sábado, 22 de junio de 2019

Seis Caminos 07 - Los Seis Caminos



CAPÍTULO 8 
LOS SEIS CAMINOS


Los Seis Caminos(1) es un nombre para un mapa particular de la realidad. Es lo suficientemente complejo como para ser útil, mientras que lo suficientemente simple como para permitir que ocurran cambios de manera orgánica sin una interrupción del todo. 

Vemos esta forma general (aunque el nombre proviene de la brujería británica) en muchos lugares. Lo vemos en la magia ceremonial, en la brujería y en algunas formas de chamanismo(2). La estructura tal como la uso es la siguiente. 

Esta es la historia: Vivimos en nuestros cuerpos en el Mundo Medio. El Mundo Medio está dividido en cuatro direcciones: Norte, Sur, Este y Oeste. El Mundo Medio es considerado como la sección central de un gran Árbol, cuyas raíces viajan profundamente al Inframundo y cuyas ramas se extienden ampliamente en el Mundo de Arriba. Los mundos de Arriba y de Abajo son los Otros Mundos reales, aunque se interpenetran con el Mundo Medio, son completamente no físicos (o eso parece desde donde vivimos). 



El Mundo Medio también tiene sus Otros, y estos están más cerca de nosotros los espíritus encarnados. Algunas escuelas de pensamiento consideran que estos espíritus "más cercanos" son los más peligrosos (y, a la inversa, a menudo los más capaces de ser útiles) para nosotros. Creo que esto se debe a que participan del mundo que habitamos y, por lo tanto, pueden intervenir más intensamente en él. También somos más propensos a invadir su territorio, por así decirlo, y por ello ofenderles. Estoy de acuerdo con este punto de vista, tanto en los aspectos útiles como inútiles. 

Parte del valor de este tipo de práctica y mapa es que puede ser útil tener un "lugar" para que los Poderes con los que interactuamos permanezcan, de modo que sepamos a dónde ir si deseamos visitarlos. Es útil alinear las direcciones a los cuatro elementos tradicionales como se usan en la magia occidental: Tierra en el Norte, Aire en el Este, Fuego en el Sur y Agua en el Oeste(3). Como a menudo digo, probablemente no sea una descripción precisa de las cosas, ¡pero es útil! 

Si bien el mapa no es el territorio, en este caso es útil pretender que sí lo es. Lo que quiero decir con esto es que no hay que distraerse con las estructuras físicas que te rodean y comprender que se trata de una brújula mágica interna, no física, terrestre(4). Las direcciones no son puntos cardinales de la brújula alineados al Norte magnético, sino a los poderes elementales de las seis direcciones o formas. Para empezar, sugiero que los dejes donde están, ¡incluso si para ti el agua "real" está hacia el Este! 

Hay muchos lugares que te darán muchas correspondencias mágicas para los elementos (si eso es lo que quieres), pero por ahora, solo ofreceré algunas. Estas son mis experiencias con estos elementos y direcciones, y es posible que no concuerde con otras fuentes o con lo que consideras como cierto para ti. 

La Tierra es la base sólida, el terreno fértil. La Tierra es lenta, pesada, estructurada, estable, fértil, arraigada, cimentada. El cuerpo y los huesos. Su naturaleza es nutritiva, constructiva, fortalecedora. Inquebrantable, obstinada, fría (aunque ardientemente caliente en su núcleo), llena de misterio. Como elemento del Norte, su momento es la Medianoche y es el hogar de la Caza(5). 

El Aire es rapidez, vuelo, susurros, discurso, historia, mente, pensamiento, comunicación, aliento, verdad y engaño, palabras, transitorio, informativo, basado en datos, conocimiento, comunicativo. La mente. El Aire es cálido y húmedo. Palabras que cortan y palabras que curan. Como elemento del Este, su momento es el Amanecer y es un lugar de inicio. 

El Fuego es pasión ardiente, sangre caliente, transmutación y transformación. El Fuego es rápido, ligero, veloz, consumidor, transformador, apasionado, seco y caliente. La sangre y el espíritu. Donde una cosa se convierte en otra, Espíritu y Alma, lujuria y deseo. Como elemento del Sur, su momento es el Mediodía. 

El Agua es húmeda, amniótica, soñadora, oceánica, inexorable, fantástica, desgasta, emocional, dadora de vida, lágrimas, saliva, sudor, fluidos sexuales, portadora, flotante, enfría, ensoñadora, útero y tumba. Como el elemento del Oeste, su momento es el Ocaso. La Puerta Occidental también es un sendero hacia la Tierra de los Muertos. 

El Mundo de Arriba, los Cielos, Celestial y Empíreo, el más allá, el hogar de las estrellas. El Arriba es el hogar de los ángeles, los poderes estelares y planetarios, es frío y vacío, no humano y remoto. 

El Abajo es el Inframundo, las tierras de los Muertos y los Poderes Ctónicos, las Estrellas de Abajo. Cálido y a menudo curativo, el hogar de los seres feéricos, los poderes animales, los demonios ctónicos y las fuentes donde las raíces del Árbol del Mundo se riegan. Es un lugar extraño. Es aquí donde puedo aprender con mayor facilidad a cambiar las formas, a ser diferente de lo humano. 

Las Estrellas de los Seis Caminos

Así que, con todo lo dicho ya, veamos un ritual direccional. Este se basa en una estructura mágica ritual y sus formas también aparecen en algunas corrientes de brujería y Wicca. Siéntete libre de ajustar la receta para que se adapte a tu propio paladar, pero si eres nuevo en este tipo de cosas, te sugiero que lo hagas tal como está escrito. 

De pie(6) y cara al norte. Lo mejor es que pronuncies todas las palabras "entre comillas" en voz, aunque sea en voz muy baja. ¡Susurra si es necesario, pero acostúmbrate a hablar en voz! Recuerda que la magia es un proceso de comunicación. 

Toma algunas respiraciones para calmarte. Coloca tu(s) mano(s) sobre el abdomen justo encima de las ingles, e imagina que estás respirando dentro del espacio debajo de ellas. Mantente en esto por unos momentos o mientras tenga sentido. 

Siente, visualiza o imagínate(7) enraizado como un árbol. Eres un árbol. Tus raíces cavan en las profundidades de la Tierra y profundizan en el Abajo. Si no sientes nada, está bien. Solo di a ti mismo "Estoy enraizado como el Árbol, en las profundidades de la Tierra. Mis raíces alcanzan profundamente en los reinos de Abajo. La luz de la Tierra, el fuego de la Tierra me nutren y me alimentan con los poderes del Inframundo". Mantente en esto por unos momentos, o mientras tenga sentido. 

Ahora lleva tus manos a la parte superior de tu cráneo. Siente el tirón de lo de Arriba, sintiéndote más alto y enderezado, sé consciente de que tú, como Árbol, te extiendes por los reinos de Arriba, y tus extremidades se extienden ampliamente, y que tus hojas recogen la Luz de las Estrellas que cae sobre ellas. Si no sientes ni ves nada, está bien. Solo di a ti mismo "Soy como un gran árbol, mis extremidades alcanzan los Cielos, mis ramas se abren, alcanzando en todas direcciones y siempre hacia las Estrellas de Arriba. La Luz Estelar, el Fuego de las Estrellas, cae sobre mí y me nutre con los poderes de Arriba". Mantente en esto por unos momentos, o mientras tenga sentido. 

Ahora empieza a hablar hacia las direcciones. Puedes girarte y enfrentarlas si estás de pie, o hacerlo girándote y enfrentándolas internamente en tu imaginación si estás sentado o acostado. 

Encara el Norte y di: "Poderes del Norte, os invoco. Venid a este lugar. Obsequiadme con los Poderes de la Tierra". Levanta las manos, con las palmas hacia fuera, hacia los Poderes Terrenales del Norte. 

Encara el Este y di: "Poderes del Este, os invoco. Venid a este lugar. Obsequiadme con los Poderes del Aire". Levanta las manos, con las palmas hacia fuera, hacia los Poderes Aéreos del Este. 

Encara el Sur y di: "Poderes del Sur, os invoco. Venid a este lugar. Obsequiadme con los Poderes del Fuego". Levanta las manos, con las palmas hacia fuera, hacia los Poderes Ardientes del Sur. 

Encara el Oeste y di: "Poderes del Oeste, os invoco. Venid a este lugar. Obsequiadme con los Poderes del Agua". Levanta las manos, con las palmas hacia fuera, hacia los Poderes Acuáticos del Oeste. 

Regresa al Norte para terminar: 

Dirígete a lo de Arriba: "Poderes del Mundo de Arriba, venid a este lugar. Obsequiadme con los Poderes Estelares". Levanta tus palmas hacia el cielo, hacia los Poderes de Arriba. 

Dirígete a lo de Abajo: "Poderes del Inframundo, venid a este lugar. Obsequiadme con los Poderes Ctónicos". Dirige tus palmas hacia el suelo, hacia los Poderes de Abajo. 

Si hay algo que necesites u otro trabajo mágico, lo harás aquí, hazlo o realiza tu petición ahora. También estaría totalmente bien hablar simplemente de lo que está pasando y de aquello en lo que te gustaría recibir ayuda. Aquí hay un ejemplo: 

Estoy un poco preocupado por mi negocio en este momento, y podría usar algo de ayuda y orientación para mantenerlo y a mí mismo en el camino correcto y para enfocarme en las cosas que me ayudarán a seguir adelante. 

Este es también un buen espacio para hacer preguntas a través de la adivinación. Recuerda, siempre que solicites ayuda o hagas una pregunta, da tiempo para que se muestre una respuesta. Puede que no se muestre enseguida, pero podría ser así, y estarás desperdiciando una oportunidad ¡si no te tomas el tiempo necesario para ver! 

Para cerrar el espacio de trabajo, colócate de pie en el centro y di: 

Por las Estrellas en el Norte 
Por las Estrellas en el Sur 
Por las Estrellas en el Este 
Por las Estrellas en el Oeste 
Por las Estrellas de Arriba 
Por las Estrellas de Abajo 
Os agradezco vuestra ayuda y guía, 
Que haya paz entre nosotros por todos nuestros días. 

El lector puede notar algunas cosas en el ritual de las "Estrellas". No hay dioses, espíritus o formas angélicas a las que dirigirse por sus nombres. Esto es enteramente por diseño, ya que personalmente creo que muchos Poderes nos atienden a nivel individual. ¡No voy a sugerir que necesites o deberías trabajar con mi gente! Tampoco considero personalmente importante "nombrar" a la mayoría de los seres con los que trabajo: como uno de ellos me dijo recientemente cuando le pregunté su nombre, "No soy un perro, no iré cuando me llames, sabes donde encontrarme." 

Dicho esto, por supuesto, puedes insertar los nombres de los Poderes con los que trabajes en los lugares que correspondan. Esto podría ser agregar a los Arcángeles, a los "Guardianes de las Atalayas" de algunas corrientes de brujería, lo que tengas. Generalmente no es importante, pero lo puede ser especialmente para ti. 

Lo generalmente importante es crear una práctica de pedir a los Poderes de los Elementos, de lo de Arriba y de lo de Abajo que entren al lugar donde estés cuando hagas el trabajo. Esto forja conexiones con los diversos poderes y es una petición de su presencia en tu vida. 

Míralo así: si trabajo en el marco de mi existencia puramente material, entonces, al Este está la carretera, al Oeste está la base de la Fuerza Aérea, al Norte, la escuela de secundaria, y al sur, el lado equivocado de las vías. Las líneas eléctricas están arriba y el pavimento abajo. No es inspirador ni útil ver las cosas de esta manera desde una perspectiva mágica. Lo que pueda ser literalmente verdadero (¡en un mundo!), no tiene relación con su utilidad desde una perspectiva mágica. 

El primer y más importante encantamiento es el encantamiento del mundo, que por su misma naturaleza es también el encantamiento de nosotros mismos, quienes lo percibimos. Una gran parte del trabajo de la magia y la hechicería, tal y como la he llegado a conocer, tiene que ver con este concepto(8). 

Al empezar con la decisión de que, como mínimo, existe la posibilidad de la magia, de los poderes elementales y de otros reinos arriba y abajo, comienzo a cargar con posibilidades el mundo que habito. 

Si hay un lugar de poder llamado Norte, al que puedo mirar, que conozco un poco, su relación con la Tierra, su naturaleza como un lugar frío, estable, calmante y de toma de tierra, entonces tengo la posibilidad de viajar a dicho lugar. Tengo la posibilidad de atraer cosas para mí desde ese lugar. Tengo la posibilidad de hacer contacto con aquellos que habitan ese lugar. Tengo la posibilidad de establecer una ayuda mutua con esos seres. Multiplica esto por Seis Caminos, y tengo muchas opciones para el aprendizaje, la ayuda, la exploración, las formas de pensar y las formas de ser. 

Notas:

(1) El nombre del capítulo y del título del libro se lo debo agradecer a Daniel Bran Griffith, cuyo libro The Three Nails, the Six Ways, the Stang and the Compass me proporcionó las palabras para esto. 

(2) Ver Mircea Eliade, The Sacred and the Profane para más sobre esto. 

(3) Debo señalar que, si bien utilizo un modelo de cuatro elementos, hay otras opciones. 

(4) Otra forma de decir esto es que en la brujería trabajamos con metáforas "como si" fueran verdaderas. Puede ser útil decidir por adelantado que está perfectamente bien tener múltiples mapas de la realidad en juego al mismo tiempo. Esto nos salva de la práctica casi fútil y casi siempre limitante de intentar establecer o probar un modelo "correcto". 

(5) La Caza Salvaje. Ver Phantom Armies of the Night de Claude Lecouteux. 

(6) Si no puedes o si hacerlo es muy difícil, podrías sentarte. Gran parte de mi trabajo se realiza sentado, no hay problema alguno. 

(7) En todos los casos en que sugiero visualizar, sentir e imaginar, esto puede suceder a través de cualquiera de los sentidos. Si eres incapaz de sentir ningún nivel de esta parte del trabajo en un primer momento, no te preocupes. Algunas personas tienen una habilidad innata para ello, para otras lleva más tiempo. Yo mismo no estoy bastante dotado de esta manera. 

(8)Esta es también la razón por la cual la estética en magia es de gran importancia. Esta variará mucho dependiendo del profesional, pero el tiempo y la energía que se dedique para que sea "correcta", visual o sensorialmente, sea lo que sea "correcto" para ti, dará dividendos rápidamente. 


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

viernes, 14 de junio de 2019

Seis Caminos 06 - Tripas y Huesos - Reclamando: Yo, Poder y Posición


CAPÍTULO 6 
TRIPAS Y HUESOS 

Hay una desconexión perceptiva interesante que surge en las conversaciones con clientes que a veces siento de inmediato, pero que otras veces puede llevarme un tiempo reconocer. Tiene que ver con pensar y sentir en lo que se refiere a la magia. Veo el pensamiento y el sentimiento como información proveniente de la cabeza(1) y de las tripas y los huesos respectivamente. Ambas tienen su lugar, y ninguna servirá muy bien en el lugar de la otra. 

Uso mi cabeza y su lógica para decidir un curso de acción. Utilizo mi instinto para ejecutar el trabajo mágico real o para sentir la verdad de mi visión oracular. Nuestras cabezas realmente no pueden funcionar bien en los estados ligera o completamente alterados que hacen que la magia sea más efectiva. Espero que este sea un problema occidental moderno. Hemos endurecido los límites entre nosotros y lo Otro, al menos en nuestras mentes. Nuestros cuerpos todavía saben lo que nuestras cabezas no. 

Por ejemplo, cuando tratamos de decidir sobre un objeto talismánico (lo cual generalmente ocurre con mis clientes), o entre algunos símbolos, hierbas u otra materia, podemos usar la cabeza para restringir el campo de opciones. Pero debemos usar el instinto, lo físico de la sensación en los huesos para elegir mágicamente la mejor opción. Esto permite una influencia mucho mayor desde el Otro lado de las cosas. Cuando vemos a alguien operando con fluidez máxima en cualquier arte, me da la impresión que es gracias a que ya ha aprendido a apartar la cabeza (en el momento apropiado) y dejar que las tripas y los huesos hagan su trabajo. La cabeza puede guiar, pero el cuerpo hace el trabajo. Usar la información visceral para elegir significa que ya nos hemos comprometido con el trabajo. 

Mientras la cabeza tenga el control, estaré dando evasivas a este compromiso, lo que significa que solo tengo un pie en ello como máximo. Tengo que cruzar esa línea por completo para hacer mi mejor trabajo. 

Si no estás seguro de cómo aprovechar esta sensación visceral, intenta esto. ¿Hay algún alimento que te encante? Ve y encuéntralo en la tienda y llévalo a casa. Al mismo tiempo, compra algunos de los alimentos que más odias. Colócalos en una mesa frente a ti, y siéntate con ellos. Considera seriamente comerte ambos, cada uno por turno. Puede que tengas que hacerlo realmente, ¡es posible que necesites comer algo de tus alimentos némesis! Ahora nota: ¿cuál es la diferencia en tu cuerpo? En mi caso, si considero seriamente comer una cebolla cruda, mi estómago se vuelve del revés y mi cabeza intenta alejarse. Mi cuerpo se tensa, esforzándose por crear distancia. Mi boca se tensa y se seca. Sin embargo, si la otra comida es algo que me encanta, digamos una pieza de chocolate realmente excelente o algo de bacon, sucede lo contrario. Me atrae. ¡Puedo sentir qué tan bueno será! Uno me está llamando, atrayéndome visceralmente, tanto como el otro me está alejando. Empieza a llevar esta atención hacia otras cosas. ¿Cómo se siente tu cuerpo cuando alguien es bueno contigo o cuando alguien te trata mal? No cómo respondes emocionalmente, sino físicamente(2). Cuando tienes que elegir entre dos o más cosas, ¿puedes empezar a sentir en tus huesos cuál es la que más te llama? Este proceso es uno que muchos de nosotros hemos desaprendido, ya que parte de la vida tiene que ver con aprender a hacer cosas que no queremos, pero que necesitamos o se nos dice que debemos hacer. Con el tiempo, esto puede impedir que nos percatemos totalmente de cuándo nuestro cuerpo, nuestras tripas, nos brindan información real y utilizable. Nuestros huesos conocen el camino de las cosas. Nuestras tripas comprenden lo que desconcierta a la mente. El alma o el espíritu a menudo se manifiestan más claramente en las sensaciones y el lenguaje del cuerpo. Nos sentimos llamados o alejados por personas, lugares y cosas a nivel visceral. La cabeza puede entonces aclarar u ocultar esta información, o elegir trabajar con ella o en contra de este conocimiento corporal. Esto es algo aprendido para la mayoría de las personas, sin duda lo fue para mí, pero es absolutamente necesario para la hechicería efectiva. 


CAPÍTULO 7 
RECLAMANDO: YO,  PODER Y POSICIÓN 

Esta es mi práctica fundamental sugerida a los nuevos practicantes. Su objetivo es cortar en primer lugar algunos lazos y apegos(3) que no sean útiles, principalmente los relacionados con la culpa o la vergüenza. La culpa y la vergüenza son discutiblemente útiles en un sentido social, pero problemáticas en un sentido mágico. En segundo lugar, empezar a atraer o invocar cualquier porción de poder personal que haya sido perdida, robada o descartada. Por último, es una bendición y consagración(4), una reivindicación del espacio como ser soberano. Conozco a muchos que lo han convertido en una parte duradera de sus prácticas diarias. Algunas palabras aquí sobre la pérdida de poder, pueden ser adecuadas. Aunque no es una descripción precisa, puede ser útil pensar por un momento que cada uno posee una cantidad finita de poder personal. Este poder es lo que nos permite ser quienes realmente somos, lo mejor que podemos. Estamos en nuestro mejor momento cuando este poder está al completo en nosotros, todo junto, como una unidad individual. Cuando prestamos atención a fuerzas externas, a menos que la dirijamos de vuelta a nosotros, puede "quedarse" donde la hemos colocado, tal vez en una relación anterior, o en una ciudad en la que solíamos vivir. Esto disminuye el poder disponible a usar. También nos deja casi literalmente "dispersos". Tal vez hayas tenido la experiencia en la que el trabajo o la escuela interfiere con tu vida hogareña o relaciones. Incluso cuando realmente no haya nada que demande tu atención en ese momento. En cierto sentido, hemos dejado algo de nuestro poder en el trabajo o en la escuela, y nuestra incapacidad para enfocarnos en lo que es real e importante en este momento, se debe en parte a esto.

Otra forma común en la que perdemos el poder es a través del trauma. Cuando alguien nos maltrata o abusa de nosotros abiertamente, ha reclamado casi literalmente algo de nuestro poder como suyo. Esto puede persistir indefinidamente a menos que lo reivindiquemos. Hacerlo probablemente no "arregle" todo (aún podríamos necesitar terapia u otro tipo de curación, por ejemplo), pero al recuperar nuestro poder podemos regresar a nuestro estado natural y completo. Esto nos permite conducir todo nuestro poder innato para influir en la magia que hacemos. Esto es necesario para que hagamos nuestro mejor trabajo. 

Aquí está el rito. Una o dos veces al día durante un mes lunar completo, es un buen programa de práctica al principio. 

Obtén una foto impresa de ti mismo. Colócala en tu altar (cualquier superficie plana servirá como altar) junto con un recipiente de agua fresca, una vela y un poco de incienso. 

Me gusta agregar pétalos de rosa secos triturados al agua, pero una gota de un aceite esencial o un spray de tu perfume favorito también funciona, y el agua pura está, por supuesto, bien. 

Enciende la vela y el incienso. 

Tómate unos minutos para calmarte, centrarte(5) y relajarte. Toma algunas respiraciones, y luego empieza. 

1. Perdónate tus fallos, en voz alta. "Me perdono mis fracasos, todos y cada uno de ellos, pasados, presentes y futuros". Repite esta sección tres veces cada vez que hagas este ritual. 

2. Después de haber hecho eso y haber sentido lo que sentiste por ello, haz regresar todo el poder que se desvió de ti de alguna manera. Di "Recupero todo mi poder(6). Todo el que me fue quitado, todo el que di, todo el que perdí. Lo traigo de vuelta todo a mí. Tal como fue, tal como es y tal y como será". Repite esta sección tres veces cada vez que hagas este trabajo. 

3. Bendícete y da gracias. "Aquí y ahora, siempre y por siempre, como un Avatar de lo Inefable(7), me bendigo. Doy gracias a los poderes que me ayudan y protegen, les agradezco su ayuda, su protección y sus infinitas bendiciones. Tal como fue, tal como es y tal y como será". Repite esta sección tres veces cada vez que hagas este trabajo. 

A lo largo del trabajo, según tu inspiración, conságrate o bendícete con el agua. Esto puede ser unas pocas gotas o una cosa de todo el cuerpo. Presta especial atención a toda la cabeza (especialmente a la frente, coronilla, parte trasera de la cabeza y nuca), la garganta, las manos, los pies, así como a cualquier parte donde tengas dolor. Siéntete libre de reescribir las palabras que digas, pero no te desvíes de la intención, e incluye alguna forma del "pasado, presente, futuro" o "tal como fue, tal como es y tal y como será". 

Notas:

(1) "Cabeza" en este contexto es el estado mental lógico y "normal" de percepción. 

(2) Por supuesto, estas no son cosas realmente separadas, pero estoy buscando un tipo particular de información. Si alguien es bueno conmigo, podría sentirme "feliz" ... pero ¿qué es lo que realmente se siente al ser "feliz" como sensación corporal? Tal vez siento que mi cuerpo se "abre" a la persona, y puedo sentirme cálido y relajado. Por el contrario, cuando soy maltratado, puedo sentir mi cuerpo contraerse, tensarse y sentir una sensación pesada en el vientre. 

(3) Un poco sobre los apegos. Apegarse es atarse, fijarse, unirse y, por lo tanto, los apegos se refieren a aquello a lo que nos fijamos, atamos o vinculamos, ya sean objetos, personas, ideas o estados del ser. La mayoría de nuestros apegos no se eligen conscientemente, o si lo fueron en algún momento, pueden haberse movido a un estado inconsciente donde ahora los percibimos como cosas del tipo "siempre ha sido así, siempre lo será". No hay nada intrínsecamente incorrecto con el apego, pero desde el punto de vista hechiceril, ¡nos interesa mantenernos apegados a esas cosas que nos sirven bien! Una de las principales ventajas de la práctica mágica es que podemos ser más capaces de ver dónde tenemos apegos que funcionan en contra de nuestro mejor interés, al tiempo que brindamos una variedad de opciones para cortarlos, romperlos o liberarlos. 

(4) Consagrar significa hacer o declarar algo santo. Santo deriva de palabras que significan sagrado, consagrado, venerado, completo, saludable. En términos mágicos, tiendo a pensar que es "hacer especial" o dedicar algo o alguien a un propósito o deidad. 

(5) Más sobre este calmarse y centrarse en los capítulos sobre meditación y trance. Por ahora con solo respirar profundamente durante unos minutos estará bien. 

(6) Gracias a Danielle LaPorte por el lenguaje para recuperar tu poder. 

(7) Inefable significa aquello que está más allá de la expresión con palabras. 

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

lunes, 10 de junio de 2019

Seis Caminos 05- Dos Mundos y En Medio



CAPÍTULO 5 
DOS MUNDOS Y EN MEDIO 


En una visión prestada del chamanismo, considero que el mundo experimentado puede ser dividido en dos líneas principales. La primera puede considerarse la "realidad ordinaria". Este es el mundo físico a través del que deambulo en mi cuerpo, y donde las cosas, así como la existencia material de las cosas, parecen ciertas. La segunda es la "realidad no ordinaria", donde una vasta colección de posibilidades, experiencias, reinos y seres existen, que no están generalmente presentes (o no son generalmente percibidos) en la realidad ordinaria. 

Algunas técnicas mágicas pueden trabajarse al completo en la realidad ordinaria, como vestir una vela, hacer una ofrenda, o producir una petición o sigilo. Hago trabajo ritual físicamente en la realidad ordinaria. Puedo crear un fetiche(1) de madera en la realidad ordinaria. 

Algunos aspectos del trabajo solo son realmente viables en la realidad no ordinaria, como el viaje astral o viaje chamánico. De alguna manera, la diferencia entre los dos mundos es más un asunto de grado que de un duro muro. Cuando estoy tallando un fetiche, puedo moverme entre los dos. En la realidad ordinaria, sostengo la madera y el cuchillo y canto para dar forma con la mano y la voz. A la misma vez, estoy haciendo un cántico hacia la realidad no ordinaria para hacer contacto con los espíritus, sean los espíritus que podrían ayudarme en mi trabajo, los espíritus que me gustaría que no bloquearan o interfirieran con lo que estoy haciendo, o el espíritu que busco que habite en el fetiche. 

La realidad no ordinaria aun así es realidad. Esto es importante de recordar (y puede ser fácil y peligrosamente olvidado). No es lo mismo que la realidad ordinaria, pero es al menos mágicamente su igual. 

Mi opinión sobre cómo toda esta hechicería funciona es que nada sustancial ocurre sin el acceso a la realidad no ordinaria. Esto no necesita ser un trance en toda regla, pero en alguna pequeña manera mi consciencia tiene que cambiar para contactar con este "otro mundo". La meditación, el trance, las drogas, el tamborileo y similares pueden ayudar a facilitarlo, como lo puede la luz del fuego o de una vela y un reconocimiento consciente de que lo estoy intentando hacer(2). Esto se menciona en algún trabajo ritual donde las palabras se dicen a lo largo de las líneas de "este espacio está más allá del tiempo, más allá del lugar, es un espacio entre los mundos", o en el concepto de espacios liminales (que significa umbral). Mucho del trabajo ritual es la aplicación de varios métodos y herramientas para permitir que este cambio entre los mundos suceda. Mágicamente el ritual no se hace tanto por el teatro de contar una historia específica (como a menudo ocurre en las prácticas religiosas), como se lo usa para cambiar la consciencia a la realidad no ordinaria. 

El trance y el viaje son los caminos directos más fáciles (sin drogas) hacia la realidad no ordinaria. Y en la misma medida que el yoga físico de la India era una preparación para las otras ramas de ese arte, la meditación y otras formas de "lavado de cerebro" son preparaciones para acceder a la realidad no ordinaria. 

Considero que tener esta idea de la realidad no ordinaria en mente mientras trabajo, incluso en momentos cuando no siento que tenga mucho acceso a ella, todavía me ayuda en gran medida en mis esfuerzos. 

Para ir a algún lugar, tienes que salir de donde estás. Muchos ven este viajar como "siempre divertido", indiferentemente del destino. Otros lo ven como "siempre un poco terrorífico o incómodo", ¡también indiferentemente del destino! Hay muchas sombras entre estos puntos de vista. Dondequiera que te encuentres en dicho espectro, todavía tienes que salir de algún lugar para ir a otro. 

Para trabajar con este tipo de "viaje", empieza a cortejar la ambivalencia de las cosas. Encuéntrala donde puedas, y empieza a permitirle encantarte. En el baño, caminando, en aquellos puntos entre la vigilia y el sueño, nota dichos espacios, esas pequeñas grietas, esos bordes en los que las cosas se sienten un poco diferentes, un poco extrañas. Esto es algo más corporal que mental, una sensación. 

Prueba este ejercicio si sientes que lo necesitas para ponerte en marcha, y como siempre, modifícalo para adecuarlo a tu situación. Como repetiré infinitamente: el Contexto es el Rey. 

Empieza por reunir imágenes, artículos, música, fragancias, etc., que te hablen de los Otros Mundos mágicos. Estos pueden estar enraizados en una tradición particular o cultura, o estar hechos según tu propio diseño. Estás buscando una sensación visceral en lugar de cualquier tipo de lógica. No tiene que ser una colección de un tamaño en concreto – unas pocas imágenes, unos pocos artículos. Añade a esto una vela y algo de incienso. Trae algún bonito papel y lápices o pinturas, o madera y un cuchillo, arcilla, hilo, cualesquiera herramientas de manualidades o artesanía que desees. Que tu instinto dirija este ejercicio. ¡Por más de un año mi espacio ritual estuvo pringado de morado y naranja mientras trabajaba con esta parte! Has de ver si puedes crear un espacio de trabajo que sea a tu instinto y corazón una visión de la magia. No es necesario aplicar la lógica y la razón para esta tarea. Puede que necesites tela para cubrir cosas que no se adecuen a tu visión, siéntete libre para crear lo que es esencialmente una casa club pirata de niños o un fuerte hecho con mantas en el que trabajar (recordando como siempre que las velas provocan incendios) que simplemente te diga a ti: magia. 

Una noche, durante los primeros días de la luna creciente y preferiblemente después de la hora en la que usualmente te vas a la cama, establece este lugar para tu trabajo. Asegúrate de que puedes trabajar sin que te interrumpan. Sugiero tenerlo todo preparado, pero nada arreglado de antemano. Que todo el proceso sea ritual, desde cubrir la TV y las ventanas, a ensamblar tu altar con las imágenes que te recuerdan el Otro Mundo. Ten tu música, si las usas, preparada para que no requiera tu atención durante unas cuantas horas. 

Empieza a crear un espacio-santuario a lo Intermedio, a la Magia en Sí Misma. Cántalo a ser, o susúrralo si no cantas. Habla al espacio sobre tus intenciones. Aquí hay un ejemplo que he usado: 

Cubro el mundo que era y lo pongo aparte. 

Creo el mundo que es en el que puedo habitar al completo. 

Creo un puente hacia el Otro Mundo, 

un lugar entre la Vigilia y la Ensoñación, 

un lugar entre la Materia y el Espíritu, 

un lugar entre lo que era y lo que es y lo que está por venir. 

Continua con tus propias palabras, dejando que el instinto y el corazón guíen tu voz, tu lenguaje. Intenta que este lugar intermedio llegue a ser a través de tu habla o canto. 

Mientras te sientas conectado al Otro Mundo, empieza a crear. Usa tu papel, tus lápices, tu madera o tu lana, y genera un puente a esta sensación-espacio. Di a esta creación para lo que es – una manifestación física de tu contacto con el Otro Mundo. Dile por qué estás haciéndola, por qué la amas. Dedica tanto tiempo como parezca bueno a tu trabajo en este espacio, o hasta que pierdas el hilo de la sensación. 

Ahora tienes uno o más puentes hacia esta sensación-espacio. Puedes usarlos en tu trabajo como recordatorios de que lo que buscas es una profunda sensación más que la lógica y la razón de la realidad ordinaria. Puedes usarlas para guiarte de vuelta a lo Otro. Este es un arte, no una ciencia. 

Notas:

(1) Un fetiche es algo que se cree que posee, contiene o causa poderes espirituales o mágicos, un amuleto o un talismán. 

(2) "Hacer esto" como cambiar mi consciencia para permitir un mejor acceso a los Otros. 

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

viernes, 31 de mayo de 2019

Seis Caminos 04 - Animismo, Esencia, Simbiosis


CAPÍTULO 4 
ANIMISMO, ESENCIA, SIMBIOSIS 


El marco de trabajo básico o visión del mundo que encuentro más útil y adecuado es una forma de animismo. El animismo es: 

- Una creencia en la que los espíritus habitan o moran en algunas clases, o todas, de objetos naturales, lugares y fenómenos. 

- Una creencia en la que una fuerza inmaterial (o fuerzas) anima el universo. 

En el mundo occidental industrializado, operamos principal y culturalmente sobre una base filosófico/religiosa materialista. "El materialismo es una forma de monismo filosófico que sostiene que la materia es la sustancia fundamental de la naturaleza, y que todos los fenómenos, incluyendo los mentales y la consciencia, son el resultado de interacciones materiales. El materialismo está estrechamente relacionado con el fisicalismo(1), la visión de que todo lo que existe es físico en última instancia". Desde una perspectiva mágica, esta es una filosofía particularmente inútil. El materialismo limita las posibilidades. Inhibe el desarrollo de estrategias alternativas a los problemas que encaro como ser espiritual humano. Esto no me ayuda a lograr mis deseos a través de medios mágicos. 

Por ello, en lugar del materialismo, sugiero un retorno al animismo como modelo, en el que todo con lo que nos topamos contiene al menos el potencial para la consciencia y la acción. Esto significa que mientras que puede que no tenga la respuesta a una cuestión o la clave o llave para resolver un rompecabezas o abrir una puerta, algo con lo que yo podría interactuar, comunicarme y trabajar posiblemente sí. Y eso es de hecho útil. 

Esta percepción de ser una parte de un vasto universo vivo de seres espirituales, sean humanos, animales, el viento, la lluvia, una roca o espíritus sin cuerpo, produce un campo mayor de opciones con las que trabajar para mí. 

Esta visión del mundo animista también parece ser la norma (o al menos "una" norma) para los seres humanos. A lo que se parecería en la práctica, podría ser algo como esto: 

La animista se despierta en la mañana y toma nota de los sueños que ha tenido. Mira a los eventos que sucedieron en la Ensoñación, y ve que hay algunos problemas potenciales en juego entre los espíritus que moran en su casa y alrededor de la misma. Ella se levanta y hace el café. Agradece al café por su sabrosa bondad, y al agua por mantenerla y al resto del mundo vivo. Le habla un poco al gato y agradece a los perros por protegerla a ella y a la casa durante la noche. Cuando el café esté finalmente hecho, vierte dos tazas, una mayor y otra más pequeña. A la taza menor, le añade canela, azúcar y un toque de pimienta roja. También vierte agua fría en un pequeño cuenco, al cual añade unas pocas pizcas de pétalos secos de rosa. Lleva la taza pequeña de café a la sala de estar y la coloca sobre el mantel que hay delante de una concha de tortuga y unas pocas piedras. Ella dice: "Espíritus y aliados que me ayudáis y guardáis, os doy las gracias. Os pido que bendigáis a todos los que moran en esta casa, y a todas las criaturas con las que comparto esta tierra. Vigilad por todos nosotros y guiadnos para hacer el mejor uso de nuestras intenciones, tiempo y energía. Os doy las gracias. Que haya paz entre nosotros por siempre". La animista entonces toma el cuenco con el agua y los pétalos de rosa y saliendo por la puerta delantera, a través del patio hasta la puerta que conduce a la calle. Justo en la puerta, coloca el cuenco de agua sobre el suelo, sumergiendo sus dedos dentro del cuenco, y traza un signo sobre la misma puerta. Dice: "Criatura de hierro, de discreción y discernimiento, te hago esta ofrenda. Que siempre seas bendecida para el trabajo que realizas, y siempre permanezcas fuerte contra aquellos que nos harían daño. No dejes entrar a quienes nos desean el mal, y solo permite la entrada a este espacio a aquellos que traigan amor y amabilidad". Ella revisa la cerradura de la puerta, y regresa al interior de la casa para terminarse su propia taza de café. 

La animista vive en un mundo lleno e infuso de espíritus. Vive en una casa, y la casa misma vive y tiene un espíritu. "Tiene" un gato y perros, pero ellos también tienen vidas y espíritus propios. La casa, el gato, los perros, la mujer, la tierra, el agua, el café y la puerta, todos son seres, cada uno con su propia naturaleza, que eligen vivir juntos y en un sentido trabajan juntos hacia metas comunes. Todos juntos pueden ser considerados como unidos en otro ser mayor(2). 

Echemos otra mirada a este espiritualismo-animismo y cómo se relaciona con la magia. 

Me percibo como un espíritu humano que mora entre otros seres espirituales. Los más obvios de estos otros seres son mi esposa, mis perros, el gato, los patos que empollan en el cuarto de baño, y los pollos durmiendo en los árboles fuera de mi ventana. También hay otros completos rangos de seres que conozco, pero de los que soy un poco menos consciente: las polillas y otros insectos voladores, los ratones, las ratas, los conejos, los cuervos, los halcones, las serpientes, los lagartos y suma y sigue. Estos forman parte del lado animal del "mundo" inmediato en el que mi casa se asienta. Pero todavía hay más: los insectos en el suelo, todas las variadas formas vegetales que me rodean, los ácaros que viven en mi piel, las bacterias en mi intestino, en el suelo, y las bacterias que cultivo en mis alimentos fermentados, creciendo felizmente encima del frigorífico. 

Imagina, si quieres, que cada una de estas cosas era/es un ser más o menos como tú o como yo. Muchos están desarrollando juegos similares, intentando tener suerte en el amor, intentando sobrevivir a la noche, cazando para comer. 

Ahora añádele a eso: los árboles son su propia familia. La choya (un tipo de cactus), los enebros y los pinos, todos trabajan en conjunción para hacer cualquier cosa que estén haciendo. Los conejos y roedores se ayudan y las serpientes lo hacen también. 

Yo, como todas las criaturas de carne, no solo soy el anfitrión de una vasta ordenación de seres – bacterias, virus, mitocondrias, células sanguíneas, células óseas, genes – soy el mundo que ellos crean. Estoy lleno de legiones. 

El animismo sugiere que estamos igualmente rodeados y envueltos por seres espirituales. Los espíritus del individuo y el clan de los conejos, del conjunto de las ratas y las serpientes, todos tienen interés en las cosas. Como lo tienen los muertos de la tierra, las huestes de seres feéricos, todo el pueblo invisible, los Otros. El mismo espíritu de la tierra. Añádele los espíritus del viento, la lluvia y el cielo. 

En mi visión animista biológica, todos somos células dentro del vasto cuerpo que es el Campo. Cazamos con el fin de comer, o simplemente porque cazar es nuestra naturaleza. Algunas células se reúnen para ayudarse las unas a las otras, algunas para impulsarse las unas a las otras o destruirse entre ellas. Algunas células son mutaciones, enfermedades, disfunciones y es necesario purgarlas si el ser mayor ha de prosperar. 

Como solo soy nominalmente consciente de la mayor parte de la vida física que me rodea, tiendo a ser incluso menos consciente de las ecologías espirituales en las que vivo y a través de las que me muevo. Sufro una amplia incapacidad en mi habilidad para sentirlas. Como es el caso para la mayoría de nosotros. 

Para ponerlo de otra manera, estoy limitado a aquello que principalmente tiendo a notar y soy consciente de lo que estructural y más claramente se parece a mí. Lo que significa que percibo seres humanos y otros seres animales, con mayor claridad de lo que percibo seres arbóreos, seres herbáceos o seres rocosos. Es muy inusual para mí percibir seres que no tienen un cuerpo que pueda ver, oír, oler, saborear o tocar. Sin embargo, eso no significa que no estén ahí, solo que tengo limitadas habilidades perceptivas. 

Es bastante posible que con el tiempo pudiera aprender a percibir a estos seres (a través del trance, la meditación, la adivinación), y es posible también que ellos (los espíritus u Otros) no tengan la misma debilidad perceptiva que yo. Lo que trato de decir es que mientras que yo puede que no sepa mucho sobre ellos, ellos pueden saber mucho sobre mí. Este parece ser a menudo el caso en la práctica. 

Así que para mí el primer paso para empezar a trabajar con los espíritus fue admitir que tenía algunas limitaciones perceptivas. Ir más allá de esta limitación fue fundamental para mí. Muchas de las prácticas descritas en este libro son formas que encontré útiles para hacer justo eso, en cualquier grado que he tenido éxito. 

Mi perspectiva esencial es la siguiente. Nosotros los seres humanos, somos componentes de un vasto sistema de consciencia. Esto va más allá del concepto normal de naturaleza viva para incluir a varios Poderes y seres, desde los espíritus del Fuego y la Tierra a los espíritus de los animales y el paisaje, desde los Muertos personales y más generales a cosas que se presentan como tradicionalmente demoníacas (problemáticas, amenazadoras, perturbadoras y espantosas). En otras palabras, seres que si "viven", están vivos de una manera diferente a la que tú, yo, o el gato parecemos estarlo. Para la mayor parte de la existencia humana, parece que estemos interconectados con estos Otros como un asunto de rutina. 

Además, parece que el mismo Campo responda y reaccione a la comunicación que recibe de los espíritus que moran en él, humanos u Otros. 

Creo que la magia es algo que los seres humanos hacen y probablemente siempre han hecho. En el pasado reciente, al menos en occidente, hemos acabado considerando en gran medida la magia y la hechicería un subconjunto de la religión, ortodoxa o herética, dependiendo del contexto de los implicados. Mi creencia personal es que esto es una inversión de los factores. Creo que la religión es un vástago de la hechicería y que la hechicería (y el animismo que subyace en ella) es la probable raíz de toda cultura humana. 

SIMBIOSIS 

La simbiosis es una relación de beneficio mutuo, una relación entre especies dispares que beneficia a ambas partes. Un objetivo que veo al trabajar con una visión mágica animista es la creación de relaciones simbióticas con el mundo de los espíritus que nos rodea. 

Este es un punto de vista importante a mantener cuando se trabaje dentro de un ecosistema espiritual. Siento que la mayor parte del foco debería estar en la creación de un "lugar feliz y saludable" que aporte sostén y alimento a todos los seres que estén interesados en trabajar dentro de dicha relación. El resultado final entonces será una "casa" comprometida compuesta por nosotros, los espíritus que nos rodean, los espacios físicos en los que vivimos y trabajamos y sus habitantes. Toda la "casa" está por lo tanto apuntada en la misma dirección, convirtiéndose en cierto sentido en un barco fuerte y saludable, con todos sus componentes trabajando al unísono para lograr nuestros objetivos. Cuando esto sucede, la labor para avanzar se reduce. 

Principalmente siento este "barco fuerte y feliz" como una reducción de la fricción. La corriente está con nosotros, los vientos conducen nuestro navío hacia adelante de una forma principalmente suave. Todavía hay traspiés y tormentas que capear, pero las cosas se mueven generalmente hacia adelante en la dirección en la que (yo y los espíritus involucrados conmigo en el trabajo) deseamos que lo haga. 

Las mayores herramientas que tengo para construir dicha ecología espiritual son la devoción, discreción, integridad y consistencia en acción. 

La devoción en acción es enfocarse (devoción significa hacer primario o "lo primero") sobre lo que es lo más importante para mí. La discreción en acción es la habilidad y deseo de hacer decisiones inteligentes. La integridad en acción significa hacer lo que digo que haré, y hacerlo lo mejor que pueda. Consistencia en acción significa que me esfuerzo en hacer todas estas cosas todo el tiempo. 

Al trabajar de esta manera, refino continuamente mi enfoque e intenciones, la dirección hacia la que me encamino y cuido a la compañía que tengo, que es en cierto sentido la tripulación de mi barco. Esto también significa no dejar que cualquiera suba a bordo. Hay espíritus que serían felices de entrar en mi barco y disfrutar de la navegación mientras trabajan contra mis intenciones, igual que hay "amigos" que dormirán en mi sofá y se comerán toda mi comida si les dejo, intentando todo el rato follarse a mi chica a mis espaldas. Estos tipos deben marcharse o ser incluidos en el programa. También tengo que hacer el mismo trabajo con mis propias formas de pensamiento (esto es, mantener a raya al auto-resentido(3) y evitar que la mente discursiva reproduczca bucles de mierda), y mantener estos procesos en marcha todo el tiempo. 

Si esto suena a mucho trabajo, así es(4). Pero los beneficios de no andar jodiendo son enormes para mí. 

Así que hago ofrendas, y tengo claro a quién van a parar: a aquellos que me ayudan y protegen, aquellos espíritus que se dan de forma natural en los espacios que habito, así como aquellos que podrían bloquearme pero que desean cesar y desistir en su empeño por una pequeña cuota (esto es, un asiento a la mesa de las ofrendas). 

Creo estructuras protectoras que trabajan como los anticuerpos para eliminar la enfermedad que podría por otro lado infectar nuestra casa. 

Reitero mis intenciones, a través de la palabra hablada, sigilos, peticiones, recipientes, talismanes, el ritual u otros tipos de puntos focales mágicos, manteniendo mi mente clara y enfocada. 

Todas estas piezas trabajan juntas para crear un ecosistema saludable que por su misma naturaleza me apoya y a aquellos que trabajan conmigo. Este tipo coherente de abordaje multinivel, ha demostrado ser mucho más efectivo que uno más disperso y azaroso.

Notas:

(1) De Wikipedia, solo para ofender a los snobs. https://es.wikipedia.org/wiki/Materialismo 

(2) El tipo de animismo que sugiero no es necesariamente una verdadera descripción completa y adecuada de la realidad. Todo lo que se requiere inicialmente es aceptar que posiblemente podría ser verdadero y actuar en conformidad. Con el tiempo se puede demostrar "suficientemente verdadero" como para ser útil. 

(3) El auto-resentido es un término que aprendí de Starhawk, un término que es bastante claro para la mayoría de las personas, aunque quizá no sea un título enteramente adecuado. Este es un tipo de yo abusador/dominador interno, que parece existir para arrastrarnos hacia abajo y limitar nuestras opciones. Parece ser un constructo cultural, principalmente presente en occidente. 

(4) Pero principalmente en la fase de configuración. Una vez las cosas están funcionando de esta forma, se vuelve algo mucho menos trabajoso de mantener que cualquier otro enfoque que haya probado. 


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

viernes, 24 de mayo de 2019

Seis Caminos 03 - Aclarando el Foco de Atención



CAPÍTULO 3 

ACLARANDO EL FOCO DE ATENCIÓN 

Puede que sea un poco tramposo escribir sobre magia y hechicería ya que hay quien tiene un interés particular en verlas de maneras muy específicas. La arqueología, antropología, mitología, ocultismo y sus historias y definiciones acompañantes, todas tienden a estrechar dicha visión. 

Personalmente me siento atraído y tiendo a jugar con los niveles fundamentales de la mayoría de las prácticas. Encuentro que en los niveles fundamentales y básicos, el trabajo retiene un borde visceral que aprecio y que puede perderse o diluirse conforme los sistemas aumentan en complejidad. Esta es una respuesta personal y específica y no es una sugerencia o juicio general respecto a cualquier otro enfoque. 

Para mí, si puedo encontrar un acercamiento o acceso a una práctica, sea meditación, trance, ritual o trabajo de hechizos, entonces me gusta ver por mí mismo lo que yace al otro lado de la puerta. No estoy buscando una visita guiada. Más bien deambulo un poco, explorando lo que me atrae. Este libro se adecuará bien a aquellos que también prefieren una exploración más errabunda, que gustan de aconsejar sus propias rutas de ida y de vuelta a los destinos que consideran interesantes. 

Para seguir con la metáfora de la visita guiada, los turoperadores siempre tendrán intereses particulares en que enchufes tus auriculares y permanezcas en su autobús y visitando sus sitios y museos favoritos. El "viaje" podría ser religión, yoga, magia, alquimia – realmente cualquier tradición, estudio o práctica. Depende de ti decidir si deseas coger ese viaje, y decidir también cuándo dejarlo o si lo vas a dejar. Mi intención es que este libro sea más como reunirte en un bar o café y charlar durante un rato antes de deambular por las calles, buscando amor o problemas. 

Llamo a mi enfoque ur-hechicería (protohechicería) o hechicería de la tierra. "Ur-"(1) es un prefijo que significa "proto, primitivo, original". Esto no tiene nada que ver con la propiedad. Lo que hago no es una recreación o reconstrucción de prácticas primigenias. El concepto de protohechicería en cambio refleja que esta es una experiencia humana central, una perspectiva humana central. La veo como fundamental para nuestras naturalezas encarnadas. En otras palabras, hay poco que sea verdaderamente necesario de aprender, pero mucho de recordar. La tierra es del suelo, del terreno, de las piedras y los huesos, la misma materia de la que en la mayoría de las mitologías estamos hechos los seres humanos. También sirve para recordarnos que esta magia sucede a través del vehículo del cuerpo, que es en sí mismo sagrado. El cuerpo no necesita ser trascendido antes de que uno pueda ser "puro" y entonces pueda funcionar desde un estado especial. La magia yace esperando en nuestra sangres y huesos, esperando que nos abramos a su presencia. 

LLAMANDO A LOS ESPÍRITUS 

Hay cierto número de prácticas y conceptos que a menudo se consideran como fundamentales para la práctica de la magia. Quizá la primera sea la convocación interna o externa de los Espíritus, conocidas como invocación y evocación respectivamente. 

Si pienso en la invocación, un término para llamar a una deidad o espíritu a mi propio interior... bien ¡ahí está! El "objetivo" ya está etiquetado como un espíritu. ¿Y si es una cualidad? ¿Una idea? ¿Una perspectiva? ¿Son las cualidades y perspectivas espíritus? ¿Son deidades? Estas son cuestiones cuyas respuestas podrían todas ser "quizá". 

De mayor importancia es esto: ¿puedo invocar un punto de vista diferente en mí mismo a través de la hechicería? Esto es de lo más claro para mí. Sé que puedo porque lo he hecho. 

Así que quizá sea necesaria una definición diferente. Por ahora (y siempre puedo ajustarla más tarde si es necesario, siendo la magia una ocupación basada en el cambio) diré: la invocación es el proceso de traer a un dios, espíritu, deidad, estado de ser, tipo de percepción, o cualidad a manifestación dentro de mí mismo (en mis yoes(2)), para que pueda experimentarlo y actuar desde esa percepción o estado cambiado. 

Su método hermano es la evocación, que podría entonces ser el proceso de traer a un dios, espíritu, deidad, estado de ser, tipo de percepción o cualidad a mi presencia, para que pueda interactuar con él "como si" fuera una entidad externa. Y toma nota de que el "como si" es una idea indicadora más que una declaración rígida. En mi experiencia, abundan las entidades externas. 

Históricamente, parece que los seres humanos hacían principalmente estas acciones con espíritus de algún tipo como foco. Creo que esto sea todavía probablemente verdad. Cuando llamo dentro de mí a la habilidad para percibir mis puntos ciegos en una situación, ¿quién soy yo para decir que no es un espíritu quien responde y me presta su visión? 

En este mundo concreto y concretizado es fácil pensar que lo que sé, lo que veo y lo que experimento es claramente verdad y adecuado, o si no claramente falso e inadecuado. Pero hay vastas influencias formadoras tanto en mí como perceptor, como conocedor, como en la corriente de información cualquiera que sea su forma o fuente. 

En la práctica mágica, la percepción cambia y se modifica. Si tengo la mente lo suficientemente abierta como para intentar nuevos enfoques (sin ser tan abierto de mente como para que se me caiga el cerebro, como dice el dicho) de una forma inquisitiva y exploradora, puedo encontrar nuevas formas para mí de ser y hacer que aquellas que he decidido o descubierto que necesitan ser hechas. 

El valor raíz en este cambio de percepciones es la posibilidad de descubrir nuevas y diferentes opciones. Puedo usar varias escuelas de conocimiento para ayudar con esto. Cuando decidí ver por primera vez si podía mover mi consciencia o sentido del yo, algo a lo que he sido adoctrinado culturalmente a creer que residía en mi cerebro, primero tuve que abrirme a la posibilidad de que quizá este no era un hecho rígido. Aprendí que en tiempos y culturas más antiguos, el yo o alma se creía que residía en el corazón, y en otros tiempos, en el hígado. Así que basándome solo en estos "hechos"una vez conocidos , me pareció que seguramente debería ser capaz de mover mi sentido del yo entre estas tres ubicaciones. También descubrí que había escuelas de pensamiento en las que el alma o yo es móvil, que puede dejar el cuerpo por entero, así que también era al menos posible. No se requería de mí que creyera que dichas cosas fueran objetivamente verdad, simplemente eran herramientas para permitirme ver que lo que yo "sabía" que era verdad, basado en mi entrenamiento y educación culturales, era posiblemente menos que verdad, o quizá solo "no siempre verdad" o "no exclusivamente verdadero". 

Aquí hay un experimento que puedes intentar si te gusta jugar con estas cosas. 

Decidamos trabajar con algo generalmente útil. Decidamos también, que esta es la cualidad de ser capaz de ver más opciones disponibles que las usuales. Estos son tipos de trabajo mágico llamados "Abre Caminos". 

Así que este podría entonces ser nuestro foco de atención declarado: "mayor consciencia de las opciones disponibles para mí ahora". 

Podemos escribir una evocación (llamada externa) para ello, que podría ser algo como esto: 

¡Aquí y ahora, en este lugar, llamo a los poderes de la Opcionalidad! 

¡Venid ante mí ahora, y permitidme ver vuestra naturaleza! 

Venid ante mí ahora, y habladme de posibilidades, de resultados benéficos para mí, que he sido incapaz de ver. 

Estad presentes, aquí y ahora, y ayudadme en mi trabajo. 

Mostradme los caminos abiertos ante mí. 

Mostradme las puertas que se escondían de mí. 

Dadme las llaves que abren esas puertas ocultas. 

Dadme la habilidad para discernir los senderos disponibles para mí, tanto los obvios como los oscuros, y para elegir entre ellos sabiamente. 

O podríamos realizar una invocación (llamada interna) en cambio: 

¡Aquí y ahora, en este lugar, llamo a los poderes de la Opcionalidad! 

¡Venid dentro de mí ahora y permitidme ver vuestra naturaleza! 

Venid dentro de mí ahora y habladme(3) de posibilidades, de resultados benéficos para mí, que he sido incapaz de ver. 

Veo a través de vuestros ojos los caminos abiertos ante mí. 

Veo las puertas que se escondían de mí. 

Tengo las llaves para abrir esas puertas. 

Percibo claramente los senderos disponibles para mí, los obvios y los oscuros, y elijo entre ellos sabiamente. 

Podríamos sigilizar la intención (ver capítulo 18), o crear una petición para ella (ver capítulo 17), o podríamos usar ambas en una invocación o evocación. Podríamos usar la intención, sigilo o petición para un hechizo con velas (ver capítulo 25). Podríamos llevarlos dentro de la Ensoñación (ver capítulo 28). Podríamos llevarlos al trance o la meditación (ver capítulos 10 y 11), o llevarlos ante el péndulo (capítulo 13) para una investigación avanzada. 

Todos estos métodos serán viables, todos ellos pueden funcionar. Pueden usarse solos o en combinación. Y todavía no he abordado realmente la cuestión de los espíritus, Dios, deidades o cualidades, ¿o sí? Quizá no es tan importante como para tener que responderla justo ahora de todos modos. Quizá elija una respuesta ahora y otra más tarde si la tiene, o cuando tenga sentido hacerlo. 

El proceso de la magia de cualquier tipo involucra seleccionar un foco de atención o dirección (lo que deseo hacer, o donde deseo estar o quien deseo ser, con qué espíritu o tipo de espíritu deseo contactar o comunicarme, qué tipo de influencias deseo convocar o enviar) y salir en esa dirección, trabajando para crear cambios que me lleven más cerca de esa cosa (o viceversa), o que provoquen ese cambio en mi mundo. Así que podría decir que la hechicería es un arte basado en la decisión. Desde mi punto de vista, hay muchos métodos, prácticas y herramientas que puedo encontrar útiles para ayudar con el proceso de toma de decisiones. Si leo las cartas, lo que aprenda de ellas puede ayudarme a decidir un curso de acción. Si medito, puedo obtener claridad sobre mis motivaciones para querer cambiar o hacerme consciente de la necesidad de abordar algo que me bloquea o distrae. Si interactúo con un espíritu, puedo recibir información (¡y tarea para casa!) que me ayude a saber lo que puedo hacer para lograr mis metas. 

A lo largo de estas líneas, sentado en meditación un día, me di cuenta de que he tomado muchas de las mismas decisiones una y otra vez, día tras día, quizá incluso hora tras hora. ¡Esto añadido a muchas decisiones! Por ello empecé a buscar formas de hacer mi vida más fácil. A lo que llegué todavía suena estúpido cuando lo digo, pero hizo absolutas maravillas. 

Mi revelación fue esta: puedo decidir decidir algo una vez si así lo escojo. No estoy obligado a revisar mis decisiones. Que mi mente discursiva prefiera retroceder y adivinar las cosas y volverlas a ver por si sus fundamentos han cambiado de una manera nueva y fascinante, no significa que yo tenga que prestarle atención. Esto requiere práctica para lograrlo. Tuve que tener varias conversaciones con mi mente y mis yoes al respecto. 

Si quisieras intentarlo, te sugiero empezar con cosas sin sentido. Eliminar un hábito y reemplazarlo con otro, algo de muy limitada carga emocional/psíquica. Recuerdo haber decidido remover el café en sentido contrario a las agujas del reloj. ¡Decidí que los nickels(4) eran malos y no debía tocarlos, y que los dimes(5) eran sagrados y debían ser acumulados! Decidí que necesitaba realmente ponerme los zapatos en orden inverso. Hice todas estas cosas. 

Cualquier cosa que decidas cambiar, si decides intentarlo, lo importante es cómo te hables a ti mismo y a otros sobre ello después del hecho. Cuando tu mente te diga que es correcto tener este nickel, responderás "Decidí que los nickels eran malos y no los tocaré. Ya está". ¿Cuando encuentres uno en tu bolsillo? ¡Suéltalo como si fuera una piedra caliente! Lo mismo para cuando te des cuenta de que te has puesto el zapato izquierdo primero. ¡Esto es importante! ¡Te lo quitas y te pones el derecho! ¿Por qué? Porque lo decidiste. ¿Por qué lo decidiste? Porque hiciste una jodida elección. Ya está. 

Una vez tengas la base de bastantes cosas sin sentido, puedes empezar a moverte a asuntos que importan más y son probablemente más difíciles. Ya no te levantas temprano para hacer ofrendas a los espíritus porque debes, o porque es lo correcto. Lo haces porque decidiste hacerlo, y lo haces solo por eso. Esto puede extenderse a todas las áreas de tu vida. 

La hechicería no es estrictamente sobre traer a nuestro mundo lo que debería gustarnos tener en él. Igualmente es sobre eliminar también lo que no nos sirve. Vivimos en un tiempo sobre carga de elecciones. La mayoría de estas elecciones apenas merecen el nombre. Podemos liberar una amplia cantidad de ancho de banda y reducir el ruido de fondo (lo que hace espacio para una señal más fuerte y clara) en nuestras vidas, aprendiendo a hacer elecciones y seguir con ellas sin revisarlas y renegociarlas constantemente. 

Este enfoque combinado es como aprendí a hacer magia efectiva. Aprendí a usar todas mis habilidades, meditación, trance, ritual, sigilos y peticiones, discernimiento, autoconocimiento, conocimiento de otros, cuidado personal y trabajo de protección y empecé a eliminar todo lo que "no era de mi vida tal y como yo deseaba". El trabajo de un lado respalda al del otro. 

La forma en la que parece que esto funciona es creando un vacío mudando lo que ya no nos sirve, mientras se trabaja para llenarlo con algo que sí. Una y otra vez, día tras día y año tras año, este proceso de eliminación de lo que no queremos en nuestras vidas y reemplazándolo con algo que nos lleva más cerca de lo que realmente queremos, es para mí el mismo corazón de la hechicería práctica. 

Notas:

(1) Ur- es un prefijo alemán, a veces usado en inglés (donde conserva generalmente el guión cuando está combinado con otro sustantivo), que significa "original", "primitivo" o "versión original" (Nota del Traductor). 

(2) Me he entrenado un poco en la Brujería Feri de Anderson, y he absorbido parcialmente el modelo de los tres yoes usado en ella, y también de su fuente, el Huna de Max Freedom Long. Estoy muy seguro de que tres es solo un número arbitrario, pero ¡es endemoniadamente mucho mejor que uno! Ver el libro Huna: a Beginners Guide de Enid Hoffman, para mayor detalle sobre los tres yoes. 

(3) En este sentido, "hablar" y "mostrar" son palabras en clave para "hacerme consciente de ello de alguna manera". 

(4) Moneda de cinco centavos (Nota del Traductor). 

(5) Moneda de diez centavos (Nota del Traductor). 

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace: