo felizmente. Todo depende de la identificación. 'La Forma y el Vacío' pueden implicar que la forma no tiene valor; pero cuando el vacío es un principio de gozosa consciencia no confinada, la experiencia cambia un montón. Aquí llegamos al núcleo de la magia(k), el corazón secreto de toda identidad. Las cosas no son ilusiones: todo es real. Incluso la más absurda ilusión es real, durante un tiempo, y una persona es la que cree en ella. Todas las percepciones son verdaderas y relevantes: todo lo que experimentas es el juego amoroso del vacío y la forma: Una Consciencia en todas partes y en todo. Tu clave para la libertad es la habilidad para disfrutar la elección: puedes ser algo, puedes se nada, puede ser algo que te guste. Ser algo es fácil; ser nada es la consciencia definitiva expandiendo la experiencia. Porque el vacío no conoce límites. Vibrar entre la identificación con la forma o el vacío era el supremo arte de los Tântrikas de Cachemira; también puede serlo el tuyo, una vez hayas abrazado el vacío central y universal (para una introducción práctica ver Fries, 2010: 280-295).
También es una clave el cómo hacerlo a través del Lado Oscuro y el Abismo. Tú, quienquiera que seas, no sobrevivirías a nada de esto, porque nada sobrevive, nada emerge desde el abismo y se deleita en abarcarlo todo. (Para una introducción lúcida a la gozosa pulsación del Shivaísmo cachemiro, lee a Dyczkowski, el Vijñâna Bhairava o aturde tu mente con el mismo Abhinavagupta)


A Través de las Puertas del Conocimiento

El Árbol tiene una cima y una parte baja, y entre ellas está el Abismo, Daath, la 'falsa sefirah', el conocimiento, el reino donde lo conocido es creado y destruido. En el pensamiento cabalístico tradicional, Daath tiene una mala reputación. Se asume que engaña al observador para que confunda el conocimiento con el Absoluto. Daath no es el Verdadero Yo, es meramente una expresión distorsionada de él: en concreto el ego, el sentido de limitada identificación, que asume conocer y por su conocimiento se engaña a sí mismo y al mundo. En Daath, el ego es dado a luz y disuelto. Depende de la dirección de tu viaje. Conforme asciendes a través del Abismo tu identidad anterior es disuelta, destruida o transcendida, una y otra y otra vez. Pero cuando retornas al mundo de la vida diaria 'cuando quieras hacer algo simple, tal como ir de compras, o ir a trabajar o divertirte con los amigos, 'tú' y tu mundo sois dados a luz una vez más. Como en el laya-yoga, el Yoga de la Disolución, lo alto destruye y lo bajo recrea. Ambos estados tienen su valor. De ahí que Daath sea igualmente el más peligroso y el más constructivo reino, dependiendo de cómo te muevas a través de él.
Es gracias a Kenneth Grant que este simple modelo en dos dimensiones ganó su verdadera profundidad. Grant se dio cuenta de que el Abismo permite no sólo la transición entre el reino superno de la Realidad Absoluta y el reino particular de todo aquello en lo que puedes pensar, sino que conduce hacia reinos enteramente diferentes que no existen en el mapa. Detrás del Árbol de la Vida, por Grant propuesto, hay un grupo de árboles, zonas de poder, túneles, puertas y pasadizos, agujereados como una esponja, extendidos como una telaraña multidimensional que desafían completamente cualquier definición. Lo que encuentres allí o aquí no puede ser definido, cartografiado o analizado. Al pasar a través del Abismo e ir al lado trasero del Árbol, el mago competente puede tropezarse con percepciones que transcienden el pensamiento humano y contactar con reinos extraterrestres, además de un vasto depósito de experiencias caóticas, no censuradas ni confinadas, que exceden de lejos lo que el lado luminoso puede ofrecer. Algo de esto se parece a la sabiduría instintiva del ADN de nuestros animales y primeros ancestros, algo de ello refleja la sabiduría de fuera de este mundo y la mayoría es todo-inclusivo, exorbitante, terrorífico, bello y absolutamente inexpresable.



Más Allá de los Opuestos

El Lado Oscuro siempre está con nosotros. Es mucho más antiguo que el Lado Luminoso. Antes de que la luz empezara a brillar, la noche estaba ahí.
Algunos asumen que estamos tratando con una simple polaridad. Por una parte el radiante mundo de colores y formas, más o menos concebible, razonable y significativo. Como la bella imagen del Árbol de la Vida, tiene sus lugares pintorescos, sus hoteles, restaurantes, tiendas de oportunidades y autopistas entre medias.
Por otra parte el mundo caótico de misterios inciertos e incomprensibles.
Ambos conectados por el vacío que los hace posibles.
Parecen simétricos. Pero cuando alcanzas el Lado Oscuro no funciona de esa forma. El Lado Oscuro no es simplemente un reflejo del lado luminoso con unos pocos trozos confusos y espeluznantes arrojados a su interior.
El Lado Luminoso es una pequeña isla de experiencia en un gran océano, el Lado Oscuro, lleno de corrientes, cadenas de islas y continentes de lo posible e imposible. El Todo y la Nada están presentes en todas partes. Nuestra isla no es el opuesto del océano del mundo, simplemente es una minúscula y comprensible parte de él.
El Lado Luminoso es una selección. Es una selección que creamos y mantenemos de lo que puede ser experimentado, simplemente para sobrevivir en nuestra realidad autocreada. Es una selección personal, ya que tu mente sólo puede manipular una cantidad muy limitada de entradas sensoriales, sólo puede operar con una cantidad limitada de símbolos a la vez, y retiene sólo una pequeña cantidad de recuerdos de forma fácilmente accesibles. En verdad, el foco de la consciencia puede ser expandido. Algunos lo hacen en trance, por inducción hipnótica, hiperestesia o trastornando su consciencia con experiencias inusuales, emocionales, alterando sus pensamientos y química mental, o tomando drogas. Otros experimentan tales expansiones durante las crisis, la extenuación, el ayuno, el no dormir, la confusión o la enfermedad. Sea lo que sea, puedes ampliar tu mente o abrir de una patada algunas puertas más de la percepción, pero todavía será una experiencia claramente limitada. Sólo cuando el 'tú' se pierda, o sea temporalmente suspendido, el tren completo de la experiencia posible podrá ser vislumbrado.


Represión

Si fuéramos a usar un primitivo modelo freudiano, podríamos llamar al Lado Oscuro lo 'reprimido.' Freud tuvo sus ideas sobre lo que la gente reprime, y considerando el puritano, repipi, estrecho de mente y frustrado periodo en que vivió, realmente no podemos culparle. Pero los tiempos cambian y la cultura se transforma. Un montón de cosas que parecían dignas de represión a Freud y sus contemporáneos, eran normales, si no obligatorias, para los pioneros de los 60. Algunas de ellas se convirtieron en bastante maravillosas. Otras no. Los hippies simplemente reprimieron otras cosas. Como lo hicieron los punkies y los repulsivos yuppies que invaden el planeta actualmente. Si quieres ver a un extraterrestre que no se ha adaptado todavía al Planeta Tierra, observa simplemente a un banquero.
La gente se define a sí misma por lo que experimenta y lo que suprime. Lo cierto es que algunas cosas básicas son reprimidas por casi todo el mundo. La muerte, la enfermedad, la soledad y el deterioro físico y mental que trae consigo la edad están entre los favoritos. Pocos gustan de considerar que el destino del vejete, del antiguo atleta ahora casi discapacitado, o de la abuelita senil bien puede ser el que tienen reservado para ellos. Las personas olvidan que quizá alguien viejo y sabio puede mirar a través de los ojos de un niño y que alguien fresco y joven puede habitar un cuerpo viejo y moribundo, y preguntarse qué pasó con los buenos tiempos del pasado. La gente reprime las cosas terribles. No estoy hablando de ti o de mí, por supuesto, pero nadie quiere considerar que podría perderse el trabajo, la buena pinta y la autoestima. Ni se disfruta la perspectiva de la pobreza, la miseria y la pérdida eventual del control. Igualmente para los simples miedos que la mayoría de las personas reprimimos. Puedes encontrarlos, de una forma u otra, cuando explores el Lado Oscuro.
Pero ¿qué hay de las cosas horriblemente buenas? A muchas personas les asusta triunfar, ser brillantes, amar, crear arte, vivir una vida excitante, encontrar una relación mejor, asumir la responsabilidad de sí mismas o simplemente ser humanas y felices. Hay hombres que temen la debilidad y mujeres que temen ser fuertes. A las personas serias les aterroriza parecer tontos, las personas religiosas tienen pavor a que lo divino sea una ilusión. Una buena cantidad de magos de boquilla temen mantener un trabajo estable o hacer las tareas del hogar, a muchos les asusta poder concebir un hijo o tienen miedo a la posibilidad de nunca tener uno. Todo esto aparece, con auténtica regularidad, cuando exploras el Lado Oscuro. Cualquier cosa que suprimas, te está esperando. Como el Lado Oscuro transciende lo que reprimes personalmente y contiene todo lo que cualquiera pudiera alguna vez haber reprimido, tú eres del montón. Explorar el Lado Oscuro es muy educativo. Aprendes lo que te mueve y lo que mueve a otras personas, seres, animales, plantas y demás.
El Lado Oscuro es todo eso y mucho más. Algo de ello es terrorífico y algo es maravilloso, y todo es más fuerte y más complejo que lo que cualquiera pueda comprender. Visto desde el Lado Oscuro o desde encima del Abismo, cada forma es una metáfora y cada mundo una mentira, lo cual puede o no reflejar una verdad dependiendo de lo que hagas con tu experiencia.
Cuando hablamos del Lado Oscuro o del Abismo tenemos que mentir.
Te estoy mintiendo. Justo ahora. Tengo que mentir 'porque' estoy usando palabras.
Cada una de ellas es engañosa, sugestiva y demasiado limitada.
Perdona. Sería más agradable discutir cosas simples, como la cirugía cerebral.
Donde las palabras fallan, otras ideas pueden ser comunicadas con música; pero no estaría seguro de lo que estuviera diciendo ni estaría seguro de que lo oyeras. O quizá usando imágenes. Verías un poco más allá. Cada una de ellas estaría equivocada, pero no tan equivocada como ninguna imagen en absoluto.
Siempre y cuando queramos comunicarnos, usaremos símbolos. Cada uno de ellos porta un mensaje, pero el mensaje no es sino que un pálido reflejo de la realidad que hay detrás del mismo. El menú no es la misma cosa que la comida. Ninguna forma es tan vívida e intensa como la realidad que podría portar.
Quizá estemos todos viviendo lejos de la realidad, habitando en una telaraña, o en un capullo de metáforas, estructuras de creencia y relaciones causales que derivan su realidad de nuestra ensoñación.
O quizá no. ¿Quién podría decirlo?
Dirección errónea, no hay nadie en casa.
Hablar de lo inexpresable significa mentiras, espejismos y frag-mentos engañosos de verdad. Brillan y relucen y frecuentemente parecen no tener sentido. Pero honestamente, hablar sobre el Lado Luminoso tampoco es fiable. Malentendemos, cuando expresamos nuestros sueños y esperanzas, cuando comunicamos sentimientos, intuiciones o recuerdos. Nos engañamos y a otros cuando explicamos y racionalizamos. Redefinimos nuestro Lado Luminoso cada vez que pensamos en él.


Orígenes del Abismo

El pensamiento, el recuerdo y la conceptualización son funciones del Abismo. Y el Abismo no es siempre algo extraño o raro, exaltado, transcendental o lejano. Seguramente, el término Abismo implica una gran cima o desfiladero, o si decimos Abismal, algo realmente profundo. Ese no es siempre el sentido. Nuestra palabra 'abismo' deriva de la palabra sumeria Abzu, cuyo significado es el gran océano subterráneo de agua dulce, los canales y corrientes ocultas que fluyen a través de túneles y grietas profundas bajo la tierra. En la cosmología sumeria del sur, representada por la ciudad de Eridu con sus pantanos y marismas, el agua no es sólo algo que se mueva sobre y a través de la tierra sino que también es algo que la transporta. Hay un océano cósmico rodeando a la tierra por todos lados.
El término sumerio abzu tiene un género femenino y es sinónimo de Nammu, la diosa primordial de las aguas. Nammu de ninguna de las maneras es simplemente una diosa del agua. Si piensas en el agua elemental no estarás pensando lo bastante profundamente. Cuánta gente toma al agua por garantizada. Viene del cielo, fluye desde un grifo, pagas por ella y bebes o gastas tanta como gustas. En la cosmología mesopotámica, la vida es agua, el semen es agua, y el agua es la substancia primigenia que permite la existencia. Otras culturas tienen deidades de la tierra fértil: los mesopotámicos del sur vivían en tan árido entorno que la tierra, sin irrigación, simplemente no era fértil. Mira a las duras montañas del Kurdistán Turco donde el Éufrates y el Tigris se abren camino a través desolados desfiladeros que parecen como carne cruda a la luz de la luna llena; mira a las amplias planicies polvorientas de Irak donde las primeras grandes ciudades estado luchaban por el dominio y la supremacía espiritual: los canales de irrigación hace mucho que desaparecieron, dejando detrás un suelo muy salado, y el inmisericorde sol quema el desierto y reseca el estéril polvo. No es de extrañar que para los sumerios, los pantanos y jardines se convirtieran en símbolos principales del sexo, el amor y la fertilidad. Nammu es el agua primigenia, lo profundo desconocido, la corriente que rodea al universo y la fuente de la fertilidad. Sin embargo, ella también es la diosa primigenia a partir de cuya esencia toda la creación empezó. La tierra, el mundo y el cielo fueron dados a luz a partir del agua. Nammu es la Madre de Todo. Piensa en ello.
El agua significa la fluidez. El agua toma cualquier forma. El agua va de cualquier forma que le guste. El agua destruye la roca más dura. El agua fluye y se recolecta, se evapora, se mueve a lo largo de las vías respiratorias y llueve de nuevo. El agua discurre. Toma un trago y podrás saborear moléculas de todos los ríos del mundo, de todos los océanos que existen, de las moléculas que pasaron a través del metabolismo de la mayor parte de las personas que alguna vez han vivido. El agua ha estado aquí desde el principio. Muy poca se ha perdido. Y mientras que billones de años han pasado, los continentes cambian, las especies evolucionan y desaparecen, ella se mantiene circulando una y otra vez más. Saborea esa gota y siente cuán rica es y lo repleta de información pura que está. Este es el regalo del Abismo para ti: abajo, encima y en todas parte a tu alrededor, como el universal todo-yo, como la serpiente Ouroboros a la que alimenta, como la vida, sobre sí. Como Nammu es un concepto cósmico tal, tiene muy poca mitología. Incluso no tiene pareja: nuestro universo surge del agua sin ninguna influencia extra.
Un concepto similar fue crucial en el temprano Taoísmo: el Guodian Laozi, la más antigua versión del Daodejing según evidencia, contiene una cosmogénesis en la que todo aparece del agua. Este capítulo se ha perdido en las versiones posteriores. Indica por qué el agua es una metáfora favorita para los Taoístas y presenta la cuestión de si el Tao, el Camino, fue originalmente un canal. En Sumeria, Nammu y su reino el abzu fueron generalmente representados por una piscina o tanque de agua cerca de los templos. No hay duda de que estos jugaron un rol en el ritual, pero mala suerte, no sabemos cuál. Las últimas generaciones de mesopotámicos transformaron el significado del abzu. Los acadios, y los posteriores babilonios convirtieron el Apsu en una deidad masculina y le hicieron la pareja de la primigenia serpiente del caos Tiamat. Como Tiamat representa el agua salada y apsu el agua dulce, su mezcla trae la creación. Ambos siguen siendo primordiales, fuerzas cósmicas y buenos representantes de los Antiguos. Sólo cuando Marduk y los brillantes dioses celestiales habían matado a Tiamat y creado el mundo y la humanidad a partir de su carne, fue que un significativo, razonable y controlable cosmos se hizo posible (Leick, 2003:12-15; Kramer, 1972:37-41; Kramer, 1981:75-83).


Creando una Diferencia

La gente hace cosas sorprendentes. Igual que construyen y mantienen sus personalidades y los glamoures que constituyen su realidad, pueden crear situaciones paradójicas, pensamientos imposibles y portales oníricos que les llevan fuera del triste y pequeño sueño de la realidad diaria. La gente da forma a lo incomprensible. Crean dioses y espíritus que manifiestan sus ideales: la gente da forma a dioses y los dioses dan ideales a la gente. Y crean demonios. Cuandoquiera que alguna gran fuerza y sensibilidad no puede encontrar un lugar conveniente en el mundo-de-sueño, se convierte en demoníaca. Puedes intentar desterrar a los demonios, pero es más benéfico integrarlos y darles algo útil que hacer. Las personas en Europa, pensando dentro de los límites del pensamiento aristotélico y cristiano, intentan decir una cosa a partir de otra. Insisten en que hay diferencias: diferencias fundamentales entre los dioses y los demonios, entre el sí y el no, la verdad y la falsedad, tú y yo. El acercamiento aristotélico es analítico; gusta de ordenar las experiencias en categorías distintivas y no permite el tal vez, el más o menos, el quién sabe y el a quién le importa. Igualmente, en la moderna Europa, los dioses, demonios y las personas se asumen que son fenómenos distintos y agudamente diferentes, de hecho, la mayoría de las personas no son siquiera felices con el hecho de que las personas sean animales. Todo esto es bastante diferente cuando viajamos a oriente. Los mitos de la India, China, Corea y Japón están repletos de fenómenos cruzados. Aquí la gente puede convertirse en deidades siendo divinos, o demoníacos cuando su divinidad no encuentra permiso para liberarse y tomar tierra. Los dioses pueden encarnar como humanos, los humanos pueden ser deificados después de la muerte. Algunas veces un dios renace como un humano, y después de la muerte, ese humano es redeificado. Pero los dioses no necesitan necesariamente una forma humana. Los animales pueden ser divinos y los dioses pueden aparecer como animales. O pueden ser montañas, ríos, ciudades, o a una escala menor, incluso cosas. Los objetos antiguos adquieren espíritus, los árboles están habitados por espíritus o dejados por ellos; la vida es una fantasmagoría de infarto, de consciencia metamorfoseándose deliciosa-mente en todas las formas. Como el agua, va rodando y rodando. Su centro es un vasto vacío: Una Consciencia que se deleita en serlo todo por la virtud de no ser nada.
No tomes mis palabras al pie de la letra.


Una Guía de Campo al Lado Oscuro

Cuando los modernos ocultistas y magos tienen un vislumbre del Abismo o el Lado Oscuro, generalmente encuentran, primero de todo, el miedo, el terror, el odio, el disgusto y experiencias divertidas similares. Los magos (y los góticos) son a menudo salvajemente románticos, y aprueban las formas estéticas de lo terrorífico. Quizá lo llamen demoníaco, maligno, qlifótico o vampírico. Quizá sientan a los Antiguos o los Grandes Antiguos que Lovecraft describió tan vívidamente. Todo esto es bastante típico. Algunos hacen de esta experiencia la fuente del poder mágico. Un hechicero puede ganar poder asustándose a sí mismo o a otros, y usar la energía del miedo para apuntalar su ego. Una bruja puede crear una mística tenebrosa con la energía del miedo que da a sus hechizos un impulso extra. Para los exploradores del yo, lo primero a hacer con la energía del miedo puede ser abrir de una patada las puertas a lo desconocido y hacer manifiestos a los Antiguos. Un pintor puede encontrar acceso a estos estratos y pintar magníficas repugnancias y podredumbres durante el resto de su vida. Un poeta puede regodearse en la transgresión; una banda de estética oscura celebra la perdición, la melancolía, la autocompasión y el desespero, o grita como loca hasta que los fans estén sordos. Todo esto refleja ciertos aspectos del Lado Oscuro, y todo ello está limitado y estrechamente confinado.
El término Lado Oscuro confunde. La mayor parte del Lado Oscuro no es oscuro después de todo. La mayor parte no implica criptas, cavernas, ruinas y cementerios cubiertos por la niebla. Personalmente, me sorprendí al aprenderlo. Amo lo oscuro, frecuentemente me siento en la oscuridad, gozo de andar en la noche por el bosque y con la sensación cuando mi periferia se disuelve en una euforia de terciopelo negro. Resultó ser sólo una mínima parte del programa. Tú y yo podemos deleitarnos en un romance y drama tenebroso; pero ¿cómo encarar la locura diaria que puedes ver en cada calle? ¿Cuántos de nosotros ignoramos la pobreza, el abuso infantil, los mortíferos sistemas escolares, la guerra, el hambre, las expectativas reducidas y cosas así? ¿Cómo puede pasar alguien de una persona en la calle sin hogar, de un niño que llora, de una cara hambrienta, sin sentirse personalmente responsable de alguna manera?¿Cuán lejos se extiende nuestra autodefinición? ¿Incluye a los yonkis, anoréxicos y personas cuyos cerebros fueron destruidos por los neurolépticos? Seguramente, tales horrores son normales y nos hemos acostumbrado a ellos. Tampoco es que sean muy atrayentes. La vagabunda que murmura para sí mientras explora los tesoros de los contenedores de basura, no tiene tanta clase como la inteligentemente vestida ninfomaníaca chica vampiro. Pero ella es definitivamente parte del Lado Oscuro que por consenso es reprimido por nuestra sociedad. ¿Y qué hay de las cosas que van más allá de todo esto?
Hay un horror que viene de la muerte y la morbidez, pero francamente, la belleza, lo sublime y lo transcendental pueden ser igual de terroríficos. El puro gozo puede drenar la vitalidad; el éxtasis absoluto puede gastar una vida. Toda actividad, cuando es hecha excesivamente, se convierte en potencialmente destructiva. La gran belleza es tan triste como la fealdad, sólo mira en el espejo, ¿lo harás? ¿Qué hay de los horrores del amor, del gozo, de la pasión y el arrebato?¿Qué hay de los antojos que obsesionan la vida de las personas? Algunos se vuelven adictos a la comida y la bebida, a la celebración y a pasar un buen rato.
Otros se vuelven adictos al peligro, la excitación, el arte, el sexo o el autosacrificio. El término adicción es usado a propósito: cada una de estas actividades, igual que el juego compulsivo, el robo, el crimen, el ayuno, el ejercicio o el abuso del alcohol, el tabaco, la heroína, la cocaína, el hashís, el opio, las anfetaminas, etc., implican una liberación de dopamina dentro del cerebro. Seguramente, cada una de estas actividades y substancias químicas muestran marcadas diferencias. Pero cuando miramos a los niveles de dopamina, observamos que algo incrementa su producción, mientras que otros enlentecen la reabsorción bloqueando los receptores en las sinapsis. En cada caso, el cerebro disfruta una sobredosis. En algunas personas, y gracias a algunas actividades o drogas, la sobredosis es fuerte o de larga duración, en otras es relativamente menor. Las metaanfetaminas encabezan la factura: pueden elevar el nivel de dopamina a un 900% del nivel normal en algunas personas (Milkman & Sunderwirth, 2010).
Tales puntapiés vienen con un precio: el cuerpo se habitúa y los estímulos menores no serán registrados. Cuando eres adicto a la cocaína, la dopamina natural liberada conseguida por abrazar a tu pareja o chico difícilmente será notada. Todo esto es altamente individual, ya que la receptividad, liberación, sensibilidad y patrones de conducta varían considerablemente. No obstante, venga de donde venga la adicción, podemos confiar en que la dopamina hace compulsiva a la gente. La substancia estimula los así llamados 'centros del placer' del cerebro; nos hace interesados, despiertos, alegres, excitados, posiblemente eufóricos y mucho más vivos. La falta de dopamina puede resultar en depresión, ansiedad, preocupación, frustración, agresión y amplifica las tendencias autoabusivas y suicidas. La dopamina es la misma substancia alrededor de la que la mayoría de culturas humanas gira. ¿Obtienes un impulso del arte, la música, la danza, las carreras, la cocina refinada, el sexo, los deportes de riesgo, el juego y cosas parecidas? Puedes estar seguro de que la dopamina está implicada. Cuando se vuelve adictiva, y las personas transgreden lo normal, sus consciencias cambian más allá de la realidad consensual a alguna parte del Lado Oscuro. El resultado puede sentirse horrible o maravilloso; puede inspirar arte, diversión, excitación, arrebato, actos nobles, idiotez o destructividad total. La búsqueda del placer adictivo ('la Persecución de la Felicidad') es un formidable Antiguo. Dale un nombre, como Cthulhu, Yog Sothoth o cualquier otro, y personifícalo. Muy pronto podrá funcionar como cualquier deidad, espíritu, demonio o tótem.


Los Antiguos

Muchas de las religiones tempranas encarnaron a las fuerzas potentes, dándoles una entidad. Los vedas hindúes, alrededor del 1200 AEC son uno de los primeros ejemplos. Sus adivinos, extáticos visionarios, repletos de soma, deificaron cualquier fenómeno potente, entidad o experiencia. Un río, una montaña, fuego y planetas, amor y deseo, guerra y paz, plantas curativas, árboles, palabras, cantos y rituales: cualquier cosa, mientras fuera potente, era una deidad. En la magia moderna, se observa una tendencia similar. Mira al culto de Cthulhu. Los ingredientes son simples. Tenemos un escritor de Nueva Inglaterra altamente dotado, pero neurótico, H.P. Lovecraft, que se ganó un magro salario vendiendo historias cortas de horror a revistas baratas y ensayos culturales e históricos a otras publicaciones más establecidas. El hombre era tímido, temía a las mujeres, temía a los forasteros, temía a todo lo que amenazaba con perturbar su estrecho y pequeño mundo, y dado a pesadillas extremas de una grandeza magnífica y voluptuosa. Lovecraft, un materialista racional y sobrio por el día, soñó con antiguas razas, olvidados cultos y horribles seres caóticos de los días primigenios previos a los días en que los luminosos dioses de la razón y la corrección política establecieran su ley y orden. Fue simplemente brillante en ello. El resultado de sus pesadillas es un abanico de historias cortas bellamente escritas. Lovecraft no pudo inventar personajes reales, no podía manejar tramas complicadas y falló completamente a la hora de describir mujeres. De todas formas, fue un genio absoluto evocando horror sobrenatural, y un poeta de lo macabro, lo siniestro y lo extraño. Sus historias, a pesar de todos sus obvios fallos, hoy en día son consideradas literatura. Los Grandes Antiguos de Lovecraft, muchos de ellos muy poco relacionados con deidades históricas, demonios o diablos, han asustado e inquietado a miles de lectores de todo el mundo. Han sido alimentados con una enorme profusión de vibrante energía feerica y se han convertido en receptáculos de conceptos que exceden en mucho los terrores de tus habituales zombis, hombres lobo o fantasmas. De hecho, han llegado a estar mucho más vivos.
Uno de los primeros ocultistas que lo reconoció fue Kenneth Grant. Fue una percepción pionera y original. Un dios recientemente creado, rebosante de apasionada energía y sensibilidad, puede ser mucho más fuerte que una antigua deidad olvidada hace tiempo. De hecho, cuando tratas de revivir a una antigua y durmiente deidad, puedes pasar un largo, largo tiempo alimentándola y ajustándola antes de que pase gran cosa. Si creas una nueva deidad y la alimentas con cantidad de atención y emoción, estás creando una forma, un portal y una efigie que conecta con experiencias mucho más fuertes. La distinción entre deidades ‘genuinas’ y ‘ficticias’ es irrelevante aquí. Después de todo, cada deidad individual fue inventada en un momento determinado. Su forma y entidad fueron creadas de acuerdo a una percepción subjetiva y a las convenciones sociales, y cuando esta entidad se estabilizó, empezó a contactar energía y sensibilidad de los yoes-globales, y a conducirlos al reino de la consciencia humana. Lo mismo se aplica a tu personalidad. Este proceso no está confinado al pasado; ocurre una y otra vez, cuandoquiera que un dios se desplaza a otra cultura, a otro grupo de adoradores, recibe un nuevo nombre, nuevos atributos o queda conectado a otro grupo de mitos. Los antiguos dioses cambian sus imágenes constantemente para acomodarse a sus adoradores. Pueden ser uno y muchos, tal y como tú o yo prefiramos, y en tanto reciban atención y emoción son felices con ello. Lo mismo se aplica a los dioses modernos.
Una razón por la que la Gran Diosa de la Wicca ha tenido una aceptación tan rápida es por el hecho de que encaja tan bien en nuestra era. Su trasfondo ideológico está muy lejos de la diosa pagana del pasado, como Ronald Hutton ha demostrado en The Triumph of the Moon, pero esto no significa que no esté muy viva. De hecho, su éxito deriva en gran medida de ser tan moderna: encaja con los adoradores contemporáneos y en la manera en cómo ellos piensan. De un modo similar, los Antiguos de Lovecraft encajan en la física y psicología modernas: están más cercanos a arquetipos que a deidades personificadas, abundan en manifestaciones transdimensionales, nucleares, no lineales, no Euclidianas y abstractas, y están muy alejados del comportamiento, pensamiento o ética humanos contemporáneos. En este sentido, no sólo son muy modernos sino también muy, muy viejos: su experiencia catapulta la mente a edades cuando aún no se había desarrollado el pensamiento humano normal, cuando las personas eran impelidas por instintos más fuertes y menos convenciones, leyes o normas éticas. Los Antiguos existían antes de que el mundo fuera formado por la razón, trascendiendo lo que hace sólo unos pocos siglos parecía tan razonable.
Este patrón mítico no es de ningún modo nada nuevo. Los dioses griegos lucharon contra la antigua raza de los titanes antes de poder establecer un universo bien ordenado; los dioses nórdicos pelearon contra la más antigua raza de gigantes, caracterizada por sus poderes excesivos, comportamiento catastrófico y profunda y misteriosa sabiduría. El mismo patrón aparece en la mitología de Lovecraft. Brevemente, sus mitos de Cthulhu extrajeron algo muy antiguo y muy genuino y permitieron un influjo de la antigua magia del Lado Oscuro a la realidad consensual. Puedes hallar a los Antiguos, felices y muy vivos, cuando trasciendes los límites de tu identidad y viajas a la parte trasera del Árbol. Algunos de ellos aparecen como Lovecraft los vio, otros de un modo algo diferente, y cuando comparas notas con otros viajeros del Lado Oscuro te quedarás maravillado de cuán fantásticamente subjetivas y originales son todas las visiones. Esto apenas sorprende: en la parte trasera del Árbol, no se aplican las reglas, los dibujantes de mapas se vuelven locos y los pensamientos analíticos son simplemente exceso de equipaje. En breve, el viajero dedicado se da cuenta de su íntima identidad con los Antiguos, y lo que empezó como horror y repulsión se convierte en evocación y disfrute. Un fascinante aspecto del saber Lovecraftiano es el hecho de que la terrible consciencia que él atribuyó a los temibles Antiguos esta paralelamente cercana a la consciencia que, vibrando entre el dualismo y el monismo, cultivan los Tãntrika de Cachemira:

“pero las entidades más allá de las puertas dirigen a todos los ángeles, y ven las miríadas de partes del cosmos en términos de una fragmentaria perspectiva tendiendo al cambio, o a la inmutable totalidad más allá de toda perspectiva, de acuerdo a su voluntad.” (A Través de las Puertas de la Llave de Plata).”

LakSmana Desikendra, Abinavagupta, Utpaladeva y KSmarãja lo habrían aprobado. Lo que no hubieran entendido es simplemente por qué el infeliz americano estaba tan perturbado por ello.
H.P. Lovecraft no es de ningún modo el único autor que presintió y manifestó a los Antiguos. Los puedes encontrar en un montón de viejos mitos, pero también aparecen en escritos contemporáneos. Amigos de Lovecraft como C. A. Smith y R.E Howard hicieron su aportación. Al igual que Fritz Leiber, Michael Moorcock, Harlan Ellison, R.A. Wilson, Terry Pratchet, Neil Gaiman, Derek Landy Jonathan Stroud. Algunos de sus cuentos invocaban a las tradicionales monstruosidades en forma de calamares, túneles, criptas, cavernas y ruinas colosales de otro mundo. Lo que es más importante, de todas formas, eran las apariencias de los Antiguos en disfraces que Lovecraft nunca hubiera reconocido. Moorcock escribió un amplio abanico de mitos heroicos simples que inspiraron una buena parte de la moderna Magia del Caos, pero mucho más importante aun es su trilogía Dancers at the End of Time, y las cambiantes identidades, continuamente renacidos y redefinidos caracteres y características de las novelas de Jerry Cornelius. Las Deathbird Stories de Ellison aportaron un Necronomicon para la vida urbana. En nuestra correspondencia, Kenneth Grant frecuentemente recomendó Finnegan’s Wake de James Joyce como un “magnífico texto del lado oscuro” (06-junio 1998). Aquellos que esperen tentáculos y masas viscosas quedarán decepcionados. Lo que Finnegan’s Wake garantiza es un concienzudo trastorno de los mecanismos ordinarios de pensamiento y racionalización, una deconstrucción sistemática de los sentidos.
En el apartado visual, tenemos películas brillantes como Onmyoji y Ashura, dirigidas por Yojiro Takita; y la altamente inspirada Spirited Away, Howls Moving Castle y Princess Mononoke de Hayao Miyazaki. Green Snake de Tsui Hark, protagonizada por Maggie Cheung y Joei Wong, ofrece un maravilloso vistazo de la vida de los espíritus Serpientes en el Planeta Idiota, Malpertuis de Harry Kümmel es una película donde la propia casa es el Antiguo, alojando dioses y humanos en su interior. Si deseas explorar el Antiguo de la razón y la locura, contempla I’m a Cyborg but that’s OK por Park Chan-Wook. Muchas de estas películas son inusuales, algunas ligeramente exigentes, todas contienen material de magia esencial y ninguna de ellas es una película de horror. Esta lista podría extenderse indefinidamente, y estoy seguro que así lo harás.
Bien, entonces tenemos a los Antiguos de la Muerte, el Miedo, la Putrefacción y la Rareza Cósmica. Ahora pueden empaquetar sus tentáculos y glándulas viscosas, guardar bien lejos sus múltiples genitales, cuernos surtidos, orificios y protuberancias y tomarse algo en el bar. Pasemos a los Antiguos que son más difíciles de reconocer, principalmente porque son tan sorprendentemente familiares.
Uno de ellos es el ego humano, el sentido de identificación con el complejo mente-cuerpo. Kenneth Grant comentó repetidamente acerca de la materia:

“La noción de identidad mantenida por los humanos con respecto a sus mentes y cuerpos es un producto creado completamente por la imaginación. Los Grandes Antiguos expresan Una Consciencia en pluralidad de forma y atributos. En este sentido son ‘Unidad perpetuamente mostrada.’ Es fácil trazar su linaje a una fuente, independientemente de los elementos u otras atribuciones, y, como una vasta sombra lanzada sobre el cielo, aparece ante nosotros cómo podemos trazar nuestra miríada de pensamientos al Yo Uno que perpetuamente recrea toda esta fantasmagoría de territorios, mar, tierra, cielo y seres humanos, incluyendo al que nosotros imaginamos que somos. En este sentido Cthulhu es la horrible monstruosidad denominada ego. Cuando es despertado (es decir, desenmascarado) se disolverá en la niebla en el resplandor de la pura Consciencia. Como nosotros, está durmiendo, y sus sueños son el infierno.”
(Carta de 6 Sep 94 aprox.)
“… pienso que es un error contemplar al ego como una entidad cuando es simplemente la identificación errónea del complejo mente-cuerpo con el Yo, lo cual en sí mismo NO es. Los Sabios Chinos lo resumen de manera sucinta: ‘El ser del verdadero ser es no-ser’. Todos nuestros problemas surgen de una identidad errónea… no hay ‘otros’ – son tan fantasmales como el propio ego. Con la disolución del Concepto-Yo el verdadero ‘Yo’ queda desnudo; el concepto de un ego es igualmente disuelto por una investigación constante en su aparente germen. Más allá de esto es difícil verbalizar nada más porque el sujeto pertenece a la noumenalidad3, mientras que el ego, los dioses, diosas, y los ‘otros’, son rigurosa-mente fenoménicos – puras apariencias, productos de los ilusorios sueños de Maya – un Espectáculo Mágico.” (22 Feb 01 aprox.)
Pero el ego no está de ningún modo limitado a los seres humanos. Cada forma de vida experimenta algún tipo de identidad, se mueve hacia ciertas cosas y trata de evitar otras. Hay identidad-consciencia en animales, plantas, hongos y entidades menores. Si fuéramos más sensitivos lo reconoceríamos en el agua y en la piedra, el aire y la tierra, el fuego y el relámpago, y en todo lo que existe. El ego es uno de los más viejos entre los Antiguos, y también uno de los más flexibles. Para empezar, el sentido de identificación es muy fluido. Se puede enfocar en una sola persona, en una relación, una familia, un grupo o incluso algo totalmente absurdo como una cultura o una nacionalidad. Tu ego se puede extender a tus amigos, tus mascotas, tu coche o al lugar en que vives. Puede incluir el terreno físico, como tu hogar, o territorio ideológico, como una fe, una visión del mundo o un conjunto de ideales. El tamaño del ego puede cambiar en cualquier momento. En este momento tu sentido de identificación incluye tu cuerpo. Tu pelo es parte de tu ‘yo’, pero cuando crece demasiado lo cortas. Las piezas que caen dejan de ser tú: ya no te identificas más con ellas. Y si pierdes el pelo por completo aun continuarás siendo tú. Simplemente ajustarás la definición a aquello con lo que te identificas. Cuando te enamoras extiendes tu ego a otra persona, y a los amigos de tu pareja. En caso de cesar la relación, tu identificación se contraerá. De un modo paradójico, la gente que se supone que tiene un gran ego (un sentido exagerado de la propia importancia) realmente tiene un ego pequeño, ya que su identificación con el mundo se extiende a una distancia muy corta. Igualmente un ego verdaderamente grande, incluye muchas personas, seres y lugares de modo que el interés personal se funde a favor del interés grupal. El ego no es necesariamente algo malo. El sentido de ‘Yo’ es crucial si queremos sobrevivir en el Planeta Tierra, pero también es el responsable de la mayor parte de problemas que experimentamos. Sin una firme distinción entre yo y tú, entre mío y tuyo, muchos malditos juegos estúpidos dejarían de ocurrir. Ira, ignorancia, celos, avaricia, orgullo, odio, aborrecimiento… la lista es larga, y espero de verdad que pienses seriamente acerca de ello, porque trata acerca de ti y de mí y de todos nosotros.
Otro Antiguo es la música. La música se inventó antes de que nuestros ancestros fueran Homo sapiens sapiens. De acuerdo al arqueólogo4 Dietrich Mania, en el campamento que un grupo de Homo erectus dejó en Bilzingsleben, Alemania, parece haberse creado un espacio circular por medio de golpeteos o con huesos de danza y fragmentos de piedra esparcidos por el suelo, rodeando el espacio con una serie de calaveras (Kuckenburg, 2000:27-28) - Es el primer espacio sagrado (o discoteca) de la historia humana descubierto hasta el momento. Los erectus, por cierto, ya estaban bastante distanciados de los simples hombres mono. Tenían ropa, presumiblemente llevaban zapatos, vivían en tiendas y se repartían las tareas. Esto fue un divertido día de 350.000 años atrás. O piensa en los más recientes Neanderthales. Actualmente, el instrumento musical más antiguo que ha llegado hasta nosotros es una flauta hecha de un hueso de oso. Fue descubierta en la antigua Yugoslavia por el excavador Ivan Turk y proviene de una capa geológica (entre el 67.000 y el 43.000 A.E.C.) cuando los Balcanes estaban habitados por Neanderhales: nuestros antepasados directos, los Cro Magnon aun no rondaban por ahí. Esta flauta no era otra cosa que un intento primario: por lo que ha podido reconstruirse, la escala es diatónica. Una flauta similar, pero más fragmentada se desenterró en la cueva Haua Fteah en Libia, y está fechada alrededor del 45.000 A.E.C. Alrededor del 30.000 de dicha era (cueva Geissenklösterle, Blaubeuren, cerca de Ulm) nuestros antepasados directos estaban ocupados haciendo flautas de tonos muy agudos de huesos de patas de grulla y pájaros acuáticos (Kuckneburg, 1999: 324-326). Por ello, la música es un Antiguo: una fuerza y sentimiento, un estado de éxtasis y trascendencia que puede cambiar la consciencia y manipular la conducta. El archimago Terry Pratchet trató este tema de un modo magnífico en ‘Soul Music’.
Cuando Nema empezó a explorar los misterios de Maat Magick, encontró un puñado de Antiguos a los que no se había prestado mucha atención. Los denominó los Olvidados. En sus visiones, encontró el Olvidado del Hambre, los Olvidados de la Suerte y la Creatividad Caótica; otro para el Olvido por Despiste, un Olvidado de la Lucha y un Olvidado que coordina a todos los otros Olvidados. Puedes explorarlo en su Book of the Forgotten Ones, y en los extensos comentarios de Kenneth Grant en Outside the Circles of Time. Allí donde Lovecraft canalizó alienígenas visiones trans-terrestres, Nema canalizó los propios instintos de supervivencia que nos han acompañado en nuestra evolución desde simples conjuntos celulares a seres sabelotodo que asumen que lo saben todo.
¿Qué hay acerca del Antiguo que mantiene el tiempo y el espacio? Estoy seguro de que te has dado cuenta, en un momento u otro, que el tiempo es un fenómeno subjetivo. Creamos tiempo al irnos moviendo. No dudo que puedas recordar ocasiones en las que el tiempo parecía volar y otras cuando se tambaleaba con aceleración cero. Bien, ten por seguro que no era el mundo exterior el que súbitamente cambiaba la velocidad. Era tu percepción y la manera en que codificabas y medías la duración. Cuando tus procesos interiores, tales como pensar, percibir, etc. se aceleran, el mundo exterior se ralentiza. Cuando tus procesos interiores se ralentizan, el mundo exterior pasa zumbando. Estando en trance, puedes explorar ambos fácilmente. Los niños pequeños son mucho más rápidos que los adultos, sus días son un pack de aventuras que parecen durar siempre. La gente mayor a menudo se lamenta de que el mundo es demasiado rápido para ellos. Todo esto ocurre en la mente y puede ser cambiado (una aproximación práctica puede ser encontrada en la obra de Richard Bandler Time for a Change). El bebé no tiene sentido del tiempo. La base de la experiencia es simplemente aquí y ahora. Aprende a medir y crear el tiempo a medida que crece. En primer lugar, es capaz de comprender unos pocos minutos, después comprende los días, más tarde los meses y años se convierten en comprensibles. Se diseñan las líneas temporales: modelos del pasado, presente y futuro, para la propia vida, para la historia, para los eventos especiales.
Lo mismo se puede decir del espacio. Un recién nacido no percibe las distancias. Los árboles del horizonte son tan cercanos como sus extraños dedos retorciéndose. Los adultos ni se alejan ni se acercan: en vez de ello se encogen y crecen. Una persona que mira tras una esquina no está detrás de algo, simplemente desaparece parcialmente. El espacio y el tiempo se aprenden. Los aprendemos y los mantenemos, a menos que estemos bajo los efectos de las drogas o de la química de nuestro propio cerebro. Llámalos un conjunto de filtros de realidad. Gran parte de los cambios de conciencia vienen de aprender a manipular tus filtros de realidad y disfrutarlos. Cuando Lovecraft asoció el lado oscuro con la percepción no-lineal y con las geometrías no-euclidianas, con múltiples perspectivas y brechas en el flujo temporal, se estaba refiriendo a los Antiguos que mantienen o destruyen los parámetros de nuestra totalidad espaciotemporal. O simplemente estaba recordando cuando era un recién nacido.
Por el momento te habrás dado cuenta que muchos de los Antiguos no son de modo alguno invisibles ni están confinados a los reinos de la oscuridad y la grandeza macabra. Muchos de ellos incluso cambiaron y se convirtieron en deidades. ¿Recuerdas cómo fueron los grandes mitos? Primero tenemos las eras de ocaso y oscuridad cuando gigantes terribles, monstruos y titanes dirigían el espectáculo. Después surgió una familia o tribu de deidades (habitualmente, son descendientes de la primera generación) que mataron a varios de ellos y vetaron a los otros. Los Antiguos fueron llevados a los recovecos de la realidad conocida, hacia las profundidades bajo la tierra, fuera de la tierra media, más allá de los anillos de la serpiente que rodea al mundo de Midgard y de las estrellas. Otros no fueron tan lejos: los puedes hallar reptando bajo tu cama. Después los dioses se limpiaron los mocos y la sangre, se cortaron el pelo y se hicieron la manicura, se pusieron ropas decentes, instalaron leyes y costumbres y pretendieron que siempre habían sido parangones de la civilización. Un dios aparece cuando limitas el alcance de un Antiguo, borras lo salvaje y le das un trabajo respetable y socialmente aceptable. Dale una tarea, algunos mitos, un templo y muchos adoradores lloriqueantes y pronto olvidará el salvajismo caótico que era su antiguo hogar. Al igual que el Lado Luminoso es una selección del Lado Oscuro, una deidad es una selección de un Antiguo.
Aquí expongo un ejemplo encantador. Conoce a uno de los más formidables Antiguos. En la antigua Grecia, la diosa Afrodita estaba al cargo del amor y el deseo. Pocos son conscientes de que Afrodita es una de las diosas más inspiradoras de miedo del panteón griego. La diosa del amor podía tener a prácticamente todas las deidades bajo su control. Podía convertir a la gente y los dioses en adictos, locos o piltrafas miserables. El amor es un poder que puede dejar a un lado por completo la personalidad y reconstruirla desde cero. En consecuencia, la seductora Afrodita adquirió un abanico de títulos que demostraban y elaboraban su terrible y oscura naturaleza. La sonriente diosa, nacida de la espuma, el agua salada y la sangre y el esperma de dioses y titanes en lucha (Hesiodo) al principio de los tiempos, puede ser una amiga, una amante y una asesina. Como Afrodita Androfonos ella es la Asesina de Humanos, Afrodita Epitymbia es la Afrodita de las Tumbas, Afrodita Tymborochos (la ladrona de Tumbas) puede devolver a los muertos al mundo de los vivos; Afrodita Skotia es la Oscura y Afrodita Melainis la Afrodita Negra. Estos títulos dan una pista de una deidad que ejerce su poder sobre todo aquello que vive y muere por amor. Rige no sólo a los orgullosos duelistas y a las lánguidas doncellas sino también a cualquiera que lo da todo por los amigos, los niños, otras personas o incluso por unos ideales. Los humanos pueden amar prácticamente cualquier cosa. Pueden amar a gente, mascotas, coches, objetos, rango social, conceptos o partes del paisaje. Es sólo una cuestión de autorreconocimiento en el OTRO y un poco de identificación.


La Alquimia del Amor y el Deseo

El amor es una fuerza cósmica y una sensibilidad que surge del corazón/mente. Amamos al reconocernos a nosotros mismos en otros y reconocemos a otros en nosotros mismos. El amor es un enlace entre ‘yo’ y ‘todo lo demás’. Establece un puente en la brecha de la existencia separada. Pero ya sea como fuerza cósmica o como sensibilidad, puede ser como cualquier otra deidad, demonio o Antiguo, también tiene una base en nuestro cuerpo, nuestros nervios, habitos de pensar, creencias y química interna.
‘Enamorarse’ es uno de los más fuertes estados alucinatorios autoinducidos. Dejadme simplificarlo un poco. Por favor, tened en mente que estamos hablando acerca de un rango altamente complejo de conducta y de respuestas químicas muy individuales. Dado que no hay algo como una persona ‘normal’, o un ‘estado mental normal’, la química del cerebro tiende a variar mucho más de lo que podemos llegar a entender hoy en día. Pero no debería evitar el abrir una discusión. Así que en general, ¿qué es lo que ocurre cuando la gente se enamora? Los niveles de serotonina caen, el nivel de adrenalina aumenta, se liberan endorfinas, así como también en la mayoría de la gente, oxitocina; más un montón de otros componentes químicos, muchos de ellos aun sin clasificar.
Es una mezcla compleja con ingredientes continuamente cambiando. Para que se entienda fácilmente: la serotonina es un compuesto químico integral que cumple muchas funciones diferentes en tu cuerpo. Si careces de ella, te puedes sentir con la mente dispersa, desincronizado y muy mal organizado. La adrenalina es una hormona del estrés que permite estar más alerta, excitado, despierto; aporta rápidos reflejos y es excelente para luchar, huir, cazar y actividades similares. Las endorfinas son algunos de los opiáceos del propio cuerpo; piensa en ellas como analgésicos e inductores de la felicidad, que acolchan tu alma y la mantienen pacíficamente relajada. Ahora piensa como te sentiste y comportaste cuando estabas profundamente enamorado.
O piensa acerca del deseo. Tanto los hombres como las mujeres liberan testosterona, y el nivel de serotonina, dopamina y noradrenalina aumenta (Alberts & Mullen, 2003: 19-25). Aquí la mezcla es ligeramente más agresiva: la testosterona es buena para la asertividad y el comportamiento dinámico. La serotonina permite mantener las cosas bien equilibradas y funcionando con fluidez, la dopamina te hace sentir alerta, despierto y eufórico mientras que la noradrenalina, otra hormona del estrés, te permite sobrevivir a los rigores del cortejo y el apareamiento comiendo poco y durmiendo menos. Como puedes ver, el deseo no requiere la misma química que el amor, pero afortunadamente, la mente es buena haciendo cambios fluidos. Y puede hacerlos rápido. Otro componente químico interesante es el PEA (fenetilamina). Este componente, que típicamente se libera cuando la gente se enamora, es muy similar a la anfetamina. Sus efectos no están explorados por completo, pero parece ser que eleva el nivel de dopamina y causa excitación, euforia e intensifica la percepción. Al mismo tiempo, incrementa la cantidad de energía disponible. Es simplemente magnífica si quieres estar en marcha toda la noche y sentirte verdaderamente bien. Pero esto no es todo. La distorsión del tiempo es un efecto colateral del amor, el deseo y la actividad sexual. La percepción asociada y disociada varía mucho.
Estamos empezando a resolver qué hacemos nosotros dentro de nuestro propio interior para formar algunas de las más grandes experiencias que nuestro sistema puede proveer. Bien pueden estar implicados, como Milkman & Sunderwirth (2010: 240-241) proponen, varios neuro-transmisores aun no descubiertos. Uno de ellos podría ser similar a la denominada ‘droga del amor’ MDA o su prima cercana MDMA (éxtasis). Tales sustancias podrían estar implicadas en los aspectos más espirituales del amor, la casi psicodélica intensificación de la percepción y el sentido de intensa unidad y deseo de compartir. Surge la cuestión de qué ocurre con las personas que experimentan amor religioso, la bendición de la devoción y el amor que llega fluyendo desde el corazón cuando irradias alegría. Estar recientemente enamorado implica un aprendizaje muy rápido, como cuando aprendes a compartir los gustos musicales de tu pareja, películas o arte. Podría recordarte la ‘impronta’ que a menudo caracteriza los viajes con LSD.
Pero esto es sólo el comienzo. En una relación típica, el periodo de ‘enamorarse’ se caracteriza por un periodo emocionalmente intenso, grandes altibajos, comportamiento obsesivo, excitación, mente dispersa, falta de apetito y cosas por el estilo. Es un estado de mente maravilloso pero debilitante. Después de semanas o meses, la mente profunda decide que los fuegos artificiales no pueden seguir para siempre. La segregación de componentes químicos a niveles altos no es beneficiosa para una vida normal. Puede ser una buena idea alimentarse con regularidad o una noche durmiendo de vez en cuando. Entonces se lleva la intoxicación a un nivel más razonable, y esto puede causar síntomas de abstinencia. Con respecto a la PEA, el nivel aumenta hasta que alcanza un pico estable. Diciéndolo de un modo simple, te habitúas. Como el nivel no varía mucho, no se percibe con tanta fuerza como antes. Subjetivamente, parece como si el nivel se estuviera hundiendo. Algunas personas tienen los síntomas típicos de abstinencia de anfetaminas y una reducción de la dopamina disponible. Para paliar la disminución de excitación, muchas personas parecen generar oxitocina. Este notable componente químico parece estar involucrado en la generación de sentimientos de confianza, comodidad y seguridad. Muchas personas con un nivel alto de ella, tienden a ser más confiadas, crédulas y menos cautas, lo que puede fácilmente desembocar en un embarazo. El efecto de la oxitocina se puede amplificar por medio de endorfinas, haciendo que nuestros tortolitos se sientan calmados, cómodos y felizmente en casa (Milkman & Sunderwirth, 2010: 234-238) Y mientras la inicial locura amorosa da paso a la calmada y serena felicidad doméstica, observamos una situación que está perfectamente diseñada para la crianza de los hijos.
No funciona de este modo en toda la gente. Se ha lanzado la hipótesis de que algunas personas tienen un menor acceso a la oxitocina, lo que les hace más difícil manejar relaciones perdurables. Algunas personas cambian de una pareja a otra tan pronto como la excitación inicial se ha terminado. Otros empiezan una relación repleta de disputas y peleas. Es demasiado fácil acusar a la pareja de inhibir el feliz flujo de química. El amor y el deseo pueden ser formas de adicción. Un estímulo (la pareja) que solía producir la deseada explosión de excitación y embriaguez puede cesar de funcionar de este modo. La gente que usa drogas continuamente se acostumbra a ellas: se habitúan. Y cuando el subidón se hace más débil los estúpidos se acusan el uno al otro de haber cambiado.


Encarando el Deseo

Después está la tontería de las expectativas. Aquí se halla otro de los Antiguos, llámalo deseo, lujuria y expectación. En algunas culturas, una sola deidad se encuentra a cargo de esto. Uno de tales dioses es el encantador Kãma, un dios hindú mostrado principalmente a través de la poesía y la literatura. Kãma es un carácter jovial. Va de un lugar a otro, buscando amantes potenciales, y lo arregla todo con flechas certeras. Su arco de azúcar de caña es la mente, sus cinco flechas son los sentidos. Te atrapa antes de que te lo pienses.
Los Vedas admiten que Kãma es un dios que hace que el mundo gire. Es amor, deseo, y lujuria que origina que los animales se apareen, que la gente vaya tras sus sueños, luche por sus ambiciones, y se adhiera a cosas y pensamientos. Esto hace antiguo a Kãma, un dios que ya estaba ahí antes del que la tierra se formara, una entidad formidable. De un modo u otro cada persona espiritual está destinada a encontrar a Kãma. Algunas Personas están cegadas, atadas y agobiadas por sus deseos. Ello les da una gran mala fama. En el hinduismo, Kãma se mantuvo con una cierta aceptación, pero era considerado muy peligroso. En el budismo, se convirtió en el compendio del mal. El Buda histórico, que había crecido con tal riqueza que podía colmar más deseos que sus contemporáneos, estableció que la existencia es sufrimiento, y que la raíz del sufrimiento es el deseo. Como es habitual, el viejo Gruñón sólo vio parte de la película. No se dio cuenta como los taoístas y muchos tãntrika hacen, que el deseo de liberación es la llave de la libertad. Si de verdad quieres aprender acerca de las compulsiones y hambres que te motivan, invoca a Kãma. O, si prefieres conocer a la deidad en su aspecto femenino, Kãmarupini, la diosa que es la Forma del Deseo, o Ella La Que Asume Todas Las Formas según Ella Desea. O Lalitã, la Lujuriosa Juguetona. Tales dioses juegan con las personas igual que nosotros jugamos con el mundo. Cuando los encuentro, a veces parecen estar rodeados por un remolino esférico de espejos en rotación. Crees que los ves, pero a quien ves es a ti mismo, y cuando te obsesionas y te fundes con ellos, encontrarás su interior tan vacío como tú mismo. ¿Te puedes complacer en esta vacuidad mutua o lo has de llenar con otro deseo, necesidad o ambición?


Manzanas y Pasas

Hay una fantástica obra de investigación de Wolfram Schultz (von Schönburg, 2006:170). Schultz mantuvo monos en jaulas y los condicionó: cada vez previa a recibir un regalo (una rodaja de manzana) se encendía una lámpara. Los monos aprendieron que la luz siempre precedía al regalo. Sus impacientes pequeños cerebros liberaban dopamina tan pronto como la luz se encendía. La dopamina intensificaba la atención y activaba los llamados ‘centros de placer’. Ahora cuando llegaba la manzana el nivel de dopamina se quedaba tal como estaba. No aumentaba más, y después de unos momentos descendía de nuevo. En resumen, el placer derivado de la expectación era un cambio mucho más fuerte de atención que la experiencia real que seguía.
Los monos habían aprendido a desplazar el placer de obtener una rodaja de manzana a la expectación de obtener una. En los monos y, por extensión, en la gente, la expectación tiende a producir un subidón más fuerte que su cumplimiento. Puede ser la clave del hecho de que los humanos raramente están contentos con nada. Pero Schultz fue más allá de esto. Cuando los monos se acostumbraron a las rodajas de manzana, las reemplazó con pasas. A nuestros monos les encantaban aún más y reaccionaron con mayor liberación de dopamina. Schultz los acostumbró a las pasas. Después volvió a las rodajas de manzana. Los monos estaban profundamente decepcionados. La señal lumínica ahora producía una reacción mucho más débil, de hecho, la liberación de dopamina se redujo tanto que cayó por debajo del nivel originalmente generado por las rodajas de manzana. En resumen, las rodajas de manzana, que habían sido ‘fantásticas’ antes de la experiencia con pasas, pasaron a ser sólo ‘buenas’. Nuestros monos se estaban comportando como consumidores hartos. Ahora ¿podrías ciertamente pensar acerca de lo que podrías pensar acerca de ti mismo ahora? ¿Cuándo gira tu vida alrededor de las pasas y cuando alrededor de las manzanas? ¿Y cuándo sólo vas en busca de luces que prometen satisfacción? Expectativas, manzanas y pasas son más que una investigación divertida. Son por completo la base de la industria de la publicidad y el entretenimiento, y de las cosas que te hacen reaccionar cuando felizmente asumes que estás tomando decisiones racionales. La civilización occidental está basada en el triunfo de unas pocas rodajas de manzanas, aún menos pasas y demasiadas luces parpadeantes.
En las nuevas relaciones el nivel de expectativas es muy alto. Llámalo soñar despierto si lo prefieres. Soñar despierto, es decir, crear historias atractivas y tener acceso a las buenas sensaciones que prometen, es una de las claves de enamorarse, y de mantener este estado. Gran parte de ello se apoya en una vívida imaginación. La expectativa de grandes sentimientos es suficiente para producirlo. Más tarde, aprenderás aquello que puedes compartir con tu pareja y lo que no, y las cosas se calmarán un poco. No es siempre una experiencia feliz. Si esperas que tu compañero/a dé vida a todas tus expectativas, mejor cásate contigo mismo. Y si paras de crear sueños felices, tu interés disminuirá.
Finalmente, las expectativas se desvanecen, pero el deseo queda. La mayoría de la gente no se rinde con facilidad. Muchos exigen que su pareja sea exactamente como la había soñado ser. Algunos empiezan a comparar a una pareja con otra. Algunos comparan a la pareja real con una imaginaria. Algunos incluso asumen que ha hecho lo impensable y ha cambiado. Todo esto es una manera de pensar negligente. No es el otro quien te estimula las glándulas, eres tú mismo usando la imagen de la pareja y una gran cantidad de pensamiento específico. Es tu cerebro que crea tus sentimientos y estos son responsabilidad tuya. Estar enamorado/a es un trance que requiere un mantenimiento regular, cuidado y consideración. Funciona mejor entre personas responsables consigo mismas.
El ego, la música, el hambre, espacio-tiempo, adicción, amor, lujuria, deseo, etc. Son sólo unos cuantos de los Antiguos que han dado forma a la vida sobre este planeta durante milenios. Han formado culturas, nos han dado mitos y leyendas, y han hecho que haya gente que lleve vidas simplemente sorprendentes. Los puedes hallar cada vez que te miras a ti mismo; de hecho, cualquier cosa que te consideres es una forma de ellos. Cuando los encuentras estando en profundos estados de trance, te quedarás maravillado por las muchas fantásticas formas que tu mente usa para representarlos. Unos pocos se asemejan bastante a calaveras y huesos, tampoco suelen mostrar habitualmente colmillos, cuernos o pellejos colgantes. A un nivel más profundo muchos muestran formas acuáticas. Tal vez les asignamos esta apariencia a partir de lejanas memorias del tiempo primigenio. Para un explorador del Lado Oscuro muchas entidades aparecen con diferentes aspectos de molusco, concha, gusano, pólipo o esponja. Pueden ser memorias genéticas. O tal vez estás formas son simplemente útiles para formas de vida que sobreviven en un entorno líquido.
El Lado Oscuro no es simplemente acuático, de todos modos. Puedes descubrir reinos de la consciencia que están muy cercanos al mundo de las plantas. La mayor parte de la gente infravalora a las plantas. Las miran en una llanura bajo el sol y asumen que esto es paz y serenidad. Para las plantas desde luego no lo es. Luchan por el espacio, por nutrientes, por humedad, luz solar, fertilización y compiten con cada una de las otras de una manera bastante amoral. Simplemente observa The Private Life of Plants de Richard Attenborough. Cuando has vista a la zarza agitarse rápidamente a su alrededor con sus puntiagudos tentáculos, la higuera estrangulando a tres árboles de una hilera y a los granos seduciendo a la humanidad para que los cultiven por todo el mundo; el mundo vegetal nunca volverá a ser el mismo. Podemos asumir que usamos y cultivamos plantas, pero desde el amanecer de la agricultura ellas también nos han cultivado a nosotros. Gente, animales, plantas, hongos, moho mucilaginoso, bacterias, energía, materia, dioses, espíritus, Antiguos, lo que sea; ninguno de nosotros se queda a un lado. Pasamos la vida en bucles retroalimentadores: todo lo que existe es la transmutación de un iluminado auto interés.
El Lado Oscuro también da cobijo a estados de consciencia que desafían nuestra capacidad para crear modelos. La naturaleza está llena de sensibilidades extrañas. No necesitamos ir a las profundidades del mar o evocar lo extraterrestre para hallar consciencias que hacen estallar los estrechos límites de nuestras mentes. Piensa en el moho mucilaginoso. Hoy en día se conocen alrededor de unas 700 especies (mixocetes). La mayoría de ellas son habitantes del bosque, habitando madera podrida o follaje y pasando mucho tiempo escondidas bajo la corteza de árboles podridos y ramas, pero algunos llevan una vida feliz en los márgenes de capas de nieve que se funden, en el ártico, en altas montañas, en desiertos, en la hojarasca, el estiércol, en la tierra o incluso debajo del agua. Ya que el moho mucilaginoso no es muy atractivo para prestarle atención, y lleva una vida tímida y retirada como un taoísta, la mayoría de la gente no es siquiera consciente de que existe. Tú puede ser que ya no pienses así, pero en este momento este moho es altamente relevante para tu desarrollo espiritual. Lleva una vida que es completamente fantástica. En la mayoría (no todas) de las especies, el proceso sigue una serie de etapas distintas.
Para empezar, imagina que eres una feliz espora desplazándote a través del aire. En un momento dado, aterrizarás en cualquier lugar. Dependiendo de las condiciones, te convertirás en un organismo de una a cuatro células haploides. El receptáculo de las esporas abre un orificio o se separa y los pequeños protoplastos son liberados. Los protoplastos pueden surgir en dos formas diferentes: o bien parecen pequeñas amebas o están esquipadas con un flagelo, lo que les ayuda a propulsarse a través del agua. Lo que emerge de la espora depende mucho de la cantidad de agua presente en el entorno. La versión con flagelos se denomina célula enjambre, la otra mixamobea. Ambas son interconvertibles5. En esta etapa, es muy fácil para ti responder a los cambios en tu entorno. Tal vez las condiciones se vuelven demasiado áridas. Simplemente te encoges y te conviertes en un microcisto, lo que te permite sobrevivir, de un modo latente, durante periodos extensos. Finalmente, la humedad retorna y tu viaje continúa. Te mueves o nadas por el entorno y cuando encuentras a un amiguito compatible, te fusionas con él y empiezas una maravillosa empresa. Unisteis vuestro plasma y vuestros núcleos celulares y prosigues como un nuevo organismo. Tal vez te asemejas a una pequeña ameba o tal vez aun tienes tus flagelos. Eventualmente, los pierdes; el futuro es la forma de ameba. Ambos formáis una sola célula, también conocida como zigoto (no está relacionada con shogoth, lo siento). A continuación empiezas a arrastrarte por los alrededores, cazando alimento. El moho mucilaginoso es un excelente cazador de bacterias y pequeñas formas de vida, pero también se nutrirá de otros tipos de materia orgánica. Y todo el tiempo estarás creciendo. Permanecerás como una sola célula, y un único organismo, pero crecerás, y esto es lo único, un enorme montón de núcleos celulares. En otros organismos, hay muchas células y cada una tiene un núcleo. No es tu caso. Tu cuerpo es una sola célula con muchos núcleos. ¿Es esto una mente individual o grupal? Incluso las especies diminutas del moho del fango, demasiado pequeñas para ser vistas por el ojo desnudo, contienen cientos de núcleos individuales. Tú irás brincando alrededor felizmente, cazando y devorando, y creciendo hasta alcanzar tu tamaño ideal. La mayoría de las especies de este tipo, permanecen diminutas, pero algunas de ellas crecen hasta alcanzar varios centímetros, y esto es enorme.
Vi un espléndido Fuligo séptica de color amarillo chillón en el bosque hoy (me dijo que lo mencionara y transmitiera sus mejores recuerdos); tenía sus buenos ocho centímetros de largo y cinco de ancho. Entre las muchas especies de moho mucilaginoso, esta es gigante: y puede llegar a crecer dos veces ese tamaño. Ese ,maravillosamente mullido, colorido organismo consistía de una sola célula limosa, que seguía perezosamente su camino a través de un tronco muerto y una capa de musgo. En esta etapa, estás comportándote de un modo muy parecido a un animal. Esto es un completo enigma. Después de todo, como simple organismo provisto de muchos núcleos individuales, tienes que compartir información y tomar decisiones. El moho mucilaginoso sólo puede arrastrarse en una dirección cuando todas las partes cooperan. Como la mayoría de los humanos, tiene que enfrentarlo sin un cerebro. Esto plantea muchas preguntas fascinantes. ¿Cómo perciben su mundo, cómo se comunican, cómo deciden qué hacer a continuación? ¿Por qué no se dividen (como harían los ocultistas) y cada pieza va por su camino? El crecimiento continúa, y cuando has alcanzado un cierto tamaño, de algún modo decides establecerte. Tal vez el entorno te fuerza a ello: si se vuelve demasiado seco o demasiado frio, puedes escoger permanecer durmiente en una dura, resistente estructura denominada esclerocio. En esta forma, el musgo mucilaginoso competente puede resistir los largos meses de invierno, escondido sin peligro debajo de la corteza de un árbol o un matorral podrido. Cuando las condiciones mejoran puedes decidir emerger y convertirte en un cuerpo fructificante. Tal vez te has vuelto lo suficientemente grande. O tal vez el alimento disponible está agotado. El desencadenante parece variar en algunas especies. Aquellos con plasmodios pigmentados requerirán una cierta cantidad de luz para fructificar. Otros parecen requerir cierta cantidad de humedad. El moho mucilaginoso acuícola puede estar influenciado por la química del agua. Ahora tu estilo de vida emprende un cambio masivo: te estableces y tu masa plasmática se divide en miríadas de entidades separadas. Cada una de ellas se convierte en un cuerpo fructificante y extiende un tallo con una espora en el extremo. Por ahora te estás comportando de modo muy parecido a una planto u hongo. Finalmente, la siguiente generación de esporas individuales emprende el vuelo (Stephenson y Stempen, 2000.14-19).
El moho mucilaginoso es un tópico excelente para meditar. Te puede enseñar un montón acerca de la individualidad y el comportamiento de grupo, acerca de las etapas activas y pasivas de la vida. También constituye un enigma para los biólogos, que al principio asumieron que estaban tratando con una especie de hongos y consecuentemente se dieron cuenta que no es ni hongo ni animal, se comporta como ambos y desafía a la categorización.
Pero nuestra experiencia de los Antiguos no está limitada a los modelos biológicos. Otros Antiguos, y aquí las cosas se vuelven verdaderamente emocionantes, aparecen como aglomeraciones de energía, destellos, rotantes y arremolinantes lo-que-sean, o manifiestan su forma en sonido, aroma, sabor o vibración. Todo esto son conveniencias. Cada una de las formas es una conveniencia. Sólo porque una entidad se aparezca en forma de medusa no quiere decir lo sea. Simplemente quiere decir que nuestras pequeñas y altamente restringidas mentes usan tal forma básica para representar su esencia de una forma tangible. Todo lo que percibes en el Lado Oscuro es una metáfora, un símbolo o una representación. Lo mismo se aplica al Lado contrario. Una de las primeras cosas que llegamos a percibir es que el Lado Oscuro es mucho más de lo que habíamos asumido, conocido o atrevido a pensar.


Crisis a Petición

La iniciación involucra crisis. Los incontables ritos de paso celebrados por todo el mundo tienden a incluir un elemento que perturba la personalidad del candidato, su visión del mundo y la posición social. Puede ser realizado mediante ritual, puede ocurrir en el transcurso de la vida, ya que esta es una buena proveedora de oportunidades de crisis o puede ser autoinducida por medio del trance y la meditación. Las religiones paganas europeas incluían montones de diversión de este tipo. Cuando Odín se cuelga a sí mismo del árbol del mundo, se atraviesa a sí mismo con su propia lanza y se sacrifica él mismo a sí mismo, está pasando exactamente esto. Los ritos de Eleusis sacudían a sus candidatos de tal modo que a día de hoy no podemos reconstruirlos: los candidatos, no importa cuán cultos y letrados fueran, daban sólo unas vagas nociones y mantenían los secretos centrales guardados. Las personas que consultaban al oráculo de la muerte en Epiro pasaban largos periodos en profundas y estrechas celdas bajo el suelo y consumían formidables cantidades de hachís. Los poetas de Irlanda pasaron a través de largos periodos de entrenamiento recluidos en edificios sin ventanas, donde permanecían en el interior durante todo el día, y sólo se les permitía emerger de sus oscuras celdas por la noche. Al igual que Taliesín, se sometieron a muerte y renacimiento repetidamente, antes de emerger al sol del brillante mundo para realizar su oficio.
En la tradición occidental europea, las cosas eran algo más suaves. La cristiandad no sometió a sus fieles a tales pruebas rigurosas, y los ocultistas del siglo XIX tampoco eran muy dados a tales excesos. Gran parte del ocultismo occidental estaba sólidamente basado en la masonería, que aportó unas pocas iniciaciones más o menos simbólicas. Estas podían ser algo espantosas a veces, o simplemente hilarantes, pero ninguna se aproximaba remotamente a la clásica iniciación de los chamanes siberianos, que tenía tendencia a iniciarse cuando el candidato se volvía completamente loco y desaparecía en el bosque durante semanas o meses. Muchos no volvían, otros quedaban física o mentalmente dañados para el resto de sus vidas. Sólo muy pocos regresaban con una visión que les permitía trascender la realidad normal, interactuar con los espíritus del horror y la enfermedad y realizar curaciones.
De todos modos, las escenas de crisis eran esperadas, al menos en teoría, en el ocultismo occidental. Israel Regardie, exponiendo el progreso del iniciado a lo largo del Árbol de la Vida, comenta que Daath, también denominado ‘el dragón’ puede ser bastante difícil de pasar:

“La Caída como estado de consciencia es análoga a esa condición descrita por varios místicos como Noche Oscura del Alma. Está acompañada por una sensación de intolerable aridez, una temible consciencia del hecho de que todos los poderes del alma parecen muertos, y la visión de la mente ocluida en muda protesta, como si fuera en contra de la dura disciplina del propio Trabajo… Y la propia mente lanzará su revuelta, convirtiéndose en inestable, avisando al candidato que sería mejor para él disfrutar de un respiro en sus operaciones mágicas… Pero, como enseñan los místicos, si esta condición se soporta con paciencia, pasa, dando lugar a una más alta consciencia espiritual amaneciendo paulatinamente en el corazón y en la mente”. (Regardie, 1978:59-60)

Bajo el punto de vista de Regardie, la clave de la crisis es el impulso de abandonar la actividad mágica y espiritual. Bien, esto es un punto importante del viaje. También es una parte esencial de la vida. Yo dudaría de la cordura de alguien que no se cuestionara el valor de la vida y de todo lo demás de vez en cuando. Como Zhuangzi (Chuang Tzu) expresó poéticamente: “La antorcha del caos y la duda – esto es lo que persigue el sabio” (Trad. Watson, 1968: 42).


Misticismo y Locura

Regardie asumió que es suficiente soportar esta crisis dado que desembocará en un más alto estado de percepción mística. Como descripción psicológica, le estaba dando un cierto sentido. Regardie fue un terapeuta en activo, y como la mayoría de ellos, pasó mucho tiempo esperando que ocurrieran cosas. En nuestros días, la industria química ha llegado a extremos de convencer a la población que fenómenos como la depresión, la esquizofrenia, la bipolaridad, el autismo, la hiperactividad, el narcisismo e incluso afecciones completamente tontas e indefinibles como ser ‘borderline’6 o padecer ‘desórdenes psicosociales’ son debidas a causas orgánicas y deben ser entendidas y tratadas como ‘enfermedades’. Cada año, serios psiquiatras inventan docenas de nuevas y absurdas enfermedades mentales, incluyendo cosas como el “trastorno del desafío oposicional’, lo que hace a los pacientes estar en desacuerdo con personas de autoridad, tales como los psiquiatras. Mientras se inventan enfermedades mentales a docenas, la evidencia real es mínima. Tras décadas de intensa investigación, la industria psiquiátrica no ha podido probar defectos orgánicos en los cerebros y nervios de los pacientes. Ello no les ha detenido a la hora de promover un amplio rango de neurolépticos y antipsicóticos, muchos de ellos con efectos colaterales fatales. Ahora los neurolépticos no curan. Sus primeros defensores los pusieron en el mercado como una simple y limpia alternativa a la lobotomía. Su principal ventaja es la forma en que reducen la transmisión de la información y estropean la red de la dopamina. Como resultado el paciente se convierte en una letárgica, indiferente y miserable planta de tiesto que es fácil de manejar en clínicas con poco personal. También es dinero fácil para la industria química. Parar una ‘terapia’ con neurolépticos es a menudo tan doloroso que los síntomas resultantes son peores que el problema original. La gente que toma neurolépticos frecuentemente, durante demasiado tiempo, desarrolla problemas orgánicos permanentes, tales como encogimiento cerebral, demencia y discinesia tardía, apareciendo movimientos desalineados, retorcimientos incontrolables y temblores. El vagabundo que ves por la calle bien puede ser una víctima de la terapia. Tal vez se haya recobrado de sus problemas mentales iniciales, pero los movimientos nerviosos le acompañarán de por vida, convirtiéndolo en objeto de burla y desagrado.

“Dicho brevemente, los ganglios basales son los más claramente dañados al producirse discinesia tardía por uso de neurolépticos…. Pero los ganglios basales están también íntimamente conectados a los centros mentales más elevados y las enfermedades que afectan a la región acaban perjudicando a la mente. La discinesia tardía está causada por una hipereactividad permanente en el sistema neurotransmisor de la dopamina de esta área. Pero la dopamina es también el principal neurotransmisor ascendiendo hacia el sistema límbico regulador de emociones y los lóbulos frontales. El efecto lobotomizador resulta de la acción de las drogas sobre estas vías nerviosas… Los estudios iniciales acerca de la discinesia tardía mostraron que muchos y, a veces, todos los pacientes, estaban sufriendo serias disfunciones mentales, incluida la demencia. Estas alarmantes revelaciones fueron hechas literalmente por medio de letra pequeña y en gráficas, y raramente se comentó acerca de ellas.” (Breggin: 1993:100)
Con respecto al problema inicial los placebos funcionan mejor que los neurolépticos. De hecho en muchos pacientes, la esquizofrenia, la manía, el retraso, etc. tienden a desaparecer por sí mismas cuando el paciente es sometido a atenciones y soporte de gente entendida no profesional, practica meditación o desarrolla algún tipo de espiritualidad. En breve, lo que es convenientemente etiquetado como ‘trastorno mental’ en nuestra iluminada cultura resulta ser una crisis del alma, la identidad y la relación entre el universo interior y el exterior. La gente que los padece están sufriendo, de una forma u otra una Ordalía del Abismo. El ‘trastorno’ puede ser simplemente la crisis que una persona necesita para realizar algunos muy necesitados ajustes de la identidad.
Asenath Mason ofrece un muy fascinante y animador material en su Occult Study of Melancholy. El ‘humor negro’, es un concepto que se remonta a los primeros médicos griegos7, usado para incluir un amplio rango de ‘transtornos’. Allí donde la gente actual asocia la melancolía con la tristeza, la depresión con la nostalgia, los sanadores griegos, medievales y renacentistas creían que la melancolía podía aparecer en forma de depresión, aflicción, acedia (nada importa), histeria, locura, percepción distorsionada, manía, alucinaciones, insomnio, pesadillas, introspectividad, morbidez, ansiedad, inquietud, desconfianza, delirios e incluso frenesí divino. Los ancianos, descontentos, degenerados, ladrones de tumbas, astrólogos, monjes, filósofos, brujos y nigromantes, todos ellos hijos de Saturno, estaban especialmente inclinados a sufrir esta aflicción. El humor negro estaba relacionado con el temperamento saturnal, y con una fuerte inclinación hacia la experiencia espiritual. La ‘Noche Oscura del Alma’ era una experiencia ‘melancólica’ típica. Brevemente, lo que los antiguos llamaban melancolía y que los psiquiatras (doctores con un entrenamiento en psicología de seis meses de duración y la Licencia para Pildorear) etiquetan como ‘enfermedad’ se convierte en una condición indispensable para la evolución espiritual, la dramática fase de oscuridad que permite la purificación esencial y el renacimiento del alma. La gente tiene el derecho de afrontar una crisis de vez en cuando. En un mundo loco, donde gente perfectamente sana hace la guerra, manipula información, explota al débil y destruye el entorno, un brote ocasional de locura puede ser una saludable y sensible idea.


Los Qlifoth en la magia Victoriana

Aquí llegamos a las investigaciones modernas del Lado Oscuro. La Orden Hermética de la Golden Dawn hizo mucho para popularizar su modelo del Árbol de la Vida, además de una gran cantidad de atribuciones a deidades, espíritus, esencias, símbolos y cosas por el estilo. Gran parte de este material fue aportado por Samuel Liddell MacGregor Mathers, quien escribió gran parte de los rituales de la Golden Dawn y pasó gran parte de su vida traduciendo documentos mágicos y escritos medievales, cuando no estaba practicando danzas de espadas o jugando al ajedrez Enoquiano con su esposa Mina, William Butler Yeats y un espíritu (Howe: 1972:114-115). La Golden Dawn le debe mucho a Agrippa von Nettesheim, a Abraham of Worm (quien supuestamente escribió el Abramelin) y a los anónimos autores de los diversos libros denominados Key of Solomon, la Goetia, el Armadel y similares. Incluso integró unos cuantos elementos tántricos altamente distorsionados, como los tattvas y los canales de energía, importados gracias a la Teosofía. La mezcla fue brillantemente innovadora y eficaz: incluso la Wicca moderna no sería imaginable sin la base de la Golden Dawn. Aleister Crowley, alguien de quien ya habrás oído hablar y que fue miembro durante un tiempo, basó gran parte de su magia en estos fundamentos. Hizo uso de las investigaciones cabalísticas de su amigo y mentor Allan Bennet y las amplió considerablemente: el resultado fue un corpus de tablas que pretendía equiparar los conceptos cabalísticos con símbolos, deidades, cartas de tarot, objetos mágicos, plantas, animales, colores y cosas así. Fue un noble esfuerzo muy en consonancia con el estudio comparado de las religiones que estaba en boga en esa época, lo que implicaba que una deidad pueda fácilmente ser identificada con otra si ignoramos todas las diferencias que pueden resultar ofensivas en lo que respecta a cultura, mito y ritual.
Los iniciados de la Golden Dawn fueron pronto introducidos al Árbol de la Vida y recibieron conferencias acerca de su significado, todo el camino hasta Daath. Los celestiales, es decir, los estados de consciencia más allá del Abismo siguieron siendo misterios enigmáticos, dado que ninguno de los miembros de la orden tenía experiencia personal de ellos. Daath y el Abismo fueron mencionados, pero no explorados, tal y como Regardie esbozaba antes. De todas formas el estudiante impaciente obtenía al menos una idea teórica de los horrores del Abismo cuando estudiaba la lista de los qlifoth. Aquí encontraron a:

Kether: Thaumiel - Las Dos Fuerzas Contendientes.
Chokmah: Ghogiel – Los Obstructores.
Binah: Satariel – Los Ocultadores.
Chesed: Agshekeloh – Los que Rompen en Piezas.
Geburah: Golohab – Los que Hacen Arder.
Tiphareth: Tagirion – Los que Disputan.
Netzach: Gharab Tzerek – Los Cuervos de la Muerte.
Hod: Samael – El Mentiroso o Veneno de Dios.
Yesod: Gamaliel. Los Obscenos.
Malkuth: Lilith – Reina de la Noche y de los Demonios.

(Citado por Regardie, 1978: 163)

Esta formidable colección contiene mucha materia para pensar. Habitualmente, cada qlifa simboliza el reverso de la séfira del lado luminoso. De acuerdo a la tradición cabalística, las emanaciones de lo divino aparecieron en series. Primero, llegamos a Kether, la corona, unidad, yo absoluto, etc. Se manifiesta en el lado luminoso, pero dado que la esencia original de esta séfira es tan enorme, no toda puede ser contenida. El excedente se derrama hacia abajo, para crear la siguiente y más baja séfira, pero también se convierte en la qlifa de la esfera, por lo tanto, su representación del Lado Oscuro. En este modelo, el Árbol del Lado Oscuro contiene todo lo que no tiene cabida en el lado luminoso. Las atribuciones de la Golden Dawn eran aun así primitivas ya que simplemente oponían a la imagen divina del Lado Luminoso un impío Lado Oscuro opuesto. Donde Kether es unidad, su opuesto es dualidad, pelea, lucha. Donde Chokmah representa el mundo, la voluntad y el razonamiento de lo divino, el reflejo del Lado Oscuro es el bloqueo y el obstáculo del flujo creativo. Binah es el entendimiento verdadero en el lado luminoso, pero su qlifa es la ceguera y el encubrimiento que la rehúye. De este modo podemos realizar nuestro camino hacia abajo por un Árbol que es ‘divino’ en el Lado Luminoso y ‘malo’ en el Lado Oscuro, hasta que sin peligro llegamos a los cuidados de Lilith, diametralmente opuesta a Malkuth, el mundo, el Reino, la esposa y por supuesto Eva. Es un modelo con un fuerte sabor judeocristiano, y bastante inútil si realmente queremos aprender algo que valga la pena. El problema es la cuestión del bien y el mal. Si asumimos que el lado luminoso es bueno, tenemos que aceptar toda clase de cosas tales como las condiciones sobre la tierra, como buenas, y pocos son tan estúpidos como para hacerlo. Ni ayudó gran cosa a los iniciados de la Golden Dawn, que estudiaban la lista y no sabían qué hacer con ella.
Al igual que muchas organizaciones ocultistas contemporáneas, la Golden Dawn fue principalmente una empresa cuyos miembros eran más dados a hablar que a practicar.
No es muy probable que, en realidad, ningún miembro de la Golden Dawn hiciera uso de esta lista, más allá de Allan Bennet y Aleister Crowley, que la incorporó al Liber 777, extendiendo la lista de qlifoth. No tengo ni idea acerca de si Bennet contactó alguna vez con los qlifoth; tal vez no lo hizo; pronto decidió que el budismo tenía más que ofrecer que la Golden Dawn y se trasladó a Ceylán donde se convirtió en un monje mendicante. Dentro de mi conocimiento limitado, pienso que Crowley aunque muy atraído hacia cualquier cosa que fuera peligrosa y dramática, tampoco invocó a los qlifoth. De todas formas, parece haber encontrado algunos de una manera dispersa y desorganizada, durante la serie de trances que forman The Vision and the Voice.
Lo mismo puede decirse en lo que concierne a su conjuro de los espíritus Goéticos en su residencia de Boleskine. Podrías argumentar que las jerarquías infernales de la Goetia no son lo mismo que los qlifoth. Esto es hablar desde un punto de vista dualista, donde tienes diferentes dioses, diferentes demonios y diferentes seres humanos, cada uno de ellos aparentando ser un ente individual. Por encima y más allá del Abismo, tales categorías diferenciadas no tienen mucho sentido. Cualquiera puede hallar a Lilith, pero lo que cada uno de nosotros experimenta diferirá mucho. En mi experiencia, Lilith es la aguda intensidad del deseo y el miedo y la bendición de la alegría y la pasión que te lleva más allá de las propias sensaciones. En ella, puedes hallar y reconocer todo lo que te parece atractivo y terrorífico. Eso, de todas formas, es un pequeño vislumbre de las muchas posibilidades. Para ti, ella puede aparecerse de un modo completamente diferente. Los dioses adaptan su forma a aquellos quienes los encuentran. El nombre Lilith, sus imágenes sumerias y asirias, la mitología acerca de ella, empezando con el episodio sumerio de Innana y Gilgamesh y continuando de un modo más elaborado en el Talmud, la Biblia, el tardomedieval Zohar y el Alphabet Ben Sirra, son simples representaciones que invocan a una incomprensible fuerza/consciencia y abren las puertas oníricas de tu percepción visionaria. Aquello que encuentres y entiendas es único. En la Realidad Absoluta, dioses, demonios, Antiguos, tótems, plantas, gente, tenias8, etc. No tienen límites definidos; pueden mezclarse los unos con los otros, asumir la forma del otro, y recordar su propia esencia compartida.
La identidad es una conveniencia. Funciona de un modo excelente en el mundo de la percepción dualista donde yo estoy y donde estás tú, donde las culturas difieren, difieren los mitos y estas diferencias pueden ser definidas, pero deja de funcionar o incluso de importar, una vez que alcanzas la fuente de todo conocimiento, Daath, y entras en el Abismo y en los reinos más allá.


A Través del Abismo

Entonces los qlifoth y el Lado Oscuro emergieron brevemente en la Magia Victoriana, pero se creyó conveniente dejarlos a un lado. Crowley tuvo una postura bastante similar a esta. Obviamente era consciente de la existencia del gran obscuro, pero las pocas veces en que se vio envuelto en ello se quemó los dedos. Y cuando él, como reivindicaba ‘cruzó el Abismo’ lo hizo con una prisa desesperada para terminar pronto. Así que conjuró a Choronzón, un bonito día en el desierto de Marruecos, y celebró su nacimiento como Maestro del Templo, un ‘Bebé del Abismo’ al siguiente día. Simplemente no fue suficiente. Si deseas explorar tus profundidades tienes que dedicar semanas, meses y años al proceso. De hecho, de modo absoluto, nunca puedes decir que has ‘cruzado el Abismo’ de verdad, ya que el Abismo es todo-englobador y algo bueno para pasar muchas vidas entretenido. La experiencia Abismal de Crowley, aunque sobrepasó de lejos los esfuerzos y logros de los magos de la Golden Dawn, produjo, lamento decirlo, un brillante pero altamente carente adepto supremo que pasó el resto de su vida zarandeado por accesos de megalomanía.
El Abismo no está ahí para ser cruzado. No puedes superarlo. En tanto el concepto de Tú exista, el Abismo está por todas partes. Cuando Tú te has ido, el Abismo también desaparece, y las distinciones tales como Lado Luminoso, Lado Oscuro, real, irreal, yo y tú, etc. cesan de existir. Cuando Tú vuelves, aunque sea sólo para vivir, trabajar, festejar, conocer amigos, o jugar con los niños, el Abismo vuelve de nuevo instantáneamente. Viene en un paquete junto al ego (el sentido de identificación) y nunca está más allá de un suspiro de distancia.
Liber Pennae Praenumbra, canalizado por Soror Nema, nos explica: “El Abismo se atraviesa en minutos cada día.
No siempre ni para toda iniciación pero tan esencial como el dormir, ducharse, hacer el amor, comer o azotar tu trasera es cada-maravilloso-maldito-día de rutina, felicidad o tarea.


Túneles de los Qlifoth

Kenneth Grant tal vez fue el primer pionero de la magia contemporánea en enfatizar esta idea esencial. Hay una extraña y extremadamente corta revelación realizada por Crowley titulada Liber CCXXXI. Anexas a ella hay dos tablas con 22 sigilos cada una. Una tabla se titula Liber XXII Domarum Mercurii Cum Suis Geniis. Puede preguntarse para qué sirve. Tal vez tú me lo digas algún día. La otra se llama Liber XXII Carcerorum Qliphoth Cum Suis Geniis. En su encantadoramente siniestra forma, parece mucho más prometedora. Ambas tablas fueron obviamente dibujadas por la misma mano. A día de hoy, nadie sabe quién puede haber sido. No se parecen mucho al trabajo de Crowley, ni parecen ser el trabajo del archisigilizador Austin Osman Spare. Grant especuló que podía haber sido el Capitán J.F.C. Fuller, uno de sus seguidores, pero cómo las obtuvo este permanece como un misterio inescrutable. Por qué fueron anexadas al Liber CCXXXI es, en un primer vistazo, enigmático. Que los versos tienen alguna relación con los sigilos fue demostrado por Kenneth Grant en Nightside of Eden, pero esta atribución está lejos de ser obvia o fácil de comprender.
Ni Fuller ni Crowley fueron de ese tipo de carácter sensitivo y receptivo que revela la capacidad de una persona para trascender los límites de la percepción de la personalidad. Ambos estaban, por decirlo de algún modo, demasiado envueltos en los caprichos de sus egos como para manejar algo que valga la pena mencionar acerca de una disolución de identidad. Hasta donde yo sé, nunca hicieron uso de los sigilos qlifóticos. Por ello, su origen permanece oscuro. De todas formas no iban a quedar aletargados. Fue un punto de ruptura para Thelema y la Magia(k) cuando Kenneth Grant los exploró sistemáticamente. Otros hicieron lo mismo, y gran parte de su experiencia se fusionó en el magnífico Nightside of Eden de Kenneth Grant. He oído describir a este libro como “el más siniestro Grimorio de nuestro tiempo” y he conocido a gente que lo tiene envuelto en papel de aluminio para protegerse de su siniestra vibración. Aunque para nada es una lectura fácil, el libro se convirtió en algo bastante controvertido. Una buena parte de los seguidores de Crowley habrían preferido dejar a los qlifoth en paz. Algunos acusaron a Grant de revolcarse en cieno y excrementos qlifóticos. Pocos entendieron que tenemos que encontrar todo tipo de alucinante y reprimido material si queremos vivir una vida en equilibrio entre los mundos. Al igual que H.P. Lovecraft, el artista de ficción Richard Upton Pickman declaró que uno debe “pintar el terror al igual que la belleza de la vida”. A lo largo de las décadas, un cierto número de emprendedores viajeros de la mente se atrevieron a explorar los túneles qlifóticos. Algunos, como Linda Falorio, crearon hermosos Tarots del Lado Oscuro. Algunos simplemente leyeron lo que Grant había escrito, y trataron de pintar a partir de las descripciones de otros. Durante un tiempo, estuvo en proyecto un Tarot del Lado Oscuro. Se me pidió que pintara unas cuantas cartas (Dagdagiel, Zamradiel y Saksaksalim) y lo hice, basado en mis dibujos con aerógrafo. El resultado no me satisfizo mucho. Se pretendió que un cierto número de artistas contribuyeran con cartas. Las pocas que he visto difieren mucho en calidad y estilo. No tengo ni idea hasta dónde se progresó hasta que fue compasivamente dejada en el olvido. A continuación, un conocido artista ocultista declaró que haría el Tarot oficial del Lado Oscuro por sí mismo. El proceso requirió un montón de charla y ningún viaje astral, meditaciones o nada tan vulgar como la práctica real. Como resultado de ello, sólo unas pocas cartas llegaron a ver la luz del día. Pero la exploración del Lado Oscuro continuó de todas formas.
Un creciente número de libros pretendían ser el legendario Necronomicón supuestamente citado por Lovecraft. Mientras que ninguno de ellos tenía más allá de unas pocas décadas, al menos uno de ellos trata de mezclar elementos antiguos y contemporáneos. Me estoy refiriendo, por supuesto, al Necronomicón de Simon, publicado originalmente en 666 copias numeradas, y que combina hechizos sumerios, mitología Asiria y Babilónica, tradición Lovecraftiana y material libremente inventado, gran parte de él altamente poético a su bellamente siniestro modo. A diferencia de muchos falsificadores, Simon fue lo suficientemente honesto como para esbozar vagamente el material que estaba usando, e incluso aportó una introducción satírica y una bibliografía. De todas formas, su trabajo es tan impresionante que muchos magos modernos creen que es real. Otras imitaciones no fueron tan afortunadas. Al igual que los amigos de Lovecraft crearon sus propios horribles grimorios de los que citar, hoy en día estos elementos han sido creados también. Y hay un mercado para ello. Un creciente número de intrépidos magos se han dedicado a la exploración del Lado Oscuro. Mientras muchos de ellos no llegan más allá de jugar con la energía del miedo, otros, al igual que Asenath Mason y su círculo, realizan las transformaciones cruciales y se inflaman a sí mismos con el amor y el disfrute de la oscuridad primigenia.


Nota Biográfica

Ya debes haberte dado cuenta que este libro contiene imágenes; tal vez unas cuantas puntualizaciones acerca del modo en que vieron la luz te resulten entretenidas.
En 1982, estaba probando suerte con mi Santo Ángel Guardián durante una abstraída noche, gran parte de la cual pasé en un estado de trance extremo, agitándome y temblando sobre la pedregosa ladera de una montaña en la cordillera de Taunus. No era el propósito del rito. Simplemente quería pasar una noche invocando a Maat y a Medusa, como había hecho durante muchos meses. La luna llena del principio del otoño llegó flamígera en su helada gloria y la locura de la noche me capturó en su arrebato. Yo me sacudía y volvía a sacudir hasta un momento en que miré hacia abajo a mis pies y me vi a mi mismo yaciendo ahí, obviamente muerto y ya en descomposición. Fue un tanto extraño, y sólo la primera de muchas sorpresas. Las magníficas rocas de cuarcita a mi alrededor, blanqueadas por la luna, se convertían en huesos, los caparazones y esqueletos de criaturas surgidas a lo largo de inmensurables eras de evolución. Subí a la cresta de la montaña y tenuemente vi la ciudad de Frankfurt, un palpitante, atronador, brillantemente iluminado hongo, en la distancia. En este punto toda la furia del bosque oscuro se desgarró a través de mí, abrí mis alas y… oh, sorpresa. No querríais saberlo. Más tarde tuve visiones de mi ego, distorsionado y demoníaco, arrastrándose ladera arriba, y las fui desvaneciendo una tras otra hasta que estuve completamente agotado. Bien, yo era joven e ingenuo. Pasé más tiempo con exorcismos que con integración. Y cuando la temprana luz del amanecer surgió, vino un murciélago volando, dando vueltas a mí alrededor. Distinguí los ecos de sus llamadas reverberando en las rocas. Sonaban como Toc Toc Toc o así. Fue una noche que cambió mi vida. En un instante, pasado presente y futuro habían sido uno. Había visto mis líneas temporales desde arriba, viendo iluminar eventos de esta y otras vidas simultáneamente. Durante la mayor parte del día siguiente permanecí por ahí entre las raíces de los árboles, observando a las arañas tejer sus telas, a los escarabajos hacer su camino y beber los restos del espumoso vino. No fue fácil encontrarle un sentido. Para decir la verdad, no esperaba nada parecido a esta experiencia. De todas formas, debía haberlo visto venir.
Durante los siguientes meses, empecé a reensamblar gradualmente aquellas piezas de mi personalidad que eran más o menos útiles. Fue un proceso difícil que involucró mucha conducta extraña. De algún modo, a lo largo del tiempo, había hallado el acceso a habilidades y experiencias que, claramente, eran de mi futuro, y posiblemente de otras vidas también. Esto suena como un afortunado negocio. De todos modos, tomó años el integrarlas adecuadamente y frecuentemente he de volver a algunas materias básicas para componer las cosas que he perdido al progresar con tanta rapidez. Maat no funciona de un modo intemporal, no lineal e impredecible, pero al final, cada uno de los atajos debe ser tomado para el continuo y diario esfuerzo. Aquí, las lúcidas puntualizaciones de Nema fueron de gran ayuda:

“Todo es simultáneo (incluyéndonos a nosotros), pero el modo de experimentar hasta ahora ha sido lineal, Aristotélico, uno u otro/o, dualidad. En vez de ver una imagen cada vez, podemos ver toda la bobina de la película –que es como oír cada una de las notas de una sinfonía tocada al mismo tiempo. La linealidad es una buena herramienta de seguimiento en medio de la traducción de realidades eternas & acciones práctica – (desde el vacío llega una sugerencia: BAILA lo que tienes que decir…” (Carta del 13 de Febrero 1983 aprox.).
‘El aquí y ahora’, estoy de acuerdo, son los únicos ingredientes ‘reales’ de la existencia / noexistencia, pero hay algo placentero en el juego de linealidad-secuencia-evolución. Hemos optado deliberadamente vivir en un modo que opera secuencialmente (nacer –crecer – muerte, dormir – sueño – despertar, ayer – hoy – mañana, etc.) porque hay algún tipo de satisfacción estética en ello… Parecería, entonces, que somos tanto simultáneos como lineales.- ¿por qué escoger? Apuesto a que también hay otras formas de ser más allá de esta dicotomía, que somos capaces de captar, participando y apreciándolas, una vez que hemos hallado la clave y el truco de las mismas.” (26 de marzo de 1983, aprox.)

El Santo Ángel Guardián me ha sorprendido mucho. Yo había asumido que conocerlo requería un ritual especial y muchos meses de esfuerzo. Y justo cuando empezaba a imaginar que todo estaba funcionando bien, los Antiguos empezaron a rondar de nuevo. Mientras invocaba a Medusa, había tenido vislumbres de ellos, pero ahora habían venido para quedarse. Los conocí en pesadillas, en visiones, cuando estaba en trance y meditando. No fue una experiencia muy feliz. Estaba en medio de una relación, que se convirtió en muy breve, ya que mi novia captó algunos destellos de ellos en sus sueños y quedó terriblemente aterrorizada. Inmediatamente decidió dejarlo estar y yo acabé loco, confundido, solo, con nada que perder, y determinado a usar la perturbación emocional para tratar a los Antiguos adecuadamente. Después de todo, una buena crisis es también una oportunidad espléndida. Por un lado, es una ocasión gratuita para reír. Por otro, cuando no estás extremadamente identificado con tu identidad, puedes volver unos pasos atrás, verte a ti mismo siendo un tonto, abrir las puertas a lo desconocido y viajar. Volví a la montaña pronto, una mañana, fui a un hoyo en la ladera jalonada de rocas, inicié un agitado trance e invoqué a Yog Sothoth en mí mismo. Fue un bonito y alocado trance, uno de cuyos momentos cumbres fue una súbita tormenta de granizo.
Durante los siguientes meses, viajé al Lado Oscuro casi cada día. Habitualmente, yacería dentro de un círculo (no quería molestar a mis vecinos), pondría una venda en mis ojos, descendería hasta un profundo trance hipnótico, e iría viajando con la imaginación. Gran parte del viaje consistía en disociación. Primero a través de una serie de túneles y corredores. Después iría despojando las capas y capas de mí mismo hasta que devine muy simple y casi completamente ausente. Más allá de un túnel y junto a una brumosa y alta meseta montañosa donde retorcidos pilares de piedra ascendían al cielo. Tal vez era la meseta de Leng de Lovecraft. Leng es una palabra común en tibetano, simplemente significa ‘lugar, ubicación’ y aparece en muchos nombres de lugares. Uno de los pilares tenía una cueva cerca de la parte superior. Acostumbraba a volar hasta esa cueva y después descender a través de un túnel vertical, a través de una tentacular locura transdimensional uniocular, y emergía en cualquier lugar en la parte de atrás del Árbol. Por otro lado, los asuntos eran cualquier cosa menos ordenados. El Lado Luminoso puede mostrar distintas esferas y caminos, el Lado Oscuro es un embrollo total. Se transformaba cada vez que ‘yo’ iba allí. ‘Yo’ busqué las contrapartidas de los sefiroth y entré en ellas. Esto requirió disolución, o más bien, la rememoración de la nada esencial que aparece en el corazón de todos nosotros. Dentro de la esfera, ‘Yo’ llamé a los habitantes e hice uso de un maravilloso método canalizado por Aleister Crowley. Cuando Crowley exploró las llamadas enoquianas, encontró la fórmula exacta que permite al habilidoso cambiador de identidades sobrevivir a cada túnel y célula onírica. El 11º aethir del Liber 418, The Vision and the Voice nos informa que

“en cada Abismo tú debes asumir la máscara y forma del ángel que allí está. De tener un nombre, tú estarías irrevocablemente perdido.”

Estas líneas son una pincelada de un agudo ingenio. Si ‘tú’ quieres introducirte en las células oníricas, ‘tú’ tienes que volar en alas de la nada. Olvida tus nombres, tu pasado, tus esperanzas y sueños. Es fácil conocer a los moradores de cada túnel, agujero infernal o caverna oscura. Si asumes su forma, características e identidad, puedes experimentar su consciencia e intensa fuerza obsesiva en su pleno potencial. El proceso es catártico. Y cuando has acabado, el camino de vuelta es la Nada de nuevo.
Nada puede entrar a los túneles; nada sobrevive a cada una de las pruebas, nada sale de ahí para manifestar la iniciación.
El último pedazo acaba convirtiéndose en el más duro. Verse inundado por una oleada de agudo extremismo irracional es sólo el calentamiento. Es un desenlace que muestra si ‘tú’ has practicado ‘tus’ trances de disolución de identidad adecuadamente. Generalmente, ‘Yo’ visitaba cada esfera un cierto número de veces antes de que ‘yo’ pudiera obtener alguna comprensión de ello. Puede sonar como simple diversión, pero al mismo tiempo ‘mi’ identidad era sacudida hasta los cimientos. Cada día implicaba crisis. Fue algo bueno que yo asistiera a una escuela de arte en esa época, o más bien, que pudiera darme el lujo de no asistir a las clases. Tener un trabajo estable hubiera sido imposible bajo esas circunstancias. ‘Yo’ vi a ‘mi’ Santo Ángel Guardián morir y sentí a ‘mis’ dioses desintegrarse. La magia(k) perdió su significado, al igual que el arte, la vida y prácticamente todas las cosas. Lo que fuera que ‘yo’ había esperado para el futuro se fue desagüe abajo. En el proceso, ‘yo’ recibí sigilos que actúan como claves directas para cada consciencia, y cuando ‘yo’ volvía junto al mundo, al cuerpo, la personalidad, ‘yo’ estaba a menudo junto a mí mismo, adormecido y disociado, para el resto del día. Dibujar alguna de las imágenes costó un esfuerzo inmenso. Incluso las simples funcionaban como puertas al Lado Oscuro. Mientras dibujaba, ‘yo’ a menudo me sorprendía a ‘mí’ mismo temblando y sudando, y pasaba la noche con tremendos sueños. De todas formas, con el tiempo llega la práctica. El horror desaparece finalmente, pero la fascinación continúa y se convierte en disfrute. Lo que pasa con el Lado Oscuro es que te das cuenta de que esto, también eres tú. Cada horror y cada placer están enraizados en el yo. Es como descubrir el molde para cualquier tipo de percepción o conducta, sana e insana, loca y sabia, con significado o absurdo. Habituándose, todo el asunto puede convertirse en algo verdaderamente disfrutable. De algún modo (mejor no preguntes) la vida continuó. Mis amigos mostraron mucha tolerancia y paciencia conmigo; debe haber sido una época difícil para ellos, y desearía agradecérselo.
Y para ‘mi’ gran sorpresa los dioses reaparecieron. Eran tan reales o irreales como todo lo demás. Gradualmente, ‘yo’ empecé a aceptar que funcionar en el PlanetaTierra es más fácil cuando la personalidad adecuada mantiene a la consciencia unida. Tras explorar los sefiroth del Lado Oscuro, siguieron los túneles qlifóticos. Comparados con los sefiroth, fue fácil de transitar por ellos. Después de todo, cada túnel está mucho más especializado. Por otro lado, la obsesión de cada túnel está enlazada más estrechamente a los roles y percepciones humanos. Muchos de ellos me catapultaron a visiones de la Edad de Piedra, algunas de ellas precediendo a la etapa del Homo erectus. Común a todos fueron los patrones de conducta extendidos a sus absolutos e irracionales extremos. Y un hermoso día, cuando ‘yo’ había estado en cada uno de los túneles un cierto número de veces, el Lado Luminoso y el Lado Oscuro se fusionaron. Todo se volvió tremendamente confuso por un tiempo. De hecho, durante unos cuantos meses ‘yo’ encontré tremendamente difícil tener una opinión acerca de algo. ‘Mi’ personalidad, aun siendo una alucinación de conveniencia, era netamente extraña y la sentía extremadamente frágil y artificial. Otras personas, quienquiera que fuesen, eran muy predecibles y totalmente incomprensibles. Esto siguió así por un tiempo. Y mientras ‘yo’ estaba bien inmerso en la práctica, ‘yo’ decidí hacer algo nuevo y hallar los espíritus del Lado Oscuro del Taoísmo ritual.
Michael Saso expone sus nombres, sigilos e invocaciones en su capítulo acerca del Tao de la Izquierda (en Saso, 1978). No hay duda que nunca supuso que alguien sería lo suficientemente loco para explorarlos en la práctica. Tradicionalmente, el ritual requiere sesenta días, pero estando las cosas como estaban, el encuentro ocurrió más rápidamente. Pero esto es otra historia, y otro vistazo a las muchas extravagantes posibilidades inherentes en el Lado Oscuro. Más tarde siguió el trabar conocimiento con los Olvidados, los cuales Nema ha descrito de forma tan elocuente. Por entonces los propios conceptos Lado Oscuro y Lado Luminoso hacía tiempo que habían cesado de importar. Ni importan ahora, y el uso de tales términos se antoja algo torpe y chapucero. No hay duda de que ya estás tremendamente cansado de ellos en estos momentos. Es, pues, una buena razón parar aquí el relato y dejarte disfrutar de las imágenes (y encarar tu wyrd9). En las siguientes páginas hallarás una selección de pinturas que van de 1981 a 1983 aproximadamente. Incluyen unos pocos elementos del libro de imágenes Visions of Medusa, seguido por un libro de imágenes sin nombre dedicado a los viajes hacia los Antiguos y finalmente Sombras Nocturnas, que trata acerca de los túneles de los qlifoth. Estas imágenes no están elaboradas. Habitualmente las esbozaba después de salir de un trance y las entintaba cuando me había calmado lo suficiente. Cada una de ellas expresa una experiencia y un estado de intensa emocionalidad. También hay simbolismo, gran parte del tipo oscuro (‘dado que me gustan mis tentáculos igual que al resto de vosotros), pero no fue diseñado por la mente consciente. Por favor, disculpa los fallos y errores en estos humildes dibujos, y trata de ver más allá de las imágenes dentro de la intensidad sin nombre que hay tras ellos. IPSOS



1Un juego de palabras que usa el autor uniendo dos palabras, hipotético y partículas, haciendo referencia a la naturaleza hipotética de muchas de las partículas que se suponen deben existir para que encajen y den veracidad a un modelo matemático sobre la realidad en concreto, algo muy usual dentro de la física teórica (N. de los T.)
2Otro juego de palabra entre fantasía y partículas, en la misma línea que la nota anterior (N. de los T.)
3El noúmeno es la cosa en sí, más allá de su relación con nuestro modo de intuirla o percibirla (N. de los T.).
4 En el original ponía ‘excavator’, es decir, ‘excavador’. Hemos escrito ‘arqueólogo’ para dar claridad al texto (N. de los T.)
5Es decir que uno se puede convertir en el otro (N. de los T.)
6Hemos optado por dejarlo en su forma inglesa, por ser un vocablo usado comúnmente en inglés, El trastorno límite de la personalidad o borderline (abreviado como TLP), también llamado limítrofe o fronterizo, es definido por el DSM-IV (DSM-IV 301.831) como un trastorno de la personalidad que se caracteriza primariamente por inestabilidad emocional, pensamiento extremadamente polarizado y dicotómico y relaciones interpersonales caóticas (N. de los T.)
7‘Humor’ en el sentido arcaico de la palabra. Es decir, que se refiere a cada uno de los líquidos del cuerpo (N. de los T.)
8 Tenia: se refiere al gusano plano, no al verbo tener (N. de los T.)

9Un término muy complejo procedente del pensamiento germánico, que podría traducirse vagamente como ‘destino’, aunque es más intrincado, comprendiendo todas las hebras entrelazadas de actos que generan un desenlace determinado. Es decir, nos enfrentamos al resultado de todas aquellas acciones que nos han precedido y con las nuestras creamos nuevas tramas. Hemos preferido no traducirlo (N. de los T.)



------------------------------------------


Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomendamos que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace: